Numa Pompilio

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
"Ey, usted, viejo mugroso, será el nuevo rey así que venga conmigo".

Numa Pompilio fue el segundo rey de Roma (lo habría sido Remo, si Rómulo no lo hubiera matado). Se sabe muy poco de este rey y del hecho del por qué lo fue si no era ni guerrero, ni descendiente de Marte y menos un bravucón fratricida. Lo único que sabemos de él es lo que nos dice el historiador Plutarco (que tampoco sabemos si es real o un juego de palabras en latín).

Reinado

Después de la muerte o desaparición de Rómulo a manos de una vasectomía involuntaria con un hacha de doble mano, vino un interregno (un año sin rey, porque el loco con el hacha seguía por ahí y nadie quería sufrir la misma suerte) el Senado eligió a alguien que no temiera por sus partes pues ya las habría usado lo suficiente y designó a un anciano, pero no era un viejo cualquiera, sino que era uno muy justo y muy religioso, y a diferencia de Rómulo, no andaba por las calles de Roma sólo con una túnica en los hombros y el bajo peludo descubierto.

Ese hombre era Numa Pompilio, un tipo sabino (del pueblo de los creadores de las sábanas) que era lo suficientemente cobarde como para firmar acuerdo de paz entre Roma y el resto de las ciudades y suficientemente valiente para enviar a los soldados a proteger la ciudad para que no lo mataran los enemigos externos. Era tan sabio que creó los primeros templos religiosos para que los dioses lo protegieran de lo que le harían los otros dioses si no levantaba templos, también se inventó dos meses, enero y febrero para que la Navidad cayera en la misma estación, pues es de locos y de sureños celebrar esta fecha cuando hace calor.

También su sabiosidad servía para amedrentar a sus enemigos, ya que con una batería eléctrica a base de patatas romanas (antes de que los incas las robaran) electrocutaba a algunos que se le oponían, haciendo creer a los demás que controlaba el rayo de Júpiter. Con él terminó el sacrificio de jóvenes hermosos en la recámara del rey, ya que Numa sólo gustaba de mujeres y ya anciano ni de eso, aunque eso no le impedía visitar de vez en cuando a una ninfa del bosque para que le hiciera cositas mágicas.

Se inventó el culto de las vírgenes vestales para aplacar la sepsualidad desenfrenada de los primeros romanos, cosa que más o menos funcionó ya que si las chicas no estaban disponibles, nada les impedía amarse entre chicos.

Genealogía

Numa visiblemente incómodo de estar bañado y traer medias de seda.

Según Plutarco, Numa era hijo de Pomponio, por su nombre suponemos que era un fanático de las pompas. Se dice que nació el mismo día en que se fundó Roma, pero posiblemente era sólo propaganda para recibir regalos de los que iban al festival de la ciudad. Vivió una vida severa de disciplina de pompas y desterró todo lujo de su hogar que no tuviera que ver, efectivamente, con las pompas. Pudo escapar de su loco padre y consiguió que el rey de los sabinos le diera en matrimonio a su única hija, Tatia. Los historiadores aún no se ponen de acuerdo porque un rey haría eso, pero suponen que en ese tiempo era mejor dársela al piadoso del pueblo que al degenerado hijo del rey vecino. Luego murió su esposa, Numa se fue a vivir al monte a comer culebras hasta que fueron por él para hacerlo rey.

Agente de los dioses

Plutarco sabía que Numa era un tipo en extremo aburrido y que sus estudios sobre él no venderían ni un denario, por ello optó por inventarse algunas cosas para mejorar el rating, entre ellas que tuvo una relación VIP con varios dioses, entre los que destacaban Júpiter y otros planetas y dioses gaseosos, pero especial relevancia tomó la ninfa Egeria que, según la leyenda que se inventó, Numa iba con ella todas las noches a mitad del bosque a hacer rituales mágicos que le otorgaran sabiduría. Los guerreros romanos sabiendo que su rey se follaba instruía con una ninfa, comenzaron a tenerle respeto y a dejar de verlo como un viejo sin cojones para la guerra.

También se dice que escribió diversos libros "sangrados" en donde había plasmado sus instrucciones morales donde dejaba de lado la lascivia, la violencia, la maldad y la codicia, estos libros eran tan hermosos y dejaban indicaciones tan profundas que los sacerdotes decidieron que serían enterrados junto con el rey cuando murió para que las generaciones del futuro los encontraran y siguieran sus enseñanzas, pues en ese tiempo nadie las apreciaba y, para ser honestos, nadie quería apreciarlas ni seguirlas, por eso cuando murió Numa se hizo la primera orgía con esclavos en celebración de que por fin podían hacer orgías.

Estos libros fueron encontrados casi 500 años después, cuando un desastre natural expuso la tumba, fueron examinados por el Senado y quemados por considerarse demasiado virtuosos para los romanos libertinos del siglo II a.C., para celebrar su destrucción total se hizo la primera orgía con vírgenes vestales.

Véase también

  • Aristóteles ícono.png Personaje histórico (ver todos aquí).