Gabriela Zapata

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
«Sacame una foto así, como que no me doy cuenta que me estoy robando todo este dinero»

Geraldine Gabriela Zapata Montaño de Morales, también conocida como "la cara conocida" o "la mujer cara de perro", es una empresaria[Cita requerida] , modelo y política boliviana, que cumplió el rol no oficial de primera dama de Bolivia, al ser la amante secreta del presidente Evo inMorales.

Actualmente cumple una condena de 10 años en Centro de Orientación Femenina de Miraflores de la Ciudad de La Paz, por el grave, gravísimo delito de hacer quedar mal al gobierno Evo, tras haber obligado a este a tener relaciones sexuales con ella cuando era menor de edad, tener un hijo de dicha violación y haberse aprovechado de esto para hacer contratos multimillonarios con el estado desde el despacho de la primera dama, sin que el pobre de Evo se enterara, para después usar toda esta información en su contra a meses antes del referéndum del 2016, siendo este un plan orquestado hace más de 10 años por la oposición en conjunto con el gobierno de los Estados Unidos y Chile para manchar la intachable reputación del presidente y así evitar su repostulación y hacerlo perder el juicio en La Haya.[1].

Biografía

Gaby Zapata nació en el ceno de una familia de clase media alta, siendo la hija de un ex milico y una ama de casa, a los cuales ella odiaba profundamente, ya que estos no se alineaban con su pensamiento zurdo y radical de aquel entonces, ya que por supuesto, ella como todo zurdo buscaba adquirir mucho más dinero del que ya tenía, por lo que abandonó su casa a los 16 años de edad en búsqueda de grandeza y gloria.

Gabriela Zapata antes y después del proceso de cambio

A los 17 años, consciente de que la manera más rápida y fácil de ganar dinero sin recurrir a la prostitución era meterse en la política, empezó su militancia uniéndose a las filas de las juventud del MAS[2], en donde conocería al ídolo de toda su vida, John Evo Morales Ayma, el soltero más codiciado y poderoso de todo el imperio Incaico. Es aquí cuando se marcaría un antes y después en la vida de Zapata, ya que sin importar que ella en aquel momento era una menor de edad y él un hombre maduro que fungía un cargo público importante en un país donde el estupro[3] es penado con 2 a 6 años de cárcel, lo más importante para ellos era el amor, el amor heterosexual ilegal, convirtiéndose así en amantes secretos una temporada.

Tiempo después, al igual que el vicepresidente Linera, comenzó una carrera que la abandonó tan rápido como la empezó, solo para años más tarde decir que se había graduado con honores, portando así un título inventado que no le correspondería pero que sin embargo nadie se molestaría en verificar, en este caso se trataría de la carrera de derecho, lo cual recordemos, es ilegal, ya que a diferencia de profesiones insignificantes como "licenciatura en matemáticas" o "sociología", este es un rubro que se requiere una licencia especial para operar.

Con este título inventado y la anécdota de un romance de verano con el presidente de todo los bolivianos, Zapata sabía que la vida le sonreiría, ya que en poco tiempo, una mujer sin formación, estudios o al menos algo de materia gris había sido nombrada gerente comercial de una importante empresa China que se encontraba haciendo negociaciones millonarias con el Estado ¿Cómo? Diciendo a todos que era la primera dama y madre de un hijo de Evo Morales.

Caso Zapata

Inicio

Álvaro García Linera mostrando los nexos entre Zapata, el Imperio, Samuel Doria Medina y Tuto Quiroga[4]

En el año 2016 se conoció que el presidente Morales habría tenido un supuesto hijo con Gabriela Zapata, a lo que ustedes seguro se preguntaran «¿Y? ¿Si Maradona puede tener más de 10 hijos regados por todo el mundo, porque Evito el semental boliviano no podría?» Claro, hay que considerar que este no sería ni el primer ni el último hijo que Evo tendría sin estar casado, el problema era que este supuesto hijo benefició enormemente a la señora Zapata, quien en aquel entonces era gerente de una empresa china que se encontraba haciendo negocios multimillonarios con el estado. Pero entonces ustedes volverán a preguntar«¿Y qué tiene?, seguro sos un camba envidioso pagado por el imperio, dejala a la señora hacer negocios no más», pero el problema que estos negocios se convertirían en ilegales al haber un evidente caso de tráfico de influencias, ya que nadie que tenga parentesco con algún gobernante podría hacer negocios por existir conflictos de intereses.

