Hombre de vitruvio.png
Artículo de Sociedad y Cultura Destacado

Emmanuel Macron

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Emmanuelus Macromagnus
BanderaFrancia.png
Macronmagnus.jpeg
Con su vestimenta más humilde
Escudofrancia.png
Rey de los Francos
Copríncipe de Andorra
Mandato De 2017 a 2019 2027
Anterior Siguiente
Hollande el Débil
Marine Le Pen
Escudoeuropa.png
Imperator Europeum gubernans Imperium
Mandato Desde 2021
Anterior Siguiente
Ángela I
Viktor Orbán
Personal
Nacimiento Champange
Afiliación Partido Centrista de Centro Central
Estado actual Ya no le importa nada de lo que pueda pasar
Relaciones Con su esposa
Enemigos Los pensionados
Los chalecos amarillos

Macronmagno (Amiens, 21 de diciembre de 1977) es el actual monarca del reino Franco, rey nominal de Sahel y copríncipe de Andorra. Descendiente directo de Carlomagno[1], y tras ser mayordomo de palacio de la casa real Rothschild, asumió el trono en 2017 tras derrotar a la usurpadora Marine Le Pen en una cruenta batalla electoral que dejó miles de heridos por el lanzamiento de baguettes y croissants. Desde entonces, ha emprendido una ambiciosa política de expansión y reforma del reino Franco[2], buscando restaurar la gloria y la unidad de Europa bajo su mando.

Su principal objetivo es conseguir el reconocimiento como emperador del Sacro Imperio Belga Germánico de la Unión Europea, una entidad supranacional que agrupa a varios estados europeos bajo una autoridad común que nadie entiende ni respeta. Sin embargo, su pretensión imperial se enfrenta a la oposición de otros poderes regionales, como el Reino Hundido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que desafió la unidad imperial; la República Federal de Alemania, que no quiere compartir sus salchichas ni su cerveza; o el zarato de Rusia, que tiene un complejo de inferioridad por no ser europeo y de superioridad por tener gases. Macronmagno es considerado por sus partidarios europeos como un líder visionario y carismático, y por sus ciudadanos como un tirano megalómano, arrogante, ridículo y sin embargo apuesto. También es famoso por su matrimonio con Brigitte Trogneux, una mujer 24 años mayor que él, lo que le ha valido el apodo de “el nieto consentido”.

Biografía

Vistiendo sus atuendos de plebeyo para conectar con el pueblo.

Nació en Amiens bajo el nombre de Emmanuelus Macron Magnus, en una ciudad del norte de Francia famosa por su catedral y por su queso. Su padre era un afamado médico que curaba las enfermedades con sanguijuelas y su madre una sabia profesora que enseñaba a leer y a escribir a los niños ricos del reino. Pero él siempre supo que estaba destinado a algo más grande, como enseñarle a leer a las sanguijuelas, o más.

Desde pequeño mostró una gran inteligencia y una gran ambición, lo que le llevó a estudiar en los mejores colegios y universidades del país, donde aprendió filosofía, ciencias políticas, alquimia, astrología y otras artes misteriosas. Sin embargo, su vida dio un giro inesperado cuando se enamoró de su profesora de francés, Brigitte Trogneux, una mujer 24 años mayor que él y casada con tres hijos. Macronmagno no se dejó intimidar por las críticas y siguió adelante con su relación, convenciendo a Brigitte de que se divorciara de sus tres hijos, que abandonara también al padre de éstos, pobre, viejo y feo y se casara con él que era todo lo contrario. Así comenzó una historia de amor que ha durado hasta hoy, y que ha sido fuente de inspiración para muchos trovadores, juglares y artesanos de Xvitrales.

Se graduó con honores en la prestigiosa Escuela Carolingia de Administración, donde se forman los altos funcionarios del Reino. Allí conoció a muchos de sus futuros amigos, enemigos y dueños, como el duque François Hollande o la marquesa Ségolène Royal, que también aspiraban a ser reyes o reinas algún día. Tras terminar sus estudios, Macronmagno entró como mayordomo en la casa real Rothschild, una poderosa familia de banqueros que controla los hilos del mundo y parte del Sistema Solar. Allí aprendió los secretos, conoció a varios reptilianos nobles y se hizo rico y famoso. Sin embargo, no se conformaba con ser un simple banquero, guapo, rico, famoso y codiciado, sino que aspiraba a ser el rey de Francia y de Europa, y ¿por qué no? del resto del mundo civilizado que no era mucho.

