Familia Keppen De Jo

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search

La familia Keppen De Jo fue una dinastía de músicos germano-flamencos que no tiene la menor importancia en la historia de la música. El fundador de la misma fue Veidt Keppen De Jo, agotándose ésta solo dos generaciones después, lo cual solo causó indiferencia entre profesionales y aficionados.

Orígenes de la familia[edit]

El origen del apellido Keppen De Jo tuvo lugar por el matrimonio entre el posadero y fabricante de salchichas alemán Conrad Keppen (descendiente por vía materna del compositor Franz Stuckenpeef) y Hendrika De Jo, cuya familia había inmigrado desde tierras flamencas. Precisamente para que sus descendientes conservaran la memoria de esta herencia flamenca decidieron fusionar sus apellidos en uno, dando lugar al apellido Keppen De Jo.

Veidt, el primer Keppen De Jo[edit]

Fotografía de un joven Veidt Keppen De Jo recién graduado. Hay quien dice que a los hombres dotados de genio se les nota en la cara. A este se le nota en la cara que no.

Veidt Keppen De Jo nació en Heidelberg en 1885. Siendo por tanto un hombre de Heidelberg. Desde su más tierna infancia el joven Veidt mostró el mayor desinterés por aprender el oficio de su padre, por más que éste se empeñó en instruirle sobre la caza de ratas, musarañas y ardillas para su posterior despiece y empaquetamiento de su carne en forma de suculentas bratwurst. A Veidt le atraía el mundo de los sonidos y el de los cuchillos de su padre y la vísceras estrapalladas de los dichos animales era demasiado basto para sus refinados sentidos. Así que se apuntó a la banda municipal destacando rápidamente en las especialidades de flautín y bombo, o más que en cada una de ellas, en su empeño de tocar ambos instrumentos simultáneamente.

Conrad Keppen había diversificado su negocio, fabricando no solamente dudosos embutidos con la grasa de alimañas, sino también grasa para lubricar instrumentos musicales (con las que su hijo hacía contrabando en la banda de música) y lubricantes sexuales (con los que su hijo hacía contrabando en la banda de música). Esto le convirtió en una figura poderosa en influyente y facilitó que, merced a esas influencias, el joven Veidt fuera admitido, y posteriormente graduado cum laude, en la especialidad de Composición en la Heidelbergensis Musik Hochschule.

Tras su graduación, se le sugirió a Veidt Keppen De Jo -merced de nuevo a la influencia de su progenitor- que participara en un concurso de Composición que exigía como requisito para ser admitido haberse graduado cum laude en dicha escuela y tener en la familia a un comerciante de lubricantes. A pesar de que el premio estaba hecho a medida para él (y de hecho fue el único admitido en el mismo) Veidt Keppen De Jo cometió el error de presentar la partitura firmada con su nombre real, mientras las bases exigían que ésta fuera presentada bajo lema, por eso de conservar el anonimato y así evitar sospechas de favoritismos, decían. De esta manera la obra, Ventosidades vespertinas en otoño, no pudo ser premiada y por tanto no fue estrenada por la banda municipal, quedando relegada al olvido durante décadas.

Habiendo trascendido estos hechos, la vida en la pequeña ciudad se convirtió en un infierno para Veidt Keppen De Jo, tal que cuando simplemente iba caminando por la calle los transeúntes se descojonaban de él e incluso los niños le daban patadas en las posaderas. Esto por no hablar del desprecio con el que le trataba su castrador padre, para quien el fracaso de su hijo constituía una vergüenza que no se esforzaba en disimular. Por ello, tanto para evitar esta influencia paterna castradora como para simplemente poder vivir en paz, Veidt Keppen De Jo toma la decisión de emigrar a París, y empezar una nueva vida allí.

Llegando a París queda gratamente sorprendido, pues observa que el idioma francés se parece al alemán más de lo que él hubiera esperado... hasta que alguien le saca de su error y le dice que se ha equivocado de tren, y que está en realidad en Viena.

Cada vez que se le mencionaba la música de Veidt Keppen De Jo a Schönberg, le entraba la risa floja

Una vez instalado en la capital austriaca, queda fascinado por la música de Arnold Schönberg, fundamentalmente porque no la comprende. Trata, sin éxito, de ser admitido entre sus discípulos. Schönberg, con su franqueza habitual manifestó a Veidt Keppen De Jo: "No tienes grandes cualidades intelectuales, así que mejor ser un buen fabricante de salchichas que un músico mediocre, las salchichas al menos te las puedes comer". Desde ese momento Veidt Keppen De Jo guardará un profundo rencor al maestro Schönberg, a quien contesta de mala manera respecto a su consejo[1], y fundará, con el propósito de hacerle la competencia, la Segunda Secuela de Viena (sin necesidad de que hubiera una primera).

