Copa Mundial de Fútbol de 1453

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Caída de Constantinopla
link={{{3}}}
Constantinopla 1453.jpg
Sede Imperio Grecorromano de parte de Oriente
Fecha 1453
Podio link={{{3}}} Turcos
link={{{3}}} Bizancio
Estandartefrancia.jpg Francia
Último lugar link={{{3}}} Yuanes
Premio al juego sucio link={{{3}}} Castilla
Mascota Una bruja quemada
Notas Última sede del Imperio Bizantino

La Copa Mundial de Fútbol de 1453 o mundialmente no conocida como Bizancio 1453 y sí como La Caída de Constantinopla se desarrolló en el menos peor lugar de la Baja Edad Media, el Imperio Bizantino, entre abril y mayo del año de Dios de 1453, jugándose el partido inaugural y la final en la ciudad de Constantinopla con misa ortodoxa, saqueos y sitios incluidos. A pesar de algunas diferencias entre los ultras romanos y los ortodoxos, Cruzadas en los vestidores de los árabes y sacrificios humanos rituales al final de algunos partidos, la Copa es recordada como una de las menos caóticas de la Edad Media.

Fue el primer título para el Imperio Otomano, llevándose la gloria y quedándose la sede oficial como parte del premio (según los propios musulmanes, los bizantinos dijeron que nunca estuvieron de acuerdo mientras siguen llorando en redes sociales. Esa estrategia de apoderarse de la sede se repetiría en Tenochtitlan 1521 cuando España ganó la copa). Por otra parte y para no desperdiciar que se estaba disputando el tercer lugar, se hizo una apuesta que quien ganara ese partido entre Francia e Inglaterra ganaría también la Guerra de los Cien Años porque quienes la iniciaron estaban muy aburridos y ya querían tener tiempo de morirse, así que vieron una buena oportunidad para acabar las cosas y empezar con otras guerras más interesantes y frescas.

Antecedentes

Los bizantinos negociando la sede.

Hasta hace poco (una semana más o menos) se había creído que el horrible pseudodeporte que hoy conocemos como fútbol se había inventado por los ingleses en el siglo XIX y que en 1930 había sido la Primera Copa del Mundo en el país sudamericano con la peor suerte en el deporte esta última década. Cuan equivocados y estábamos, la verdad es que a lo largo de los siglos se han venido jugando éstas que aunque no cada cuatro años sino cada cien más o menos, se venían llevando a cabo para sorpresa de los historiadores que sólo quieren entristecer al pueblo y hacer llorar a los niños/adolescentes en las escuelas.

De esta forma la Copa de 1453 fue la última en celebrarse en el Imperio Bizantino, porque bueno, gracias a ella acabó dicho lugar. Constó de sólo 16 equipos participantes, la mayoría católicos porque era la moda, pero sin olvidar a los hipster ortodoxos y el resto de los paganos de todos los lados del mar.

Organización

Bien sabido es que en la Edad Media no gustaban de hacer guerras, por ello dirimían sus diferencias con fútbol. Por eso, el Imperio Bizantino, en un intento por aumentar su popularidad y reclutar voluntarios para la reconquista de Nicea, propuso a la Federación Medieval de Fútbol y Exorcismos la organización de un torneo de fútbol en el siglo XV.

La historia cuenta que Constantino el Apostador, en una noche de juerga en una taberna de dudosa reputación, apostó la ciudad de Nicea en un juego de dados trucados contra el Sultán otomano. Para enmendar su error y evitar que la historia lo recordara como “Constantino el Apostador”, se decidió que el torneo serviría para darle fama al imperio y motivar a los valientes a unirse al ejército bizantino, con la promesa de gloria y tal vez alguna tierra que conquistar. El Imperio Bizantino en aquel momento era el mayor ganador del medioevo y tenían toda la confianza que sus drogas ortodoxas títulos le otorgaban. Mientras tanto, los Otomanos, novatos en estas lides futbolísticas, veían un título Constantinopla una oportunidad de oro para expandir su imperio y estar más cerca de las tiendas de rebajas y los débiles reinos católicos listos para ser conquistados.

