Miguel Díaz-Canel

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Miguel Díaz-Canel
BanderaCuba.png
Miguel Díaz-Canel presidente.jpg
República Socialista Soviética de Cuba.png
Dictaduría de Estados y Ministros de Cuba
Mandato De 2019 hasta que se retire o lo retiren, lo primero que ocurra primero (ojalá ocurra pronto lo segundo)
Residencia En su palacio sin internet
Segundo Manuel Marrano el zampa ayuda humanitaria
Hechos Hacer que los mariconzones se puedan casar en un país sin luz ni alimentos.
Anterior Siguiente
Raulito
Nadie o Alguien
Personal
Nacimiento Defunción BanderaCuba.png Cuba
Quizá de un milagro
Afiliación Partido Comunista de Cuba
Estado actual En peligro de rebelión
Relaciones Todos los Castros del mundo
Enemigos El pueblo cubano y los Estados Unidos

Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez (Villa Clara, 20 de abril de 1960) es un clon mal hecho de Raúl Castro que actualmente ocupa el cargo de títere del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República Bananera de Cuba. Es el primer líder cubano nacido después de la revolución de 1959 y el primero que no luchó en ella ni el apellido Castro. Su principal logro ha sido mantenerse en el poder sin hacer nada relevante ni resolver los problemas del país. Su hobby favorito es bloquear la luz, reprimir las protestas y culpar a Estados Unidos.

Biografía

Miguel Díaz-Canel nació el 20 de abril de 1960 en Villa Clara, una provincia del centro de Cuba. Su padre era un obrero mecánico que le enseñó a arreglar bicicletas y su madre una maestra que le enseñó a leer el Granma, sólo esas dos cosas se podían hacer en su pueblo.

En 1987, dejó las Fuerzas Armadas y se dedicó a la docencia. Allí conoció a su primera esposa, Martha Villanueva, con quien tuvo dos hijos y muchos problemas. También se afilió al Partido Comunista de Cuba (PCC) y comenzó a ascender en sus filas escalando mientras los demás veían el béisbol, literal no metafóricamente. En 1994, fue nombrado primer secretario del PCC en Villa Clara, cargo que ocupó hasta 2003, cuando se aburrió de tanto trabajo y tanto calor.

En Villa Clara, Díaz-Canel se ganó la fama de ser un dirigente joven, moderno y tolerante. Permitió que los jóvenes escucharan música rock (mientras fuera hecho por Silvio Rodríguez), que las personas se besaran en público (mientras fueran hombre y mujer) y que los artistas pintaran grafitis (pequeñitos y del Che). También se hizo un tatuaje en el brazo con el rostro de Ernesto Che Guevara y se compró una bicicleta eléctrica. Todo esto le valió el apodo de “el clon”, porque era igualito a Raúl Castro.

En 2003, fue trasladado a Holguín, otra provincia del oriente de Cuba. Allí siguió siendo primer secretario del PCC hasta 2009. En Holguín, Díaz-Canel se divorció de su primera esposa y se casó con su segunda esposa, porque ella conocía a Fidel y se lo presentó. Fidel lo invitaba a pescar y a jugar al ajedrez, pero nunca le dijo como tener una gran barba.

En 2009, fue nombrado ministro de Educación Superior por Raúl Castro. En ese cargo, se encargó de reformar el sistema educativo cubano y de promover el uso de las nuevas tecnologías. También se hizo una cuenta en Twitter y empezó a seguir a Justin Bieber y a Lady Gaga.

En 2012, fue ascendido a vicepresidente del Consejo de Ministros y miembro del Buró Político del PCC. En ese cargo, se encargó de supervisar la implementación de los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución. También se hizo una cuenta en Facebook y empezó a compartir memes y videos de gatos.

En 2013, fue nombrado primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros por Raúl Castro. En ese cargo, se convirtió en el segundo hombre más poderoso de Cuba y en el sucesor designado del presidente. También se hizo una cuenta en Instagram y empezó a subir selfies y fotos de sus viajes.

Presidencia

Miguel tomando posesión, con retratos de Fidel y Raúl protestando en Guantánamo.

En 2018, Raúl Castro anunció que se retiraría de la presidencia de Cuba y que su sucesor sería Miguel Díaz-Canel. El 19 de abril de ese año, la Asamblea Nacional del Poder Popular eligió a Díaz-Canel como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros con el 99,83% de los votos. El otro 0,17% se lo llevó un voto en blanco y otro nulo. Y es que en Cuba no hay mucha variedad a la hora de votar. Díaz-Canel prometió continuar con el legado de la Revolución Cubana, que consiste en mantener el socialismo, resistir al imperialismo y racionar el papel higiénico.

