Batalla de Lepanto

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Batalla de Lepanto
Parte de Las guerras Habsburgo-otomanas
Batalla Lepanto.psd.jpg
Fiel representación de la batalla de a Lepanto.

Fecha 7 de octubre de 1571
Lugar Mar Jónico, Grecia.
Resultado Victoria cristiana.
Conflicto ¡Gloria a Cristo en las alturas!
Casus belli El Otomano me miró feo.
Cambios territoriales Ninguno porque era en el mar.
Beligerantes
Imperio Otomano Santa Liga de Supercristianos
Comandantes
Ali Bajón Juan I de Austria
Fuerzas en combate
88 000 hombres. 86 000 hombres.
Bajas
40 000 bajas. 10.000 bajas y el brazo de Miguel.
Cita3.png¡Atrás, otomanos! ¡Nadie arruinará el comercio del Mediterráneo más que yo! ¡Y tal vez Venecia!Cita4.png
Felipe II de España , casus belli.

La Batalla de Lepanto o también conocida como la "batalla del Espanto" por los turcos de avanzada edad que añoran los logros del Imperio Otomano, fue una batalla que ocurrió en Lepanto. Es considerada la batalla más importante... de la edad moderna. Por lo tanto, eran comunes las velas que velaban para que puedan roncar con tranquilidad y los típicos cristianos que se memorizaban los versículos de aquel libro ¿erótico? denominado La Biblia.

Aún así, el relato del manga es mejor, sobre todo por incluir la escena de la mano de Cervantes de manera más explícita, escena que fue recortada por los censores de la FOX.

Antecedentes[edit]

Remontémonos en un siglo del primer milenio. No el de las luces, donde era frecuente ver cabezas rodantes, ni tampoco el siglo XX con sus sucesos bombardeantes, literalmente. No, fijemos la vista hacia el siglo XVI. Habían infidelidades, roces, y varios conflictos similares a las novelas turcas, pero hubo un hecho que detonó el conflicto entre cristianos y Otomanos.

Chipre.

Pueda que Chipre suena a una marca de chocolates con nombre llamativo como Gansito o Carlos V, pero sorprendentemente existe y es una isla ubicada cerca de Grecia. Y hablando de chocolates, el hijo de Carlos V, Felipe II junto a su fiel esclavo Juan de Austria (El Jon Snow de la época), el Papa que dice Pío (la paloma de la Paz estuvo afectando su comportamiento), integrantes de Génova que no tiene nada que ver con El reino mencionado en esa película de Disney, entre otros, decidieron conformar la Liga Santa. ¡Santa cachucha!

Las razones por las cuales se inició el ataque fueron diversas, aunque en palabras más, palabras menos Europa se veía amenazada por el crecimiento del Imperio Otomano, que estaba creciendo a pasos agigantados, como si usara PediaSure, ¡compre ya!. Más grande que <inserte sujeto conocido con gigantismo>. Y ya sabemos que los imperios grandes y el papa no se llevan bien.

Tanto Juan como el almirante Alí Bajá no estaban dispuestos a perder en este “juego” de hundir la flota. En especial Alí, que no bajaba la cabeza ante su autoridad de jerarquía superior.

El papa Pío V, único miembro católico de la liga santa, saludando vestido de Papá Noel.

Por un lado encontramos a la liga Santa, que previo al embarque tuvo una disputa Juan con Sebastián Veniero. El último se quejaba de algunos arribistas que eran presumidos o aplicaban la doctrina española de cinco miran y uno trabaja. Juan le juró que eran competentes y hábiles por Dieguito Maradona Dios y Sebas aceptó mientras se mordía el labio.

Conforme a los libros de historia, la flota combinada era un espectáculo con más de 200 galeras y 22 grandes veleros, tripulados por 43.000 remeros y casi 13.000 con trajes de marinero. Lo más importante es que los cristianos llevaban sujetos armados hasta los dientes a bordo: un total de 28.000. De estas, 7.000 eran mercenarios alemanes y 6.000 italianos, aunque las tropas mejor equipadas, eran los 10.000 españoles. Como verán, eran tiempos donde los combatientes marítimos pretendían que los peces tengan mucha compañía sin previo aviso. Que solidarios ¿o no? Siempre preocupándose por la fauna abisal.