Para recibir a público de todo el mundo conocido y del continente que aún no se descubría pero con el que los vikingos tuvalíes tenían contacto, se tuvieron que construir hoteles, algunas mezquitas, pirámides, basílicas y algunos templos con imágenes de bubis para los menos conservadores. Los partidos eran visto por quienes podían verlo, ya que no había mucha televisión y había más gente sin ojos, así que éstos eran relatados y luego llevados a las ciudades y los reinos por los juglares quienes a modo de canción daban los resultados y el ganador (aunque tardaran algunos años en llegar a todos lados, de todas formas era recibido con la emoción de poder beber una cerveza escuchando los resultados).

Mascotas

"La Bruja Maruja" mascota de la Copa, lamentablemente no pasó de la inauguración.

Sedes

El elegante cuerpo arbitral se encuentra listo.

Aquí tenemos un pequeño problema, la organización duraba tiempo, mucho tiempo, nacían reyes, se reproducían, coqueteaban con las cortesanas, morían de la peste o apuñalados en el recto y sus hijos hacían lo mismo por generaciones, por lo que la construcción de estadios inició en los 1200, 253 años antes del evento principal porque semejante aconcentimiento requería de varias generaciones de mano de obra esclava. Se habían establecido en ciudades que aún eran bizantinas y que después les dio la gana irse las ingratas, entre ellas estaban construidos los estadios de Ni-comedia, Tesalónica, Mileto, Rodas, Filopopop... Filopopo y, sobre todo en la divertida isla de Lesbos. Para 1453 estas ciudades habían pasado a vivir con alguien más y se habían quedado los estadios, por lo que a Bizancio sólo le quedaron pocas sedes:

  • Constantinopla: la sede principal contaba con el estadio Basílica Xbet de Hagia Sophiaas con capacidad para 3 mil católicos ortodoxos orientales y alguno que otro pagano que estuviera dispuesto a unirse a la porra de ultras y corear consignas como "Escuchen, corran la bola, a los paganos los quemamo' con antorcha, tan bello es, fornicaré, a Barbarroja en la tierra de Prilep. Cruzados llegan de noche, y se visten de mujer, para hacer las herejías porque tienen que comer ♫". La ciudad se volvió codiciada por la ubicación estratégica de su estadio ya que cualquier navegante que quisiera ir al Mar Negro siempre pasaba a ver un partido y a comprar una dotación de cerveza para un mes.
  • Salónica: actual capital griega dedicada a Loukanikos, en aquellos tiempos era la segunda ciudad en importancia del Imperio Romano de Occidente, la primera era Constantinopla y la tercera se encontraba en la privilegiada situación de encontrarse vacante. Su estadio era el Heptapyrgion Airlines Stadion, con capacidad para dos mil quinientas personas y doscientos prisioneros.

Equipos participantes

  • Católicos apostólicos y romanos: 8 lugares
  • Ortodoxos: 2 lugares
  • Paganos más allá de la orilla del mundo: 3 lugares
  • Paganos de Mahoma y otros parecidos: 2 lugares
  • Paganos subsaharianos: 1 lugar

Resultados

Primera ronda

Grupo A

País Puntos
link={{{3}}} Sacro Imperio Romano Germánico IV
link={{{3}}} Imperio Bizantino IV
Tedoymicorazon.jpg Imperio Azteca III
Aragón.PNG Corona de Aragón I
Foto instantánea de un guapo jugador Mexica.
Alfonso V, el "Malísimo", nunca hizo un solo gol.

Éste era el considerado grupo de la muerte, y no sólo por la Santa Inquisición y los Sacrificios humanos que hay en sus territorios, sino porque enfrentó a 4 de los mayores estados futbolísticos de la historia. El juego inaugural se dio entre dos enemigos de la fe papal, pero menos herejes que los otros, estos fueron los Germánicos con nombre de hueso sacro y los Bizantinos que nunca aceptaron la infertilidad infalibilidad del Papa, la sede fue el Estadio-Basílica-Sauna Santa Sofía y aunque Bizancio en persona anotó tres goles en el altar rival en el primer tiempo dándole ventaja a los locales, Federico III el Austríaco, goleador de los Germánicos, empató el marcador haciendo que los bizantinos tuvieran que celebrar la misa de cierre como una combinación de misa ortodoxa y católica donde no pudieron ponerse de acuerdo si usar pan con levadura o pan ácimo, así que debieron cambiar el pan por algo de Pizza de la cena anterior.

