Alejandro III de Rusia

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Castillo Disney.png
Alejandro III de Rusia
BanderaRusia.png
Alejando III de Rusia.jpg
Todo un capo
Escudo rusia.svg
Zar de Rusia
y Guardián del Norte
Reinado o lo que sea No demasiado, nadie esperaba que su riñón estallase
Residencia Itinerante
Hechos Hacer que por un corto periodo de tiempo, Rusia no estuviera en guerra con nadie
Predecesor Sucesor
Alejandro 2.0
Nicolás 2.0
Personal
Nombre de verdad Alejandro Alejando Alejandro (Alejandro III) Romanov
Nacimiento Defunción BanderaImperio ruso.png Primer Imperio Ruso
BanderaImperio ruso.png Primer Imperio Ruso
Casa Irreal Casa de Románov.png
Casa de Románov
Estado actual Profanado
Familia Nicolás II de Rusia (hijo)
Anastasia Romanov (nieta)
Relaciones Sólo con su esposa, y algunas personas de pago
Enemigos No tenía enemigos, sólo unos pocos que atentaron contra su vida


Alejandro III de Rusia y I de Alaska fue el penúltimo zar del Imperio ruso, rey de Polonia y gran duque de Finlandia y Príncipe en el exilio de Alaska. Fue el segundo hijo del tonto de Alejandro II de Rusia. Se convirtió en zarévich cuando una plaga de daneses carnívoros le arrebató a su hermano mayor, el legítimo heredero.

Lo más destacado de su gobierno fue su clara predisposición a arrancar las maneras francesas de hacer las cosas en la corte para volver a las cosas de machos que caracterizan a los rusos, eliminó las pelucas, los bailes y los vinos espumosos, también hizo la paz con todos sus enemigos. Se le reconoce porque es parte de la línea fuerte zarista, de los hombres pelo en pecho de dos metros de alto como Iván el Terrible, Pedro el Grande o Vladímir Putin, a diferencia de los demás alfeñiques que han gobernado Rusia.

Biografía

El de Alejandro es el típico caso del heredero de reserva, ya que él era el segundo hijo del zar, por lo que no estaba destinado a convertirse en gobernante, pero sí a ser donador de sangre o riñones si su hermano (el legítimo heredero) lo necesitaba. Sin embargo su hermano mayor, el zarevich Nicolás, un día viajó a Dinamarca para pedirle matrimonio a la princesa Dagmar, sin embargo no pudo cumplir su cometido porque fue devorado por una tribu de caníbales daneses, muy comunes en el siglo XIX.

Como era el de reserva, Alejandro se convirtió en el nuevo heredero de la corona rusa, ya que era importante comenzaron a alimentarle mejor por lo que creció hasta los dos metros, adquiriendo la belleza y elegancia de un oso en celo. Pero Alejandro no sólo heredó la posibilidad de la corona, sino también a la prometida de su hermano, por lo que la princesa Dagmar le fue enviada por paquetería desde Dinamarca.

Más Alejandro no quería a esa princesa salvaje, él se había enamorado de una mujer que tenía 6 hijos de diferentes padres cada uno, pero que luchaba por sacarlos adelante mientras hacia el séptimo. Él le informó a su padre de su decisión de casarse con ella, pero su padre con ideas "liberales" (supuestamente) se negó, por lo que Alejandro se vio obligado a casarse con esa flaca princesa y la mujer fue enviada como recompensa a trabajar a los palacios de Siberia sirviendo hielo en las bebidas.

Emperador de Rusia

En 1881, Alejandro II era asesinado por un viajero del tiempo que había aparecido en un portal en la sala del trono y había vaporizado al emperador con un arma de rayos láser. Alejandro III se convertiría en el nuevo zar de todas las Rusias, inmediatamente reforzando la seguridad del palacio y poniendo guardias en las fronteras del imperio para que un atentando así no volviera a suceder.

Ya con el camino libre, por fin pudo distanciarse de la política liberal y conciliadora de su padre (que irónicamente había traído muchos problemas y guerras), así que se puso a seguir las ideas de su abuelo para hacer a "Russia Great Again" mediante la Ortodoxia, el gobierno propio, el nacionalismo y la pelea con osos puño a puño.

Uno de los testículos de Alejandro fue adornado bellamente para recordar el tamaño de su voluntad.

Entre otras cosas fue muy antisemita (perseguía a los judíos para que ellos no lo persiguieran a él), fue muy austero (redujo el presupuesto de fiestas y banquetes en un 150% y en lugar de tomar vinos extranjeros, se tomaría el vino que se robaba de Crimea). En lo que siguió gastando como si fuera un zar fue en obras de arte que en un principio tenía intención de usarlas de tiro al blanco, pero notó que se veían mejor para tapar los agujeros de las paredes.

Finalizó la guerra con el Imperio Otomano porque no le veía sentido a hacer una guerra para ver cuál selección de soccer era mejor, igual se quedó con Turkmenistán que ya habían invadido. En política exterior destacó porque mantenía una alianza con el Imperio Alemán y el Imperio Austrohúngaro, pero como el káiser Guillermo II de Alemania constantemente decía que Alejandro III era demasiado gordo para defender Rusia, motivó al zar a buscar alianza con Francia (que también lo consideraban fornido, pero no pensaban invadirle).

Vida familiar

Tras el asesinato de su padre, el nuevo zar interpretó que el Palacio de Invierno no era lo suficientemente seguro, trasladándose con su familia a San Petersburgo, que por cierto tenía mejores lugares para cazar y pescar, que era la actividad más importante de la realeza. Su obsesión por la seguridad le hizo fusilar a cualquier sospechoso de surcar las olas del tiempo.

Con el resto de su familia no alemana tenía buena relación, especialmente con los reinounidenses a los que en un principio consideraba aburridos y pedantes, terminó por guardarles cierto aprecio.

En 1868 tuvo las relaciones con su esposa, lo que culminaría con el nacimiento de un flacucho amanerado llamado Nicolás, que sería el próximo zar y que perpetuaría la dinastía Romanov por muchos siglos más, seguramente.

Muerte

En 1894 luego de cazar 7 osos completamente desarmado y desnudo en los bosques rusos, Alejandro regresaba con sus presas al hombro cuando una pequeña abeja le pico en su único punto débil, sobre el riñón bueno, lo que le provocaría nefritis y haría que ese riñón estallara destruyendo media ciudad en el proceso. Sus últimas palabras serían "mis enemigos no eran los hombres, del futuro, sino las abejas" y "Nicolás, el imperio está en tus manos, no lo arruines todo".

Véase también

  • 10 de marzo Personaje histórico (ver todos aquí). ☀️ ☠️