Suerte

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
La buena suerte te espera.

La suerte es un concepto inventado por los perdedores para justificar su fracaso. Se dice que la suerte es el resultado de una serie de acontecimientos aleatorios que favorecen o perjudican a alguien sin motivo alguno. Sin embargo, la verdad es que la suerte no existe y todo depende de la voluntad de Jesús, Buda, Mahoma o el duende del trébol (a partir de ahora, JBMDt). Él decide quién vive y quién muere, quién gana y quién pierde, quién ríe y quién llora. Los amuletos, los horóscopos, las plegarias y los sacrificios humanos no sirven de nada para cambiar la suerte, solo para divertir a JBMDt y hacerle creer que tiene el control sobre tu vida. La única forma de tener buena suerte es adorarle y obedecer sus mandamientos. Y aún así, puede que te mande al infierno por puro capricho.

Tipos de suerte

Según los expertos en suertología, la ciencia que estudia la suerte, existen varios tipos de suerte, que se clasifican según el grado de intervención de tu deidad y el efecto que producen en las personas. Estos son algunos de los tipos más comunes:

Suerte natural: Es la que se tiene desde el nacimiento, según el lugar, la fecha y la hora en que se nace. Por ejemplo, si naces en un país rico, con una familia adinerada y con buena salud, tienes suerte natural. Si naces en un país pobre, con una familia miserable y con alguna enfermedad, no tienes suerte natural. Es la que menos depende de JBMDt, aunque él puede cambiarla en cualquier momento si le da la gana.

Suerte artificial: Es la que se obtiene mediante el uso de objetos o rituales que supuestamente atraen la buena suerte o alejan la mala. Por ejemplo, si llevas un trébol de cuatro hojas, una herradura o una pata de conejo, crees que tienes suerte artificial. Si rompes un espejo, derramas sal o ves un gato negro, crees que no tienes suerte artificial. Es la que más depende de JBMDt, ya que él decide si los amuletos funcionan o no según su humor.

Suerte circunstancial: Es la que se da por la coincidencia de varios factores que favorecen o perjudican a alguien en una situación concreta. Por ejemplo, si vas a comprar un billete de lotería y el número que te toca es el premiado, tienes suerte circunstancial. Si vas a cruzar la calle y te atropella un coche, no tienes suerte circunstancial, significa que eres un tonto que no se fija en el camino. Es la que más varía según JBMDt, ya que él puede alterar las circunstancias a su antojo.

Formas de medir la suerte

Esta rueda a millones de kilómetros te da la suerte del día.

Hay muchos métodos para medir la suerte de una persona, pero todos son una porquería. Estos son algunos de los más usados:

El test de la suerte: Te hacen unas preguntas tontas sobre tu vida y te dan un puntaje que no sirve para nada. Por ejemplo, te preguntan si te gusta el chocolate y si respondes que sí, te dicen que eres una persona dulce y alegre. Si respondes que no, te dicen que eres una persona amarga y triste. Es el método más fácil y rápido, pero también el más falso y tramposo.

El horóscopo: Te dicen lo que te va a pasar según tu signo del zodíaco y la posición de los planetas. Por ejemplo, te dicen que hoy es un buen día para el amor si eres de Aries y que debes evitar las discusiones si eres de Libra. Pero al final del día, te das cuenta de que tu pareja te engañó con tu mejor amigo y que tu jefe te despidió por no hacer bien tu trabajo. Es el método más viejo y conocido, pero también el más vago y confuso.

La numerología: Te sacan un número de la suerte según tu fecha de nacimiento y tu nombre completo. Por ejemplo, te dicen que tu número es el 7 y que eso significa que eres una persona inteligente y creativa. Pero luego te enteras de que el 7 también es el número de veces que te han robado, de veces que has reprobado un examen y de veces que has ido al hospital por alguna enfermedad. Es el método más complicado y elegante, pero también el más absurdo e impreciso.

La bola de cristal: Te miras en una bola transparente y esperas a que te salgan imágenes o visiones del futuro. Por ejemplo, ves que vas a ganar la lotería, que vas a viajar por el mundo y que vas a conocer al amor de tu vida. Pero luego resulta que la bola era una pantalla de televisión, que estabas viendo un programa de ficción y que todo era mentira. Es el método más mágico y atractivo, pero también el más raro y caro.

Consejos para mejorar la suerte

Rezarle a estas cosas horribles puede mejorar tu suerte.