Los Aztecas llegaron muy machos con sus tequilas, caballos, espesos bigotes y duras macanas a enfrentarse a los Aragonenses quienes llegaron más machos con sus armaduras, bolas de hierro con picos y enfermedades venéreas, pero se quedó en la enseña de dientes porque empataron a un gol, muriendo dos o tres de cada equipo en lo que se conoce hoy como "te veré en 100 años y a ver cómo nos va".

Posteriormente el Imperio del Sacro mediría su suerte contra los Aztecas, quienes habían aprendido la lección y pretendían jugar mejor, a porras, cachiporras y taparrabosos, pero sólo pudieron empatarse a ceros antes, luego todos se fueron a comer un pozole. Por su parte, Bizancio se puso rudo ya que no quería quedar mal con sus súbditos y Constantino XI marcó 4 goles en lo que Alfonso V recibía informes de Nápoles, Sicilia y todos sus territorios donde ni siquiera lo conocían.

La última ronda fue cardíaca, los Germánico-Romanos-Sacros-Imperialistas-Malvados sin demasiado trabajo se impusieron al mal juego en equipo de la Corona de Aragón que andaban por todos lados pero que los jugadores ni se conocían porque habían sido anexados dos días antes del torneo y no pudieron hacer la pretemporada con el resto del equipo. Bizancio no pudo ganar, pero tampoco pudo perder contra los de Mesoamérica, el goleador Moctezuma Ilhuicamina anotaría el gol del empate y se irían los mexicas con puro empate y sin corazones para su dios, así que antes de irse pasaron por el vestidor de los Castellanos y se llevaron sus órganos vitales.

Grupo B

País Puntos
Aztecas.jpg Imperio Maya IX
link={{{3}}} Imperio Otomano VII
Costumbres-de-la-Edad-Media-5 0.jpg Imperio portugués III
link={{{3}}} Estados Papales I
Cabecear un balón de piedra volvía macho a cualquiera, incluso a un esqueleto.

El imperio portugués, uno de los más favoritos para ganar la copa llegó más potente que de costumbre gracias a que fue el primero en aventurarse a explorar las costas de ese continente al sur donde hay leones, elefantes y sirenas, llevándose varios esclavos que jugaban de forma potente y obligados motivados por comida. Pero los que más motivados venían en realidad eran los Otómanos, que habían goleado al Reino de Hungría en un partido de preparación y además lucían sables muy elegantes (en esos tiempos era permitido usarlos en el juego, no como ahora que no hay diversión), así ambas escuadras salvajes quedarían empatadas en un 4 a 4 y un "a ver quién crece más" para terminar.

Los mayas, igualmente, venían imparables después de haber ganado la copa Mesoamérica por enésima vez y se plantaron ante un histórico Estado Papal que contaba con estrellas de la talla del goleador Nicolás V, para al fin perder 6 a 1 contra los Mayas y su elegante juego de cadera, aprovechándose de que los papales consideraban todo movimiento maya como herejía y abandonaban los once el terreno de juego para ir a rezar y pedirle a Dios que corrigiera a esos escandolosos pecadores, o en su defecto que les permitiera ir a conquistarlos en un futuro cercano.

La segunda ronda no fue menos entretenida, los portugueses intentaron ganar su primer juego, pero su portero Alfonso V, alias "el africano" (por el tamaño de su... mano) no pudo detener el embate de los mayas que aunque se encontraban en guerra civil estaban enviado todas las energías en un genki dama a su seleccionado, terminando 1 a 0 a favor de los herejes de poniente y con el resentimiento de los tortugueses. Por algún otro lado los estados papales no encontraban donde meter la bula, digo, la cabeza cuando perdían tres a cero ante los adoradores del diablo llamado Mahoma, por tal acción Nicolás V ordenó la excomunión del seleccionado maya y del seleccionado otómano, como si a éstos les importara.

La tercera ronda cerró el destino de todos, teniendo a los nietos de "Pakal el alien" usando sus poderes futbolísticos con sus balones de jade derrotando a la selección de la estrella y la luna quienes quedarían dolidos pero no como para cruzar toda Europa y luego el Atlántico tras ellos. Por su parte los portugueses querían conservar su orgullo e iban derrotando a los cara de Papa, pero el delantero Nicolás V prometió hacer una bula legalizando la esclavitud para que le dieran oportunidad de meter el último gol antes de despedirse.

