Miguel Campoviejo

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Cita3.png¡Clang! ¡Clang, cling, clang!Cita4.png
Campanas tubulares sobre Miguel Campoviejo
Cita3.png¡Ahí las dao!Cita4.png
Miguel Campoviejo sobre el comentario anterior, y plagiando descaradamente homenajeando a José Isbert
Cita3.png¡Bah! Las mías son mejogges... ¡y con gayos láseg!Cita4.png
Juan Miguel Jarra sobre todo lo anterior
Cita3.pngSu tartara tarta abuelo tocaba las campanas de la iglesia donde yó nací.Cita4.png
Miguel de Cervantes sobre Miguel Campoviejo
Cita3.png¿Quien?Cita4.png
Al oir el nombre Miguel campoviejo
Cita3.pngNo le gana a mi arpa eléctroacusticaCita4.png
Andreas Vollenweider sobre Miguel Campoviejo
Cita3.pngQuita eso, me da miedoCita4.png
Cualquiera Al oír el tema de Campanas Tubulares AKA Tema del Exorcista
Cita3.png¿Miedo? Si esta canción molaCita4.png
Fan del Miguelín sobre la cita anterior


Miguel Campoviejo (Mike Oldfield, en inglés) es un conocido músico, hijo de la Gran Bretaña y autor de diversos campanazos tubulares, algunos de los cuales dieron la campanada y otros no.

Historia[edit]

Miguel Gordo Campoviejo (“Miguelín”, según su madre, y “¡Cling! ¡Clang!”, según insiste él mismo en ser llamado pese a las amenazas de demanda por plagio del grupo Kraftwerk) nació en Inglaterra hará cosa de un montón de tiempo. Como aún le faltaban muchos años para llegar a la actualidad, y para entretenerse mientras tanto, el niño mangó tomó prestado lo primero que le vino a mano, que resultó ser una guitarra; sus primeros experimentos con ella resultaron fallidos, más que nada porque resultaba poco aerodinámica para lanzársela a su madre a la cabeza cuando no le gustaba el postre. Varios años y varias guitarras mangadas más tarde terminó descubriendo que, si bien su madre había aprendido a esquivar los guitarrazos, éstos sonaban más o menos armónicamente al estrellarse contra la pared. Nacía así una leyenda musical más, que pasaría a engrosar el Olimpo formado por prestigiosos intérpretes tales como Leonardo Dantés, Britney Lanzas o El hijo de put El Hijo Del Innombrable.

Comienzos musicales[edit]

Los comienzos fueron duros para el joven Miguelín; al escepticismo artístico de su madre, que pese a su habilidad esquivadora estaba hasta las

Apreciece la seriedad y sobriedad del músico

narices de recoger cuerdas y maderas del suelo (“es que estoy practicando acordes, mamá”), se había de unir el escaso interés de un público más fascinado en general por la última rayada del grupo Rosa Floyd o el último maquillaje de Pedro Gabriel. Y Miguelín estaba determinado a no abandonarse a más rayadas que las suyas propias, ni a más maquillajes que un cambio de pelo castaño a rubio pote, o viceversa, cada dos meses como mucho.

Eventualmente, el futuro millonario Ricardo “Rich-Ríchal” Branson (¿lo coges? “millonario”, “rich”, “Ríchal”, “Ricardo”… ¿lo pillas?… es igual, déjalo) vio una oportunidad en el pringao prometedor talento, y decidió dejarle barrer el suelo de su estudio musical y establo, The Manure Studio, donde además de tocar música tocaban sustancias más materiales y bastante menos agradables al olfato. En tan idílico entorno, Miguelín aprendió rápidamente a componer, y a no descomponerse.

Finalmente, un día que Ríchal no miraba y que los caballos estaban tranquilos dedicándose a sus cosas, Miguelín acertó a coger unos cencerros alargados que habían dejado por ahí para las vacas y, con su característica e intuitiva sutileza, probó a aporrearlos entre sí. El sonido resultante, aunque interrumpió en su clímax los nobles quehaceres de los caballos, dejó pensativo al incipiente artista, rumiando para sí que “semejante sonido de tal delicadeza no había sido oído jamás, ni siquiera en los Grandes Éxitos del Reggetón”, y que había que sacarle partido. Así se gestó otra leyenda (en realidad la misma, como se verá más tarde).

Campanazos por un tubo[edit]

Portada del famosísimo primer álbum de Miguel, "Campanazos por un tubo". En realidad eran cencerros, pero bueno...

