Dámaso I

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Papa George.jpg ATENCIÓN: Este artículo no es apto para fanáticos
Su lectura puede causar incendios de embajadas
y hacer llorar sangre a las estatuas de la virgen.
FSM.png
Dámaso I
BanderaPortugal.png
Saintdamasus.jpg
En las grandes festividades gustaba de disfrazarse de cipote.
{{{3}}}
Potato
Religión Iglesia Católica
Mandato divino Cojonescracia. Mandaba por sus cojones.
Residencia Un casoplón, aunque él decía que era una basílica.
Hechos Por su culpa dices Aleluya. Además es el que estableció la forma definitiva de la Biblia, que es todo un best-seller.
Poderes Dios le infundió poderes para que los demás hicieran lo que a él le salía de los cojones.
Predecesor Sucesor
Liberio, el Vejado.
Siricio, el Mayestático.
Su vida
Nombre de verdad Dámaso, pues le gustaba dar masa.
Estado actual De él queda el recuerdo y ya.
Nacimiento Defunción Portugal
Roma
Resurrección De momento no. Quita, quita
Causa de Muerte De viejo que era. Cuando eres viejo al final te mueres ¿sabías?.
Relaciones Algunas tuvo, pues se le acusaba de adulterio, pillín, pillín. También era amigo de San Jerónimo, un babudo chiflado
Enemigos Un tal Ursicino, Prisciliano y unos cuantos mas.


Cita3.pngEra un hombre tal vez no tan puro, que fue elegido para dirigir a una Iglesia que debe ser tan pura como él era, o por lo menos intentarlo...Cita4.png
San Jerónimo sobre su gran amigo.
Cita3.pngAleluya... la mierda es tuyaCita4.png
Dámaso I instituyendo la muletilla desde entonces copiada por todos los curas.


San Dámaso I (en latín, Damasus) fue el 37.º papa de todos los que ha tenido la Iglesia Católica, que son unos cuantos. Nació hace mucho, mucho tiempo, en el norte de Portugal, aunque parece ser que se crió en Galicia, lo cual explica que fuera tan bruto. Murió en Roma siendo ya una momia.​ Fue papa desde que le nombraron hasta que se murió, fecha en la que dejó de estar vivo. Es el santo patrón de la arqueología y de Indiana Jones. Su nombre en latín significa domador y ciertamente gobernó la Iglesia con mano firme y a base de violencia.​

Su santos inicios[edit]

Dámaso nació al norte de Portugal pero se crió en Galicia, debido a lo cual fue siempre muy aficionado a comer pulpo. Su padre era un cura y su madre era una cualquiera, cuando ella se murió decidió continuar con el negocio familiar y se hizo cura también.

Como él era pedante y sabihondo, Galicia pronto se le hizo demasiado rural y provinciana, así que pronto se fue a Roma, donde fue secretario de Félix y Liberio, que se disputaban el papado.

Cuando no le quedó otro remedio Félix se piró al exilio, juró no aceptar otro papa que no fuera Liberio en Roma, y siguió siendo su secretario, aunque lo cierto es que para entonces Liberio le parecía ya blandengue y pusilánime, una piltrafa. Y ciertamente este Papa era un pelele, con lo que Dámaso ya hacía y deshacía a su antojo en el gobierno de la Iglesia. Así que cuando se murió Liberio le eligieron Papa a él, porque total, tampoco se iba a notar mucho la cosa.

Su santo papado[edit]

Elección[edit]

Su elección como Papa a la juvenil edad de 62 años fue un gran acontecimiento en Roma. El asunto se les fue de las manos hasta el punto que hubo más de cien muertos y fue tal el nivel de violencia que el Emperador envió a dos prefectos a repartir estopa con los antidisturbios. Éstos detuvieron a Ursicino (quien era así llamado por su atracción hacia los osos), quien se oponía a la designación de Dámaso, y le llevaron a un descampado, donde le dieron una paliza, para que se le quitara la tontería. El Emperador reconoció como Papa a Dámaso y además desterró a Ursicino a los polígonos del extrarradio, y hasta que éste no se murió, sus seguidores, que eran obcecados y recalcitrantes, siquieron dando la matraca conque le hicieran Papa a él, pero tuvieron que quedarse con las ganas.

Programa de Gobierno[edit]

Así de mal miraba a quienes osaban hacer un comentario sobre su creciente alopecia.