La batalla[edit]

*Sonidos de percusión y voz de locutor de Nat Geo*

Estuvieron un buen rato mirándose antes de empezar.

Era un 7 de Octubre del 1571, dos bandos se encontraban. En la izquierda, los cristianos que recitaban con sus majestuosos equipamientos que Cristo era la salvación (mientras los vigoréxicos besuqueaban sus bíceps). Por el lado derecho encontramos a los Otomanos, un grupo de árabes bomba. Claro, bombas de madera, que en esas épocas no existía el metal.

Como era de esperarse, los otomanos, quienes estaban actuando por los cojones del sultán (los más importantes de todo el Medio Oriente) hicieron la formación de la Luna, que según el Corán trae suerte (Número para hoy: 42). Los cristianos lo hacen en tres cuerpos formados en línea, y con una reserva en la retaguardia. Por si las moscas ocurre algún infortunio.

Como toda batalla, un líder debe incentivar a los reclutas y demás infantería afectar sus hormonas para mejorar el potencial de ellos y desencadenen explosiones superiores a un film de Michael Bay. Así que se mandaron un discurso para excitar... los ánimos:

Cita1.pngHijos, a morir hemos venido, a vencer, si el cielo así lo dispone. No deis ocasión a que, con arrogancia impía, os pregunte el enemigo: ¿dónde está vuestro Dios? Pelead en su santo nombre que, muertos o victoriosos, gozaréis de la inmortalidad. Eso o un bonito funeral XDCita2.png

Con la batalla a punto a comenzar, Juan y su contrincante Alí Pacha hicieron un cruce de miradas con una vista de lince. Aproximadamente a las 11 de la mañana, el combate comenzó.

La batalla (ahora sí)[edit]

Tras iniciar el tremendo jolgorio que se armó en las aguas del mediterráneo empezó a ocurrir el fenómeno metereológico de lluvia de plomo, cuyas consecuencias más leves suelen ser un centenar de hematomas en la cabeza o “chichones” y leves daños materiales.

Una de las primeras bajas notables fue Barbarijo. Se limitaba a cañonear al enemigo con menos precisión que borracho en la feria. Padecía de delirios constantes y era un claro caso de Psicosis de la barba. Creía que tenía una barba mágica que bloqueaba cualquier proyectil. Lo interpuso en la práctica y pues... *Plop*

Instantánea de la batalla tomada por el papa Pío con una kodak.

Una vez que se disipa el humo, los arcabuceros sueltan una terrible andanada sobre el buque de Ali Pachá. Desde el mismo, devuelven el golpe, pero con flechas. Ambas cubiertas han quedado casi desiertas. La orden dada por Don Juan de esperar y disparar a quemarropa. Tras disparar empezó un duelo de espadas que jamás de los jamases Sparrow y compañía lo superarían, por más dinero que ponga Mickey Mouse.

El flanco derecho también tenía inconvenientes. Alí Uluch para desquitarse del bullying por recibir ese nombre y ser tratado de bobo, aprovechó un hueco para atacar a Doria. Como el juego de la bandera, era un combate ruin, sin embargo hubo una luz de esperanza. Un tal Federico Nani, multilingüe recitó Omae Wa Mou Shindeiru, los enemigos exclamaron a voz alta su apellido y explotó una galera turca que, al igual que todos los monederos que caían, fue registrada hasta la última moneda de oro.

En cuanto al desenlace que se avecinaba, el Otomano Siroco, como mal capitán que era, fue uno de los primeros en caer al agua. Por suerte no habían caimanes en la zona. Pero, para el lamento de Siroco, uno de los sujetos que lo apresó creyó que era un perro con rabia. A sabiendas que no habían vacunas ni tampoco existía César Millán, Siroco terminó siendo un pez perro en el curso de las aguas.

