Hombre de vitruvio.png
Artículo de Sociedad y Cultura Destacado

Coaching

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search

El coaching es una forma de estafa en la cual una persona (coach, entrenador, monitor o timador) que presuntamente tiene en un algún tipo de conocimiento apoya presuntamente a un alumno, cliente o estafado a lograr, también presuntamente, un objetivo personal o profesional al brindarle una supuesta capacitación y orientación mientras se queda con su dinero. Hay desde coaching que se refiere a objetivos específicos, como muscularse, aprender a masticar correctamente y sacarse los mocos en público sin que nadie lo note como a objetivos más generales, tan generales que ni el coach ni el alumno saben ya muy bien cuales eran. Acorde a la RAE, es innecesario usar la palabra coach y derivados al hablar español, argumentando que ya existen términos equivalentes como "estafa", "fraude" o "intrusismo profesional".

Breve historia del Coaching

Según los coaches este tipo es su modelo a seguir. No te cuentan que le ajusticiaron por corromper a la juventud.

La historia del Coaching por fuerza ha de ser breve ya que se trata de una práctica tan reciente como lamentable. Los defensores del Coaching reconocen que, siendo todo turbio en esta práctica, no existe un inventor claro de ella, aunque tratan de apoyarse en filósofos antiguos para dotarse de un cierto aura intelectual. Además, estos filósofos llevan tanto tiempo muertos que nadie va a ir a reclamarles nada ni ellos van a protestar porque se les impute tal cosa. También pretenden apoyarse en ramas de la psicología cuya aproximación al método científico es un tanto distraída. En aquellas ramas de la psicología más serias, el que un psicólogo se dedique al coaching suele tenerse como motivo suficiente para expulsarle del colegio profesional de una patada en el culo.

De esta manera los coaches dicen que su método proviene de gente como Sócrates, quien hacía que sus alumnos reconocieran su propia ignorancia y llegaran a la sabiduría a través de un diálogo en el cual el propio Sócrates, mediante sus preguntas, se descojonaba de ellos y les hacía ver que eran unos tarugos. Después de esto, los discípulos de Sócrates admiraban su sabiduría mientras él admiraba su juventud y sus cuerpos torneados. De esta forma Sócrates sería un precedente de aquellos tipos de coach que derivan en abuso sexual.

Otro referente que los coach intentan agenciarse sería Edmund Husserl quien a través de su Fenomenología trataba de comprender el mundo suspendiendo el juicio. Suspender el juicio, en especial el juicio crítico, es algo que los coaches consideran fundamental en sus discípulos, ya que eso hace que puedan sacarles la pasta durante más tiempo antes de que se den cuenta que el coach no tiene ni la más repajolera idea del tema en el que teóricamente les está capacitando.

En cuanto a la psicología, uno de los referentes fundamentales es Carl Rogers, quien estableció un tipo de psicoterapia en la cual sin emitir juicio, sin trasferir conocimiento ni experiencia, y escuchando a sus clientes, Rogers les estimulaba a que descubrieran soluciones por ellos mismos. Esta herramienta es muy útil a los coaches para poder enseñar de todo sin saber de nada, ya que no hace falta que transmitan ni conocimiento ni experiencia. Por eso lo mismo hay coaches multidisciplinares que te enseñan lo mismo a planchar un huevo que a freír una corbata.

Sospechosamente fue en el mundo empresarial donde estas prácticas empezaron a extenderse como la pólvora, dada su tendencia a inducir a los coachee o entrenados a la autoexplotación. Vaya, vaya.

En última instancia, podemos decir que el Coaching es una consecuencia directa del actual modelo socioeconómico dominante. En un mundo donde los individuos están desarraigados, desamparados y hasta apijotados y se les responsabiliza de forma continua no solo de sus éxitos y fracasos, sino de la construcción de su propia identidad (de la que carecen) y se les dota de la misma preparación intelectual que a un ladrillo es normal que se agarren a cualquier gilipollez como un náufrago a un madero. Y esto es un río revuelto donde pescan las ideologías más turbias y extremistas y las creencias más estrafalarias. También los coaches son parte de todo esto y ahí se apuntan a sacar tajada. Por eso es habitual que en las ofertas de coaching nos encontremos un discursos identitarios o new age de lo más naïf, que dulcifican un mensaje que en realidad promete un éxito económico o social en plan a lo tiburón (versión cutre, eso sí).

