Alberto Fernández

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
BanderaArgentina1.jpg Che pibe, este artículo tiene humor re-argento. Si no entendés una mierda, no hinches las bolas y tomatelá.
Alberto Fernández
BanderaArgentina.png
Alberto Fernández peligro.jpg
Manejando magistralmente el tema de la cuarentena
República Socialista Soviética de Argentina.png
Rey del Reino Argento
Mandato Desde el 10 de diciembre de 2019
Residencia Casa Rosada
Segundo CFK
Anterior Siguiente
El Gato
Un helicóptero Cristina lo más probable
Personal
Nacimiento Defunción La Ciudad Mágica de Bs As
Afiliación Nuevo Orden Mundial Frente de Todos.
Estado actual Peligra su salud (afirmó Cristina con una sonrisa en la cara)
Relaciones Dylan, Fabiola Yañez y Cristina Fernández de Kirchner (en secreto).
Enemigos Miauricio Macri, CFK (anteriormente), El gobierno de Suecia, el gobierno de Chile, el pueblo argentino, etc.


Alberto Ángel Fernández, también conocido como Albertítere, es un bigotudo, abogado, profesor y político boludo argentino, hasta que el dólar blue se lo permita es el actual presidente de la Nación Argentina, cargo que ejerce desde 2019 y que solo pudo obtener porque Cristina Fernández se lo ofreció (por compartir apellidos) y porque el ex-presidente Mauricio Macri (el gato para los amigos) no hizo nada para detenerlo, pues estaba ocupado con sus camiones llenos de billetes.

Entre sus promesas sin concretar, destacan la lucha contra el hambre (cosa que no ha podido hacer), la renegociación de la deuda con el FMI (cosa que no ha podido hacer), la recuperación del crecimiento económico (cosa que no ha podido hacer), la reducción de la inflación (cosa que no ha podido hacer) y fortalecer el Mercosur (cosa que no ha podido hacer). Lo que sí ha podido hacer es expropiar empresas que, si bien ya estaban en la quiebra y debían miles de millones al estado, debió dejarlas morir y que los buitres se comieran los pasivos, como un estadista lo haría.

Durante la cuareterna, obligó al pueblo argentino a permanecer en sus hogares mientras es salía a pelotudear con sus amiguetes y a sacarse fotos todos abrazados y sin tapapollas.

Biografía[edit]

Nació en Buenos Aires en abril de 1959, en uno de esos breves pero constantes momentos en que se pasaba de un gobierno de facto a uno constitucional y/o viceversa. Wikipedia no se pone de acuerdo quién es su verdadero padre, pero creemos que es un futbolista porque dice que murió en la Copa Mundial de Fútbol de 1978, su otro padre estaba inmerso en la política como un senador, juez, presidente o algo por el estilo. De su familia adoptiva Alberto adquirió el gusto por el gobierno y por los bigotes.

Su educación la realizó en la República de México, sí, en la primaria República de México, cerca de su casa. La secundaria la concluyó en el Colegio "Viva Perón, carajo" de posibles tendencias peronistas. Fue invitado a participar en la Guerra de las Malvinas, pero ese día él estaba invitado con antelación a un asado y no pudo asistir, la ausencia de sus habilidades fue la razón por la que Argentina perdió el derecho a esa alejada porción de hielo en medio de la nada.

Mientras estudiaba derecho, fue visitado por el fantasma de Juan Domingo Perón, para que participe en el Partido Nacionalista Constitucional, Ese mismo año se afilia al Partido Justicialista como el que prepara los mates.

Al no encontrar una mejor profesión en los 80s se recibió de abogado, dos años después al no encontrar un mejor trabajo se volvió docente en la UBA. Estuvo casado y de ese primer primer matrimonio nació el próximo presidente de la Nación Argentina, Estanislao, un adorable pikachu sexy.

Puestos políticos[edit]

Alberto, prometé que si alguna vez te conviertes en presidente no pondrás impuesto a servicios digitales adquiridos con moneda extranjera.
No te preocupes Néstor, eso no pasará.

