Prisciliano

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Papa George.jpg ATENCIÓN: Este artículo no es apto para fanáticos
Su lectura puede causar incendios de embajadas
y hacer llorar sangre a las estatuas de la virgen.
Prisciliano
link={{{3}}}
Prisciliano.jpg
Prisciliano predicando el comunismo libertario en Galicia
Nacimiento Defunción Galicia tal vez
Alemania
Origen Así pijillo
Su vida
Sobrenombres El Prisci.
Lugar de residencia La catredral de Santiago de Compostela
Se dedica a Curita cañón
Estado actual Decapitado y fosilizado, y confundido con otro.
Hazañas logradas Fundar una secta de depravados.
Relaciones Manuel Beiras, Dámaso I, Pórcula, Instancio y Salviano.
Enemigos Graciano, Magno Clemente Máximo y un tal Hidaco a quien negó una noche de pasión.
Poderes especiales Más labia que un vendedor de enciclopedias.
Objetos Mitra, caja de condones

Prisciliano de Ávila (Gallaecia Calidade, el año del chotis-Civitas Tremendorum, unos años después) fue un obispo medio hippie que fue acusado de ser un brujo y un hereje lo que le valió que su cabeza fuera separada de su cuerpo, a consecuencia de lo cual se murió. Su sentencia a unos les escandalizó, pero a otros les pareció de puta madre, como suele pasar.​

Una vida como para perder la cabeza[edit]

Orígenes y formación[edit]

Parece ser que Prisiciliano provenía de una familia de rancio abolengo y que nació en el noroeste de la Península Ibérica. El que sus padres le pusieran este nombre hace pensar que eran grendes seguidores de los dibujos de Calimero. Si bien su familia tenía panoja, a Prisciliano pronto le cansó el ambiente de su pueblo, que allí todos eran de modos rústicos y atrabiliarios, así que se pidio una beca Erasmus y se fue a estudiar a Burdigala, que era así como se llamaba Burdeos en latín. Latín de los romanos.

Lo que más había atraido a Prisciliano de Burdeos para pedir allí la beca no fue tanto la Universidad, que estamos en tiempos del Imperio Romano y todavía no había de esas cosas, sino el vino, que eso sí que había. Es por esto que se juntó con gente de carácter bohemio, moral laxa y dudosas costumbres. Así se hizo discípulo de un tal Delphidius con el que aprendió el maniqueísmo, el rigorismo, el travestismo, el veganismo, las artes marciales y la nigromancia. Junto con este individuo, la señora de él, Eucrocia, y la hija de ambos, Pórcula, a la que se beneficiaba, montó una especie de comuna hippie en la cual predicaban y difundían ideas subversivas.

De vuelta al hogar[edit]

Le encantaba repartir amor.

En estas estaba cuando se le acabó la beca y decidió volver a casa. Una vez allí se puso a predicar y a dar la chapa a todo el que se le ponía delante, utilizando su fina lengua y exquisita labia para difundir ideas protopodemitas como el rechazo a la unión entre Iglesia y Estado, la corrupción de la caspa, la liberación sexual y la renta básica universal. Pronto pudo fundar su propia comuna a semejanza de la de su maestro, pues sus prédicas lograron un gran éxito entre las mujeres maduras (que admiraban sus morritos), los canis y las chonis. Ante la rápida extensión de sus enseñanzas, la Conferencia Episcopal Española se acojonó y decidió tomar cartas en el asunto.

