Tió de Nadal

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Banderacat.gif Aquest article conté altes dosis d'humor català.

Si no ho entens és que ets menys català que un restaurant xinès.

REMEMBER, CATALONIA IS NOT SLOVAKIA!!!

Un Tío al natural, hasta se parece a Incicito.
Cita3.pngCaga Tió, un bon whisky amb turrons...!Cita4.png
Niños cantando la canción para hacerle cagar.
Cita3.pngNooo tío noooooCita4.png
Los mismos de antes cuando sólo cagó chucherías caducadas y no el iPhone 20.

El Tió de Nadal (en aragonés: Tronca de Nadal, en español: Cagón de Nada) es un ser mitológico y la versión catalana del Perrito de madera. Muchos incautos se piensan que el Tió de Nadal es el tío de alguien que se ha disfrazado para las fiestas navideñas, pero no es así.

Según la tradición, a este ser con forma de tronco de árbol se le debe alimentar durante el mes de diciembre con leche y galletas para que el último día se cuele en tu casa a través de la chimenea y te cague regalos, o eso es lo que se dice ahora sobre Papá Noel, porque también se le puede pegar con los palos y bastones más antiguos. Hoy en día es celebrada en Cataluña, Aragón y supongo que por Andorra también... No lo sé, búscalo.

Y cabe aclarar que no es el tío de nadie.

Historia

Tió aún más al natural, fíjese en la forma que hacen las dos frutas con el pepino.

Los primeros Tiós aparecieron durante el paganismo en la Península ibérica, hasta que con la llegada del Imperio romano la tradición quedó olvidada por los campesinos, no sería hasta el Siglo IX, cuando Carlomagno creó la marca hispánica en el norte catalán y aragonés, y la tradición de hacer cagar al Tió volvió a cobrar vida como una forma de distracción.

En el Siglo XV se utilizaron Tiós como animales de guerra para el ejército de los almogávares en la lucha contra los otomanos, y más tarde pasarían a servir al Imperio Español hasta que todos se jubilaron. A partir del Siglo XVIII la tradición empezó a ser olvidada en otros lugares de España, Francia e Inglaterra, quedando solo parte de la Corona de Aragón que aún maltrataba al Tió.

Con las nuevas tecnologías del Siglo XX, la tradición volvió a ser conocida, y se convirtió en una de las más escatológicas, llegando a ser comparada con el Tio1.jpg de Nadal. En el Siglo XXI la tradición está muriendo por culpa del Papacláu ese que importaron de Estados Unidos y los Reyes Magos.

Estudio evolutivo

Según estudios recientes, el tamaño del Tió ha ido disminuyendo en comparación con el tamaño de sus regalos, lo que podría ser un signo de selección natural entre las especies del tronco mágico. Una prueba de estos cambios se pueden observar si comparamos los Tiós que han perdurado durante estos últimos siglos. Por ejemplo, en el Siglo XIX los Tíos eran troncos gigantescos, talados de los árboles más grandes del Vallès o de l'Empordà, y sus regalos solían ser pequeñas chucherías. En el Siglo XX los Tíos empezaron a ser más pequeños, del tamaño de un chihuahua, y sus regalos empezaron a verse más voluminosos, como pelotas o muñecas. Finalmente, llegamos al Siglo XXI, donde miden lo mismo que una cobaya y por alguna razón te cagan toda la Pleshteshon 5, con caja incluida.

El futuro que le depara

Lamentablemente, están condenados a la extinción, y solo se acabarán celebrando en la Cataluña profunda, a menos que por alguna razón el Tió logre dominar toda España y pase a celebrarse en Madrid y en Andalucía como una tradición más, pero eso sería muy dificil.

Lo mejor que podemos hacer para seguir manteniendo la fauna tiotesca es celebrarlo cada Navidad, a ser posible que den más regalos para que los niños lo prefieran, y utilizar palos más adaptables para que sea más fácil pegar a los Tiós, solo así y con un poco de suerte podremos hacer que el Tió se mantenga activo por como unos 15 años más.

Tradición

De este árbol talan los Tiós.
Orgía clásica de Tiós.

La tradición del Tío (en catalanés: la molt honorapl·la tradiççiò de que fé cagar el cagaoncle tiò) puede variar según la familia, pero la norma estándar funciona más o menos igual: La familia catalana va al bosque más cercano (si vives en la ciudad pues te vas a cualquier parque barriobajero) y secuestra busca a Tiós en libertad que andaban por ahí para explotarlos llevárselos a sus casas.

Después de eso se les tapará con una manta y se les alimentará a base de mandarinas y plátanos (aunque ellos prefieran jamón ibérico), con el paso del tiempo el Tió crecerá y se hará más grande, lo que requerirá mayores porciones de comida. Una vez el Tió haya engordado para Navidad, los niños le pegarán azotes con unos palos lavados con agua (la higiene ante todo) y empezarán a cantar como si se tratase de un ritual.

Una vez realizado el cántico y los golpes, el Tió "cagará" regalos de todo tipo, al día siguiente estos desaparecen sin dejar rastro, quizás vuelven al bosque o los tiran a la basura, nadie lo sabe a ciencia cierta.

¿Dónde puedo conseguir yo uno?

Paséate por cualquier lugar con turistas de Barcelona y visita las tiendas y los quioscos de por allá, encontrarás una fauna salvaje de caganers, belenes, sombreros mexicanos y Tiós arrejuntados haciendo orgias.

Hoy en día también se le dice "cagatió", pero eso es la canción y no el Tió en sí, ¿o tu te llamas BuenosDías<inserta tu nombre aquí>?

Críticas

También existe el Ayuwoki de Nadal.

La tradición de hacer cagar al Tío ha sido criticada por diversas asociaciones antitauromaquistas y monoanimalistas. El grupo a favor de la defensa de los animales PETA pidió con una carta a la Generalitat de Catalunya que se prohibiese (o al menos, tomar medidas) contra los golpes que proporcionaban los niños humanos hacia estos seres conocidos como Tiós.

Aunque el gobierno catalán nunca dio una respuesta al respecto, varios partidos alguna vez la dieron. En el año 2003 el líder socialista José Luis Rodríguez Zapatero dijo que apoyaría las medidas catalanas para tratar al Tió que aprueben el Parlamento de Cataluña, años después el presidente catalán José Montilla, también socialista, trató de regularizar los tratos hacia estos seres, pero no se llegó a un consenso mayoritario por culpa del Partido Popular de Mariano Rajoy, que denunció este consenso al Tribunal Constitucional.

Tras el gobierno de Artur Mas no se ha vuelto a hablar al respecto porque ahora al gobierno sólo le importa la independencia de Cataluña, e ignoran los derechos animales del Tió.

En resumen, que tienes todo el derecho constitucional a seguir dándole a tu tío con tu palo, y al Tió de Nadal también.

Véase también