Catalina la Grande

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Castillo Disney.png
Catalina II de Rusia
BanderaRusia.png
Catalina la Grande.jpg
Coco Channel
Escudo rusia.svg
Zar de Rusia
por mucho tiempo
Reinado o lo que sea 34 años
Residencia Palacio de Verano
Hechos Ser la única grande además de Pedro
Predecesor Sucesor
Pedro 3.0
Pablo 1.0
Personal
Nombre de verdad Sofía quién sabe qué
Nacimiento Defunción BanderaImperio Ruso.png Primer Imperio Ruso
BanderaImperio Ruso.png Primer Imperio Ruso
Casa Irreal Casa de Románov.png
Casa de Románov
Estado actual Sepsualizado
Familia Nicolás II de Rusia (sobrino tatataranieto)
Anastasia Romanov (sobrina tatatataranieta)
Relaciones Con cualquier chico que le gustara
Enemigos Su hijo


Catalina II de Rusia o Catalina la Grande (en ruso: Ekaterina la Grandovski, Pomerania,​ actual Polonia, 1729 - San <inserta tu nombre aquí>burgo, Imperio ruso, 1796 según el calendario inciclopédico gregoriano) fue emperatriz de Rusia durante 34 años, desde que enviudó cuando su esposo (Pedro el Pequeño) aún estaba vivo[1] hasta su propia muerte cuando su hijo le puso una almohada en la cara[2].

Después de como 50 años desperdiciados en el imperio, Catalina que ni era rusa ni era Románov, decidió retomar el legado de Pedro el Grande de alejar a Rusia de ser una taberna medieval para convertirle en un país más o menos civilizado (cosa que más o menos logró). A ella se le adjudica el florecimiento jurídico (cambió la ley "por mis cojones", a "por mis ovarios"), artístico, cultural, territorial y gastronómico de Rusia, y por ello (y también como eufemismo de su talla) se le adjudicó el título de Grande.

Biografía[edit]

El padre de Catalina era un príncipe pobre que lo único que podía heredar era su sangre azul (llena de enfermedades hereditarias por la endogamia) pero que era respetado en Prusia. Ella nació con el nombre de Sofía Federica Augusta, que aunque no lo crea era bonito en esos tiempos, y fue educada por tutores franceses que a falta de dinero su padre pagaba con algunos mililitros de su sangre azul en frasquitos económicos (se tomaban muy en serio eso de ser noble).

Que ella fuese la prometida del zarevich se debió a una negociación entre el conde Pátula Lestocq y Federico II de Prusia que querían afianzar la amistad entre Prusia y Rusia, porque el hecho de que sus países se llamaran casi igual, y debilitar la influencia de Austria (que tiene un nombre muy diferente).

La princesa Sofía inmediatamente comenzó a hacer lo que hacen las princesas de los cuentos de hadas quedarse en estado catatónico ser buena con la servidumbre, ser amable con su horrible príncipe azul, ser la favorita de su suegra, y, sobre todo cantar con animales del bosque aprender la lengua, las tradiciones y los insultos del pueblo ruso, para eso tuvo que convertirse a la falsa religión de la Iglesia Ortodoxa rusa (todos saben que la verdadera es la Iglesia Ortodoxa griega) y fue bautizada como Ekaterina, porque aparte de sonar genial, es uno de los dos o tres nombres para mujer en idioma ruso.

El golpe de Estado[edit]

Su esposo, el emperador, a menudo era confundido con un duende del bosque.

Si había algo en lo que Catalina no creía era en la abstinencia sepsual, pero su esposo Pedro III sí y era bastante bueno en ello, él estaba más interesado en el Minecraft de esa época, que era hacer maquetas con soldaditos que en fabricar zarevich herederos. Por eso Pedro III se consiguió una amante (con la que no follaba, pero sí armaban juntos las maquetas) y Ekaterina respondió yendo a la cama[3] con cada macho que se le cruzara, entre ellos destacan el embajador británico, el rey de Polonia y el tatatatatarabuelo de <inserta tu nombre aquí>, sin mencionar que les enviaba el pack (dibujado por el pintor de la corte) a Diderot y a Voltaire, porque además de amar poner los cachos, también amaba la Ilustración liberal.

En resumen, Catalina había convencido por medio del amor a la Guardia Imperial Rusa que sus miembros eran importantes para ella, algo que el emperador nunca había intentado, así cuando Pedro se fue de vacaciones a Holstein con sus seres más queridos (entre los que se incluía a sus perros, sus pollos, pero no a su esposa ni a su "hijo"), la Guardia depuso a Pedro como emperador, esto se logró haciendo que firmara su abdicación engañándolo con el viejo truco de "firme aquí si no es tonto". Para desgracia de muchos Pedro moriría un corto tiempo después cuando intentó comerse su propia almohada. Otros reclamantes al trono de la familia (de la rama dinástica de Iván el Terrible) también morirían el mismo día atragantados también por sus almohadas (según la versión oficial del gobierno imperial).

Gobierno[edit]

Rebelión zombie y su primera guerra con Turquía[edit]

Yemelián Pugachov fue condenado a pasear a caballo mientras la gente lo insultaba y le arrojaba tomates, nunca pensaron que se extendería 5 años su vida porque los tomates le daban energía.