Grupo C

País Puntos
Estandartefrancia.jpg Reino de Francia VI
link={{{3}}} Reino de Inglaterra VI
Thundercats-scream.jpg Wakanda III
link={{{3}}} Imperio Yuan 0[1]
Look de los jugadores ingleses medievales.

El Imperio Yuan había sido clasificado como cabeza de grupo sobre todo por la historia sádica, sanguinaria, violenta y llena de sexo que asemejaba a un episodio de Game of Thrones, y todo esto por ser descendiente directo de los Mongoles de Atila, pero demostraría que no se puede confiar en la historia negra por más que nos guste y en su primer partido los Yuanes perdieron 7 a 0 contra una Francia que estaba acostumbrada a ganar (no como ahora) comandada por un tal Carlos Seven y un poderoso ejército futbolístico con olor a queso. El otro partido fue entre los ingleses y sus refinadas formas de quemar señoritas, recordemos la Eurocopa de 1431 donde en la final Inglaterra quemó a la Juana, la del Arco rival por pararles los goles. Inglaterra le ganó 2 a 0 a la desconocida y nada agraciada para el fútbol selección de Wakanda, país africano que decidió enviar futbolistas para aparentar que el mundo exterior le importaba.

Cuando a los Franchutes les tocó jugar contra los Inglechutes lo hicieron con odio del feo, no del bueno, ya que se encontraban en una Guerra de los Cien Años que nadie se acordaba ya por qué había iniciado pero que ya había durado mucho. De esta manera por estar petrificados y no querer mirarse unos a otros dándose la espalda, el juego fue el más aburrido del torneo y quedó cero a cero, una decepción para los aficionados que sólo desperdiciaban sus tardes para ver sangre (luego la verían cuando los Otómanos entraran a Constantinopla, pero ya no les gustaría). El imperio Juan de nuevo no hizo nada, perdiendo 0 a 1 ante una Wakanda que tampoco hizo nada, pero lo hizo mejor.

Francialandia había notado que había perdido una buena oportunidad para librarse de los tomadores de té y decidió llegar a la final para humillar a su vecino salvaje, por lo que con determinación, fútbol e interés ganó 4 a 1 a una Wakanda que estaba feliz de regresar a casa luego de aburrirse de lo lindo en Europa. Inglaterra había pensado exactamente igual que Francia pero con menos fútbol y más jugadores como Enrique sexto que no sabía ni si era rey de Inglaterra o de Francia o de ambas, sólo metió 2 ante un 0 de los asiáticos que también estaban felices de ir a morir a casa por no ganar un solo punto.

Grupo D

País Puntos
Unancha.gif Imperio Incaico VI
link={{{3}}} Reino de Castilla V
link={{{3}}} República de Génova: II
link={{{3}}} Principado de Valaquia II
Jugador arquetipo Inca.

Los Castillos también eran potenciales campeones mundiales tras los excelentes juegos contra la comunidad musulmana-judía de Granada, pero para avanzar debían derrotar a sus homólogos los Génoveses que se la pasaban muy mal porque le debían hasta el alma a los Galosos (unos años más tarde venderían el país a Francia para pagar los nuevos uniformes de la selección). Con banqueros genoveses dispuestos a pagar para un buen seleccionado, Castilla y Génova empatarían 3 a 3 demostrando que podía haber buenos partidos sin necesidad de muertos en el campo. Por su parte, los Incas hacían gala de su poderío llevando su propio balón de oro puro a la competencia (era permitido pues la FIFA se lo quedaba) y con éste ganaron y rompieron varios huesos de los debutantes ortodoxos cuasihúngaros del Principado de Valaquia que cayeron 2 a 1 ante los infieles no creyentes de Cristo.

El segundo partido inició con Castilla armándose hasta los dientes para no sufrir otro empate, cuando los Incas tiraban su balón de oro el portero castellano lo recibía... Desaparecía, lo que hacía que los primeros estuvieran muy confundidos, tanto que durante este periodo de confusión Castilla ya había anotado con su propio balón de cabra viva, ganando así los europeos 2 a 0. En otro día y en otro lugar igualmente tenebroso, Génova y Valaquia empataban a un tanto en un partido que no vio ni Dios por lo aburrido.