Aunque la suerte no existe y todo depende de la voluntad de JBMDt, hay algunas cosas que puedes hacer para intentar mejorar tu suerte o al menos no empeorarla. Estos son algunos consejos:

No te quejes de tu mala suerte: Eso solo hará que JBMDt se enoje más contigo y te mande más desgracias. En vez de eso, agradece lo poco que tienes y alábalo por su bondad y sabiduría. Recuerda que siempre hay alguien peor que tú, como el que no lee esto para enterarse.

No presumas de tu buena suerte: Eso solo hará que JBMDt se aburra de ti y te quite todo lo que te ha dado. En vez de eso, sé humilde y comparte tu suerte con los demás, sobre todo con los que tienen menos que tú. Así podrás hacer amigos y tener a alguien a quien culpar cuando las cosas salgan mal.

No desafíes a la suerte: Eso solo hará que JBMDt se divierta a tu costa y te ponga a prueba con situaciones difíciles o peligrosas. En vez de eso, sé prudente y evita los riesgos innecesarios, sobre todo los que impliquen tu vida o tu salud. No seas como ese tonto que se tiró desde un avión sin paracaídas para probar su suerte y terminó alcanzado por un rayo.

No confíes en la suerte: Eso solo hará que JBMDt se ofenda y te decepcione con resultados inesperados o indeseados. En vez de eso, sé responsable y esfuérzate por conseguir tus objetivos, sin dejar nada al azar o a la casualidad. No seas como ese idiota que apostó toda su fortuna a un número en la ruleta y perdió hasta la camisa.

Atraer la suerte

Los tréboles mordelones son los mejores para la suerte y para perder dedos.

Usa ropa interior roja: Se dice que el color rojo atrae la buena suerte y el amor. Por eso, muchos inciclopedistas usan ropa interior roja todos los días, si es que pueden comprarla, porque con lo que ganan escribiendo artículos para Inciclopedia no les alcanza ni para un calzoncillo. Eso sí, asegúrate de que no se te vea la ropa interior o te tomarán por un pervertido.

Come lentejas: Se dice que las lentejas traen prosperidad y abundancia. Por eso, muchos inciclopedistas comen lentejas todos los días, sobre todo cuando tienen problemas económicos o deudas. Eso sí, ten cuidado con los gases o te alejarás de la gente. Y no solo eso, sino que también alejarás a los acreedores que te persiguen para cobrarte lo que les debes. Así que si quieres librarte de tus deudas, come lentejas hasta reventar.

Toca madera: Se dice que tocar madera evita la mala suerte y aleja el mal de ojo. Por eso, muchos inciclopedistas se han hecho piratas, para tener las dos patas de palo.

Cruza los dedos: Se dice que cruzar los dedos ayuda a cumplir los deseos y a tener buena suerte. Por eso, muchos inciclopedistas cruzan los dedos cada vez que piden algo o esperan algo, sobre todo cuando participan en un concurso o en una votación. Eso sí, no cruces los dedos demasiado tiempo o se te quedarán agarrotados y se convertirán en pinzas, como las de los cangrejos y ellos suelen tener mala suerte.

Frases célebres

Muchas personas famosas o importantes han hablado sobre la suerte a lo largo de la historia, aunque la mayoría de ellas no tenían ni idea de lo que decían. Estas son algunas de las frases más célebres sobre la suerte:

  • “La suerte es el resultado de una buena preparación y una buena oportunidad”. Esta frase la dijo Oprah Winfrey, una presentadora de televisión que se hizo millonaria gracias a la suerte de nacer en Estados Unidos y tener un programa que le gustaba a la gente.
  • “La suerte favorece solo a la mente preparada”. Esta frase la dijo Louis Pasteur, un científico que descubrió la vacuna contra la rabia gracias a la suerte de que un perro mordiera a un niño y le inyectara el virus.
  • “La suerte es lo que sucede cuando la preparación se encuentra con la oportunidad”. Esta frase la dijo Séneca, un filósofo que se suicidó por orden del emperador Nerón gracias a la suerte de haber sido su tutor y consejero.
  • “No creo en la suerte. Creo en el trabajo duro”. Esta frase la dijo Cristiano Ronaldo, un futbolista que se hizo famoso gracias a la suerte de tener un talento natural y jugar en los mejores equipos del mundo.

Véase también