La Torre Oscura I: El Pistolero

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search


El Punterías
The Gunslinger
Latorreoscura2.jpg
Edición moderna y revisada de la tapa del libro, año 2003.

Autor
Stephen King

Idioma Original
Inglés

País
Estados Unidos

Traducción
John Cullum

Editorial
Tet Corporation

Fecha de Publicación
1982

Género
Fantasía oscura.

Calificación
Para toda la familia, los niños van a flipar colores cuando lean cómo muere Jake.

Premios
Premio disparos en Columbine a mejor novela.

Páginas
Increíblemente, menos de 300.


La Torre Oscura I: El Pistolero (traducción al español de su nombre original The Dark Tower I: The Gunslinger; también conocida en español de España como La Torre Oscura I: El punterías mogollón) es el primero de una serie de libros del escritor estadounidense Stephen King, conocido por haber escrito más de cuarenta libros, y un centenar de cuentos y poemas, lista reducida en un 93,7% si se excluyen aquellos escritos bajo influencia de sustancias psicoactivas. La historia original está basada en el poema épico de Robert Browning Childe Roland a la Torre Oscura llegó, el cual no tiene absolutamente nada que ver con la posterior novela del autor norteamericano; posteriormente revisada en 2003 para corregir inconsistencias producto de las lagunas en la cocainómana memoria de King.

King afirma haber tardado doce años en completar la novela, finalmente publicada en el económicamente inviable año de 1982. Fue remasterizada en 2003 para generar hype debido a la próxima publicación del quinto libro de la saga, porque en aquel año no existía el internet domiciliario y la gente se emocionaba con cosas superfluas como lanzamientos de libros y programas como el Teletón o Videomatch en lugar de ver tiktoks de gente completamente aleatoria diciendo que Dallas Review es sexista.

El primer libro de la Torre Oscura pasaría a la historia como el libro de la saga que absolutamente nadie leyó y serviría como catapulta para los otros siete libros que la componen, saga que tardaría veintidós años en completarse, no como Frank Herbert y George R. R. Martin que son muy flojos como para completar las suyas, el primero porque está muerto y el segundo porque está muy ocupado muriendo en Elden Ring.


Personajes

Clint Eastwood y el niño de Sexto Sentido, netflixizados en 2017.
Roland Deschain

El último pistolero de Mundo Medio, al principio de la novela se encuentra persiguiendo al hombre de negro[1], un tipo llamado Walter O'Dim, con quien tiene una relación cargada de un nivel de tensión sexual solo superado por la relación entre Cloud Strife y Sephiroth en Final Fantasy VII. Los pistoleros eran la máxima autoridad de Mundo Medio siendo que eran quienes resolvían cualquier disputa y tenían la última palabra en todo (posiblemente porque resolver discusiones con ellos implicaba morir acribillado) hasta la caída de Gilead, hogar de Roland y ciudad capital de la extinta nación de Nueva Canaán, algo así como Nuevo México pero de otro mundo y con racistas, supremacistas blancos y Pantera incluidos. Su edad es completamente incierta, dándose a entender que él en realidad es antiguo, quizás tanto como Dios pero no tanto como Mirtha Legrand.

Walter O'Dim

El némesis de Roland. Su gran enemigo. El Obsama de Bush. El Freezer de Vegeta. La ausencia de sentido común en Romeo y Julieta. Es incluso más viejo que Roland, tanto que afirma haberle dicho a un altruista como Nerón que los ciudadanos de la gran Roma necesitaban calefacción, lo que también le confiere el guionazo de poder viajar entre distintos mundos.

Marten Broadcloak

Un mago legendario, enemigo del padre de Roland, hay una línea en el libro la cual describe perfectamente su personaje:

Roland miró el cuello de su madre. La marca de amor que el mago había dejado en la tersa piel de su cuello resplandecía y ella no sabía cómo ocultar su vergüenza. De súbito, un frío aire se hizo presente a las espaldas de Roland y unas palabras suavemente susurradas resonaron en su oído derecho. Marten le estaba pidiendo a Roland que lo llamara abuelo, ya que Gabrielle Deschain, su madre, también le decía papi.
Jake Chambers

Stephen King es tan jodidamente bueno escribiendo que predijo al niño de El sexto sentido. Haley Joel Osment es encontrado por Roland en una estación de paso perdida en el Mundo Medio tras haber muerto en el mundo real en lo que sería la reencarnación más rara de la historia porque no apareció ni en el cielo, ni el infierno, ni con setenta y dos vírgenes, lo que podría generar un escándalo mundial si se diera a conocer al público. Pero como está muerto y no va a volver a su mundo no importa en lo más mínimo. ¿No?