Por eso, decidió entrar en política, y se unió al Partido Real Socialista, donde pronto se ganó la confianza de Hollande, que le nombró su tesorero real en el Elíseo. Macronmagno se convirtió así en el hombre de confianza del monarca, y como tal, empezó a intrigar contra él para preparar su propio camino hacia el trono. Camino que estaría lleno de desafíos, pues tuvo que enfrentarse a muchos peligros y aventuras, como dragones socialistas, brujas de ultraderecha, caballeros negros (y caucásicos) y otros enemigos que querían impedir su ascenso al poder.

Rey del reino franco

La sucesión de Hollande el Débil

François Hollande destronó a su majestad Sarkozy, para no aguantar ni un periodo. Valiente guerrero.

Tras el reinado de François I (más conocido como Hollande el Débil), el reino Franco se encontraba sumido en una profunda crisis económica, social y moral. El rey Hollande, incapaz de hacer frente a los problemas del reino y de mantener el orden, decidió abdicar en 2017 y retirarse a un convento a rezar por el perdón de sus pecados y por el amor de su amante secreta.

La abdicación provocó una gran conmoción y abrió una disputa sucesoria entre varios pretendientes al trono. Entre ellos se encontraban Marine Le Pen, la líder de los nacionalistas francos que querían cerrar las fronteras del reino y expulsar a los extranjeros, especialmente a los moros y a los belgas que se le hacían iguales; Jean-Luc Mélenchon, el líder de los comunistas francos que querían abolir la monarquía y establecer una república popular, donde todos fueran iguales excepto él; François Fillon, el líder de los conservadores francos que querían restaurar el antiguo régimen y la moral cristiana, aunque él no fuera muy ejemplar en sus asuntos personales; y Emmanuel Macron, el líder de los liberales francos que querían modernizar el reino y abrirlo al mundo, siempre que fuera bajo su dirección y la de sus amigos banqueros.

Arte conceptual de los rubios pretendientes del Reino.

La sucesión fue muy intensa y polémico, y Macronmagno tuvo que hacer frente a muchos ataques y calumnias por parte de sus enemigos, que le acusaban de ser un títere de los banqueros, un traidor a la patria y un adúltero con su anciana esposa. Pero Macronmagno, consciente de que las acusaciones eran ciertas, no se dejó amedrentar, y supo ganarse el apoyo de muchos franceses a quienes les parecía bien todo eso. La lucha por el trono se dirimió en unas elecciones entre los príncipes que se celebraron en dos vueltas. En la primera, los candidatos más votados fueron Le Pen y Macron, que pasaron a la segunda vuelta. En ella, Macron derrotó a Le Pen con el apoyo de los demás candidatos derrotados y de la casa Rothschild, quienes pagaron a los electores por sus votos con carruajes llenos de oro y queso y que le había prometido el trono a cambio de favores políticos y económicos, como por ejemplo reducir los impuestos a los ricos, privatizar los servicios públicos y vender las joyas de la corona.

Así pues, Macron fue coronado como rey de los francos en mayo de 2017, bajo el nombre de Macronmagno. Su coronación fue celebrada con gran pompa y boato en la catedral de Notre Dame, donde recibió la bendición del papa Francisco y la unción del aceite sagrado para hacer más tersa su carita guapa. Sin embargo, su reinado no fue aceptado por todos los súbditos del reino, que se dividieron entre partidarios y detractores del nuevo monarca. Los partidarios le aclamaban como el salvador del reino y el restaurador de la unidad europea. Los detractores le criticaban como un títere de los banqueros y un traidor a la patria. Él no se inmutaba porque sabía que ambos bandos tenían razón.

Primer periodo

Tuvo que enfrentar el Incendio de la Catedral de Notre Dame en 2019.

Nombró a Édouard Philippe como su primer ministro, un hombre moderado y pragmático que le moderaría pragmáticamente a collejas en los momentos en que tuviera ideas más descabelladas, lo que haría el gobernar más llevadero. También formó un gobierno paritario -de tal modo que la mitad de los ministros fueran competentes y la otra mitad no- y diverso, proviniendo estos ministros de cualquier parte.

Su primera medida fue aprobar una ley para moralizar la vida pública, que prohibía a los políticos hacer nada divertido, pues en lo sucesivo no podrían contratar a familiares o tener antecedentes penales. Su segunda medida fue reformar el código laboral, para flexibilizar el mercado de trabajo y facilitar la creación de empleo, así como proponer la negociación a punta de navaja y sin presencia sindical en las pequeñas y medianas empresas. Estas medidas fueron muy aplaudidas por algunos sectores de la sociedad que ya no tendrían que negociar con sindicatos, pero también generaron mucha oposición y protestas por parte de otros que ya no podrían tener sindicatos.

