El Hotel Infinito

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
El Hotel Infinito, cuando aún era solo un dibujo infinito en un papel infinito.
Cita3.pngSolo hay dos cosas infinitas: El Hotel Infinito y la estupidez humana, y de la segunda no estoy tan seguro...Cita4.png
Albert Einstein haciendo promoción del Hotel Infinito.
Cita3.pngSi el tiempo es infinito, estamos en alguna parte del tiempo. Si el hotel es infinito, estamos en alguna parte del hotelCita4.png
Jorge Luis Borges sobre el Hotel Infinito.
Cita3.pngSeñor, eso no justifica el quedarse con la llave de su habitación después de hacer el check outCita4.png
Recepcionista respondiendo a la cita anterior.

El Hotel Infinitum (estilizado Hotel ∞), conocido comúnmente como El Hotel Infinito o El Gran Hotel Hilbert es una marca de hoteles conocida mundialmente por su lema "En el hotel infinito no hay lugar para usted, al menos por ahora MAWAHAHAHAAHHAHHAHAHHAHA", además de su infinita cantidad de baños (y la infinita capacidad de estos). Originalmente se planteó por el doctor en matemáticas Julius Hilbert en los años 1940 (alguno de esos), pero ya décadas después se hizo realidad, siendo hoy la cadena de hoteles más importante del mundo, superando incluso al Hotel California y al gran hotel Budapest. A pesar de eso, su sede original, fundada en 2020, sigue siendo la más famosa y la que más ingresos genera, para los ejecutivos, no para Hilbert.

Historia[edit]

David Hilbert, el señor con el peor gusto en sombreros.

El Hotel Infinito surgió originalmente de la perturbada y retorcida mente de David Hilbert, un tipo de biólogo marino o algo así, que solía usar esa metáfora para hacerse el "cool" en sus presentaciones, siendo documentado por su séquito de monos voladores alumnos, quienes junto a los paparazzis se encargaron de transmitir la historia del hotel a las siguientes generaciones de nerds. La historia original era de lo más aburrida: dos magnates construían un hotel infinito y un recepcionista matemático que tenía que resolver los problemas de trabajar en un hotel infinito en el que le pagan una miseria. Por años Hilbert maravilló a sus alumnos con las posibilidades que planteaba tener un hotel infinito, como una representación real del infinito y todas las paradojas que eso provocaba, hasta que un buen día se murió. Pero eso no es lo relevante, ya que Hilbert a nadie le importa (en serio).

Lo verdaderamente resaltable ocurrió el año pasado, cuando el recién renacido John D. Rockefeller se juntó con otro gran magnate de nuestro tiempo, el señor Bill Gates, y juntos, idearon el negocio perfecto: el hotel más grande del mundo, y en una ubicación envidiable. Primero Rockefeller, quien solo conocía las casas de dos pisos y cabañas cavernícolas propuso hacer una posada de cinco pisos, ¡cinco!, un portento de la ingeniería y de la arquitectura. Pero Bill Gates lo desalentó cuando le informó que en ese momento se encontraban en un edificio de trece pisos. Un número tan grande le hizo explotar la tapa de los sesos a John, por lo que lo tuvieron que reemplazar con Donald Trump.

Los infinitos obreros construyendo el Hotel Infinito. La imagen seguía hasta el infinito, pero los pesados de Wikipedia la cortaron.

Este propuso un hotel con mil quinientas cuarenta y ocho habitaciones, junto con un casino y un bar incluidos. Pero Billy también lo desanimó a él, ya que dijo "Si alguien hiciera un hotel de mil quinientas cuarenta y nueve habitaciones nos ganaría". Así que Trump subió el número a mil quinientas cuarenta y nueve habitaciones, convencido. Pero Gates le dijo "Si alguien hiciera un hotel con mil quinientas cincuenta habitaciones nos ganaría". Entonces Trump cambió el negocio, no sería un hotel, sino un motel. Un motel con mil quinientas cuarenta y nueve habitaciones, abierto toda la noche. Pero Puertas replicó "Si nosotros hiciéramos un motel con mil quinientas cuarenta y nueve habitaciones seríamos unos enfermos de mierda. Mejor hacemos un hotel de un millón y una habitaciones". Trump entonces le dijo "Pero si alguien hiciera un hotel con un millón y dos habitaciones nos ganaría. ¡Ja! Una cuchara de tu propia medicina". Así que al final, tras estar en ese plan por dos días en los que no comieron ni bebieron nada, decidieron que haría un hotel infinito, con infinitas habitaciones, infinitas camas, y claro, infinitos baños, para infinitos clientes que salieran de los infinitos buffets, además de una envidiable red de Wi-fi de infinita velocidad. Y así, empezó la construcción del hotel infinito, con infinitos ladrillos, una infinita cantidad de cemento, infinitos obreros, y un solo arquitecto al que le hicieron una apuesta de que no podía diseñar un hotel infinito. Así, tras una cantidad no-infinita de meses, abrió sus tampoco infinitas puertas al infinito público, pero teniendo solo un recepcionista, no infinitos de ellos. Pobre.