Para la tercera ronda, los catalanes se relajaron pensando en estos ortodoxos no traían más que buenas intenciones y hermosos rostros y se fueron a descansar sus estrellas (se fueron al putero por decirlo de forma más elegante), sin embargo los Valaquianos con Dan IV (que nombre más mono) les detuvo el paso a sus caballos y resultó que terminaría 0 a 0 a favor de los Valaquianos, que bueno, fue su mejor resultado hasta ahora. Los Incas querían llegar a los cuartos y se pusieron a comer papa, alimento que antes era mágico y daba energía (no como las Sabritas de ahora) ganando así contra los Genoveses que ya preferían estar turisteando que ganando, de todos modos Francia ya estaba sobre ellos y preferían conocer (se fueron al mismo lugar que los castallinenses).

Segunda ronda

Cuartos de final Semifinales Final
 ----  ----  29 de mayo
                   
       
  link={{{3}}} Copy-Paste de Roma   0
  link={{{3}}} Imperio Mamón-O   3  
  link={{{3}}} Inglaterra   0 (2)
    link={{{3}}} Imperio Otomano   0 (4)  
  Unancha.gif Reino Cuy   1
  link={{{3}}} Semperparatistas   2  
  link={{{3}}} Imperio Otomano   5
    link={{{3}}} Bizancio   2
  Aztecas.jpg Los Mayones   0
  link={{{3}}} Menguancio   0  
  link={{{3}}} Bizancio   1
    Estandartefrancia.jpg Francia   0  
  Estandartefrancia.jpg Notredamos   1
  link={{{3}}} Castlevania   0  


Cuartos de final

link={{{3}}} Sacro Imperio Romano Germánico 0 3 link={{{3}}} Imperio Mamón-O
Así se imaginaba Otón III antes de verse como el mayor ingenuo del torneo.

Seamos honestos, los Otómanos ya eran de temer y parecían muy fieros y bélicos aunque, literalmente, no tuvieran en qué caerse muertos ya que sus alfombras voladoras las habían vendido para pagar los pasajes a Constantinopla. Pero eso no lo sabían los Sacrosos quienes consideraban que los imperios debían permanecer en paz y que sólo había que asaltar a los países pequeños, así los católicos antipapas salieron temerosos de hacer molestar a los musulmanes y no pudieron anotar en el primer tiempo, pero tampoco dejando anotar a sus contrincantes porque, a pesar de todo, tenían una fama que hacer respetar. Para no irse a los penales, en el medio tiempo los Otomanos hicieron trato con los Sacroimperianos, de que si les dejaban ganar les dejarían toda Hungría para ellos solos, al Sacro Imperio le interesaba en ese momento más una Sangría que una copa nueva y permitieron golearse tres a cero para irse felices a conquistar. Poco tiempo después el Imperio Otomano invadiría Hungría con el trofeo en las manos, haciéndose los occisos sobre cualquier trato y sacando la lengua a todos, por eso ya luego nadie confió en ellos.

Unancha.gif Imperio Incaico 1 2 link={{{3}}} Reino de Inglaterra

Los especímenes sudamericanos habían perdido la buena suerte porque en los vestidores algún europeo les había pedido sus baoles de oro para limpiarlos y ahora no aparecía por ningún lado, así que debían salir a hacer lo que el resto de los equipos, patear un cerdo vivo y dejarle la suerte a los dioses del campo. Los ingleses con sus finos modales y sus zapatos nuevos recién comprados con un poco de oro que habían conseguido fueron el primer equipo en no jugar descalzo o con botas de acero (que ampollaban demasiado), dándoles la ventaja sobre los incas que aunque sabían defenderse, no conocían las malas mañas de la Isla. Con piquete de ojo, mano a los cojones y mordida de pierna los Ingleses ganaron este partido, que fue uno de los más pervertidos de la copa.

