San Valentín de Terni

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
¡Ups! ¿No estarás buscando el artículo Día de San Valentín?
Valentín matando a un enano. ¿Porqué taché eso?

Valentín de Terni, Valentín de Roma o San Valentín a secas, fue un monje cristiano de la época de los romanos. O quizás fue un sacerdote cristiano de la época de los romanos. Aunque también puede haber sido un reputado obispo de la ciudad de Terni. O quizás nunca existió y es solo una excusa para vender peluches y chocolates el 14 de febrero, quién sabe. Solo se sabe de él que se llamaba Valentín, que vivía en Roma, y que usaba terno. Se supone también que está muerto, pero no se ha confirmado.

En su honor se celebra la fiesta del día de San Valentín, fecha en la que todos los enamorados del mundo son cruelmente rechazados y en la que las chocolaterías se hacen ricas.

Su vida[edit]

De su vida no se sabe nada. En lo más mínimo. No hay evidencia alguna de su vida, no hay relatos de su vida, y lo que más pone en duda su existencia: no hay prueba de que Roma, lugar en el que vivió, haya existido. Podemos claro, suponer algunas cosas, como que lo primero que hizo el pequeño Valentín fue nacer, que luego creció, creció, se hizo adulto, y después de un rato, se murió. Pero eso son solo suposiciones, ya que tampoco se ha comprobado que la gente nazca o crezca. Lo que sí se sabe es que, en caso de que haya existido, se murió. Porque no lo ves mucho por acá últimamente ¿no?

La leyenda de San Valentín[edit]

Cuenta la leyenda que, en épocas del emperador romano Claudio el Gótico, emperador más oscuro de Roma, era donde vivía San Valentín. Claudito era una especie de genio del mal que no creía en nada: ni en Dios, ni en el amor, ni en los Beatles. Lo que más odiaba era el amor: prefería la guerra y ver cómo ardía el mundo. Por eso se considera que fue una vida anterior de Richard Nixon, por su odio a los hippies.

La cosa es que Claudio prohibió las bodas, porque si los jóvenes se casaban dejaban de dar servicio militar y se ponían solo a dar servicio a la habitación con sus esposas. Así que ordenó que no habrían más bodas en el imperio, y que si alguien se casaba ya podía ir leyendo las guías de viajes de Francia.[1] Pero un buen día Claudio se entera que hay alguien que está oficiando bodas gratuitas y para cristianos, lo que enfurece al emperador (la parte de gratuitas) y manda a que lo arresten y lo tiren a los leones.

Lo verdaderamente sorprendente de su leyenda es que haya tenido pareja con esas facciones.

Así, arrestan al bueno de Valentín y lo meten a la cárcel (no tenían leones disponibles), donde conoce a la hija de su carcelero: Julia Apellido no disponible, y los dos se enamoran. Pero solo porque era ciega eh, que el tipo era más feo que un pecado, aunque tenía voz seductora. Como Julia era ciega y no podía ver, en sus cenas románticas Valentín le tenía que describir como era la comida y las cosas para impedir que se equivoque y se coma un insecto o el caviar. Así pasan sus noches (después de la acción) hablando sobre cómo es el mundo, hasta un día en el que súbitamente hay una especie de explosión divina y a Julia le vuelve la vista.

Todo lo acontecido fue contado al emperador por el padre de Julia, a quien no le hacía mucha gracia tener que escuchar sus noches de pasión (recuerden que era el carcelero y como Valentín estaba en la cárcel no tenía donde más hacerlo). Así que modificó la historia convenientemente para que pareciera que realmente Valentino la dejó ciega, y el emperador lo mandó a matar.

Así que el 14 de febrero de 269, en vez de hacer las acostumbradas orgías romanas y matar cabras, dedican el día a ver cómo Valentín es decapitado. Y, obviamente, cuando lo decapitan, se muere.

La leyenda dorada[edit]

Por más que suene, no tiene nada que ver con oro u orina. La leyenda dorada es un texto medieval cristiano que es una antología de cuentos cristianos para reír/reflexionar sobre la vida, en la que se incluye la historia de Valentín. Y es la misma, pero con la sorprendente y crucial diferencia de que Valentín había convencido a Claudio con sus discursos (más tarde serían recopilados por un feligrés alemán en el libro Mein Kampf, Mi Dios en español), pero el mismísimo mismo Satán lo convence de que mejor lo mate, por si las dudas. Y lo mata.

La fiesta[edit]

San Valentín declarándosele a la Virgen María, haciendo honor a su nombre.
Artículo principal: 14 de febrero

La fiesta de San Valentín no se celebró hasta muchos siglos después de su supuesta existencia, por flojera de parte de los papas. Así hasta las épocas de Gelasio I, que además de tener un nombre horrible tenía un profundo amor por las cabras, por lo que al observar la fiesta de Lupercalia con sus rituales afrodisíacos que involucraban matar cabras y desollarlas y comérselas decidió que debía parar. Y en vez de Lupercalia, instauró el día de San Valentín, y como los romanos no hallaban excusa para matar cabras en honor al santo, dejaron de hacerlo.

Después de eso el día de San Valentín fue en su mayoría ignorado, siendo incluso rechazado del santoral católico oficial, por la falta de orgías cristianas en esa fecha, siendo reemplazado por el día de San Prepucio de la Calzada. Así hasta la llegada del pervertido profesional Geoffrey Chaucer, quien escribió

Cita3.pngPor esto que fue enviado el día de San Valentín,
cuando cada ave su pareja ha de elegirCita4.png
Geoffrey Chaucer sobre el voyeurismo con las aves.

El poema no solo evidenciaba que el día de San Valentín era una fecha en extremo romántica, ya que los pajaritos arrimaban el pajarito y el día en general era en honor a San Valentín, que como se ha visto era un Romeo de primera, así que las gentes decidieron que era un buen día para intentar salir de la friendzone y ponerla. Rara vez lo consiguen.

Notas[edit]

  1. En esos tiempos Francia era la versión romana de Siberia, por razones más que claras

Véase también[edit]

Wikilogo botante.gif Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
San Valentín