Tsugumomo

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
A pesar de su apariencia y su temática, sí es interesante.

Tsugumomo es una copia de sailor moon de esas obras de anime y manga harem que no aportan nada al género, pero que igual el dibujo es disfrutable. La lectura de este manga puede ser perjudicial para su salud por la gran cantidad de shota-loli-ecchi, oppais y la mezcla de estos géneros. Si es que no le gusta la perversión y los fetiches, también puede disfrutar la riqueza de la mitología japonesa con relación al pensamiento mágico de los objetos y darse cuenta que Marie Kondo agradece a los objetos antes de tirarlos para que no regresen a matar al dueño.

Contexto[edit]

Según la mitología japonesa los objetos después de 100 años adquieren un alma y vida y se convierten en personas, pero sólo los objetos queridos como tu osito de peluche o tu jarrón de la dinastía Ming (algo que todos tienen), que conviven con la familia. Estos seres se llaman Tsugumomos y según este anime son tremendos pervertidos que siempre intentarán tocarte e incitarte a tener sepso con ellos. Todos tienen poderes según el objeto del que nacieron, como las almohadas que pueden meterte al mundo de los sueños, las tijeras que pueden cortar cualquier cosa en tu camino o los consoladores de la bisabuela que pueden... Bueno, pueden hacer muchas cosas.

Pero también existen los malos, los llamados Amasogis que son casi lo mismo pero son creados en poco tiempo y por sensaciones malévolas. No son tan sexys, ni tan inteligentes y si son destruidos le dan mala suerte al dueño.

En ese mundo existen dioses con grandes pechos poderes que cuidan regiones completas, ellos encomiendan a exorcistas ayudados por tsugumomos a matar amasogis, y así se desarrolla la trama hasta el momento porque no he terminado de leer, quizá después haya algo más interesante.

Sinopsis[edit]

Un típico chico de secundaria conoce a la típica chica tsundere magical girl que vive en una mantita, o pedazo de tela, o kimono, cuando se enfrenta a un tipo con una peluca maldita. Poco a poco esta tsugumomo adolescenta pervertida va mejorando su relación con el protagonista que es el clásico que evita ser demasiado pervertido. En el camino se encontrarán con otras mujeres, mágicas, no mágicas, de la familia, etc. que buscan (y quizá ya lo hayan hecho) quitarle la virginidad al héroe.

Personajes[edit]

¿El artículo de Tsugumomo sin una imagen ecchi? No en mi guardia.

Kazuya Kagami: macho alfa, supremo exorcista, protagonista masculino, objeto del deseo de toda fémina de su mundo, y sólo tiene como 14 años. De alguna forma pasó de ser una persona normal de su edad que se preocupaba solo por el acné, vellos corporales y esas cosas, a ser la defensa contra las fuerzas oscuras y sex symbol para todas, incluyendo a su pervertida hermana tetona. De joven parece una buena vida, pero si lo piensas puede ser una pesadilla llena de ETS.

Kiriha: tsundere, pecho levemente plano, figura atlética, cabello azul, orejas puntiagudas, colmillitos, alto apetito sepsual y en realidad es un pedazo de tela mágico. Obviamente tiene más de cien años, era amiga de la madre de Kazuya, lo vio nacer y crecer y aún así busca garchárselo a cada oportunidad, lo que nos genera incertidumbre en su ética profesional como reliquia familiar. En el manga pasa buena parte del tiempo desnuda o mostrando algún tipo de piel, claro, cuando no está en forma de un mortal taladro de tela.

Chisato Chikaishi: chica nerd escolar japonesa con gafas, peinado muy propio y personalidad clásica de jefa de grupo. Sus dos mayores cualidades para la trama están muy disimuladas bajo el uniforme hasta que hay que se requieren mostrar. Obviamente está enamorada del protagonista, aunque sólo se lo intenta garchar bajo un hechizo.

Kukuri: era el personaje femenino que representaba una deidad promedio dos o tres páginas del manga, luego por razones argumentales, creo yo, se convirtió en una loli reservada y recipiente del bullying de Kiriha. Se puede alegar que no es ilegal porque es una adulta en cuerpo pequeño, pero sabemos que la ley no lo ve así. Obviamente está enamorada del protagonista, pero de manera más platónica.

Kokuyō: personaje mágica de relleno y que no necesita relleno, la única claramente adulta del grupo con una relación bastante insana de madre-hija-soft-yuri con la loli. No está enamorada del protagonista, pero no repara en colocarlo entre sus enormes pechos muy seguido.

Sunao Sumeragi: es el segundo, o tercero, o cuarto interés romántico de Kazuya, es difícil saberlo en obras como ésta, es la contraparte femenina del protagonista y aunque al principio la relación era bélica y tensa, después fue evolucionando a una relación bélica, tensa y muy sepsual porque aparentemente a los padres japoneses dueños de dojos les interesa perpetuar la familia más que la salud mental de sus hijos. Al principio no estaba enamorada del protagonista, luego sí, pero no lo admite, igual se lo quiere garchar pero niega que quiera hacerlo mientras casi lo hace.

Hay otros personajes, historias, relaciones, pero que pereza.