El gobierno de Catalina comenzó mal, un cosaco llamado Yemelián Pugachov declaró que ser el zombie de su difunto esposo que había regresado a comer cerebros y por el trono de Rusia, muchos campesinos y mineros se lo creyeron, sobre todo porque no se bañaba y olía a muerto, y organizó un ejército que se dirigía a San Pedroburgo.

Catalina, preocupada (porque para variar ya había iniciado otra guerra contra Turquía), ideó una trampa: cambió los señalamientos de los caminos de lugar, colocándolos para que guiaran a Constantinopla en lugar de San Petersburgo. Así los rebeldes atacaban la capital del Imperio Otomano creyendo que era la capital de Rusia, distrayendo a los soldados turcos que estaban peleando contra el ejército de Catalina y haciendo que el Imperio ruso se quedara con Crimea (esta jugada magistral fue aplicada en 2014 por Vladímir Putin contra el ejército ucraniano con similares resultados).

El rebelde escapó a penas por los pelos, pero ya lo estaban esperando los rusos que lo condenaron a caminar por la nieve con unos troncos atados de sus testículos mientras unos osos polares lo perseguían, pero Catalina lo indultaría porque además de ser un enemigo, también había sido un héroe de guerra, así que le cambió la condena por una pena de muerte con una simple cuerda, un verdugo y un festival.

Política externa[edit]

Catalina vista por sus aliados.

Una serie de circunstancias hicieron que su querido rey polaco fuese depuesto del trono y ella reaccionó como cualquiera de nosotros lo haría, se quedó con Polonia para sí misma, para evitar conflictos internacionales le regaló un poco a Prusia (la parte más fea). Por este motivo (?), Turquía le declaró la guerra nuevamente a Rusia, y Rusia volvía a ganar más territorio, y Turquía volvía a declarar y Rusia a ganar, hasta que los musulmanes aprendieron la lección su territorio era más pequeño y el territorio ruso era más grande.

Los problemas no tardarían, las poblaciones ya existentes y además las nuevas eran muy diferentes entre sí, unos llevaban barbas y otros no, unos hablaban ruso y otros no, unos pagaban impuestos y otros no, así que hubo una acción disciplinaria, sobre todo para estos últimos, que eran los ucranianos, bielorrusos y judíos (sobre todo a estos últimos, de nuevo) obligándolos a vivir en la parte más fértil y cálida del territorio, lo que a ojos de nuestra época se sabe que es discriminación, pues los judíos del siglo XIII deseaban colonizar el Polo Norte para alejarse de sus enemigos naturales: los no judíos.

Pero hablemos de cosas importantes, la vida de Catalina no dejaba de ser emocionante, seguía dando su amor a cuando mozo le gustara no importa si era 10, 20 o 30 años menor que ella, mientras les proveyera de siervos, riqueza y papel higiénico de oro sólido para sus royales traseros, todo estaba bien. Mientras mejor sepsualmente se sentía, más territorios conquistaba y más arte y cultura occidental llevaba a sus dominios, y ¿por qué no? Aprovechaba la estadía de los artistas y hombres de cultura para conocerles más "a fondo".

Al principio de su gestión, en Europa se le consideraba una monarca ilustrada, sabionda y super-sexy, como a una Venus paleolítica, bastante progre por el hecho de sextestearse mensajearse con los ilustrados, sin embargo tras el triunfo de la Revolución francesa, los sublevados antimonárquicos esperaban que siguiendo los ideales, ella se guillotinara a sí misma y a los miembros de su corte, cosa que no hizo por razones desconocidas. Tras esto se hizo fervientemente antiilustrada y envió a sus amigos progres a un campamento eterno a Siberia. Prosiguió mejorando su ejército y su economía para competir con los demás países de Europa del siglo XIX y mantuvo a su población bastante feudal para competir con los demás países de Europa de la Edad Media.

Pablo I y muerte[edit]

Y mientras ¿qué sucedía con el legítimo emperador Pablo I de Rusia? Su vida fue difícil, durante su primera parte de su vida le habían dicho que era hijo del lechero, del panadero o del jamonero, por lo que no podía considerarse un Romanov, pero conforme fue creciendo se le notó igual de feo e incapaz como al antiguo zar Pedro III, lo que no dejó lugar a dudas su procedencia.

Considerando que su madre gobernaría hasta que llegara a la mayoría de edad, se topó con la sorpresa de que Catalina había cambiado legalmente la mayoría de edad de su heredero de los 18 años a los 90 años, por lo que le quedaba mucho de espera. Tomado por lo que era, un tonto y un poco demente, no se le respetaba en el Palacio, ni en el pueblo ni en el extranjero y mucho menos en su familia con su madre queriéndolo abortar hasta los cuarenta años del príncipe, por lo que tuvo que salir del país un tiempo. A su regreso a Rusia, Pablo tuvo una pelea a muerte con almohadas con Catalina, terminando en la muerte de la anciana por "atragantamiento de almohada", lo que cerraría el ciclo más grande la historia de Rusia hasta la llegada del zar Putin I.

Referencias[edit]

  1. Pedro III sobrevivió aún 3 años después de que su esposa enviudara, pero no era nada que la guardia imperial no pudiera remediar
  2. Según el zarevich heredero, era para acabar con su sufrimiento, pues alegaba que su madre sufría de mal aliento y que no podía dejarla en tan lamentable estado
  3. Aunque no sólo a la cama, también en la tina del baño, en el jardín y una vez en un globo aerostático