Incinoticias:Los expertos recomiendan eliminar los pequeños placeres de la vida

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search

Además sugieren una dieta basada en legañas como medio de obtención de proteínas
18:47 20 de marzo de 2022Ciudad: Bland Shire; Australia — Informa: Bob Ring

Agencia Inciclopedia Express
Si tiene sentido, ¡abandónalo!

Puede que tu vida no sea ideal, no hayas conseguido lo que te proponías o sufras grandes injusticias. A pesar de ello, los pequeños placeres de la vida hacen que merezca seguir un día más. Por esa razón, los expertos recomiendan eliminarlos completamente al considerar que la satisfacción conlleva un riesgo que merece la pena evitar. En su lugar, recomiendan una serie de tareas y costumbres ajenas a todos los estilos de vida que no solo ocuparán todos los momentos del día, sino que no tendrán ningún propósito.

Ampliación de la noticia

La ciencia ha demostrado que todo lo bueno es malo y lo malo, cuanto más intenso, mejor. Es la razón por la que la comida más malsana está asquerosamente deliciosa y las mejores medicinas están más feas que zurrar a un cervatillo con un zurullo. Los putólogos, los expertos en putear la vida a los demás para optimizarla, llevan décadas investigando cómo empeorarla y actúan en grupos de presión para promover sus resultados. Mientras trabajaban en un futuro cambio de hora que quite horas de sueño y adelante los anocheceres, se toparon con los pequeños placeres de la vida. Estos implicaban periodos de inactividad o acciones que beneficiaban a uno mismo o a un ser querido. Para combatirlo idearon un plan de tareas que ocuparía cada minuto del día para que no se desaprovechase. El plan se beneficiaría de la multitarea para recomendar actividades conjuntas, como hacer cola para un trámite administrativo mientras se cuelan varias veces las mismas personas que llegan tarde pero te piden paso porque "solo va a hacer una pregunta". Además, los medios de comunicación se encargarían de promover la participación y fijar la idea de que esta te hace mejor persona, aunque ninguna de las tareas tiene ningún objetivo. La competitividad entre los ciudadanos favorecerá que la población se mantenga cada vez más ocupada con acciones insignificantes y así sean mejores personas en una escala moral sin valor real.