Igor Stravinsky

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Igor Stravinsky
link={{{3}}}
Stravinskylosabes.jpg
Schönberg, soy el mejor... ¡y lo sabes!
- Stravinsky como precursor de Julito Iglesias
Nacimiento Defunción Rusia
Estados Unidos
Origen en el Vodka
Su vida
Sobrenombres Extrawhisky
Lugar de residencia Por muchos lugares del mundo
Se dedica a Compositor, director...
Estado actual Consagrado
Hazañas logradas Lograr que se montara uno de los mayores pollos de la Historia de la Música
Relaciones Con su prima, con su amante y con su segunda amante, que era Cocó Chanel.
Enemigos Arnold Schönberg
Poderes especiales Podía ganar a cualquiera en un concurso de borrachos.
Objetos Gafas, batuta...
Cita3.pngDesprecio todo comunismo, marxismo, el exrecrable monstruo soviético... y también el liberalismo, la democracia, el ateísmo, y muchos más ismos.Cita4.png
Igor Stravinsky en un día bueno
Cita3.pngSi todo me estuviera permitido, me perdería entre tanta libertad.Cita4.png
Igor Stravinsky en otro de esos días
Cita3.pngLa música es incapaz de expresar nada por sí misma.Cita4.png
Igor Stravinsky sincerándose sobre su música
Cita3.pngMi música la entienden mejor los niños y los animales. Cita4.png
Igor Stravinsky sincerándose sobre su target
Cita3.pngLa música de la película debería tener la misma relación con la película dramática que la que tiene el que toca el piano en un salón con el libro que estoy leyendo.Cita4.png
Igor Stravinsky intentando ser contratado en Hollywood
Cita3.pngUn artista copia, un gran artista roba.Cita4.png
Igor Stravinsky robando una cita a Pablo Picasso

Igor Fyodorovich Stravinsky (Игорь Фёдорович Стравинский); (1882 – 1971), fue un compositor ruso, aunque después se desnaturalizó como francés y se desarraigó como norteamericano, que no fue estrábico pero sí bastante estrafalario, debido a lo cual es considerado uno de los compositores más importantes e influyentes en el loco siglo XX.

Lo más destacable de la carrera de Stravinsky es que estilísticamente era un tío de culo inquieto, que nunca se quedaba contento haciendo lo mismo. Primero empezó haciendo cosas a la romántica, luego le dio por impresionar con cosas impresionistas, luego se embruteció con músicas primitivistas para más adelante clasificarse con tendencias neoclásicas. Cuando su archienemigo Arnold Schönberg, inventor del dodecafonismo, estiró la pata se serializó con técnicas dodecafónicas para así bailar (dodecafónicamente) sobre su tumba. Su música se caracteriza, en todos estos periodos, por tener ritmos descojonantes, melodías construidas sobre células musicales básicas y estructuras poco confusas, que ya bastante tienes con todo lo otro cuando te pones a escucharla.

Historia de un compositor[edit]

Así le retrató Picasso. El único ser humano que visto por el genial pintor era más guapo que en la realidad.

Inicios[edit]

Stravinsky nació en un pueblito cercano a San Petersburgo. Su padre cantaba en la ópera como bajo (para lo cual a menudo tenía que agacharse). Sus padres le pusieron Igor por su admiración hacia un personaje de una novela de Mary Shelley, y Stravinsky no les decepcionó, igualando a su émulo de ficción en gracia y belleza.

De niño no le gustaba el colegio, lo que habla bien de él, así que sus padres decidieron apuntarle a Música, para que no diera la tabarra, o si acaso la diera en el Conservatorio. No obstante ellos esperaban que estudiara una carrera decente, como Derecho, y le matricularon en los primeros cursos. Pero aunque estudiaba Derecho él el tema lo veía más bien torcido: la carrera no le gustaba y Stravinsky se piraba la mitad de las clases y se pasaba el día jugando al mus en la cafetería. Para que nadie diga que en estos antros no se obtiene nada de provecho, en una de estas partidas de mus conoció a un tal Vladimir Rimsky-Korsakov, mediocre hijo del célebre compositor Nikolai Rimsky-Korsakov, director a la sazón del Conservatorio de San Petesburgo. Stravinsky estuvo dando la chaqueta a Vladimir hasta que este accedió por fin a presentarle a su padre, solo para quitarse al pesao de Stravinsky de encima. Y lejos de eso, tuvo que aguantar al plasta mucho más que se le instaló en su casa todo el verano como si fuera el Urkel, pues parecía haber hecho buenas migas con el papá. Rimsky-Korsakov padre aconsejó a Stravinsky que mejor que no fuera al Conservatorio, que ya le daba él clases en casa por un módico precio (cómo se olió el negocio el muy cabrón).