Concilio con mala leche[edit]

Así que la Conferencia Episcopal Española decidió convocar un concilio en el que se decidió enviar a Frodo a Mordor a destruir el Anillo Único que Prisciliano era muy malo. Lo que pasa es que como no fueron al mismo los dos obispos que eran amigos de Prisciliano (Instancio y Salviano se llamaban, que mira tú que nombres, que ya en sí mismos son una penitencia) pues la condena fue también algo de pufo, porque debate no es que hubiera mucho. Además el Papa Dámaso había dicho que si estos dos no iban la condena no valía. En estos tiempos la autoridad del Papa, por otra parte, era un cachondeo, al punto que a raíz de este asunto Instancio y Salviano decidieron, por su cuenta y riesgo, nombrar a Prisciliano Obispo de Ávila amparándose en la autoridad que les conferían sus santos cojones, nada mas que para fastidiar a los otros. No obstante estos dos zurriegos habían intentado amistarse con uno de los principales oponentes de Prisciliano, un tal Hidacio. Éste consintió recibirles, pero cuando llegaron se encontraron conque había pagado a unos matones para que les dieran una paliza. Así se las gastaban los curas en estos tiempos pretéritos. Les midieron bien el lomo, con lo cual puede deducirse que no se amistaron.

Ante esta situación el Emperador Graciano decidió hacer su gracia tomando cartas en el asunto y excomulgando, para demostrar también él que la autoridad del Papa era un cachondeo y por la autoridad que le conferían sus imperiales cojones, a Prisciliano y a todos sus amiguitos y seguidores. Hala, fin de la tontería.

Haciendo amigos[edit]

Prisciliano entonces decidió contraatacar y se fue a Roma a ver si se reunía con Dámaso. Éste ni le recibió y envió a sus mayordomos a decirle a Prisciliano que él, Dámaso, era un mindundi y un alfeñique que jamás osaría oponerse a un edicto imperial (lo dicho, el Papado en este tiempo no era lo que luego llegó a ser).

Entonces Prisciliano se fue a la sede imperial a cantar las cuarenta a Graciano. Menos mal que no estaba por allí, porque probablemente hubiera corrido a Prisciliano a hostias, y no precisamente consagradas. Quien sí estaba era el mayordomo imperial, de nombre Bautista, quien por un módico precio no tuvo ningún problema en falsificar la firma de su jefe y revocar el edicto, con lo cual reinstauraba a Prisciliano y a los suyos en toda su dignidad. Ya se podían preparar los de la Conferencia Episcopal, llegaba la hora de la venganza...

... pero no tan rápido. Un tal Magno Clemente Máximo (antepasado de Javier Clemente, y con el mismo carácter endiablado que él) había asesinado al Emperador Graciano y se había proclamado él mismo Emperador por la autoridad que le conferían sus británicos cojones.

Ahí sí se puso la cosa cruda[edit]

Resumiendo ya, tras un nuevo Concilio y algunos episodios de violencia de masas contra Prisciliano, éste fue al nuevo Emperador a pedirle ayuda, pero harto ya de tanta gilipollez el tal Clemente apresó a Prisciliano y le acusó de cosas feas. Luego le sometió a tortura (ah, los viejos trucos nunca fallan) y consiguió que Prisciliano cantara hasta La Traviata y confesara lo que le pusieran por delante, hasta haber sido el responsable del hundimiento del Titanic, y eso que aun el jodío barco no estaba ni en proyecto.

Entonces le cortaron la cabeza a él y a sus amiguitos y colorín colorado, el cuento se ha acabado.

No obstante hay que decir que los curas se quedaron medio con mal cuerpo, porque a Prisciliano al fin y al cabo se le acusaba de hereje y de cosas relacionadas con la religión, y era el Emperador, y no ellos mismos, quien le había decapitado. Buen precedente no sentaba.

Sepultura[edit]

Al final la cristiandad reconoció a Prisciliano y le erigió este monumento.

Lo llevaron a enterrar a su Galicia natal y siglos después se erigió sobre su tumba la Catedral de Santiago de Compostela, allí van en peregrinación hasta nuestros días todos los groupies de Prisciliano, que son muchos debido a lo laxo que era con las cosas del sexo. Ellos dicen que van a venerar la tumba del apóstol Santiago para guardar las formas, aunque en realidad no es así.

Su doctrina[edit]

Dos priscilianistas devotos.