Aztecas.jpg Imperio Maya 0 0 link={{{3}}} Bizancio

Los bizantinos bien habían estudiado a su rival y conocían lo peligroso que era el juego de caderas de los mayas, más peligroso que cuando la suegra de Constantino lo arrojaba al otro extremo de la sala con su cadera cuando bailaban alguna melodía loca y él debía decapitarla. Es por ello que el gobierno del Imperio Grecorromano de parte de Oriente organizó una visita guiada a las catacumbas debajo del estadio al que sólo irían los mayas, para, como adivinarán, encerrarlos prometiéndoles que al final del partido que perderían por default regresarían por ellos. Como era de esperarse, los espíritus de los mexicanos-guatemaltecos todavía espantan por Estambul esperando que usted o alguien más les abra la puerta.

Estandartefrancia.jpg Francia 1 0 link={{{3}}} Castilla

Castilla había sido aliado de Francia desde antes de la creación del mundo, y bueno, muchos de sus jugadores estrellas habían sido mandados a jugar contra los ingleses en las Eurocopas pasadas y habían muerto porque luego de los juegos salían a matar bebedores de té durante la Guerra de los Cien Años. Entonces habían pasado al mundial con mucha suerte, pero nunca pensaron encontrarse con su aliada Francia. Castilla debía ganar para mostrarse fuerte contra los musulmanes y Francia debía hacerlo para mostrarse fuerte ante todos (quizá es la última vez que lo haría hasta que llegara el pequeño Napo). Finalmente Luis XI en un peligroso juego de pelota contra un atacante catalán le daría una patada en la cabeza y al balón al mismo tiempo metiendo ambas figuras esféricas a la portería rival. Como en aquel tiempo no era sancionada esa conducta Francia ganaría 1 a 0 ante una Castilla que regresaría a Iberia a casar a sus reyes con otros de por ahí mismo.

Semifinales

Mehmed II y sus esclavos turcos estaban siendo los putos amos de la copa.
link={{{3}}} Imperio Mamón-O 0 (4) 0 (2) link={{{3}}} Reino de Inglaterra

Por un lado, los otomanos envalentonados, con confianza. Por el otro, los ingleses, que se encontraban distraídos pensando en cómo doblegar franceses y torturaros de manera efectiva. Sin embargo, no por ello salieron a la cancha con una menor disposición. Los isleños empezaron a utilizar algo que denominaron "juego de posesión", que consistía en robar el balón y mantener el control del mismo hasta llegar al área de manera efectiva. El problema es que aquel juego de posesión todavía no estaba bien desarrollado y los ingleses no sabían cómo avanzar en el campo rival, por lo que terminaron con un 100% de posesión de pelota pero sin tiros a portería. Todo sería decidido en los penales, una nueva regla improvisada ya que no habían planificado qué hacer en caso de empatar en instancias eliminatorias, donde Mehmed II, la figura otomana, sería el primero en patear y convertir, yendo a festejar a los vestuarios con sus ocho esposas. Por su parte, Enrique VI fue el primero en errar su remate, lo que condenaría al equipo isleño al convertir los otomanos sus restantes remates.


link={{{3}}} Bizancio 1 0 Estandartefrancia.jpg Francia
Señoras y señores... ¡penal para Bizancio aquí en Hagia Sophiaas!

Los bizantinos se encontrarían frente a frente con un gran conjunto de esclavos africanos francés, que se encontraba dispuesto a ganar la Guerra de los Cien Años, a tomar Constantinopla y si les quedaba resto físico, Jerusalén. Con lo que no contaban los franceses era con la fortaleza de los bizantinos y en especial la de su capitán Constantino, quien pelearía cada pelota como la última en su afán de defender su hogar. Pero no sería él, sino Giovanni Giustiniani Longo quien anotaría tras decretarse la pena máxima: un africano francés le cometería una falta al susodicho dentro del área y el colegiado, tras ciento catorce minutos de revisión en el VAR y un juicio con Dios como testigo pitaría penal. Longo se haría cargo de la ejecución y la intercambiaría por el único gol del partido. Bizancio llegaba a la gran final, donde se enfrentarían con la gran revelación del torneo, los turcos del Imperio Otomano. Francia, por su parte, se resignaba a pelear por un tercer puesto contra los ingleses.