Veidt Keppen De Jo se embarcó por tanto en la tarea de reclutar músicos inconformistas para su Segunda Secuela de Viena, de tal manera que pudieran crear un frente que se opusiera a Schönberg y sus allegados, tarea en la cual tuvo un escaso éxito -resultó especialmente desalentador el rechazo de Giambattista Diverdi, quien envió una insultante carta a Veidt Keppen De Jo como respuesta a su propuesta-, pasando únicamente a formar parte de la misma más tarde (y obligado) su hijo Ruud Keppen De Jo, cuando solo contaba con quince años de edad.

Así se fotografió Veidt Keppen De Jo al saber que las obras de Schönberg y sus discípulos habían sido prohibidas... y poco antes de saber que las suyas también.

Entonces Veidt Keppen De Jo se propuso desarrollar estéticas y técnicas semejantes a las de Schönberg y los suyos, pero en plan "low cost". De esta manera se adscribió pronto a las estéticas expresionistas, preconizando para ello técnicas con el atonalismo severo, la variación subdesarrollada o retroprogresiva y la orquestación con timbres (de bicicleta)[2].

Si bien las obras de Schönberg y sus discípulos causaban escándalo en los círculos musicales vieneses, las de Veidt Keppen De Jo se caracterizaron por causar indiferencia, cuando no tedio y sopor, ya que al descubrir que a pesar de su fascinación por el Expresionismo no tenía gran cosa que expresar, se enfocó en desarrollar una nueva rama de esta estética que él mismo bautizó como Expresionismo Inexpresivo, produciendo auténticos pestiños infumables.

Al estallar la Primera Guerra Mundial queda dispensado de realizar el servicio militar justificándose en tener una uña encarnada.

Tras finalizar el conflicto, cuando Schönberg promueve la técnica dodecafónica se apresta nuevamente a copiarle -en cutre- defendiendo el llamado Decafonismo ("¡Tengo diez dedos para contar las notas, no doce!" decía). Las obras de esta etapa tuvieron un impacto similar al de las de la etapa anterior a la Guerra (ninguno) teniendo que poner Veidt Keppen De Jo un puesto de salchichas para sobrevivir, convirtiéndose así también en una versión low cost de su propio y aborrecido padre.

Con la anexión de Austria por parte de Alemania, Veidt Keppen De Jo abraza rápidamente las ideas del Nacionalsocialismo, no porque compartiera sus principios pangermanistas o racistas, sino porque ve que, merced al nuevo orden, las obras de sus grandes enemigos caen en desgracia y son prohibidas. Tres días después de afiliarse al NSDAP recibe notificación de que sus propias obras pasan a engrosar también las listas de la llamada Música Degenerada y son prohibidas por el régimen. No pudiendo resistir la impresión fallece el 20 de abril de 1938 de un infarto.

Ruud, el segundo Keppen De Jo[edit]

Ruud Keppen De Jo se llegó a plantear volver a la composición con una gran sinfonía que celebrara la victoria del III Reich en la Segunda Guerra Mundial

Ruud Keppen De Jo nace en Viena en 1910, fruto de una relación efímera de su padre con una camarera de nombre Hilde Putter. Acuerdan la custodia compartida del chico de tal manera que Veidt Keppen De Jo se encarga de su manutención y educación mientras que Hilde Putter se queda con el apartamento de Veidt Keppen De Jo, pasando así padre e hijo a vivir en una pensión de mala muerte. Unos meses después Putter se casa con un acaudalado comerciante de lanas y se muda a Letonia, no volviendo a saber los Keppen De Jo más de ella. Ni del apartamento, que Hilde se había aprestado a vender.

Desde muy pequeño su padre le fuerza a estudiar Música, cosa que él detesta, sometiéndole a áridos ejercicios contrapuntísticos, al lado de los cuales los del tratado de Gedalge resultan una orgía de libertad, y en los que se sometía la (poca) creatividad que Ruud pudiera tener a un férreo control logrando así los más estériles resultados musicales. En 1925 Veidt Keppen De Jo presenta a su hijo en sociedad con la que es la primera obra decafónica de este último la cual su padre le obligó a componer Hostelzimmer 25 Op. 1 [3]. La obra fue acogida con total aburrimiento por crítica y público, manifestando los asistentes la impresión de que si bien era poco común que el hijo de un genio heredara las cualidades de su progenitor[4], no era tan poco común que las cualidades del progenitor fueran heredadas cuando se trataba del hijo de un imbécil.