Durante los gobiernos de facto, Fernández sólo podía ver sin inmiscuirse demasiado, no vaya siendo que se cayera de un helicóptero en movimiento. Pero ya en 1985, durante la gestión de Raúl Alfonsín fue designado para trabajar en las oficinas del Ministerio de Economía preparando mates, porque la verdad es que le quedan muy bien. Por tal talento gastronómico fue llamado a participar como preparador de mates en la Casi Honorable Cámara de Diputados de Argentina.

Bajo la presidencia de Carlos Menem fue designado supervisor en la cafetería de Seguros de la Nación, hasta que renunció porque Carlos Saúl dejaba los cabellos de sus patillas por todos lados, lo que dificultaba la higiene de las bebidas. En los 90s trabajó en la iniciativa privada

En 1998 con sus talentos más variados fue designado tesorero (y preparador de infusiones) de la campaña presidencial de Eduardo Duhalde para las elecciones de 1999, al parecer su ayuda no fue la suficiente porque el monarca Fernando I, el Breve (también conocido como Fernando de la Rúa entre los plebeyos) fue el ganador. Luego ya sabemos cómo terminó la cosa, como un cuento de hadas, pero al revés.

Ya en el gobierno de Néstor Kirchner (Su Majestad Néstor I, el Pingüino, para la cúpula) asumió el cargo de Jefe del Gabinete, que era el cargo en el que Fernández podía seguir sirviendo los mates y estar atento a la política gubernamental del ejecutivo. No recibía dos salarios por ello, lo que hizo que encaneciera pronto. Siguió haciendo prácticamente lo mismo bajo las órdenes de la Reina Cristina, hasta que ella intentó quemarlo con sus dragones lo renunció porque no pudo sacarle una ley ante el Senado.

Periodo anti-K[edit]

Aplicó su venganza volviéndose anti-K, pero sólo anti-K Cristina, porque seguía siendo un militante de Néstor, el K original, a quien consideraba más inteligente, perspicaz y guapo que su esposa, lo que en términos prácticos es verdad.

Primeramente criticó el cepo cambiario, seguramente porque no conocía el dólar blue. Luego criticó la relación con Irán porque el verdadero negoció está en otro lado, posteriormente criticó la Tragedia de Once, aduciendo a que cuando él era Jefe del Gabinete los trenes no chocaban. Sus críticas no carecían de verdad, pero su intención no era ser opositor, sino ser el candidato del Partido Justicialista.

Para las Elecciones presidenciales de Argentina de 2011, perdió las primarias a manos de su archienemiga, a la que juraría destruir una vez que fuese presidente en el 2015. A Cristina se le hizo exagerada esta reacción, pues a Alberto Fernández se le había olvidado presentarse a las primarias y así quería ganar.

En 2012 fundó su propio partido con juegos de azar y Estaniszuelos. Para las Elecciones presidenciales de Argentina de 2015 se sumó a Sergio Massa esperando ser su jefe de gabinete, ministro o mínimamente quien le preparara los mates. Sin embargo, su audacia al no intentar ser la mano derecha de Daniel Scioli consiguió dividir al oficialismo, logrando la victoria de Mauricio Macri y la posterior destrucción de Argentina (nuevamente).

Presidencia[edit]

Buenas decisiones.