La Guerra de los Cien Minutos[2]

Juan de Arco restregándole el parche de campeón de la Euro 1431 en la cara a los ingleses minutos antes de descubrirse su identidad.
Cita3.pngCuando estaba aburrido le pasaba la pelota a Enrique VI para volver a sacársela.Cita4.png
Juan de Arco declarando desnudo.
link={{{3}}} Reino de Inglaterra 1 2 Estandartefrancia.jpg Francia

La denominada Batalla de Salónica (aunque algunos ignorantes que lo único que hacen es presumir su licenciatura en historia mientras llevan pasajeros en Uber afirman que la sede de este increíble encuentro fue Castillon) tuvo todos los condimentos que un buen partido de fútbol requiere, con tres goles, expulsados, lesiones, herejes quemados en la hoguera y la figura inglesa, Enrique VI, sufriendo una posesión en medio del partido. Francia golpeó primero con una jugada magistral de una de sus figuras, Juan de Arco, un muchachito tímido y remilgado con un gran talento que aseguraba escuchar voces divinas diciéndole adonde debía patear. Inesperadamente, su principal socio en la cancha, Gilles de Rais, mordió a un rival mientras intentaba desangrarlo para descubrir el secreto alquímico tras la creación de la piedra filosofal. Desafortunadamente, morder rivales no era válido según el reglamento, por lo que se resolvió expulsarlo. Con un jugador más, los ingleses empezaron a dominar pero siguieron sin patear a portería hasta que se decretó el final del primer período.

Apenas iniciado el complemento, John Fastolf le cometió una falta en el borde del área a Juan de Arco, tras la cual se iría expulsado por doble amonestación. Juan cambió la falta por gol y festejó dedicándole el tanto a Dios y quitándose la camiseta. Desafortunadamente para Juan, sacarse la camiseta reveló que en realidad su nombre no era Juan sino que era Juana, por lo que fue condenada a morir quemada en la hoguera por cometer la atrocidad impía de ser una mujer jugando un juego para hombres de mejor manera que ellos. Afortunadamente para los galos, al director técnico le permitieron sustituir a Juana antes de quemarla viva, que no sea cosa que después fueran al TAS a quejarse. El partido fue interrumpido y una hoguera fue colocada en el centro del campo, donde Juana fue incinerada. Diez contra diez, se reanudó el partido y en el décimo minuto de descuento Inglaterra descontó a través de Enrique VI, quien en lugar de festejar sufrió una posesión y tuvo que ser retirado del campo de juego. Francia lograba un histórico tercer puesto.

La Caída de Constantinopla

Longo acusando una lesión para evitar quedar marcado por una humillante derrota
link={{{3}}} Bizancio 2 5 link={{{3}}} Imperio Mamón-O

Extracto del libro "Momentos Estelares de la Humanidad", de Stefan Zweig:

El día es 29 de mayo de 1453. Constantino XI, capitán de los Bizantinos, sale al campo de juego siendo abucheado por su público que se enteró que había sobornado a sus contendientes con el poco dinero que quedaba en el imperio. La Basílica Xbet de Hagia Sophiaas está llena de gente que está harta de ver cómo su equipo juega mal y depende de los árbitros para ganar. Mehmed II, capitán rival, siente la confianza en todo su cuerpo, pero se hace el humilde por respeto a su rival. Se lo dijo una gitana, él no lo quiso creer, le siguió dando a Notaras, al Consta y al Çelebi. Sin embargo, a pesar de todos los malos presagios que los astrólogos turcos vaticinaron, los Bizancios golpearon primero a los cinco minutos del primer tiempo, engañando a los turcos con el viejo truco de "Mira, 72 vírgenes por allá". Constantino marcó de penal gracias a una falta inventada por el árbitro, que le había prometido una bolsa de oro y un título de santidad. Diez minutos después, Giovanni Giustiniani Longo anotó el segundo gol con un tiro libre que rebotó en la barrera y descolocó al portero (quien estaba siendo detenido por un candado de lucha libre que el árbitro asistente le estaba propinando "accidentalmente").

Mehmed II estaba en estado de furia. Terminado el primer tiempo, y ya en el vestuario, los otomanos realizaron diez sustituciones ya que no había límite en las mismas. Mehmed ejecutó a todos los inútiles que salieron del terreno de juego, que en su mayoría eran presos y mercenarios a los que no les pagaban o alimentaba lo suficiente y permitió el ingreso de sus figuras, Çandarlı Halil Paşa, Süleyman Baltoğlu, Zağanos Pasha y un cañón gigante, que habían disfrazado de defensa.