Durante su mandato, ha enfrentado varios desafíos, como la crisis económica provocada por la pandemia, las sanciones de Estados Unidos que esas están siempre y la escasez de alimentos que no son nuevas, pero que no se acostumbran. Para solucionar estos problemas, ha recurrido a medidas innovadoras, como pedir ayuda a Rusia y China, crear una criptomoneda llamada "Cubacoin" y fomentar el consumo de croquetas de moringa.

Díaz-Canel también ha tenido que lidiar con las protestas sociales que estallaron en julio de 2021, en las que miles de cubanos salieron a las calles a exigir libertad, democracia y wifi gratis. El presidente respondió con firmeza, acusando a los manifestantes de ser mercenarios malnutridos pagados por la CIA. También convocó a una "contramanifestación" de sus seguidores, a los que les ofreció un sandwich de jamón y queso y una botella de ron por su participación.

A pesar de las dificultades, Díaz-Canel ha logrado algunos avances en su gestión, como la aprobación de una nueva constitución que reconoce el papel del mercado (por el momento, sólo el mercado de plaza) y la propiedad privada (por el momento, sólo la suya) o la apertura de internet móvil quizá en 30 años. Sin embargo, sigue siendo fiel al modelo socialista y al partido único, y ha declarado que no habrá cambios políticos ni diálogo con la oposición. Su lema es "Somos continuidad", lo que significa que seguirá haciendo lo mismo que sus antecesores hasta que se muera o lo sustituyan por otro clon.

Política exterior

Cubanos protestando en la casa de Díaz-Canel.

Tiene una política exterior muy simple: hacer amigos con los que le caen bien y pelearse con los que le caen mal. Los que le caen bien son los que le prestan dinero, le regalan cosas o le aplauden sus discursos. Los que le caen mal son los que le piden cuentas, le critican o le hacen burla.

Entre los que le caen bien están Rusia, China, Irán y Corea del Norte, que son como sus hermanos mayores que lo protegen y lo consienten. También están Venezuela, Nicaragua y Bolivia, que son como sus hermanitos menores que lo imitan y lo admiran. Díaz-Canel los visita a menudo para jugar con ellos y contarles chistes.

Entre los que le caen mal está Estados Unidos, que es como el vecino molesto que le pone música alta, le tira basura y le corta el agua. Lo odia con toda su alma y le echa la culpa de todo lo malo que le pasa. También están algunos países de Europa y América Latina, que son como los compañeros de clase que lo invitan a fiestas pero le ponen condiciones. Díaz-Canel los tolera pero no les hace caso.

También tiene amigos imaginarios, como Siria, Palestina o Afganistán, que son como los personajes de sus cuentos favoritos. Suele mandarles cartas y regalos y les ofrece su casa por si quieren venir a vivir con él.

¿Por qué Díaz-Canel?

Fue el elegido para suceder a Raúl Castro como presidente de Cuba por varias razones. La primera es que era el único que cumplía con los requisitos mínimos: ser comunista, ser fiel al partido, ser amigo de los Castro y tener bigote. La segunda es que era el único que estaba dispuesto a aceptar el cargo, ya que los demás candidatos tenían otros planes más interesantes, como irse a Miami, abrir un paladar o hacerse youtubers. La tercera es que era el único que no tenía ningún escándalo o defecto que lo descalificara, como ser corrupto, o ser fan de Ricky Martin.

También fue el elegido porque tenía algunas cualidades que lo hacían destacar entre los demás. Por ejemplo, era el más joven, el más moderno y el más simpático. También era el más educado, el más culto y el más inteligente. Además, tenía algunas habilidades especiales, como tocar la guitarra, imitar acentos y hacer malabares.

Igualmente fue el elegido porque tenía un plan maestro para llevar a Cuba al siglo XXI. Su plan consistía en tres pasos: 1) Continuar con la Revolución. 2) Resistir al imperialismo. 3) Repetir los pasos 1 y 2 hasta que funcione.

Finalmente fue porque tenía un gran apoyo popular. Según las encuestas oficiales, el 99.9% de los cubanos lo querían como presidente. El otro 0.1% eran los que no habían votado por él porque estaban presos, exiliados o muertos.

En 2022 estableció reformas democráticas como el matrimonio igualitario y... la gestación subrrogada.

Véase también

  • 20 de abril Líder contemporáneo (+) ☀️