Wall-Sticker-Music-Notes-Funny-Guys-for-Living-Room-Vinyl-Stickers-Instrumen-art.jpg
Artículo Musical Destacado

Edgard Varèse

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Música clásica ícono.png
Edgard Varèse
BanderaFrancia.png
Vareseviejoasustado.jpg
Cada vez que escuchaba su propia música le entraba una furia destructora que...
Personal
Nacimiento Defunción Francia
Estados Unidos
Estado actual Ionizado
Lugar de residencia Gabacholandia, Espaguetilandia y Yankilandia
Sobrenombres El cejas
Su obra
Se dedica a Compositor.
Origen Una familia de gente fea.
Hazañas logradas Se le considera el padre de la música electrónica y por extensión de todos los bakalutis.
Relaciones Giambattista Diverdi, Karlheinz Stockhausen, Pierre Boulez, Iannis Xenakis
Enemigos El jazz, que le parecía música de negratas.


Poderes Peinarse agarrando dos bornes a 220V.
Objetos Sirenas de bomberos, silbatos y demás instrumentos musicales.
Cita3.pngUn hombre es culpable a ojos de la sociedad cuando escapa de la jurisdicción de su mediocridad.Cita4.png
Edgard Varèse sobre esas fotos filtradas en las que se le veía el pizarrín
Cita3.pngNo me influyeron tanto los compositores como los objetos naturales y los fenómenos físicosCita4.png
Edgard Varèse sobre su look tan particular en el vestir
Cita3.pngLa Música es la más abstracta de las artes y también la más física... la Música está bajo dos influencias: las estrellas y el vinoCita4.png
Edgard Varèse explicando, ahora sí, el origen de su pensamiento musical

Edgard Victor Achille Charles Varèse, Edgar o Edgard, según el día, para la señora Varèse, Señor Varèse para los amigos (1883-1965) fue un compositor de Música clásica, pero de esa rara del siglo XX, llena de ruidos extraños, cosas electrificadas y sonidos organizados de manera incomprensible para la gente ignorante como tú. La música de Varèse pone énfasis en el timbre (y de hecho utiliza a veces timbres de la bici, de la puerta, la campana de incendios, la sirena de bomberos...) y el ritmo, aunque si pruebas a bailarla lo más seguro es que acabes con un pinzamiento. Y eso que algunos le consideran el padre de la Música electrónica, quién lo diría.

Si nos hacemos un tracklist con toda su música dura solamente tres horas. Esto es porque destruyó mucha, de intenso y perfeccionista que era, y porque tampoco era especialmente afecto al trabajo.

Biografía[edit]

Inicios[edit]

Su padre quería que estudiara Ingeniería para que no terminara por ahí tirado en la calle. Pero él nada, que quería Música y Música estudió.

Edgarín nació en París, pero como sus padres no le querían le enviaron a su pueblo para que le educaran sus tíos y abuelos. Vamos, que le hicieron como a Heidi. Es por ello que él a sus padres tampoco les quiso nunca, pero sí a su abuelo, quien a su vez era abuelo del famoso pianista Alfred Cortot, primo por ello de Varèse. Ambos primos heredaron de este abuelo un aspecto físico siniestro y aterrador que hace pensar en Nosferatu: eran feos como un pecado. Entre ellos, a pesar de la pasión común por la música, nunca hubo mucha relación: uno hacía música extraña y simpatizaba con los dadaístas y el otro tocaba a Chopin [1] y simpatizaba con los nazis. Eso sí, feos de cojones, ambos.

A los pocos años sus padres se mudaron a Italia y decidieron llevárselo con ellos (por el qué dirán). Allí empezó a darle por la música y los spaguettis, y compuso su primera ópera, afortunadamente perdida. No obstante su padre no acababa de ver bien el que su hijo se dedicara a cosas artísticas y prefería que siguiera sus pasos como mediocre ingeniero, matriculándole en la politécnica y diciéndole que se dejara de pentagramas y zarandajas. Tras la muerte de la madre de Varèse, que hacía por mediar un poco (fabricaba medias), el conflicto entre ambos se volvió insalvable y Varèse decidió enviar a su señor padre a freir lingüini y se volvió a París, donde se matriculó en la Schola Cantorum.