Fue el ingreso de aquel cañón gigante lo que les otorgaría la victoria, ya que las reglas de la FIFA no contemplaban el ingreso de objetos inanimados como potenciales jugadores. Dicho cañón se encargaría de destruir completa y literalmente a los defensores bizantinos. Habiendo pasado tan solo cinco minutos solo quedaban en el campo de juego Constantino y Longo, este último acusando una lesión y retirándose a Grecia en lugar de al vestuario local, posiblemente porque este sería prontamente ocupado por los visitantes turcos. Al emperador y capitán se le hizo imposible resistir el embate otomano y cedió cinco goles en los minutos restantes. Como último jugador de campo, comenzó a repartir hostias buscando lesionar gravemente a algún jugador rival. Finalmente, tras ocasionarle una decapitación de rodilla (sic) a un mediocampista ofensivo de los turcos, el colegiado decidió expulsarlo y los turcos se quedaban sin jugadores de campo, ya que los demás habían sido incapacitados de por vida por el cañón gigante y Longo se encontraba muy ocupado huyendo. Los otomanos celebraron su victoria, pero la FIFA no les reconoció el título, alegando que el cañón gigante era ilegal a pesar que los católicos lo habían usado para ganar mundiales anteriores y que los bizantinos eran los verdaderos campeones.

Pero la decisión de la FIFA no fue aceptada por los otomanos, ni por los espectadores inconformes, que se sintieron estafados por el arbitraje parcial. Así que se unieron para protestar contra la FIFA y los bizantinos, y empezaron a lanzarles piedras, flechas y bombas incendiarias. Así comenzó el asedio a Constantinopla, que duraría dos meses y terminaría con la caída de la ciudad y el fin del Imperio Bizantino (véase Caída de Constantinopla para volverse menos ignorante).

BanderaImperio Otomano.png
Campeón
Imperio Mamón-O
Prímer título, Mehmed II asciende de sultán a César

Premios individuales

Mehmed II levantando el trofeo mientras el resto de su equipo persigue infieles por las calles de Constantinopla

1. Balón de oro:

  • link={{{3}}} Mehmed II, la gran figura del Imperio Otomano, principal responsable de la victoria del mismo. El premio fue robado por Castilla mientras Mehmed festejaba con sus ocho esposas.

2. Bota de oro:

  • link={{{3}}} Mehmed II se apropió de todas las anotaciones de su equipo ya que varios de los anotadores en otros encuentros fueron ejecutados porque sí. El premio fue robado por la Corona de Aragón mientras Mehmed festejaba con sus ocho esposas.

3. Guante de oro:

  • link={{{3}}} Debatiblemente vacante. El premio fue robado por la Corona de Aragón, que a su vez fue robado por el Museo Británico, por lo que diversos repartidores de UberEats con licenciaturas en historia le otorgaron el premio a estos últimos.

4. Premio al juego limpio:

  • Aztecas.jpg El Imperio Maya recibió este galardón tras demostrar una excelsa técnica en el arte de los sacrificios humanos: La pulcritud de los mismos era la envidia de toda Europa, en especial de Francia, quienes tenían un grave problema de ratas y pulgas además de un cuestionable manejo de la higiene que mantienen hasta la actualidad. El premio fue robado por la Corona de Aragón y a todos los mayas se les premió con trabajo de una jornada laboral de veinticuatro horas sin paga.

5. Hoguera de oro:

  • Estandartefrancia.jpg El tronco con que fue incinerada Juana de Arco fue recubierto en oro puro y se le otorgó el premio a sí mismo. El tronco fue robado por el Museo Británico como venganza por haber perdido la guerra.

Ver también

Incicito.png ESTE ARTÍCULO ESTÁ NOMINADO PARA QUEDAR ENTRE LOS DESTACADOS.

¿No es genial? ¡Una sonrisa y prepárate, porque si gana,
podrás verlo en la Portada! (algún día)...
Incicito.png ¡Este artículo está nominado para ser destacado! - Si gana, ¡podrás verlo en la Portada!



Referencias

  1. Invento maya
  2. Realmente el partido duró 116 minutos, pero eso no vende