Cosme y Damián

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
FSM.png
San Cosme y San Damián
Cosme y Damián Inci.png
Los santos más chupasangres de la historia, con su pierna morena de repuesto
{{{3}}}
1° Médicos de Cristo
1° Vampiros de la Iglesia Católica
Religión Crucifijo.png Catolicismo peligroso
Mandato divino De los años 200’s a los 300’s
Residencia Catacumbas
Hechos Ser los primeros vampiros cristianos a pesar de haber bebido sangre, líderes de la banda
Predecesor Sucesor
Nadie
San Cudo y San Cuda
Crucifijo.png Pez Cristiano.png
Santos, Apóstoles, Príncipes de la sangre los Médicos, Mártires y doctores de Paraíso Hospital
Venerado en En casi todas las religiones basadas en Jebús y sus amigos.
Por qué lo logró Ir a curar lo que nadie podía en donde nadie quería ir
Su vida
Nombre de verdad Cosme y Damián de las transfusiones
Estado actual Dos mil años sirviendo de médicos
Nacimiento Defunción Arabia, año del camello
Siria, Roma
Causa de Muerte Decapitación con una espada, no había presupuesto para hacerlo mejor
Relaciones Jesús, los enfermos, los criados negros
Enemigos Diocleciano, los romanos, los dioses paganos y Drácula


Cosme y Damián (del griego Κοσμάς y Δαμιανός, que significa "el guapo" y "el feo", lo que era raro porque eran gemelos idénticos) fueron dos hermanos vampiros que se dedicaban a la medicina sin cobrar un lero. Eran tan buenos médicos que podían curar cualquier enfermedad con solo rezarle a Jesús o con remedios caseros como las sanguijuelas benditas. Incluso podían hacer trasplantes de órganos usando partes de cadáveres que encontraban por ahí, como cuando le pusieron una pierna negra a un viejito blanco que tenía gangrena. Lo que hizo que se convirtiera en un meme del Siglo III. Diocleciano les pidió que le construyeran una novia con partes de otras novias muertas, pero ellos se negaron porque el emperador no era cristiano (de otra forma sí lo habrían hecho). Por eso, fueron torturados de mil maneras, pero ningún tormento les hacía daño porque Dios los protegía eran un par de nosferatu. Al final, los decapitaron con una espada, pero sus cabezas siguieron hablando y cantando alabanzas al Señor. Sus cuerpos fueron enterrados en Siria, donde se construyó una basílica en su honor, sus cabezas por el contrario están desaparecidas, puede que practicando la medicina todavía mientras buscan cuerpos de negros que les hagan juego.

Biografía

Cosme y Damián nacieron en Arabia en el siglo III d.C., fruto de la unión entre una mujer cristiana y un vampiro desconocido, pero guapetón. Su padre los abandonó cuando eran pequeños y su madre los educó en la fe cristiana, enseñándoles a respetar la vida humana y a no beber sangre cristiana, sólo pagana.

Desde muy jóvenes, mostraron una gran habilidad para la medicina, que combinaban con sus poderes sobrenaturales. Podían curar cualquier enfermedad con solo rezar o chupar la sangre mala. Su fama se extendió por todo el Imperio Romano y muchos enfermos acudían a ellos en busca de ayuda. Nunca cobraban por sus servicios, pues consideraban que era su forma de servir a Dios y a los hombres, además de que la sangre que les comían mientras los operaban era suficiente.

Lo siento, esto es lo que le llegó de Amazon.

Uno de sus milagros más conocidos fue el trasplante de una pierna a un enfermo que la había perdido en una apuesta de borrachos. Encontraron el cadáver de un criado negro que acababa de morir desangrado (?) y le quitaron una pierna sana. Luego, la unieron al cuerpo del enfermo y le hicieron una transfusión de sangre con sus colmillos. El enfermo se recuperó milagrosamente y quedó con una pierna blanca y otra negra, lo que le valió el apodo de "el cebra".

Cosme y Damián eran tan santos que se negaron a renunciar a su fe cuando el emperador Diocleciano les ordenó que adoraran a los dioses romanos. Diocleciano también les pidió que le hicieran una novia zombie con partes de otras novias muertas, pues estaba obsesionado con la inmortalidad. Pero ellos se negaron porque el emperador no era cristiano (de otra forma sí lo habrían hecho, pues eran unos románticos). Por eso, fueron torturados de mil maneras, pero ningún tormento les hacía daño porque Dios los protegía y, bueno, porque eran unos vampiros. Al final, los decapitaron con una espada, pero sus cabezas siguieron hablando y cantando alabanzas al Señor. Sus cuerpos fueron enterrados en Siria, donde se construyó una basílica en su honor. Sus cabezas, en cambio, escaparon volando y se perdieron en el tiempo.

Cosme y Damián son venerados como patronos de los médicos, los cirujanos, los farmacéuticos y los barberos. También son patronos de los vampiros cristianos, los gemelos idénticos, los altruistas y los cebras. Su fiesta se celebra el 26 de septiembre en Occidente o el 1 de noviembre en Oriente, según el calendario que se use. Cosme y Damián son los santos más chupasangres de la historia y nadie les puede superar.

Espada

La espada de San Cosme y San Damián, también conocida como la espada de Essen, es una espada de juguete que usaban las monjas del convento Damenstifts, en Essen, Alemania, para jugar a los piratas. La espada, no solo única como objeto ridículo sino por su estado de oxidación y por su mala calidad, fue originalmente un regalo del rey Otón III hacia el año 914 d. C., y hoy se encuentra tirada, dentro de su funda rota de cartón, en el basurero de la catedral de Essen. No existen datos ni documentos históricos sobre la procedencia de la espada en ese periodo, por lo que yo no les haría caso.

La tradición oral relata que la espada fue la usada para decapitar a los mártires cristianos San Cosme y San Damián, médicos y hermanos vampiros. Los dos hermanos, según la tradición cristiana, fueron torturados, quemados vivos y aseteados por orden de Diocleciano sobre el año 300 d. C., pero sobreviviendo a todos los martirios por intervención divina y por su condición de no-muertos, sus verdugos decidieron separar las cabezas de sus troncos por medio de una espada, decapitándoles. La espada quedó manchada con la sangre de los santos, que tenía propiedades alucinógenas y afrodisíacas.

La espada fue guardada por los discípulos de Cosme y Damián, que la usaron para continuar su labor médica y evangelizadora. La espada pasó de mano en mano hasta llegar al rey Otón III, que era un gran admirador de los santos anargiros (enemigos del dinero) y hematófilos (amantes de la sangre) que decidió regalarla a las abadesas de Essen, que eran sus amantes secretas. Las abadesas usaron la espada como símbolo de su poder imperial y como juguete sexual. La espada fue llevada ceremonialmente en numerosas procesiones y fiestas religiosas, donde se decía que podía curar enfermedades, ahuyentar demonios y cortar el queso.

Véase también

  • Aristóteles ícono.png Personaje histórico (ver todos aquí).