Una vez allí consigue trabajar en la biblioteca de la Schola (recomendado por su nosferatutiano primo, en una maniobra cuya intención era claramente quitárselo de encima). Estudió con profesores rancios y apolillados como Vincent d'Indy, quien le parecía un gilipollas, y otros como Albert Roussel o Widor, quienes le animan a realizar obras plomizas y ampulosas cargadas de contrapuntos academicistas. Pero afortunadamente se dedicó también a frecuentar a músicos de mala fama como Claude Debussy y a conciertos de vanguardistas locos como los futuristas, donde descubrió la música dañina de Giambattista Diverdi, que causaría una honda, a la par que deplorable, huella en su producción.

Se alista en el ejército francés para defender a su país durante la Primera Guerra Mundial, donde se le concede la medalla de inútil de primera clase debido al tamaño de sus cejas, por lo que, airado, decirse marcharse a Estados Unidos.

Amériques[edit]

Influido por la toma de contacto que había tenido en París con la música de los futuristas y de Giambattista Diverdi, de la que llega a Estados Unidos se dedica a tomar cafés. Sí, a tomar cafés pero a buscar aliados para crear una nueva música a partir de sonidos de artefactos como licuadoras, secadores de pelo, cortahielos y consoladores. Es así que en Nueva York conoce a Léon Theremin, quien le presenta el theremin (el nombre no se lo curró mucho el tal Léon), instrumento de su invención, que a Varèse le parece muy gracioso.

Es en esta época cuando compone Amériques, la primera de sus composiciones cuya partitura no destruye nada más finalizarla. Como al principio nadie se la tocaba (y tampoco Amériques) decide crear una especie de sindicato de compositores, a ver si así, siendo por ello también considerado el padre de la música sindicalera. Tiene éxito en este cometido y gracias a ello ahora él controla el cotarro, con lo que estrena muchas, muchas más obras (bueno, tampoco tantas, que era de producción más bien estreñida, pero algunas sí). Destacan Hyperprism y Octandre, inspiradas en su obsesión afición por las figuras geométricas e Intégrales, inspirada en los cereales (con forma de figuras geométricas) que solía desayunar.

También por entonces hizo sus pinitos en la poesía, intentando hacer un poema romántico para conquistar a una chica <3. El caso es que le salió en vez de eso un poema dadaísta, se ve que lo de escribir y lo del romanticismo no ella lo suyo, pero a ella, que casualmente era poeta dadaísta, le encantó. Así que se casaron y comieron perdices. Y cereales integrales. Y a Varèse le dieron la nacionalidad norteamericana (pero no por casarse: se la encontró en una caja de cereales)

Nuevas paridas en París[edit]

Siempre experimentando sonoridades nuevas. Aquí emulando a Manolo el del Bombo, pero con una paellera.

Con la nacionalidad norteamericana en el bolsillo volvió a París, dispuesto a enseñarle a su esposa las bondades del francés. Allí hizo un arreglo de Amèriques para incluir las Ondas Martenot, un instrumento de sonoridad tan fea como el Theremin pero que es más fácil de tocar (y el intérprete se ve por ello menos ridículo cuando lo hace).

Compone por entonces Ionización, la primera obra clásica que incluye solo instrumentos de percusión, unos cuantos de ellos bastante estrafalarios. En esta música por tanto la modernidad y la concepción rítmica tan particular del autor son muy relevantes, lo cual hizo que la crítica se preguntara por la influencia del jazz en la misma (se ve que dichos críticos no habían escuchado jazz en su puñetera vida). Varèse lo desmintió tajantemente.