Una vez la verdad salió a la luz, Evo no tuvo más remedio que reconocer que había tocado la jalea de Zapata hace mucho tiempo atrás, cuando esta era menor de edad aún, y que fruto de estos sucios actos, había nacido un niño al que llamaron Ernesto Fidel Morales Zapata[5], el cual, según él, no sabía si estaba vivo o muerto, lo que hizo hundir más a Evo Morales ante la opinión pública, ya que pasó de corrupto ladrón a padre negligente y corrupto ladrón.

A pesar de haber admito tener un vínculo con Zapata y reconocer que era un pésimo padre y hombre, negó que haya existido el uso de tráfico de influencia de su parte, ya que al pensar que su hijo había muerto sin siquiera haberse cerciorado de esto, se distanció de Zapata, por lo que según él, todo se trataba de una "graciosa coincidencia", ya que aseguraba desconocer que su "ex amante" y "madre de su hijo" andaba haciendo "coincidentemente" negocios con el estado, los cuales "coincidentemente" eran realizados desde el despacho de la primera dama en el Palacio Quemado.

Repercusiones

Evidentemente la gente no creyó que todo esto fuera una "coincidencia", y eso se vio reflejado en el referéndum del 2016 cuando Evo Morales perdió en la consulta de su re-re-reelección. Gabriela Zapata, que en aquel entonces era protegida por el gobierno, fue encarcelada y acusada de haber hecho perder a Evo entre otros crímenes relacionados a la corrupción.

El pack liberado por Gabriela Zapata

Zapata evidentemente no se tomó muy bien estas acusaciones, ya que de estar callada y defender a Evo, empezó a revelar escabrosos detalles de esta relación. Primero admitió que el hijo aún seguía vivo, a pesar de que días antes había reconocido que estaba muerto, por lo que denunció a Evo de mal padre y esas cosas que pasan en las telenovelas. Evo en papel de víctima, pidió conocer a su hijo y demando a Zapata por maltrato psicológico, además de exigirle una prueba de ADN para probar si en verdad era suyo.

Pero el drama apenas comenzaba, ya que Zapata empezó a denunciar a varios ministros allegados a Evo, a quienes señaló como los responsables de haber orquestado la idea de hacerse pasar por primera dama para así obtener contratos millonarios con la empresa que ella administraba. Después, por algún motivo que aún no comprendemos del todo, Zapata liberó su pack[6], aludiendo tener también una relación con el ex ministro de la presidencia Juan Ramón Quintana, quien según ella estaba al tanto de todo los sucesos de corrupción, y como evidencia mostró captura de pantallas de charlas subidas de tono entre ella y Quintana. Obviamente, Quintana negó estas acusaciones y cuando la justicia le pidió su celular para corroborar los datos, este solo se remitió a decir que lo había perdido.

Juicio y condena

Reacción de los bolivianos

Cuando la cosa empezaba a ponerse más turbia según iban sumando las declaraciones, Gabriela Zapata fue confinada a una celda de mayor seguridad, a la cual no tendría acceso ningún reportero, después, sus abogados por los cuales se mantenía comunicada con el exterior, fueron perseguidos y encarcelados sin ningún motivo aparente, o a lo mejor ya sabían demasiado.

Los días pasaron y la gente andaba ansiosa de saber como continuaba la novela, sin embargo la historia tuvo el mayor plot twist de la historia de los plot twist, ya que Zapata después de haber acusado medio mundo, salía a decir que el hijo de Evo nunca había existido y todo lo que había dicho era una mentira, rarísimo. Es como si en el tiempo que estuvo incomunicada y sin abogados fuera presionada para retractarse y así eximir de culpas a Morales y sus allegados.

Finalmente Zapata fue condenada a 10 años de prisión y como era de esperarse, "no se encontraron pruebas suficientes que demuestren que Morales estaba implicado en un tráfico de influencias".

Lease también otros enemigos declarados de Evo

Referencias

  1. ¿A que suena una estupidez cierto? Pues es lo que actualmente creen miles de masistas
  2. Algo así como las "inferiores" del MAS
  3. Defínase como aquello que los católicos siempre hacen.
  4. Parece un chiste, pero esto en verdad paso
  5. Que nooo, que no es broma, en verdad se llamó así
  6. El cual nosotros muy amablemente proporcionamos el Zelda para que disfruten
  • 18 de abril Líder contemporáneo (+)
  • N