Su padre se murió de cáncer y la universidad había cerrado por el Domingo Sangriento. Todo esto puso muy feliz a Stravinsky porque ya nada le forzaba a seguir con los tediosos estudios para leguleyo, así que se centró del todo en la música: Rimsky-Korsakov siguió impartiéndole lecciones privadas (y cobrando por ello) y Stravinsky se hizo tan afecto a él que llegó a considerarle su verdadero padre un segundo padre. Estas lecciones duraron hasta la muerte de Rimsky, ocasión con motivo de la cual Stravinsky compuso una Canción Fúnebre que afortunadamente no fue estrenada hasta un siglo más tarde.

Por este tiempo también decidió arrimársela a su prima, Katherine Gavrylivna Nosenko[1] y tras sobornar a los popes de la Iglesia Ortodoxa, que no veía bien el tema de los incestos, se casaron. En este tiempo nacieron sus dos primeros hijos, solo ligeramente tarados por aquello de la consanguinidad y sin grandes cualidades musicales.

Fama internacional: los ballets aquellos extraños[edit]

Sergei Diaghilev, dueño de una empresa de ballets escuchó unas composiciones de Stravinsky en un concierto y quedó con el culo torcido, tanto que decidió contratar al joven petimetre que había perpetrado tales músicas para componer un gran ballet, más cuando el entonces famoso compositor Anatoly Lyadov[2] había rechazado el encargo, arguyendo que estaba muy lyadov. Esto supondría un cambio radical para el género del ballet, que hasta entonces se bailaba en mallas, de puntillas y con amaneramiento, y en lo sucesivo se bailaría de manera embrutecida y desenfrenada.

Así Stravinsky puso primero música a El Pájaro de Lumbre, cosa que hizo en un estilo impresionista -ya que en esta época había conocido Stravinsky a Claude Debussy, cuyas ideas se dedicó a fusilar sin el menor pudor-, y que efectivamente impresionó a la audiencia. En esta época nació su tercer hijo, Soulima, el único con talento para la música (aunque poco).

Diaghilev satisfecho con el éxito de El Pájaro de Lumbre le encargó otro ballet, Petrushka, que tuvo menos éxito porque Stravinsky se empeñó en introducir en él la bitonalidad (simil musical de su bisexualidad, que practicaba desde que se rodeaba de la gente del ballet, que ya se sabe). Es muy representativo el Acorde Petrushka, en el que Stravinsky pone liadas dos triadas a distancia de tritonto.

Pero fue el tercer ballet encargado para Diaghilev, La Consagración de la primavera el que supuso el espaldarazo para la fama de Stravinsky. La obra era tremendamente radical, politonal, polirrítmica, poliamorosa, disonante y epatante. Tanto es así que se montó un pollo tal el día de su estreno que lo que es la música quedó en un segundo término. Aunque sobre el escándalo de este estreno han corrido ríos de tinta, el único del conflicto se debió a un malentendido. Camille Saint-Saens, presente en el estreno, preguntó a uno de sus discípulos qué instrumento era el que ejecutaba la primera melodía de la obra, pues le sonaba extraño. El alumno contestó: fagot. Saint-Saens, pensando que el alumno en cuestión estaba aludiendo a su velada homosexualidad[3], abandonó ofendido la sala, si bien los violentos pensaron que lo que le había ofendido era la música y se pusieron a arrancar sillas de los anfiteatros. Tras las peleas del primer acto, el segundo pudo representarse gracias a la intervención de los sufridos gendarmes, que aguantaron tanto la audiencia como la audición estoicamente hasta el final.

En los años subsiguientes en la vida de Stravinsky pasaron cosas sin mayor importancia: enfermó de tifus y su mujer de tuberculosis, tuvo una hija más, compuso su primera ópera y se arruinó.

Vida disoluta en Francia[edit]

No solo se proponía superar a Schönberg musicalmente, sino también en sus posados con sexys bañadores.