El innovador álbum, que básicamente consistía (aparte de los mencionados cencerros, golpeados con fuerza más o menos hacia la mitad del disco, pero sin llegar a romperlo) en pasarse por el forro toda regla musical concebida hasta la fecha, más algunas que todavía estaban por concebir, no fue fácil de grabar. El aún inexperto Miguel siguió mangando pidió prestados todos los micrófonos de Inglaterra (la única que no se quejó fue Margarita Tatcher, que en atención al músico procedió a hacer sus discursos a grito pelado), y aún así no tenía suficientes para grabar simultáneamente todas las rayadas ideas musicales que se le iban ocurriendo sobre la marcha; desesperado, recurrió a un tal Viv Stanshall, que le ayudó a tocar algunos de los instrumentos y a beberse la mayoría de las cervezas; el resultado fue que el tal Stanshall terminó anunciando, hacia el final de la grabación, que se iba al desván a depilarse los nudillos, y si bien con cierta precariedad debida a los vapores etílicos, se fue dando tumbos y explicando en voz alta exactamente cómo pensaba hacerlo (parece ser que con las uñas); Miguel grabó todo esto, y lo incorporó al álbum. El éxito estaba asegurado.

Éxito, reclusión y vírgenes[edit]

El genio en persona

Inesperadamente, el disco tuvo en efecto éxito, especialmente cuando Guillermo Friedkin utilizó parte del mismo para amenizar los lanzamientos de vómito de la protagonista de la película “El exorcista”. Miguel no vio un duro en royalties durante bastantes años, pero Ríchal Branson se forró e inauguró con las ganancias un nuevo estudio y empresa discográfica en la que se sustituyeron los caballos por muchachas vírgenes (más tarde, Ríchal empezaría a comprar aviones, y luego estaciones espaciales, para hacer sus orgías satánicas... se ve que al hombre le gustaba follá por todo lo alto).

Miguel, por su parte, se agarró un cabreo de no te menees por no ver ni un chocho ni un duro de todo ello, y se recluyó en las colinas en las que había estado haciendo el cabra su sosias Miguel Collins, para inspirarse. Tan guerrera ambientación le llevó a su segundo disco, “Hergenkrudge” (de influencias germano-alpinas, y más aburrido que el discurso del Rey), y al tercero, “Mammadón” (de influencias italo-albaceteñas, y con unas sospechosas voces femeninas sugiriendo guarreridas), y al cuarto, y...

Crisis, encantaciones y (re)descubrimientos[edit]

Portada preliminar de un álbum de Miguel. Cuando la vio, le dio una crisis nerviosa, así que decidieron sustituir el título por el de "Cinco campanas más p'allá".

Amargao como estaba por los contínuos escaqueos económicos del Ríchal, pese a que Miguel seguía trabajando como un chino y aporreando todo lo que se le pusiera al alcance, el músico terminó volviéndose introvertido, elusivo y un tanto más-pallá-que-pacá; vamos, que estaba como quien dice convirtiéndose en material de Salsa Rosa. Para evitar semejante futuro, Miguel decidió inscribirse en un programa de Redescubrimiento Personá llamado “RaticuloGénesis”, pariente cercana de la Metagénesis y desarrollada personalmente por Carlos Jesús.

Tras terminar el curso, y tras casarse con la hija ilegítima de su instructor (y descasarse de ella a las cuatro horas, alegando que “no sabía por qué coño se había enamorado de ella”), Miguel estaba listo para comerse el mundo. Como primer plato, aceptó hacer una entrevista, y cuando el periodista le preguntó si había sido infiel alguna vez a su encantadora ex-esposa durante el matrimonio, Miguel le arreó un campanazo y juró no dejarse entrevistar nunca más, como no fuera en programas serios como el de Buenafuente.

Miguelón por estas épocas. No, no es un montaje, es de verdad una foto de él.

Allá por los años ochenta le dio por ser mas rockero, cosa que Ríchal vio mejor, por lo que lo obligaba a sacar más temas rock y reguetón y menos campanazos, a menos que estos fueran secuelas del primer campanazos por un tubo, porque Ríchal pensó, "hombre. si el primer cencerro vendió, sacar otros iguales debe vender mucho" También por aquel entonces un director de cine le ofreció hacer la música de una peli muy bonita sobre la guerra de Vietnam. Miguelón se arrepentiría de eso, ya que al final le acabaron violando desfigurando el trabajo, por lo que se cagó en todos los de la producción cuarenta millónes de veces, no sin antes rejurar que no volvería a hacer otra música de cine, ni aunque fuera el señor de los anillos.

A finales de los ochenta y principios de los noventa (si es que consideras 1990 todavía de los ochenta, entonces sólo en los ochenta), el cabreo de Miguel era más grande que el ego de un Argentino, ya que Ríchal aún le debía todos y cada uno de los duros que venía acumulando de las ventas de los desfiguros del Campoviejo. Ríchal tenía al artista encerrado en un calabozo en jaque, ya que si este hacía una obra que no fuera otro campanazo por un tubo, no volvería a ver la luz del día.

