Boris III de Bulgaria

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Boris III buscando la pacificación.

Boris III de Bulgaria (en búlgaro: Boris el Calvo) fue el penúltimo zar de lo que quedaba de Bulgaria tras la Primera Guerra Mundial. Intentó ser buen gobernante, pero sus primeros ministros y su propia alopecia se lo impedían. Como monarca fue filántropo y pacifista, lo cual lo llevó a aliarse a la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial (no lo decimos con sarcasmo, sino como ironía). En 1943, tras reunirse con Adolf Hitler para terminar su relación porque éste último era muy tóxico, Boris murió en circunstancias muy extrañas por combustión humana espontánea.

Biografía[edit]

En 1894, Fernando I de Bulgaria y su esposa, anunciaban con 101 disparos de cañón el nacimiento de su primer hijo, Boris. Empezaría mal porque esos cañonazos acabarían matando al pajarraco de dos cabezas, símbolo imperial de Serbia lo que haría que hubiera rivalidad entre las dos naciones.

Como les gustaban mucho las fiestas a los bulgares, Boris fue bautizado dos veces, una vez por la fe católica que era la de los padres del niño y la otra por la Iglesia Ortodoxa que era la fe del resto de los búlgaros que sí habían nacido en el territorio, no como el rey. Estos dos bautizos hicieron que el Imperio Otomano se pusiera triste pues no lo bautizaron en la religión oficial de Bulgaria, que era el Islam. Ah, sí, olvidé contarte que Bulgaria y demás países de relleno de los balcanes eran propiedad de los turcos desde hace como medio milenio.

Antes de cumplir un año Boris ya tenía muchos enemigos mortales, el papa León XIII lo amenazó de muerte por ser ortodoxo, Francisco José I de Austria hizo lo mismo por la misma razón, por otra parte el zar Alejandro III de Rusia lo amenazó de muerte por ser católico papista, finalmente el propio Imperio otomano lo amenazó de muerte porque era un príncipe de un lugar que ya tenía un Sultán y no necesitaba realeza europea.

Creció para convertirse en un pequeño genio, a los 10 años se licenció como mecánico ferroviario, lo que causó graves accidentes porque aunque tenía el conocimiento, sus pequeñas manitas infantiles no podían apretar las pesadas piezas de los trenes. No importaba, era adorable y todos lo perdonaban.

En 1912 se puso al frente del ejército bulgar durante la Primera Guerra de los Balcanes con tal de expulsar a los salvajes musulmanes y que la península balcánica disfrutara la paz. Más tarde su padre decidió que Macedonia se vería muy bonita con la bandera búlgara y procedió a invadirla, Boris al ver como su ejército era diezmado por una alianza entre el resto de los Balcanes (Serbia, Montenegro, Grecia, Rumania) con el Imperio otomano y más tarde todos estos se aliaron con el cólera, decidió que sería siempre pacifista.

Entonces durante la Primera Guerra Mundial Boris se volvería un hippie anti-guerra que hacía protestas contra su propio padre quien terminó metiéndolo a la cárcel para que se le quitara lo loco. Resulta que nadie se esperaba que las Potencias centrales entre las que se encontraba Bulgaria (que ni era potencia ni era central, pero bueno), los aliados liberaron a Boris, lo pusieron como zar y a su padre lo mandaron a freír espárragos a Alemania.

Reinado[edit]

Cita3.pngMientras su ejército peleaba en las filas de los Imperios centrales, el zar por el otro lado intentaba hacer la paz con los aliados temiendo por su remedo de vida. Sin contar que dentro de su propio territorio intentaron copiar la Revolución rusa de 1917, sin tanto vodka, pero sí con armas y cuchillos. Fernando ya conocía los spoilers de cómo habían terminado los Romanov, decidió abdicar a favor de su hijo Boris III diciendo al pueblo: "no me fusilen, tengo un hijo, fusílenlo a él".Cita4.png
Eric Hobsbawm en su nuevo libro.

Así fue, pero no fusilaron a su hijo, sino que lo hicieron el nuevo zar porque se había opuesto a la guerra y sí era un caballero, un ortodoxo y además él sí sabía hablar búlgaro, no como el antiguo zar que se limitaba a hablar en alemán y sólo sabía usar palabras obscenas bulgaras. Sin embargo las cosas estaban muy mal, su país estaba bajo ocupación extranjera, no había producción industrial y había hambruna porque las cosechas se las había comido un gordo. Los comunistas aprovecharon para ganar el poder político, pero a ellos Boris III también les caía bien, por lo que no lo fusilaron como a los demás reyes de la región.