Su doctrina, aunque practicaba el ascetismo y se oponía al consumismo, a la hora de la verdad era un auténtico despiporre. Predicaba que todo el mundo debía ser pobre y no casarse, porque eso del matrimonio era un atraso: mucho mejor lo que hacían él y sus fieles, organizar reuniones nocturnas en bosques y descampados en los que se dedicaban a bailar descalzos y en pelotas, que cualquiera que los viera hubiera creído tropezarse con una tribu de bigfoots. Luego follaban todos contra todos, para estar más hermanados. También comulgaban con leche y uvas, pero una vez consagradas, se las olvidaban por ahí. Organizó clubs de lectura de evangelios apócrifos donde jugaban a interpretarlos y a ver quién decía la burrada más gorda. Consideraba que el alma surge de un almacén en una especie de polígono industrial y que cuando desciende al mundo terrenal es corrompida por Satán. Lo del misterio de la Trinidad tampoco lo veía, que cómo es eso que es un Dios y tres personas, que eso es muy raro, decía. Por todas estas cosas los curas menos excéntricos le tenían ojeriza, y por lo de las juergas nocturnas cierta envidia, todo hay que decirlo. 

Milagros que se le atribuyen[edit]

Sus seguidores de ayer y hoy le han atribuido muchos milagros, como proporcionar poderes mágicos y conocimientos arcanos a Manuel Fraga para que durase mucho en el poder, crear Linux, hacer surgir playas en Zamora y Ávila, reencarnarse en Rappel... a la hora de la verdad, así que estén comprobados, nada de nada

Un poema que también se le atribuye[edit]

Cita1.pngQuiero hacer bondage y luego ser desatado.
Quiero cagar, pero tras comer salvado.
Quiero ser fecundado.
Quiero cantar; cantad todos.
Quiero llorar: golpeadme en los huevos.
Quiérome maquillar y llevar taconazos.
Eres un ojo para mi, con el que no ves.
Soy puerta para ti, la de atrás más bella.
Tú ves lo que hago. No lo menciones (que nos tienen ojeriza las autoridades)
La palabra engañó a todos, pero yo no fui
completamente engañado (no como tú).
—Himno a Jesucristo, atribuido a Prisciliano.Cita2.png

Prisciliano en la cultura popular[edit]

Martín Lutero le copió prácticamente todo, salvo las cosas divertidas. Sale en una película de Buñuel haciendo una orgía, en muchos videojuegos y en una novela del padre de Manu Chao ("Me gusta Prisciliano, me gustas tú/ me gusta la herejía, me gustas tú/ me gusta el gnosticismo, me gustas tú/ me gusta andar descalzo, me gustas tú... etc.). Como buen librepensador ocupó varios puestos en las novelas del Romanticismo del siglo XIX, así como algunos ilustrados del XVIII, en España se hace más famoso con los Regeneracionistas que le acogen como santo patrón por considerarle un cura serio y científico (ejem), pero durante el nacionalcatolicismo de la dictadura franquista fue arrojado a las sombras y nos perdimos la gran interpretación que de él hubiera hecho Alfredo Landa en el cine.

Durante la movida madrileña fue pasto de varias canciones del pop español(como Alaska con su canción Mitras ensangrentadas), y más importante con la llamada movida viguesa (Siniestro Total A Prisciliano le pica el ano, Os Resentidos Prisciliano canibalizado, Ultramarinos Troncoso Electric Priscilianus). Ya a principios del siglo XXI es protagonista del videojuego Resident Evil, donde Prisciliano despierta en una Europa invadida por bárbaros y debe juntar las cenizas del Imperio Romano para poder sobrevivir y dar un futuro a los supervivientes. Debido al gran éxito del juego tuvo continuidad en varias versiones II,III y IV, siendo llevada al cine en el 2005 por Ridley Scott y protagonizada por Rubén Riós.

Sale también en God of War (como sacerdote milenario que puede despertar al Kraken para vengarse del Vaticano) y en la peli de Vilamor, donde aterroriza a unos jipis en Lugo.

Los nacionalistas gallegos le ven como un héroe por aquello de sus excursiones nocturnas a los bosques. Lo que hacen algunos con tal de meterla en caliente.

gl:Prisciliano