Tras el fallecimiento de su padre, única figura de apego que había conocido, aunque el apego tampoco es que fuera mucho, Ruud Keppen De Jo guarda un fuerte rencor a los nuevos amos de Austria y decide abandonar la música y consagrar su existencia a la más fiera venganza, proponiéndose acabar con la vida del Führer por su cuenta y riesgo. Es así como planifica y ejecuta, en solitario, una serie de atentados que no causan el más mínimo daño al dictador -y los pocos daños a terceros que causan son tan insignificantes que las autoridades ni reparan en ellos- pero que terminan en varios casos con el propio Ruud Keppen De Jo en el hospital. El desastre en la concepción, planificación y ejecución de estos atentados es tal que hay comentaristas que han querido ver en Ruud Keppen De Jo una fuente de inspiración para los animadores de la Warner de cara a crear el popular personaje del Coyote, de la serie El Correcaminos.

El fuerte golpe en la cabeza recibido en el último de estos atentados mueve, durante su estancia en el hospital, a Ruud Keppen De Jo a la reflexión. ¿Por qué gastar tantas energías intentando vengar a ese padre tiránico y ególatra que jamás demostró por él una pizca de afecto y le obligó a dedicarse a una profesión que no le gustaba y para la que no tenía dotes?. Es entonces cuando decide, no hay peor creyente que el converso, asimilarse al Nacionalsocialismo y se presenta en marzo de 1945 en Berlín, dispuesto a participar en la que siente que va a ser la cercana victoria del III Reich sobre las fuerzas aliadas. Asombrados, tanto de su entusiasmo como de su estupidez, los mandos militares nazis le envían a la primera línea del frente oriental donde es abatido dos semanas después al recibir un disparo en los genitales, falleciendo desangrado.

Klaus, el último de los Keppen De Jo[edit]

Klaus Keppen De Jo nace en Viena a finales de 1945, hijo póstumo de Ruud Keppen De Jo y su entonces reciente esposa, la militante en las Nationalsozialistische Frauenschaft Viveka Keppen De Jo (Viveka Gartner de soltera).

En los meses siguientes al nacimiento de su hijo Viveka Keppen De Jo, como tantos ex-nazis, emigra a Estados Unidos, estableciéndose en la ciudad de Mammoth Lakes, Condado de Mono, California. Allí, con la finalidad comenzar una nueva vida dejando atrás su pasado vinculado al nazismo, decide adoptar el apellido Oebbles, cambiando el nombre de su hijo por el de Joseph Gartner Oebbles, o Joseph G. Oebbles, como pasa a ser conocido durante toda su etapa formativa.

Estudiante más bien romo, el joven Joseph G. Oebbles heredó la pasión de su abuelo por la música y también su poco talento. Se traslada a la ciudad de San Francisco a mediados de los años sesenta. Allí pronto se interesa por los desarrollos del incipiente Minimalismo musical, especialmente porque en esos ambientes las sustancias alucinógenas de todo tipo corren a raudales. También se adhiere a grupos supremacistas blancos reivindicando el legado de sus padres y recuperando por ello su nombre de bautismo, Klaus Keppen De Jo, mostrando con orgullo su afiliación a las ideas de extrema derecha, que, según él, camuflaba el nombre de Joseph G. Oebbles.

Durante esta etapa, por sus intereses musicales y por su racismo radical, está próximo a la Familia de Charles Manson, quien le promete una colaboración musical a cambio de que provea de drogas a los integrantes de su secta y también de que cocine para ellos (no le piden que limpie, porque son de natural más bien guarros). Es en este ambiente cuando establece su única relación romántica conocida, con una integrante de esta familia llamada Milie P. Lilly. Klaus Keppen De Jo reivindica esta relación como completamente monógama en un ambiente disoluto[5]. En palabras de la susodicha Millie P. Lilly, Klaus Keppen De Jo solo realizó con ella el acto sexual contrariando a la naturaleza porque una vez Charles Manson le dijo que ésta era la mejor manera de asegurar que las características de la raza aria fueran transmitidas a la descendencia[6]. No obstante la descendencia no terminaba por llegar, e incluso Milie P. Lilly sufrió dos abortos durante la pertenencia de ella y Klaus a la Familia, muriendo poco después del último, por una sobredosis de nuez moscada. Klaus Keppen De Jo quedó desolado, "Nunca volveré a encontrar una mujer tan fiel, y por tanto viviré el resto de mi vida en castidad" manifestó, siendo por ello el último de esta mediocre y lamentable saga.