Gobernar era difícil, no se podía poner de acuerdo con el gobierno antimonárquico de los comunistas, luego no se podía poner de acuerdo con el gobierno antimonárquico de los golpistas fascistas, tampoco podía ponerse de acuerdo con el no-gobierno de los anarquistas antimonárquicos. Alguien lo intentó matar dos veces, en una se salvó agachándose por una moneda en el piso y la bala pasó por arriba, la segunda vez pusieron una bomba en un maletín por donde iba pasando, pero un vago se robó el maletín y estalló más lejos.

Cita3.pngMantengo limpia la casa, podría venir el zarCita4.png
Ciudadano búlgaro cada día

El zar se volvió popular porque era un gorrón de primera, ya que salía a cualquier ciudad y se metía a comer y a dormir a la casa de cualquier ciudadano, hasta que algunas personas notaron que en realidad se estaba ahorrando la comida y el alquiler. También se le consideraba un héroe porque salvó a seis personas de morir ahogadas en el mar Negro (luego se supo que él lo causó, pero lo importante es que las salvó al final); además un día tomó el control de un tren en el que viajaba y se había descompuesto (el fabricante olvidó ponerle frenos, luego ese fabricante recibió una paliza.

Monarquía absoluta[edit]

Como Boris III no se podía poner de acuerdo con los gobiernos que se golpeaban entre sí, unos a otros muy constantemente, decidió que el único gobierno estable era de él mismo, por eso un día mandó a la cárcel al gobierno golpista, también mandó a la cárcel al gobierno que quería regresar (que también había sido golpistas), y de una vez mandó a la cárcel a los republicanos que querían hacer de Bulgaria una de esas repúblicas raras. Así pasó a tener control absoluto donde no había ministros, no había cámaras legislativas y malamente no había Inciclopedia.

Ya fue un tiempo después que no se podía poner de acuerdo consigo mismo y decidió convocar a nuevas elecciones, con la promesa de que si se seguían golpeando los gobiernos él los iba a golpear a ellos de nuevo.

Guerra[edit]

En los años 30's los turcos le tenían ganas a su país, por lo que pidió ayuda militar a Reino Hundido y a Francia, diciéndoles que al primero que le ayudara a él firmaría la cooperación, Alemania escuchó esto y aprovechó la situación, Boris III dijo "diablos".

Intentó llevase bien con todos, con los alemanes (a los cuales les compraba cerveza), con los franceses (quesos), a los británicos (té de la India), pero no pudo llevarse bien con Italia porque su calvo Príncipe quería su apoyo sólo porque los suegros de Boris eran italianos. Con quien no podía llevarse del todo bien era con los países de los balcanes, hasta que un día llevó quesos, cerveza y té a su contraparte de Yugoslavia y terminaron como amigos.

Cuando la Segunda Guerra Mundial comenzó Boris III diría: «Mis generales son germanófilos, mis diplomáticos anglófilos, la reina es italófila y mi pueblo rusófilo. Yo soy el único neutral en Bulgaria». Y tenía razón, Adolf Hitler lo invitó a participar con él, lo que Boris rechazó, la URSS lo invitó también y Boris rechazó, Hitler lo invitó de nuevo y Boris rechazó de nuevo, Stalin también lo invitó de nuevo y Boris rechazó de nuevo. No fue sino hasta que Grecia sería "invadida" por Italia, los valientes italianos rogaban por ayuda alemana pues los cobardes griegos los tenían pisoteados, cuando Hitler le pidió permiso a para atravesar Bulgaria, Boris dijo que no, por lo que Hitler dijo "bueno, me voy, pero séllame el boleto del estacionamiento", en realidad ese no era el boleto del estacionamiento, sino era la declaración de guerra a los aliados. Boris se sintió engañado pero ya no podía hacer nada y dijo "diablos".

Muerte[edit]

Hitler le pidió que le mandara a todos los judíos que tenía viviendo en Bulgaria pues quería reubicarlos en un lugar muy bonito. Boris se negó porque dijo que se había encariñado con ellos y pues sabía que el viejo Adolf no los trataba muy bien. Sabiendo que pasaría lo mismo que con su padre, el zar decidió empezar la paz secretamente con Estados Unidos y Reino Hundido, al saber esto el führer lo convocó a una reunión privada donde, según declaraciones del austriaco "estaban bebiendo un café tranquilamente cuando el zar sufrió de combustión humana espontánea" cosa que después fue validada por los médicos forenses del III Reich.

Luego de su muerte su hijo de 10 años asumió el trono como Simeón II de Bulgaria, quien le declaró la guerra a todos los países del mundo. Cuando el primer ministro se dio cuenta de esto ya era muy tarde y Bulgaria estaba siendo atacada por todos los países del mundo al mismo tiempo, al final se lo quedó la URSS y la monarquía cayó. FIN

Véase también[edit]