Argumento

Los pistolones con las culatas de madera de sándalo conservan aún el aroma de la corte de Artur Eld.

El desierto

El trabajador sin paga huía a través del desierto y Roland Clint Eastwood iba en pos de él. Así comienza el magnum opus original de King[2]. El desierto de Nevada era abrasador, y el silencio era únicamente interrumpido por cosplayers de Naruto intentando infiltrarse en el área 51.

El mundo se había movido. Y no como Chile que danza al ritmo de Shaky Shaky, sino que se había movido metafóricamente en un evento conocido como aquella vez que Stephen King comenzó a respirar blanco, utilizado para justificar toda inconsistencia argumental.

Roland, habiendo caminado por todo el estado porque no tenía dinero para un Uber, llega al rancho de un hombre llamado Brown, dueño de un cuervo de nombre Zoltan. Allí, Roland empieza a tener un flashback en el que está sentado en una hamaca en el pueblo de Tull, también conocido como Las Vegas (1895), que había sido anteriormente visitado por el trabajador sin paga, también llamado el hombre de negro, también conocido como Walter, también conocido como RF, también conocido como Flagg, también conocido como... ¿de verdad tengo que escribir a todas sus encarnaciones?; siendo este víctima de un grave caso de personalidades múltiples. Allí en Tull, Walter resucitó a un sujeto que había muerto de sobredosis y convirtió a todo el pueblo a su culto, comenzando por la líder del lugar, a quien hizo que poseyera un demonio usando la magia del lavado de cerebros. Roland se pasó parte de sus vacaciones en Tull compartiendo tiempo con una amante que se había conseguido, todo para que la líder del pueblo los embosque y la situación escale al nivel en que finaliza con Roland matando a todos los noventa y nueve habitantes de Tull ya que sus pistolas, unos enormes pistolones con culatas de madera de sándalo poseen un poder llamado balas ex machina, que permite tener las recámaras de las armas permanentemente cargadas.

Jake, veo gente muerta y la estación de paso

Jake Chambers mirándose al espejo.

Finalizado el flashback, Roland sigue su camino hasta llegar a una estación de paso en la que encuentra al niño de El sexto sentido, ahora rebautizado como Jake Chambers y quien había muerto en el mundo real. Mientras le da algo de comida, Roland, como es un tipo amable y que sabe de consentimiento, hipnotiza a Jake sin el mismo. El chico le cuenta que había sido asesinado por un tipo que lo empujó en el medio de una avenida en Nueva York, por lo que seguramente su asesino era corredor de bolsa y estaba teniendo un mal día. Roland le dice que olvide y, antes de que ambos abandonen la estación de paso, se encuentran a un demonio parlante poseyendo un esqueleto en el sótano del lugar. Este último, feliz porque hacía siglos que no conversaba con nadie, le cuenta a Roland que se sentía muy solo viviendo allí y que sentía la necesidad de poseer a alguien para que la soledad no le quitase la poca cordura que le quedaba, pero Roland es bastante hijo de puta y arranca la mandíbula del esqueleto que usaba el demonio para hablar.

Roland tiene otro flashback y recuerda aquella vez que estaba haciendo cosas de niño en edad de crecimiento junto a su amigo de la infancia Cuthbert, aprendiz de pistolero igual que él; como jugar con la pelota, a la mancha, y a arrojar migajas en los pies del cocinero del castillo donde vivían, quien estaba muy ocupado estando muerto y colgado en una horca. Actividades lúdicas. Ese día, al volver a su casa, recuerda haber visto a su madre hacer sentadillas con Marten Broadcloack. Furioso, Roland confronta a su maestro buscando convertirse en un pistolero para tener la autoridad de colgar a Marten ya que es lo que cualquier niño de trece años con pleno uso de sus facultades mentales haría. Cort, el maestro de Roland, acepta el reto y le dice que si no vence, deberá irse al exilio, porque exiliar niños es una práctica bien vista socialmente. El estado no debería hacerse cargo de aquellos que fracasan desde tan temprana edad y en Gilead aquella regla era oro. Roland sorprende a su maestro utilizando su mascota como arma, un halcón llamado David, que le desfigura la cara a Cort en un combate justo y que cumple con todas las regulaciones estatales.