Sus problemas económicos se solucionaron cuando se hizo amigo con derecho a roce de Cocó Chanel, quien pagó a escote (el suyo) la reposición de La Consagración de la Primavera. Poco tiempo después Stravinsky conoció a Vera de Bosset, con la que también empezó un affair. Cuando su esposa le recriminaba los cuernos, Stravinsky siempre respondía lo mismo: "Si puedo componer obras con dos y tres tonalidades simultáneas ¿por qué no puedo tener dos y hasta tres mujeres simultáneamente?¡No hay fronteras entre el arte y la vida!". Y su mujer lo único que pudo hacer fue comprarse grandes sombreros que disimularan los apéndices craneales.

Así pasó los siguientes años, llevando una doble vida y componiendo algunas obras y haciendo puntualmente una gira por Estados Unidos. También se volvió más besacirios de lo que ya era y se pasaba el día yendo a misa y rezando en la intimidad con un rosario de gruesas bolas. Esta dicotomía presente en su vida: el desenfreno y el ultraconservadurismo unidos en la misma persona, determinó su nuevo estilo compositivo consistente en robar ideas a los barrocos y ponerlas patas arriba: así su música era como él, aparentemente vetusta y a la vez desenfrenada y desquiciada.

Un día su mujer y su hija enfermaron de tuberculosis y al poco se murieron. Lo de su hija le entristeció bastante, lo de su mujer no tanto. Así que ya sin trabas que le ataran a Francia, donde ya no tenía gran cosa que hacer, se fue a Estados Unidos.

El país de las oportunidades[edit]

Tras su lance con la policía de Boston...

Lo primero que hizo al establecerse en Estados Unidos fue casarse con Vera, su amante, para parecer una persona respetable. Tras un tiempo buscando casa, como no quería mezclarse con pobres, se estableció en Beverly Hills 90210. Allí hizo gran amistad con escritores británicos como W. H. Auden, Christopher Isherwood, Dylan Thomas y Aldous Huxley, con los que en contra de lo que cabría esperar no hablaba de música ni de literatura. No. La pasión que les unía era el alcohol de alta graduación, y se montaban unos botellones que... esto le valió el apodo de Igor Extra Whisky.

Más tarde se mudó a Hollywood con la esperanza de salir en alguna película ¡la ilusión de su vida!, aunque para su decepción los estudios solo se interesaban por su música y no por su imagen: él se veía como un galán, pero estaba enratonao, era narigón y feo. Así la Disney adaptó La Consagración de la Primavera y para su sorpresa y decepción lejos de poner dibujos de vírgenes sacrificadas a su música, como correspondía, pusieron unos dinosaurios muy simpáticos.

Para agradecer a los Estados Unidos el haberle acogido se planteó hacer un arreglo del himno. En esta patria son muy suyos con sus símbolos y no lo tomaron muy bien, tanto es así que la policía de Boston le detuvo y le dio una soberana paliza (y que diera gracias a que los policías no conocían sus demás músicas). Pero que no se diga que no apreciaron su gesto: también le dieron la nacionalidad norteamericana. Esta vez no se cumplió el refrán ese que dice que Dios no castiga dos veces.

Tras visitar una exposición de cuadros del siglo XVIII (o eso contó) se decidió a componer una nueva ópera, La carrera del libertino, aunque en realidad todos sabemos que se trata de una pieza autobiográfica. Mientras componía esta obra trabó amistad con el que se convertiría en su alumno, transcriptor, asistente, esbirro y mayordomo: Robert Craft. Éste le animó a componer música serial, y Stravinsky se dijo... ¿y por qué no? total el jodío Schönberg se acaba de morir y ya no va a poder chincharme con eso. Así que estaría serializándose durante el resto de su producción, hasta que se murió.

Más adelante su borracho amigo Dylan Thomas le propuso componer una nueva ópera: la recreación de un mundo al borde del desastre nuclear, esta obra que se iba a titular Watchmen no llegó a ser concluida porque a Thomas le dio un parraque y se murió, así que Stravinsky le compuso una pieza en su memoria, y a otra cosa.

Cuando cumplió ochenta años todo fue una juerga. John F. Kennedy le invitó a una cuchipanda en la Casa Blanca y hasta los soviéticos le dejaron volver (solo de visita, eso sí) a Rusia. Se lo pasó pipa enseñando a sus hijos el parque donde jugaba de pequeño y otras cosas así que a ellos les importaban una mierda, pero que al viejo le hacían ilusión.