Ganó la campaña contra los Capas Amarillas.

Otros descontentos fueron los chalecos amarillos, unos rebeldes que se quejaban de todo y que le hacían la vida imposible. Exigían entre otras cosas la rebaja del precio del salitre y que los inspectores de Hacienda dejaran atraparles las manos y la cabeza en cepos de madera si no podían pagar los impuestos completos, y si bien Macronmagno estuvo tentado de rociarles con combustible de forma gratuita y luego regalarles fuego, les ofreció algunas migajas, pero ellos querían el pastel entero. Así que siguieron protestando y fastidiando durante todo su periodo monárquico.

También se dedicó a reforzar su papel como líder europeo. Viajó por varios países del continente para reunirse con sus homólogos y defender sus propuestas para relanzar el proyecto europeo. Su principal aliada era Ángela I, la emperatriz del Sacro Imperio Belga Germánico de la Unión Europea, una mujer seria y austera que llevaba años gobernando con mano firme. Macronmagno y Ángela I se llevaban muy bien, y compartían una visión común de Europa. Algunos decían que había algo más que amistad entre ellos, pero él, reconociendo su querencia por las mujeres entradas en años, afirmaba que solo tenía ojos para una vieja, su querida Brigitte. Otros líderes europeos no eran tan afines a Macronmagno, como Boris Johnson, el despeinado virrey de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que se había salido de la Unión Europea por capricho y ahora se arrepentía; Matteo Salvini, el duque de Italia, que quería devolver a los inmigrantes en caliente y bien calentitos a sus países de origen y cerrar los puertos incluso a los turistas; o el zar Vladimir Putin, que quería invadir Europa, colonia de Estados Unidos, para convertirla en colonia de la madre Rusia. Macronmagno tuvo que lidiar con todos ellos con diplomacia y firmeza, tratando de defender los intereses de Francia y de Europa la familia Rothschild,.

Intento de deposición

Angela I del Sacro Imperio siempre fue muy muy muy cercana a él y lo apoyó en todo.

En 2022 hubo un intento de deposición del reinado de Macronmagno por parte de sus enemigos. Le Pen, la líder de los nacionalistas francos, se presentó como la defensora de la religión, la soberanía y la blanquitud del reino, y acusó a Macron de ser un traidor y un vendido a los intereses extranjeros, lo que el rey admitía que no era del todo malo porque su selección de fútbol había ganado la Copa del Mundo unos años antes. Le Pen contó con el apoyo de una parte del pueblo francés y del zar Vladimir de Rusia, que le regaló un oso llamado Misha.

El rey, por su parte, se presentó como el garante de la estabilidad y el progreso del reino, y acusó a Le Pen de ser una extremista y una peligrosa para la paz y la unidad europea, lo que ella admitía que no era del todo malo para los muy franceses. El rey contó con el apoyo de otra parte del pueblo francés y de la emperatriz Angela de SIBGUP, que le regaló una salchicha llamada Wurst, una reliquia sagrada.

La batalla electoral fue muy reñida y violenta. Los partidarios de Le Pen salieron a las calles con antorchas y rastrillos de heno a protestar contra Macronmagno. Los partidarios del monarca salieron a las calles a defender a Emmanuel I con antorchas y rastrillos de heno. Pero terminaron arrojándose baguettes y croissants porque ninguno quería lastimar al otro, sólo alimentarlos violentamente.

Finalmente, Macronmagno logró imponerse a Le Pen por un estrecho margen de votos. Sin embargo, hubo denuncias de fraude y manipulación por parte de ambos bandos. Algunos acusaron a los Rothschild de haber comprado votos y otros acusaron a los rusos de haber hackeado las urnas. Ambos admitieron que era cierto, pero que no era del todo malo porque hay que mantener las tradiciones electorales. Macron ganó por los pelos y se quedó con el trono. Le Pen se fue con las manos vacías y con el oso. El reino siguió dividido y descontento. Y la salchicha se la comió el papa Francisco.

Segundo periodo

Lo que se le viene con los pensionados.

Su primera medida fue aprobar un plan de recuperación económica y social, para hacer frente a las consecuencias de la Peste del murciélago. Su segunda medida fue reformar el sistema de pensiones, para garantizar su sostenibilidad y equidad. Quería que todos los jubilados cobraran lo mismo, independientemente de si habían sido caballeros, campesinos o bufones. También quería que todos los trabajadores se jubilaran a la misma edad, independientemente de si estaban sanos, enfermos o muertos.