Cita1.png No, nada que ver. Ni siquiera es una música representativa de América, el jazz no es más que una música de negratas que explotan los judíos. Todos los que componen esa cosa son judíos, puaj. Sape, sape.Cita2.png

No obstante, para demostrar que el antisemitismo se supera por medio de la amistad, y la amistad se finge a cambio de dinero, escribió a la Fundación Guggenheim[2] para que le dieran una beca de cara a desarrollar un estudio de música electrónica. Y les embaucó porque se la dieron, así que volvió a Estados Unidos para desarrollar su visión.

El sueño americano[edit]

Experimentando con las posibilidades de la banda magnética. O trabajando en secreto pra el macartismo. A saber.

Ahora sí que sí, con dinero las cosas se ven de otra manera. Varèse se dedicó a dar conferencias, grabar sus músicas decentemente, hacer números circenses con el theremin y hasta compone una obra para flauta sola, Density 21.5. Esta obra es muy humorística, porque su título se debe a la densidad del platino, material del que estaba hecha la flauta de un amigo suyo, pero si la tocas en una flauta hecha de cualquier otro material suena igual. Bueno, salvo que sea la flauta de carne, claro.

En sus últimos años estuvo a caballo entre sus dos países (y eso que hubiera sido más fácil viajar en avión o en barco, con el océano de por medio) y trabó contacto con músicos de la nueva generación, tales como Pierre Boulez, entrañable granujilla. Compuso en esta época Deserts (inspirada en el aspecto que tenía el patio de butacas durante sus conciertos), primera obra que combinaba una orquesta y sonidos pregrabados. Interpretada en el estreno junto con música de Mozart y Tchaikovsky se garantizó que al menos en algún momento la gente aplaudiera.

Su último trabajo relevante fue una colaboración con Le Corbusier (y Xenakis, que llevaba los cafés a ambos y le dejaron hacer también algo de música, para que no protestara). Le Corbusier presentó un pabellón en la Expo 58 y amenazó a sus sponsors con retirarlo si no le dejaban trabajar con Varèse, cuyos extraños sonidos le sulibeyaban, a lo que ellos accedieron a regañadientes y bastante atemorizados. Así Varèse compuso Poème électronique, obra que, como esta vez no era para conquistar a una chica, era más musical que poética. Se estima que a través de los cuatrocientos altavoces (no se reparó en gastos) que la reprodujeron la escucharon en total dos millones de patidifusos expectadores. A unos les gustó y a otros no, entre tanta gente... después de un éxito así, bien uno puede morirse ¿verdad?.

Y eso fue lo que hizo Varèse, a no mucho tardar.

Alumnos e influencia posterior[edit]

Varèse tuvo muchos alumnos que llegaron a ser unos completos desconocidos. El más importante de ellos era un chino llamado Chou Wen-chung (pronunciado como Chu Bien Chungo) con quien le unía tal amistad que incluso le nombró albacea de su testamento, cosa que el Chungo este aprovechó para barrer para casa y arramplar con todo.

No obstante muchos compositores de la generación posterior como Pierre Boulez, Karlheinz Stockhausen, Iannis Xenakis o incluso de generaciones posteriores como Muhammad Ben Al Parrush recibieron su influencia directa, y así la Historia le juzgará.

En el ámbito de la música popular, Frank Zappa se declaró rendido fanboy suyo, gastando todos los ahorros de su madre en conferencias telefónicas de larga distancia para hablar con Varèse, quien si bien se ponía al teléfono, siempre le respondía lo mismo: "Muchas gracias pero no estamos interesados en comprar nada, ya tenemos de todo". Zappa tenía la ilusión de que se conocieran en persona, pero Varèse le consideraba un pirao y tenía miedo, así que le dio largas.

Notas[edit]

  1. Su música, se entiende, aunque el crush que Cortot tenía con Chopin era tan grande que si por él fuera hubiera hecho también tocamientos al cadáver
  2. Fundación creada por una familia de excéntricos millonarios de origen ashkenazí interesados en la filantropía, las artes, la industria minera y la fundición (pues se funden los cuartos en estas cosas)