Klaus Keppen De Jo, formando parte de la "Familia Manson"

La colaboración musical con Manson finalmente no se produce, tampoco con Dennis Wilson, a quien Klaus Keppen De Jo requirió varias veces para ello, estando sin embargo Wilson más dispuesto en colaborar con Milie P. Lilly, no necesariamente de forma musical. Sí en cambio fructificó con Terry Riley, quien tras sufrir el acoso de Klaus Keppen De Jo durante meses en su estudio de San Francisco le convenció de que no podía haber mayor obra de arte que el que él, Klaus, consiguiera a Riley botellas de vino de alta calidad, preferentemente llenas, que él pudiera utilizar posteriormente para instalar sus loops de cinta.

Tras los crímenes de la Familia Manson, Klaus Keppen De Jo es absuelto de todos los cargos ya que las declaraciones de todos los acusados coinciden en un punto: le consideraban tan sumamente idiota que no le hicieron partícipe de sus planes, por miedo a que metiera la pata.

Es así que a comienzos de los años setenta se instala en Nueva York, fascinado por la figura de Moondog, de quien le atraen su cercanía al minimalismo y su veneración por las culturas nórdicas, así como su consabido racismo. No obstante pronto surgen las fricciones entre ellos, ya que por una parte Moondog, refractario a las drogas, deplora la politoxicomanía de Keppen De Jo, y por otra parte Keppen De Jo considera que Moondog no es del todo sincero con él "Llevo seis meses instalado de gorra en su casa y justo el otro día descubro que es ciego ¿por qué no me lo había dicho antes?", lamenta.

Es por ello que se traslada a Alabama donde conoce a un joven compositor extranjero que se hace llamar Ben, que no es otro que Muhammad Ben Al Parrush, a quien Keppen De Jo nunca ve la cara, ya que siempre lleva puesto el capirote del KKK. Es allí donde Klaus Keppen De Jo, perteneciente a esta sociedad desde su época de San Francisco, media para que Ben Al Parrush ingrese como miembro de pleno derecho en la misma, conmovido por su entusiasmo y compromiso. Al igual que antes con otros, intenta una colaboración musical con él, que Ben Al Parrush rechaza por no considerar a Keppen De Jo suficientemente elevado a nivel espiritual (ni mental).

Esto lleva a Klaus Keppen De Jo a orientar su producción hacia el Fluxus y realizar una performance radical con el objetivo de impresionar a Ben Al Parrush: por ello concibe la que denomina Música Explosiva. Fusionando artista y obra y pretendiendo reivindicarse también frente a Dennis Wilson, Klaus Keppen De Jo se enfunda en un buzo de surfista el cual rocía con nitroglicerina, siendo el resultado sonoro de la composición el producido al activarse la inestable sustancia por los movimientos de danza tirolesa realizados por el performer. Esta obra, llamada por su autor Exploit Me On! #1 (1975), es destinada a ser el inicio de una serie que queda inconclusa por el fallecimiento del autor durante la primera ejecución de la misma. No obstante, de forma póstuma, Klaus Keppen De Jo finalmente logró la aprobación de Ben Al Parrush quien manifestó: "No exagero al decir que con Exploit Me On! #1 él fue el fundador de la Nueva Música, tal y como yo la entiendo. Pero lo que quería no llegó a conseguirlo plenamente. Es como si alguien lanzase un objeto con todas sus fuerzas, pero por ser poco hábil no alcanzase plenamente su objetivo. Tal vez si hubiera metido a otro en el traje..."

Notas[edit]

  1. Según Alban Berg, presente en la conversación, contestó "¡Cómete tú esta salchicha!".
  2. Parodias cutres y vergonzantes de las técnicas schönbergianas del atonalismo libre, la variación desarrollada o progresiva y la melodía de timbres
  3. Título en clara alusión a la Suite Op. 25 de Arnold Schönberg
  4. ¿Verdad, Siegfried Wagner?
  5. Tal vez inspirado por la doctrina de la familia ideal nacionalsocialista que en él había inculcado su madre.
  6. Probablemente le estaba tomando el pelo.