Estas medidas fueron muy aplaudidas por algunos sectores de la sociedad, como los nobles, los clérigos o los banqueros, que se beneficiaban de ellas. Pero también generaron mucha oposición y protestas por parte de otros, como los artesanos, los maestros o los soldados, que se perjudicaban por ellas. Los gremios convocaron huelgas y manifestaciones masivas, que paralizaron el reino durante semanas, meses o años.

Algunos jubilados se pusieron chalecos amarillos y se unieron a las protestas, mientras que otros se pusieron chalecos verdes y las apoyaron, otros se pusieron chalecos salvavidas y se fueron de vacaciones porque de todos modos no podían pasar para ir a trabajar. El caos y el conflicto se apoderaron de las calles y de las plazas, y Macronmagno tuvo que enfrentarse a la mayor crisis de su periodo presidencial diciendo "de todos modos no me voy a reelegir".

Emperador de la Unión Europea

"Anda, Mbappé, baja por mí. Por Macron."

También se dedicó a reforzar su papel como líder europeo. Viajó por varios países del continente para reunirse con sus homólogos y defender sus propuestas para relanzar el proyecto europeo. Su principal aliada era Ángela I, pero todo cambió cuando ella anunció su retirada del trono imperial, tras haber cumplido 16 años al frente del Sacro Imperio. Ángela I dijo que era hora de dejar paso a las nuevas generaciones, y que confiaba en Macronmagno para sucederla como emperador. No se lo podía creer, aunque en lo sucesivo habría una mujer mayor menos en su vida, sus sueños se hacían realidad.

Para ello, tuvo que enfrentarse a varios candidatos rivales, como el rey Felipe VI de España, que tenía más sangre azul que él; el presidente Sergio Mattarella de Italia, que tenía más arrugas que él; el primer ministro Mark Rutte de los Países Bajos, que tenía más altura que él; y el canciller Sebastian Kurz de Austria, que tenía más juventud que él.

En una ceremonia sin precedentes, fue coronado como el emperador del Sacro Imperio Belga Germánico de la Unión Europea por el papa Francisco, en la catedral de Notre Dame de París. El acto contó con la presencia de los líderes de los 27 países miembros, que han jurado lealtad al nuevo soberano, excepto el virrey británico Boris Johnson, que se ha quedado dormido en su asiento.

La decisión fue tomada por los Príncipes Electores del Consejo Europeo, tras una larga negociación en la que se ha valorado su papel en la defensa de la soberanía y la integración europea frente al Imperio Gringosajón de Poniente, que está arruinando la economía de Europa para mejorar la propia. El nuevo emperador pronunció un discurso en el que prometió, y sin que se le escape la risa, trabajar por la paz, la prosperidad y la democracia en Europa, y ha anunciado algunas medidas como la creación de un ejército común, la adopción del francés como lengua oficial y la construcción de una nueva capital en Estrasburgo, la ciudad natal de su esposa Brigitte.

Condecoraciones

Macronmagno ha recibido numerosas condecoraciones a lo largo de su vida, tanto de su propio reino como de otros países. Algunas de las más destacadas son:

  • Gran Cruz de la Legión de Honor de Francia, por su valentía en el campo de batalla electoral y su contribución al engrandecimiento del reino Franco.
  • Orden del Elefante de Dinamarca, por su amistad con la reina Margarita II y su apoyo a la causa danesa en la guerra contra los suecos por el control de los muebles de Ikea.
  • Orden del Quetzal de Guatemala, por su interés en la cultura maya y su participación en el ritual del sacrificio humano en el templo de Tikal.
  • Orden del Baño del Reino Hundido, por su higiene personal y su afición a los baños de espuma con sales aromáticas.
  • Orden de la Estrella Polar de Suecia, por su admiración por el cantante ABBA y su habilidad para bailar el Waterloo.
  • Orden del Sol Naciente de Japón, por su fascinación por el anime y el manga y su dominio del idioma japonés.
  • Orden del León Blanco de la República Checa, por su defensa de los derechos de los animales y su adopción de un león blanco como mascota.
  • Orden del Águila Azteca de México, por su gusto por la comida mexicana y su tolerancia al picante.
  • Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, por su colaboración con la emperatriz Angela Merkel y su respeto por las tradiciones alemanas.
  • Orden de San Jorge de Rusia, por su valentía al enfrentarse al zar Vladimir Putin y su resistencia inhumana al veneno polonio.

Notas

  1. Como lo es un tercio de la población mundial, según estimaciones, así que tampoco hay que ponerse tan estupendos.
  2. No, no nos referimos a ese Franco.

Véase también

  • 21 de diciembre Líder contemporáneo (+) ☀️
  • English (Fork)