Dicen que nada une más a las personas que el hambre de poder tener un enemigo en común, y el enemigo en común que tenía todo el peronismo era el pueblo argentino el gobierno de Mauricio Macri. La mayor enemiga del gato era la Cris que sabía que tenía muchos votos a favor, pero muchos en contra, para lo cual necesitaba poder controlar a quien fuese presidente y debía encontrar el mejor perfil:

La primera opción era la fórmula Juan Domingo Perón - Cristina Fernández: que hubiese resultado ganadora, de no ser porque Perón llevaba ya mucho tiempo muerto y además no tiene manos, por lo que no podría tomar nota de sus indicaciones. La segunda opción era Néstor Kirchner - Cristina Fernández, pasaba prácticamente lo mismo, era hora de pensar en alguien que estuviese vivo. La tercera opción fue Daniel Scioli - Cristina Fernández, pero la población identificaba a Daniel como un peón de Cris, requería alguien más "independiente" que la haya criticado. La quinta opción era Sergio Massa - Cristina, ese había sido su peluquero traicionero, así que estaba fuera. La sexta opción era Alberto Fernández - Cristina Fernández, los nombres combinaban, los aulurofílicos dirían que es títere, pero ellos lo dirían aunque hubiera puesto a De la Rúa de fórmula, Alberto tenía carisma y era de lo que quedaba del gobierno de su ex-esposo.

A pesar de que en las primarias haya tirado el dólar y las acciones por participar en el ejercicio de la democracia, aún así ganó en la primera vuelta de las Elecciones presidenciales de Argentina de 2019, convirtiéndose en monarca del país y en el rey del juego de ajedrez donde debe cuidarse de Cambiemos, del gobierno de Chile, del gobierno de Brasil, del gobierno de Bolivia, del gobierno de Uruguay, del gobierno de Reino Hundido, del gobierno de Irán, del gobierno de Estados Unidos, del gobierno de Suecia, del FMI, del Banco Mundial, del dólar paralelo del COVID-19 por el frente. También debe cuidarse de Cristina Fernández y del gobierno de Venezuela por la retaguardia.

Al mismo tiempo debe cuidarse de su propio pueblo argento pues la retención solidaria ha hecho que por cada dólar gastado el estado obtenga un 200% por impuestos del valor de ese dólar aproximadamente, con el fin de pagar a los villeros para que sigan siendo villeros.

Cuarentena inteligente[edit]

Tras el anuncio de la expropiación, se notó que Alberto estaba madurando.

En la cuarentena inteligente, tuvo varias razones para quedarse en la Casa de Olivos twitteando con una niña cantando feliz cumpleaños y dar tutoriales acerca de como lavarse las manos. Vamos lo normal. Se la pasaba analizando estadísticas y dando cátedra ante los alumnos de la UBA, y en general a todos los televidentes que estaban mirando los detalles morbosos en la TV abierta. Dichos alumnos, no entendieron que debían quedarse en casa, así que los intentos de que descargaren la aplicación CuidAR propuesta por el niño maravilla de Axel Kicillof, la errónea interpretación de los jueces que mandaron a casa a unos chorros (tales como el guitarrista Boudou), y las colas más largas que las puteadas de tartamudos para que cobren los jubilados sus pensiones; fueron las primeras consecuencias de que ésta cuarentena inteligente superara a la sabiduría del profe Albertito. Pero no hay que preocuparse demasiado, ya que la ONU alabó su mano firme para proteger a los argentinos, a pesar de costarle irrumpir el récord de DNU firmados en un ciclo anual tras la hecatombe de 2001.

En meses recientes para evadir las declaraciones respecto a la cuarentena, decidió cambiar de tema, anunciando la expropiación de Vicentín imitando al trío galleta de la Revolución Bolivariana. Sumado a las acusaciones de que él o algunos de sus funcionarios cerrara asuntos pendientes con el tipo vinculado a la causa de los cuadernos de la Cristy, Alberto pide un esfuerzo adicional para seguir con el confinamiento. Y si no sirve se intentará el mes siguiente. Y el siguiente. Y el siguiente. Y el siguiente...

Ehhhm... ¿alguno tiene un boleto para ir a Uruguay?

Futuro[edit]

No sabemos el posible futuro de Alberto en la presidencia, sobre todo porque el Nuevo Orden Mundial sabe que Argentina es irrecuperable y que la única opción es formatearla, para lo cual todos los pobladores serán enviados a vivir a la Antártida y serán seleccionados unos pocos para repoblar el país.

Véase también[edit]