Florence Nightingale

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Cita3.png¿Lavarse las manos después de diseccionar muertos y antes de operar vivos? Eso es para perdedoresCita4.png
Médicos antes de Florence Nightingale
Tiene su propio cómic.

Florence Nightingale (Florencia, 1820-Londres, 1910) fue una superheroína y enfermera profesional que usó sus superpoderes para evitar que la gente muriera por cosas tan básicas como que el médico te contagiara de algo por no lavarse las manos después de hacerle la disección al muerto que tenía de paciente antes que a ti o que el propio paciente se comiera el instrumental quirúrgico por falta de hierro en su dieta.

Con ella se inventó la enfermería como profesión, antes de eso las enfermeras eran o básicamente edecanes del hospital o se encargaban de administrar morfina para que los pacientes no molestaran, tras ella comenzaron a tener los cuidados básicos que ahora las caracterizan (y también propició que hubiera enfermeros varones desde que las minifaldas hospitalarias se volvieran opcionales). Alcanzó la fama mundial como la genia de la lámpara por la costumbre de tener una lamparita de esas de genio cuando visitaba a los heridos durante la Guerra de Crimea por las noches, por eso el símbolo de enfermería es ese, no porque concedan deseos. Por si fuera poco, inspiró para la creación de la Cruz Roja, cuyo trabajo era más fácil antes cuando esa cruz era símbolo de no disparar en tiempos de guerra, a diferencia de ahora que es tiro al blanco.

Biografía[edit]

Desde pequeña estaba convencida de que lo peor que podía hacer una mujer era casarse, sobre todo con la cantidad de patanes que merodeaban por el mundo. Le propusieron matrimonio unas 300 veces, pero su sentido arácnido le indicó que ese no era el camino correcto. En uno de sus viajes (no viajaba a la panadería y de regreso, como la mayoría de nosotros) a Grecia y Egipto fue contactada por un alíen que le quiso entregar una anillo, más ella no creía en los extraterrestres porque era muy luterana, por eso el alíen rectificó y dijo llamarse dios y el anillo lo hizo una lamparita, para que ayudara con ella a la humanidad.

De regreso a Alemania, usó su lampara, no para incinerar a los patanes que la frecuentaban que hubiera sido lo mejor, sino para iluminarse en la noche mientras iba cuidando desvalidos cama por cama en el hospital donde entró de voluntaria. Antes de Florence, se acostumbraba visitar a los enfermos cada que el personal médico se acordara que existían, por lo que era muy común retirar esqueletos de las camas para ocuparlas de nuevo mientras decían "jaja, hace como ocho años que no veía a este paciente, no sabía que seguía en terapia intensiva".

Guerra de Crimea[edit]

Florence Nightingale manga.jpg

Cuando Reino Unido viajó a Crimea para que el Mar Negro recuperara la libertad de no tener barcos rusos en sus aguas (?), su ejército tuvo problemas, los médicos militares aún consideraban que amputar era la forma de solucionar todo, la solución se volvió insostenible cuando hubo varios heridos de la cabeza a los que se les amputó para ver si así mejoraban. El gobierno, después de darse un facepalm gigante, pidió ayuda al cuerpo de enfermeras más famoso del mundo, el de Florence Nightingale y sus enfermeras voluntarias, que como eran voluntarias el gobierno no quiso pagarles nada, pero aún así fueron porque, reiteramos, eran superheroinas.

Cuando le explicaron que solo debía atender a los británicos heridos, que iban a defender territorio de los gloriosos otomanos de los malvados rusos, Florence los mandó a tomar por culo y se dispuso a atender a todos los heridos, no importaba si fueran buenos o malos, amigos o enemigos, con cabeza o sin cabeza (aunque realmente no había demasiado qué hacer con los decapitados y sólo sobrevivieron uno o dos de ellos). Cuando había alguien desangrándose los oficiales le ofrecían sanguijuelas para tratar, pero ella pedía transfusiones, cuando había un herido de bala le ofrecían sanguijuelas, pero ella pedía extraer la bala, cuando había alguien con torzón testicular le ofrecían sanguijuelas, pero ella los destorcia con una patada en el ángulo y con la fuerza correctas, era un hito de la salud.

Mientras los británicos se mataban por "Make Great Otoman Empire Again", ella tenía su propia batalla contra el tifus, la fiebre tifoidea, el cólera y la disentería, que para términos prácticos del relato, tomaron forma de monstruos gigantes que destruían todo, escupían baba y Nightingale tuvo que usar sus poderes para incinerarlos en una épica batalla final donde el cólera terminó estallando con las palabras "volveré, agghrrrg" (no puede haber superhéroes sin peleas con monstruos antropomórficos, obviamente).

Carrera posterior[edit]

Qué no es la lámpara del genio... Diantres, sí era.

El gobierno no le pagó, pero los supervivientes reunieron fondos para darle de agradecimiento, y ella no hizo lo que cualquiera de nosotros haría que es gastarlo en Funkos ¡No! Lo donó para construir mejores hospitales y en contratar a su mejor ayudante hasta la fecha, el chico antiséptico con el que vencieron a grandes villanos como la disentería, el cólera y al Doctor Doom.

Publicó un libro muy importante sobre enfermería, en el que exhortaba al personal de salud a no comer sobre los pacientes, porque luego llegan las hormigas, se comen las migas y al paciente también se lo comen. Otro de sus logros fue entrenar una serie de superheroinas, llamadas enfermeras a domicilio, para que los enfermos no llevaran más infecciones a los hospitales estuvieran más cómodos siendo cuidados en sus propias casas.

Contribuciones[edit]

  • Realizó el primer libro de enfermería: antes de eso se usaba el libro de oraciones católicas para que Jesús y la Virgen María bajaran y curaran al enfermo. Sin embargo, como ninguno de los dos estudio medicina, era básicamente inútil.
  • Estadística sanitaria: antes de Florence, las estadísticas se decían "se murieron unos de algo", después ella inventó los gráficos de barras y se pudo saber cuántos muertos y qué era ese algo y todos se espantaron porque no eran unos, eran muchos y ese algo no era algo, eran cosas que se nos podían pegar a todos por tener sepso con desconocidos comer en la calle.
  • Inspiración para la Cruz Roja: el creador de la Cruz Roja, Henri Dunant declaró que a él sólo le gustaba quedarse en su casa jugando Wii y rascándose los cojones. Pero tras saber de Nightingale, siguió su ejemplo y salió a ayudar.

Véase también[edit]