Forma preliminar de la portada de mammadok

Miguel, en un arranque de ingenio decidió mangar, y cito: Guitarras eléctricas, guitarras acústicas, bajo eléctrico, bajo acústico, cítara, bazouki, mandolina, ukelele, piano Steinway, banjo, órgano Farfisa, órgano Lowrey, zapatos, aspiradora, xilófono, marimba, bodhran, gaitas, baterías de arcilla, triángulo, pandereta, caja Wonga, árbol de campana, palillos, platillos de dedos, perro de juguete, melódica, sillas, salterío, spinet, arpa judía, silbatos, cuchara, uñas, flautas de pan, vasos de agua, afinador de guitarra, violín, balón y palo de punch, puerta, cachetada, auto Ferrari, cepillo de dientes, órgano Vox, radio falsa, contenidos de cajas de aeromodelismo, vidrio, martillo y balde, fuegos artificiales falsos, rototom, cabasa, bongos, dientes, caja orquestal, timbales, sintetizadores, kalimba, tubos metálicos largos delgados y colgantes (lista real, se los juro, la pueden buscar). Con este batiburrilo de inventos de El Ser Humano, Miguelón hizo una obra que dejaría a muchos cagados, ensordecidos, maravillados y nauseabundos. Todo al mismo tiempo. Mammadok había nacido. Bien diría un crítico una vez:

Cita1.pngEs casi como si cogiésemos a un indígena amazónico que nunca ha tenido contacto con nuestra civilización, quizá mejor un extraterrestre, y lo encerrásemos en un estupendo estudio de grabación con todas las mejores tecnologías del momento. Le damos unos cuantos libros sobre teoría musical para que aprenda qué es la armonía, qué es el ritmo, qué es un acorde, etc., y le damos también un buen montón de instrumentos musicales con sus correspondientes libros de instrucciones. Un año después abrimos la puerta y quizá nos ponga en la mano algo como AmarokCita2.png

Es una obra tán absurda, que la innombrable tuvo que ponerle una advertencia de salud, ya que su escucha es peligrosa para los mentecatos oreja de trapo. Los efectos de escuchar este disco padeciendo esa condición son considerados secreto de alto estado por lo grotescos que son.

En los años noventa (ya por fin en los noventa, osea de 1991 pa'ca) Miguel escuchó hablar de una tierra tranquila y apacible llamada Ibiza. Engañado por el mamerto de los bienes raíces que le dijo eso, fue y se compró una casita en la costa, a no menos de 3 centímetros de un club nocturno, que ya sabiendo en lo que se habia metido, decidió probar los frutos de esa tierra por todos los orificios que un hombre y hasta una mujer pudiera tener. Resultado de eso fue el tercer tubo dentro de su discografía, “Campanazos por un tubo 3, Misión Disco Marbella” (1998), un album con claras influencias de la región. Fueron tantos sus viajes astrales que se fue hasta el espácio, a tieras celtico-gallegas, o mas bien a una librería de libros viejos. Los estudiosos del tema aún discutel que opción fué, ya que en 1994 Cruzcampo Campoviejo publica el álbum “Las canciones de un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme”, con claras influencias cervantino-espaciales, a pesar de estar basado en un libro de Arthur C. Clarke.  El álbum narra las aventuras de El Quijote en el espácio, donde combate molinos de viento extraterrestres. Pasda esta etapa y la droga se le metió en Marbella el tito se involucró en un rollo medio New Age y hippie, que le dejó bastante mal parao.

El nuevo millenial[edit]

Supuesta portada del próximo álbum de Miguel, "De ratas y campanarios"