Metodología

El coaching en grupo cuando se va demasiado de las manos.

El coaching es una actividad no reglada oficialmente, lo que ha provocado que existan muchos listos que se autoproclamen coaches, cada uno con su estilo de hacer esta cosa. El coach siempre te dirá que para la efectividad del coaching se requiere mutua confianza entre las partes implicadas. Si no te fías de él y sospechas que es un fraude no puede funcionar, y si no funciona debe ser entonces que no te estás fiando lo suficiente.

El coaching puede hacerse de forma personalizada o en grupo, que tiene la ventaja de que el coach puede obtener mucho más beneficio económico por sesión.

En el coaching centrado en las acciones, el coach establece con su entrenado -a cambio de una suma- una alianza de colaboración estableciendo unos objetivos concretos y diseñando un plan de acción que le permita alcanzarlos. Cuando los objetivos no se alcanzan el coach culpa al entrenado por haberse apartado del plan, y si el entrenado hace protestas de no haberse apartado entonces el coach le indica que no entendió el plan original o no lo aplicó tan correctamente como creía, así que vuelta a empezar. Repítase este bucle hasta desplumar por completo al entrenado.

Diferente es el coaching de estilo transformador. En este caso el coach acompaña a su cliente en la observación de la realidad. Este acompañamiento puede ser en sesiones concretas o, si el coach es particularmente gorrón, lo mismo se te planta en casa a comer. El resultado de todo esto es que el coach te come la cabeza para que veas las cosas -según él- con más claridad. Luego pagas y, después eres tú el que debes buscar utilidad a las tontadas que te dice. Si no les encuentras utilidad pues a pagar otra vez y repetir el proceso, a ver si así.

El coaching a menudo se aplica en un entorno laboral para mejorar la productividad de los infelices empleados de una empresa determinada. Así el coach realizará discursos motivaciones que eliminen de las interpretaciones de la realidad de éstos los "no puedo" y los "por este sueldo de mierda no pienso hacer más" por los "sí que puedo si le echo más horas", los "si no lo he conseguido es que no me he esforzado lo suficiente" y los "no tengo derecho a quejarme ni a estar triste" conduciendo a una autoexplotación que redundará en pingües beneficios para los empleadores.

Tipos de Coaching

El coaching es una fantasía que puede aplicarse prácticamente a todo. Algunos ejemplos:

Coach de seducción. Este tipo te ayudará a conseguir todas las mujeres que quieras, o eso dice él.
  • Coaching deportivo. En lugar de buscarte un entrenador te buscas un coach, que es lo mismo pero sin titulación de ningún tipo. Cuando tu cuerpo haga "crack" el coach pondrá pies en polvorosa y tú, por motivos obvios, no podrás correr detrás de él. No me digas que no está bien pensado.
  • Coaching educativo. En lugar de buscarte un profesor te buscas un coach, que es lo mismo pero sin titulación de ningún tipo. Dado que quieres que te eduquen porque eres un paleto, eres también más proclive a que el coach te engañe.
  • Coach de negocios y lucro fácil. Estos coaches cuando se anuncian lo primero que te dicen es que lo que te proponen no es una estafa (ponte a temblar) y que si no eres inmensamente rico como ellos, que tienen un Ferrari y un yate (simplemente se fotografían junto a uno) es porque no quieres. Como evidentemente cuando aplicas su método no te enriqueces una mierda, e incluso te empobreces (pues pagas al coach) es que no lo estás aplicando bien. Suelen derivar en estafas piramidales, ya que te animan a ser coach de negocios/lucrativo de otros, aun más pringaos que tú, para recuperar tu inversión.
Mujer, empodérate con coaches como esta de aquí.
  • Coaching empresarial. Puede estar orientado a la autoexplotación de los empleados (visto en el apartado anterior) o al desarrollo de la propia empresa en el mercado. Suele derivar en la quiebra de la empresa, por eso este tipo de coaches se suelen presentar como emprendedores y denominarse como "coach de emprendimiento". Dado que un emprendedor de profesión es alguien que no ha terminado de conseguir un negocio sostenible (si lo hubiera hecho sería un empresario y ya no más un emprendedor) pues puedes figurarte lo exitoso que te va a volver a ti.
  • Coach de empoderamiento femenino. Añadimos el coaching al feminismo ¿por qué no?. Tu coach será una tiparraca que te prometerá que gracias a ella te convertirás en una mujer empoderada. Este empoderamiento consiste en que montarás un negocio precario de cualquier tipo que establecerá una relación clientelar los negócieles precarios de la propia coach y su círculo de alumnas. Como ves este tipo de coaching suele derivar en un tipo de coaching en grupo, de mujeres que dicen ir juntas formando una secta por la vida. La coach también te ayudará a gestionar tu divorcio (no sabemos por qué, pero este tipo de coaches se divorcian mucho, así que quizás sea el único tema en el que tengan cierta experiencia real) y hasta tu vida sexual, explicándote qué consolador debes meterte por el chichi (otra de sus alumnas, que tiene un negocio de dildos, te lo venderá). Ay de ti como caigas en desgracia frente a la coach, utilizará a todas sus subordinadas, que a una orden suya te harán un bullying salvaje. La parte buena, que saldrás de estos círculos, aunque sea lastimada.
Estos coach nutricionales aseguran que comiendo una de estas todos los días lograrás perder peso rápidamente.
  • Coach nutricional. En lugar de buscarte un nutricionista te buscas un coach, que es lo mismo pero sin titulación de ningún tipo. De nutrición por descontado que no tiene ni puta idea. Te aplicará alguna dieta que ha leído en revistas científicas como la SuperPop o el Pronto, dieta que destruirá por completo tu salud, lo cual probablemente hará que adelgaces antes de morir dolorosamente por desequilibrios irreparables en tu organismo. Pero para entonces ya habrás soltado unos cuantos billes y los muertos no reclaman.
  • Coach de seducción. Un tipo de aspecto repulsivo enseña a hombres incel cómo ligar. Su método oscila entre tratar a las mujeres como animaluchos idiotas o acosarlas sexualmente. Por descontado que si lo aplicas en la vida real es probable que termines en el cuartelillo de la policía y que cualquier mujer mentalmente equilibrada saldría huyendo a las primeras de cambio.
  • Coaching religioso. Aplicado en movimientos religiosos con el fin de adoctrinar más eficazmente a los feligreses en sus monsergas y dogmas. Si tienes una secta puedes contratar un coach, lo cual resultará, probablemente, en meter tu secta dentro de otra secta ¡matrioshkas de sectas!.
  • Coaching ontológico. Trabajar con el ser y sus propiedades trascendentales. Ahí lo llevas. Estos normalmente terminan haciendo convivencias en las que se meten ayahuasca y terminan como el Rosario de la Aurora. Sodomizados por el coach y politoxicómanos perdidos
  • Coaching esencial/magufo. Es un coaching de secta new age de tintes orientalistas. Te dicen que van a desarrollar al nivel más profundo del potencial del ser humano, abordando su esencia y su unicidad, así como rompiendo los límites del ego para re-crearte generando sabiduría a través de la expansión de la consciencia para conseguir meta-resultados. Dicho de otra manera: te venderán la nada con palabras a cambio de dinero contante y sonante, que la unicidad y la ruptura de los límites del ego es para el cliente, al coach le gusta vivir bien. El perfil de estos coaches puede comprender psicogenalogistas, alquimistas y demás ralea.
  • Coaching indeterminado. este tipo de coaching se basa en que te lo mereces. ¿Y qué es lo que te mereces? Pues a saber, pero dado que acudes a este coaching pues un poco sí que te lo mereces, por imbécil. Pagas una pasta por hacer una reunión telemática a las 5 de la madrugada con el coach y otros pringaos (aunque muchos son "ganchos" del propio coach que se llevan un porcentaje). Allí te dicen unas cuantas frases vacías (ver el subtipo anterior). Todo cuela porque no estás muy despierto y tu -poca- capacidad crítica está bajo mínimos. Y al día siguiente otra vez.

¿Qué hacer entonces?

Huye de esta gente y, si tienes un problema, acude a un verdadero profesional y no a estos sucedáneos.

Véase también