Desde sus inicios como Papa, Dámaso quiso marcar diferencias con su flojo predecesor, y se mostró tiránico y déspota, así como intransigente con otras doctrinas y con la libertad de pensamiento en general, que le parecía una blandengada. Con el único que fue un pelota fue con el Emperador, que por algo le había puesto ahí. Así su gobierno, que se resume en la política de que se hiciera lo que a él le saliera de sus santos cojones, se desarrolla en los siguientes cinco puntos:

  • Unificar los libros sagrados. Que hasta el momento lo de la Biblia todavía no estaba muy claro, y cada uno consideraba como libro sagrado un poco lo que le daba la gana. Y claro, cualquier día uno te aparecía adorando a una novela de Corín Tellado.
  • Perseguir y condenar otras interpretaciones doctrinales, porque aquí solo se interpreta lo que a Dámaso le sale de sus santos cojones.
  • Lograr el apoyo del Imperio, que nunca viene mal, ya se sabe que Cristo siempre estuvo al amparo y protección de los poderosos, a los que nunca resultó incómodo y de los que siempre obtuvo beneficio ¿o era al revés? Bueh, pelillos a la mar.
  • Excomulgar los sectores contrapuestos. Al infierno con ellos, por disidentes y rebeldes.
  • Centralizar el poder en la figura del papa. Que hasta entonces, con sus pusilánimes predecesores, no pasaba como mucho de primus inter pares. Dámaso decidió que mandaba él y punto, y al que no le gustara, ya sabía lo que había.

En base a estas directrices se puso a condenar y perseguir activamente a todos los que osaran llevarle la contraria, con lo cual todos sus fieles se esforzaban en parecerlo además de serlo, con lo que se volvían unos fanáticos extremistas y violentos. Los que no le eran fieles terminaron mal, por lo general. Con el único con el que fue mínimamente permisivo fue con Prisciliano, y esto es porque ambos eran de familia gallega, y entre gallegos ya se sabe, se entienden. Y bueno, de todas maneras Prisciliano también terminó mal.

Tampoco era tan déspota. Mira cómo le gustaban las flores, seguro que era medio lilo.

En base a todo este despotismo consiguió que el Obispo de Roma fuera reconocido como una autoridad sobre todos los demás, a ver quién era el guapo que se le oponía.

Su viejo enemigo Ursicino, apoyado por los Luciferistas (gulp) le acusó de adulterio. Y qué si era verdad ¿quién no tiene algún pecadillo?, pero para eso sirve ser servil con el Emperador, para que te exonere y tus viejos enemigos terminen en el ostracismo.

Por medio de su secretario, San Jerónimo (un loco con barba) prohibió que los curas y monjes se metieran en las casas de las viudas a follárselas y quedarse con sus dineros. De entonces en lo sucesivo solo entraban a gorronearles comida y a merendar chocolatito.

Promulgó el Canon de Escritura Sagrada, esto es, qué libros tienen que estar en La Biblia y cuáles no. Para esto hizo la siguiente prueba: colocó los libros que consideraba canónicos en una mesa y los apócrifos en el suelo, y dijo lo siguiente: "Si Dios considera que los libros que están en el suelo son canónicos, los hará subir a la mesa, si considera que los de arriba son apócrifos, los hará bajar". Así que la cosa se quedó como estaba. Entonces ordenó a su secretario y fiel servidor San Jerónimo (un loco con barba) que tradujera todos estos libros al latín vulgar, y así surgió la Vulgata, edición de la Biblia llena de lenguaje soez y vulgaridades, para que la cristiandad, embrutecida y atrabiliaria, la entendiera.[1]

Su santa muerte[edit]

Sintiéndolo mucho, queridos lectores, no fue tan espectacular como las de otros papas. Se murió de viejo y ya está. Se construyó un mausoleo en la vía Appia para enterrarse pero de eso ya no queda piedra sobre piedra, así que no vas a poder ir a venerarlo. No obstante si quieres dejar un donativo por el eterno descanso de su alma, ponte en contacto con los administradores de Inciclopedia, que estarán encantados de recibirlo y tramitarlo.

Sus santas obras[edit]

Además de construir una basílica dedicada a San Lorenzo (en realidad eso era la tapadera, la tal basílica era un pedazo de casoplón donde vivía él mismo, con jacuzzi y todas las comodidades) realizó una gran obra poética con ripios sobre diversos mártires del cristianismo.

He aquí algunos:

Cita1.pngCrucificado está cabeza abajo
igual que mi badajoCita2.png

— Sobre San Pedro

Cita1.pngLa cabeza le cortaron
la de abajo la dejaronCita2.png

— Sobre Santiago

Cita1.pngFue asado a la parrilla
le quedó churruscadillaCita2.png

— Sobre San Lorenzo

Y todo así.

Notas[edit]

  1. Queridos lectores protestantes: ¿cómo explicáis el creer de modo fundamentalista en la Biblia y a la vez negar la autoridad del Papa cuando quien instituyó el contenido la Biblia fue un Papa? Ahí dejo eso.