A finales del 2003 empezaron a surgir rumores sobre el que podría ser el próximo trabajo del músico británico. Poco se sabe aún del álbum, salvo su título preliminar, De ratas y campanarios, y que se trata de un disco doble que hablará (bueno, sonará) sobre las luces y las sombras, los campanarios y las ratas, la mala ostia y la mala leche; será, por así decirlo, un álbum tipo "ying yang", sólo que con más "yang" que "ying"... o algo así. Al final acabó siendo un truño llamado "La lúh + La sombrah" (2005) resultado del Miguelón producto de tener sepso trastear con el Garage Band y el vocaloid, demostrando que Miguel era otaku de closet todos estos años. O más bien un hipster, ya que el vocaloid ese explotó en fama gracias a la niña peliazul con un fetiche amante de los puerros, lo cual fue en 2007, y este disco es del 2005, por lo que el tito puede decir "Yo usé el vocaloid ántes de que fuera popular". Vaya asté a saber... Sus otros trabajos de la época son poco notables. Uno es un refrito remaster de el primer "campanazos por un tubo" que hizo en su ordenador un día que no tenía internet, y el otro es un álbum de chill-out ortero tán somnífero que cuando lo estrenaron en valencia durmieron a todo mundo en la sala del Reina Sofía. En 2014 le regresó lo rockero, como a todo señor de mediana edad, por lo que sacó "Hombre en las Rocas. Agitado, no batido" (2014) (ya sabe, porque rocas en inglés es rock, eh ¿lo pillan?). El único mérito de este álbum es que Hideo Kojima tomó prestado el un tema del disco para un trailer de Metal Gear Solid. Pobre miguel, siempre le andan robando sus temas. lo último que se ha oído del señor este es un intento de complacer a sus fans que se quejaban que ya paercía que su nombre fuera Miguel Camponuevo, de tanto sinte, Garage Bands, FL Studio y cortinillas que tenían sus discos, entonces tomó el fetiche más grande de sus seguidores, Mammadón, y le hizo una.. ¿Secuela? ¿Precuela? ¿Tributo? ¿Parodia?. Quién sabe. El caso es que para 2017 Miguelón tiene la desfachatez de lanzar Vuelta al Mammadón.

Se espera que dentro de poco salga Campanazos por un tubo v15.0.6.15 beta 4 y así, una y otra vez hasta que la vaca esté bien ordeñada.

Discografía[edit]

Todo ello no repercutió en la fama de Miguel Campoviejo, que con el tiempo explot exploraría nuevos y siempre variados territorios musicales, como demuestra su discografía:

  • “Campanazos por un tubo” (1973)
  • “Hergenkrudge” (1974)
  • “Campanazos por un tubo, Orchestral Orchestreishon” (1973)
  • “Mammadón” (1975)
  • “Encantaciones y Conjuros” (1978)
  • “Campanas de platino” (1979)
  • “QE-SO” (1980)
  • “Cinco campanas más pallá” (1982)
  • “Crisis Nerviosa” (1983)
  • “Discovery Chanel” - Presentando el single de éxito "Ámono Pa' Francia" (1984)
  • “Mil Islands” (1987)
  • “Terremoto” (1989)
  • “Mammadok (Mammadón, La Vengansa)” (1990)
  • Piernas Cielo Abierto” (1991)
  • “Campanazos por un tubo 2, El Ataque de los Sintes” (1992)
  • “Las canciones de un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme” (1994)
  • “Vochacher” (1996)


Wikilogo botante.gif Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
Anexo:Discografía de Mike Oldfield
  • “Campanazos por un tubo 3, Misión Disco Marbella” (1998)
  • “Miles de campanas... bueno, pongamos que cuatro y el cencerro” (1999)
  • “Tr3s campanas que sobraron de la vez anterior” (2002)
  • “Campanazos por un tubo 2003 XP Cansino Not Quite Original Edition” (2003)
  • "La lúh + La sombrah" (2005)
  • “Musica de las bolas” (2007)
  • Campana sobre campana” -remake en clave céltico-muñeira del clásico- (2009)
  • "Campanazos por FL Studio y ProTools (colaboración con Jamón York Stentzel)" (2013)
  • "Hombre en las Rocas. Agitado, no batido" (2014)
  • “Vuelta al Mammadón” (2017)

Presente acual de actualidad[edit]

En la actualidad el músico famoso por todo el mundo, con millones de seguidores y muchos conciertos al mes no sabía que hacer en su casa de Buckinghamshare, y porque estaba harto de espiar a su vecina Lara Croft, decidió empezar a regrabar sus primeros discos, porque no se le ocurria ni una tonada de timbre pero ahora usando su super mac modelo 2010 con windows 7 ultimate crackeado, en vez de su vieja grabadora de cinta de 4 canales con su cartón en el cabezal grabador. aprovechando la impresionante capacidad de 700 Mb de los cd's, incluyo en los regrabados sencillos, piezas ineditas y una que otra composicón suya producto de fumarse un buen porro su inspiracion divina, ya que en palabras del músico:

Cita3.pngLas musas me visitan, solo que se sientan en el sillón a comer queso y a tomar cervezaCita4.png
Miguel Campoviejo sobre todo lo anterior

Ahora el artista vive en las Bahamas, donde pasa los días rascándose los huevos y dando giras, pero a la mesilla del salón de su casa, porque el hombre no sale ni para ir a por el pan. Es más, se ha vuelto tán friki que su único contacto con el mundo exterior es una página del Feisbuk que seguramente administra su hijo.

Enlaces Externos[edit]

Miguelín vuelve loca a la audiencia ¡¡CON SOLO DOS NOTAS!!.

También sabe hacer videos salidos de un porro.

Miguelín dando el campanazo de las doce.


Wikilogo botante.gif Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
Mike Oldfield