A minutos de terminar, un colado del bando español llamado Álvaro de Bazán acorraló junto a Juan y compañía a Alí Pasha (o Baja, dependiendo de la Fuente). Lo bajaron de un plumazo. Posteriormente, algunos dirían que un malagueño le cortó la cabeza y la ensartó en una pica pero, a día de hoy, es evidente que lo afirmó un fan goroso (del gore, de Goro de Mk y como no, Al Gore).

Con éste acontecimiento histórico Cristo salvó a España durante varios siglos y con 10.000 bajas, poco en comparación a, por ejemplo, las que usó para salvar Irán. Presionen F para mostrar condolencias.

*Aparecen los créditos*

Consecuencias[edit]

El "Manco de Lepanto" no se llamaba así por ser un Inca en Lepanto.

La batalla de Lepanto llamó la atención por ser, aparte de la colonización, el principal reforzamiento de la hegemonía cristiana en el Mediterráneo sobre el Imperio otomano y sus corsarios aliados (o eso es lo que la Biblioteca Nacional de España nos hace creer). Numerosos soldados han participado en la batalla pero uno de ellos ha tenido el mayor renombre.

Creador de una de las mejores obras humorísticas, que lamentablemente fue ninguneado en sus últimos años de vida y manoseados sus trabajos creando terceros un Quijote apócrifo posteriormente. Éste que veis aquí, de rostro aguileño, frente lisa y desembarazada, de nariz corva, barbas de plata que no ha veinte años fueron de oro, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y esos mal acondicionados. Así es estimados/as, hablamos de nuestro cliché para literatos e inciclopedistas del 2007: Miguel de Cervantes. Mike y la esgrima fueron uno para el otro desde aquel día. Touché.

En cuanto a los otomanos, sufrieron un duro golpe, en especial por los venecianos. Ni hablar de su traumatismo con los rosarios. Siglos más tarde, Turquía tomó revancha al derrotar a Reyes Venecia de la Eurocopa femenina. El hijo superó al padre (ya era hora).

La Batalla de Lepanto en la cultura (no popular, es más vieja que eso)[edit]

"Me voy a la batalla de Lepanto a luchar (sale mal 😎🤣)"

Una batalla épica como la batalla de Lepanto tenía que ser representada de muchas maneras en la cultura de esos tiempos, el equivalente a la cultura popular de hoy, pero con santos y fanáticos religiosos (más fanáticos religiosos). Así, ya desde el año siguiente, los flojos y borrachos de la época, también llamados "poetas", empezaron a hacer cuartillas, églogas, elegías, y cumbias, siendo el más destacable "La singular y admirable victòria que per la gràcia de N. S. D. obtingué el Sereníssim senyor don Joan d'Àustria de la potentíssima armada turquesca", que es destacable solo por su innovadora forma de poner un título más largo que el propio poema.

Cita1.pngCreo [...] que [...] Le[...]panto es una de las páginas de [...] hoy que las [...] generaciones del futuro no dejarán morir. Una parte de vanidad suele incomodar [...] en las odas heroicas [...]; esta celebración [...] inglesa [...] de una victoria de los tercios de España y de la artillería de Italia no corre ese peligro. Su música, su felicidad, su mitología, son admirables. Es una página que conmueve físicamente, como la (cercanía del mar)Cita2.png

— Prólogo a "La cólera de las rosas", famosos libro en el que representan la batalla como una rebelión frutal. Jorge Luis Borges

Entre las obras de artes plásticas (pintura, escultura en plástico) se destaca "La Batalla de Lepanto", famosa por su creativo título, pintada por Juan Luis Guerra, lienzo en el que representa la batalla de Lepanto, vista de perfil y con homenajes escondidos a "Titanic", famoso fresco de James Cameron.

Pero sin duda alguna la más famosa representación de la batalla se dio en "El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha", donde es vagamente mencionada por el personaje del título en alguno de todos los párrafos, probablemente en una narración de un cautivo. Bueno, que es probable que haya sido así, pero ni idea, solo sé que la menciona porque era un friki.

Ver también[edit]

Jamon.jpg Artículo Español Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Española por el pueblo.
Por lo tanto, se trata de un artículo de Pata Negra, rico rico, y con fundamento.