Orgulloso, el joven Roland se dirigía a condenar a muerte a Marten pero primero debía pasar otro rito de iniciación e irse a discutir filosofía con una prostituta en un acto muy maduro de su parte. Acto interrumpido por el padre de Roland, quien lo manda de vacaciones a México como castigo por ser impulsivo y juvenil, características nada propicias en jóvenes de trece años. Habiendo acabado el flashback y salir de la hamaca donde estaba sentado, Roland y Jake finalmente abandonan el desierto y llegan a un lugar otrora conocido como California. Allí encuentran un círculo de invocación poseído por otro demonio, el cual intenta poseer a Jake. Roland lo impide y tiene relaciones sin protección con el demonio, que toma la forma de un antiguo amor del pistolero, Susan Delgado. El demonio, un ente de ectoplasma que dios sabe cuántas enfermedades venéreas tendría, no tenía idea en dónde se había metido. Tras fumarse un cigarro y decirle al demonio que ha tenido mejores, Guts Roland se va y deliberadamente olvida al chico, quien a pesar de que eventualmente dentro de tres libros se revelará que es telépata y sabe que va a morir sigue al pistolero en un claro ejemplo de ausencia de figura paterna.

Qué buen tema tiene Twin Peaks y el hombre de negro

Cita3.png El Rey Carmesí amenazando a Walter para que no falle. Cita4.png
Dibujo: Hirohiko Araki.

Llegan a Twin Peaks, donde ven a lo lejos al hombre de negro quien les deja un cartel de dos metros de altura que tiene dibujado al Gallo Claudio diciendo "Jake chico te vas a morir, digo digo digo si sigues por las montañas con el viejo te vas a morir.", a lo que Roland hace caso omiso porque no tiene la menor idea de quién carajo es Jake y si lo sabía, se le había olvidado. Recorren los túneles que atraviesan las montañas con un carro minero que el buen Esteban Rey les había dejado para que usaran, un tipazo. Todo marcha a la perfección hasta que son atacados por unas criaturas a las que Roland llama mutantes lentos. Jake los ve y no entiende la parte de mutantes ni la de lentos, ya que quienes los están atacando son punks californianos fans de la serie Twin Peaks. Roland los amasija a tiros a todos los punks lentos y finalmente llegan al final del camino, donde el hombre de negro espera. Jake comienza a caminar pero el terreno a su alrededor comienza a resquebrajarse y Roland se enfrenta al dilema del tranvía, si salvar a Jake o permitirse un retraso de cinco minutos, levantar al chico e ir a hablar con el hombre de negro. Como lo segundo es un engorro, Roland decide que Jake caiga al abismo., no sin que este último le diga antes de caer "Te vas a ir a la mierda en otros mundos además de este".

Finalmente reunidos, Walter, el hombre de negro, le lee la fortuna a Roland con un mazo de cartas de tarot porque habría estado de vacaciones en Machu Picchu y habría conocido un hippie legendario que le enseñó a adivinar el futuro. Le muestra cuatro cartas que marcarán su futuro y las cuales son El Marinero, El Prisionero, La dama de las sombras y La muerte, demostrándole al lector común que ese mazo estaba arreglado porque aquellas cartas eran, muy probablemente, proxys de Magic: The Gathering en lugar de cartas de tarot. También le dice que los dos son peones del Rey Carmesí, quien está en control de la Torre Oscura, y, aprovechando la ignorancia de Roland en lo que a tecnología moderna se refiere, no se da cuenta que en realidad el lugar adonde lo había llevado Walter era una cabina de Stagecraft. Este último, que posee el poder del CGI y del guión de su lado, le muestra a Roland una visión del universo y de los planetas del sistema solar así como también lo provoca revelándole que seguía esperando que Roland lo llamara abuelo, ya que su otra identidad es la de Marten Broadcloack, y amenaza a Roland para que abandone su búsqueda de la Torre Oscura. El pistolero se niega por lo que Walter le tira un frasco de cloroformo y se va, con tanta suerte que el mundo se movió en aquel preciso instante, lo que ocasionó que en el mundo pasaran diez años en un instante.

Walter aprovechó el sueño de Roland, buscó un esqueleto, le puso sus ropas y se fue, cometiendo el error que cometen todos los enemigos principales en los mangas de shonen de dejar vivo al protagonista. Un largo tiempo después el pistolero despierta y toma la mandíbula del esqueleto que él cree es de Walter, revelando un extraño fetiche que tiene Roland con las mandíbulas. El pistolero sigue su camino, ahora viajando hacia las orillas del mar del oeste, también conocido como Los Ángeles.

Véase también...

Referencias

  1. La versión revisada reemplaza la original, en la que Roland era Clint Eastwood persiguiendo una persona de raza negra porque no quería cosechar el arroz.
  2. Netflixizado en 2017 y reemplazando la figura de Clint Eastwood por Idris Elba así como al trabajador sin paga por Newton Knight
La Torre Oscura
Precedido por:
Nada
La Torre Oscura I: El Pistolero
1982
Sucedido por:
La Torre Oscura II - La llegada de los tres