Los años restantes estaba cada vez más decrépito y hasta hablaba como Maradona en sus últimos años, que para oírle normal en Youtube hay que poner el vídeo a reproducirse en x 1.5. También caminaba como Chiquito de la Calzada. Una lástima todo. Al final se murió.

Su despatarrante evolución estilística[edit]

Lo de quedarse haciendo lo mismo mucho tiempo como que no lo veía. No obstante el apelativo de estrabinsky es injusto, los dos ojos miran para el mismo sitio.

Cambiaba más de estilo que de calcetines, el muy...

Etapa romántica[edit]

Estas son las obras que hizo bajo la tutela de su maestro Rimsky-Korsakov. Algunas de ellas Sifonía en MI bemol, Faunos que se tocan la flauta, Scherzo fantástico (o eso le parecía a él) y Fuegos artificiales. Un refrito de las músicas que se venían haciendo hasta el momento.

Etapa impresionista[edit]

La más célebre es El Pájaro de Lumbre, aunque también está la ópera El Ruiseñor, que empezó a componer en este estilo, tuvo que dejar en barbecho un tiempo, y cuando la retomó años después ya había cambiado dos veces de estilo y la terminó de tal manera que parece la obra de dos compositores diferentes casi. Menudo chapuzas era a veces.

Etapa embrutecida, primitivista y primaria[edit]

En esta etapa destaca sobre todo La Consagración, pero Petruska ya apunta maneras. Es cuando es todo más ti to ti to ti to BUM BUM BUM BUM BUUUUM BUUUUUM titotitotitotito BUM BUM BUM BUM BUUUUM BUMMM szuuum szuuum etc.

Etapa neoclásica[edit]

Suena así como si Bach hubiera bebido demasiado. Aquí se incluyen cosas como Or-feo (autobiográfica) la Sifonía de los espasmos Salmos etc.

Etapa dodecafónica[edit]

Se dedicó a utilizar el sistema de Schönberg y descojonarlo para burlarse de él. Destacan obras como A-gong (que ya tiene mérito hacer series de doce notas con un gong ¿eh?) y Canticum Sacrum, cuyo protagonista es el hueso del culo.

Carácter, personalidad, política y religión[edit]

Como dijimos era un culo inquieto y le gustaba leer, no como a tí que no pasas de la prensa deportiva. Eso sí, tanto leer no quiere decir que luego eso calara y que fuera de los pentagramas supiera juntar dos neuronas, que como teórico era más bien romo. Es famosa su Poética Musical, ciclo de conferencias trasncritas por su perruno servidor Robert Craft, que podría ser adaptada como Incilibro sin necesidad de hacerle ningún cambio significativo.

Políticamente... bueno, dejémosle hablar a él:

Cita1.pngNo creo que nadie venere a Mussolini más que yo. Mira que en mi vida de artista he conocido chiflados, pero he de rendirme y adorar al Duce de rodillas si hiciera falta ¡él es el salvador de Italia y de EuropaCita2.png

Y más adelante:

Cita1.pngA no ser que mis oídos me engañen, la voz de Roma es la voz del Duce. Le dije personalmente que me siento fascista... y él me hizo el gran honor de charlar conmigo durante tres cuartos de hora. Hablamos de música, arte, política, fútbol y mujeres.Cita2.png

Luego cuando se fue a Norteamérica disimuló, claro, y trató de defenderse diciendo que sus simpatías fascistas no eran reales, sino un mero intento de congraciarse con Giambattista Diverdi, con quien había tenido agrias polémicas y quien le despreciaba como al resto de sus contemporáneos.

Pretendiéndose cosmopolita y ciudadano del mundo, se mostró siempre pesetero y adulador con aquellos a los que podía sacar buena tajada por colocarles sus músicas. Si se trataba de sacar los cuartos a la gente no veía fronteras ¡un precursor de la globalización!. Ya hemos dicho que era un beato, cada vez que componiendo se bloqueaba se ponía a rezar a voz en cuello, que había que aguantarle. También era clasista además de neoclásico y miraba a los pobres con desprecio.

Notas[edit]

  1. Estos Nosenko se oponían sistemáticamente a la familia Sisenko
  2. Famoso entonces, porque hoy Lyadov está relativamente olvidadov
  3. Un secreto a voces.