Famosos incidentes ocurridos en el hotel[edit]

Tras la apertura del hotel y su enorme éxito, el que se llevó la peor parte fue el recepcionista. Bueno, y los recepcionistas de las otras sedes del hotel, pero esos me importan tanto como un mango. El problema llegó cuando el hotel se llenó completamente de huéspedes, infinitos huéspedes, para que vean que tan mal está el problema de la sobrepoblación. Se llenó tanto de estos infinitos huéspedes que un día ya no cabían más huéspedes, por temporada de fiestas. Hasta que llegó un tipo que quería hospedarse en el hotel para poder probar los infinitos jabones gratis del hotel. Pero vio el precio infinito del hospedaje y se fue. Luego llegó otro, que sí podía pagar, lo que puso en aprietos al recepcionista. Pero no había nada más fácil para él, jodió a todos los huéspedes y les pidió que se movieran al cuarto de al lado, quedando la primera habitación para el hombre. Todo un capo.

Para los de los pisos medios era muy difícil subir hasta el doble de su número porque mientras más arriba, el hotel se volvía más angosto e inclinado.

Pero luego, al día siguiente llegó un conductor de buses turísticos, de un bus turístico con infinitos turistas. Tras meterlos a todos en la recepción, se puso a pensar. Ahí recordó: por ley, la mitad de las habitaciones de cada piso del hotel deben ser habitaciones terribles, dignas de un vagabundo de esos que encuentras en la calle a mitad de precio. También recordó que convenientemente todas las malas habitaciones del hotel eran los impares, por lo que dijo por megáfono (tuvo que ir piso por piso pero valió la pena): "Todos los huéspedes multipliquen el número de su habitación por dos". Así que los huéspedes fueron obligados a moverse, so pena de un sopapo para quien no lo hiciera. Así, quedaron todos los cuartos impares libres, y como hay infinitas malas habitaciones (y por tanto números impares), todos los infinitos turistas se quedaron con todas las infinitas malas habitaciones.

Así todo bien hasta el día siguiente, que llegó un agente de viajes mucho más preocupado. Ahora venía con infinitos buses que tenían infinitos pasajeros. Pero eso no fue problema para el recepcionista, que sacó su calculadora y dijo a las habitaciones primas o las potencias de estas que potenciaran el número 2 al número de su habitación. Luego les asignó un número primo de todos los infinitos números primos a los infinitos buses, asignando también a cada pasajero un número par o impar... Bah, ya me aburrí de tantos números. Al final el recepcionista metió a todos en el hotel, le dieron estatus de héroe nacional, renunció al trabajo y el hotel quebró porque contrataron a un recepcionista sin calculadora que no pudo meter a un número infinito de buses, uno encima del otro en una torre infinita, con infinitas torres con infinitos buses con infinitos turistas y eso multiplicado por los infinitos guías de viajes que llegaron; lo que junto a los gastos del hotel, terminaron por destruirlo solo cuatro días después de su apertura. Posteriormente el hotel fue reemplazado por uno que tenía infinito + 1 habitaciones, que es el que se mantiene hoy en día.

Características[edit]

Las escaleras del hotel infinito pueden ser difíciles de entender al principio, pero te acostumbras.

Bueno, es infinito. Todo lo que tienen los hoteles lo tiene infinitas veces, desde habitaciones, puertas, mesas, meseras, bares, bartneders, ventanas, etc., pasando por otras cosas típicas de hoteles para ricos como infinitos pavoreales salvajes, infinitas mesas con caviar, infinitos malos comediantes, infinitos músicos e incluso infinitos inodoros de oro. Por eso era tan caro: no cualquiera puede mantener infinitos inodoros, por más rico que sea.

En la cultura popular[edit]

El Hotel Infinito ha aparecido en diversos medios, resaltando su participación como set de filmación en la película "Infinite Trouble in Infinite China", donde fue una de las locaciones más famosas que son infinitas que aparecieron en el filme, junto al Cuchillo Infinito, la Casa Infinita y el Edificio de Negocios Infinito. Después, por su corta vida, solo apareció en series de TV como Los Simpson, en un para nada recordado episodio en el que Homero destruía el hotel y era obligado a pagar una infinita deuda que al final termina siendo una broma de la FOX. Igual destruyó el hotel, pero hey, era una broma.

FAQ del Hotel (sacado de la misma guía del hotel)[edit]

Cerebroperfil.jpg ADVERTENCIA: No intentes hallarle sentido a esta parte, por más que estés en Inciclopedia
Podría hacerte volar el cerebro, y eso no es para nada placentero.
Así que ¡Huye mientras puedas!, que podría salir David Hilbert a asustarte si te quedas
Suicidio pistola.JPG
  • Preguntón: Si el hotel es infinito ¿como es que construyeron eso? ¿No sería acaso imposible conseguir todo el material para hacerlo?
  • Respondón: Lo logramos con mucha paciencia.
  • Preguntón: Si el hotel es infinito ¿tiene techo?
  • Respondón: Claro que sí, de forma contraria los del último piso se quejarían.
  • Preguntón: ¿Entonces tiene último piso?
  • Respondón: Claro que no, es infinito, muchacho tonto
  • Preguntón: ¿Hay un jabón por habitación?
  • Respondón: ...
  • Preguntón: ¿Hay infinitas suites imperiales?
  • Respondón: ¿Hay infinitos emperadores?
  • Preguntón: ¿Cuántos ascensores hay?
  • Respondón: Epa, que también existe la opción de hacer ejercicio y subir unas cuantas escaleras, no hace mal.
  • Preguntón: ¿Cuántas habitaciones hay por planta?
  • Respondón: Muchas
  • Preguntón: ¿Cuánto cobran?
  • Respondón: Preguntas demasiado... ¡BANG!

Véase también[edit]

Wikilogo botante.gif Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
El hotel infinito de Hilbert