Harry Plotter y el Prisionero de Almoloya

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Harry Plotter
y el Cargamento de Azcavan
HarryPotter3tapa.jpeg
No sé de qué fumaron los tres, pero parece que pega bien.

Autor
La Roulin

Idioma Original
Klingon

País
Gran Porraña

Traducción
Tu bisabuelo.

Editorial
Bloomspurry

Fecha de Publicación
Ayer nomás.

Género
Asexual.

Calificación
Para menores de 3 meses.

Premios
Ganó 8, pero le sustrajeron uno.

Páginas
43.


Cita3.png-No, Vernon. Sigue, muchacho, sigue. Con que estas orgulloso de tus padres, ¿eh? Van y se matan en un accidente de coche…sobrios, me imagino.Cita4.png
Tía Marge Simpson al ver que el Plotter no quiere ayudar en la casa.
Cita3.png¿Que es lo que más te asusta en el mundo?Cita4.png
El profesor Gulpin acercándose lentamente a Nevil.
Cita3.pngPerdona, Nevil, pero no he entendido lo que has dichoCita4.png
El profesor de nuevo, al ver que el interno no contesta.
Cita3.pngLa abstinenciaCita4.png
Nevil , entre susurros atemorizados.
Cita3.pngSabía que lo podía hacer, porque ya lo había hecho… ¿No es absurdo?-Cita4.png
El Plotter creyendo haber aprobado un examen. Por desgracia, todo sucedió bajo los efectos de la metadona.
Cita3.pngMe parece que tienes una salud estupenda, Plotter, así que me disculparás que no te perdone hoy los deberes de mañana. Te aseguro que si te mueres de sobredosis, no necesitarás entregarlos.Cita4.png
La Profesora McDonalds no le deja pasar una al Plotter.

Sinopsis[edit]

Harry Plotter y el Cargamento de Azcavan es un libro de autoayuda escrito por la Roulin, una mujer con antiguos problemas de pobreza, que ahora es tan rica que no sabe cómo manejar su vida. Su par en la pantalla fue dirigida por el Mensicano Alfonso de los Cueros, para VHS y Windows Vista.

El libro en sí es el tercero de una larga e interminable serie de más libros que relatan la vida y obra del drogadicto preferido de todos, Harry Plotter. Fue editado y vendido por la editorial de siempre, Blomsporry. La Roulin reconoció en una entrevista para Canal 7 que este libro fue el que más rápido terminó, posiblemente bajo los efectos de hongos alucinógenos de gran calidad.

Este libro fue también destacado por ser el primero y único (por suerte) en el que no aparece El-Que-No-Debe-Ser-Fumado. La trama se centra en el fugitivo Ziriuz Nigro Black, quien es perseguido por medio Joguartsy Gran Bretaña al ser acusado y sospechoso de haber robado el cargamento de drogas duras de Azcavan.

El Plotter, estrenando 13 añitos, deberá decidir de qué lado está: si de la masa enfurecida que reclama la droga a gritos, o de Ziriuz que clama por su inocencia en medio de la rehabilitación.

Sin embargo, y para complicar más las cosas, todo el mundo le dijo al Plotter que Ziriuz Nigro Black quiere matarlo para poder ser él mismo el personaje principal y quedarse con todas las sustancias ilegales.

Historia[edit]

Luego del super mega requetecontra exitazo de su último libro, Harry Plotter y la Recámara de los Secretos, la Roulin comenzó a creer que la editorial ya no la dejaría libre hasta terminar todos los putos libros.

Si bien no se equivocaba, Blomsporry la hizo firmar otro contrato estafador en el cual se la obligaba a vivir sólo para escribir la vida del Plotter (o al menos sus años en el internado de Joguarts), a cambio de retirarla de la mohosa y antihumana cámara en la que la habían encerrado para escribir el segundo año del joven.

El resultado fue que ahora la Roulin escribió el libro en una cabina de tren abandonada, a la luz de unas velas que hallaron por ahí para ella y con una nueva y flamante Pentium V.

Sin embargo, y al ver que la cosa no avanzaba por buen camino (la mujer estaba en rehabilitación, como su personaje) los ejecutivos de la editorial le suministraron sales de baño y algo de Krokodil para ver qué pasaba.

En menos de un año, Harry Plotter y el Cargamento de Azcavan ya era Top Sale en todas las putas librerías del mundo. La Roulin terminó en un centro clandestino de rehabilitación para ver si podía subsanar la gangrena y los miembros perdidos gracias al Krokodil.

Resúmen[edit]

El Centro de seguridad San Bruto para delincuentes juveniles incurables, ubicada en el Triángulo de las Bermudas.

Por la cicatríz que lleva en la frente, sabemos que Harry Plotter no es un niño como los demás, sino el drogadicto que venció a Lord Voldemort, el Dealer más temible y maligno de todos los tiempos y culpable de la muerte por sobredosis de los padres de Harry.

Desde entonces, el Plotter no tiene más remedio que vivir con sus pesados tíos y su insoportable primo Dudley (en realidad buenas personas, pero vistos como tiranos a través de las alucinaciones del Plotter).

Tanto sus amorosos tíos como su buen primo son Druggles, o sea, personas sin droga, que se rompen la espalda trabajando de sol a sol y todo para tratar de ayudar al chico en su largo camino a la rehabilitación.

Debido a que el libro está visto desde los ojos del Plotter, vemos a sus familiares como tres sacos de mierda que lo desprecian cual sorete pegado al zapato.

Al igual que en las dos primeras partes de la serie –La Piedra de Crack y la Recámara de los Secretos– Harry aguarda con impaciencia el inicio del tercer curso en el Colegio Jogwarts de Magia y Droguería (en realidad siendo un Centro de Rehabilitación para casos perdidos).

Tras haber cumplido los trece pirulos, estando solo y muy lejos de los proyectos de amigos que se hizo en la institución, el Plotter se pelea con su bigotuda tía Marge, quien es la única persona de la familia que le dice la verdad en la cara por ser tan descarado y desagradecido con sus tíos y primo.

Enfadado por nimiedades, el Plotter la convierte en globo para ver si era cierta la leyenda de que Marge escondía GH y drogas en su cuerpo, pero al descuartizarla, debe huir en un autobús mágico para drogadictos como él.

Mientras tanto, de la prisión de Azcavan se ha escapado un preso sin conciencia propia, Ziriuz Nigro Black, un asesino de Marihuana en serie con poderes mágicos e ilusorios que fue cómplice de Voldemort y parece dispuesto a eliminar a Harry del mapa para quedarse con su fortuna de sustancias ilegales, que el Plotter tanto ostenta a viva voz.

Y por si esto fuera poco (aunque lo es), Harry Plotter deberá enfrentarse también a unos terribles monstruos, los Drogadores, seres abominables capaces de robarles la mota a los magos y de borrar todo recuerdo hermoso de los buenos viajes que se pegaron.

Lo que ninguno de estos loquitos sabe es que el Plotter, con la ayuda de sus fieles lacayos Ron Whisky y Embrión la Sangre Aguada, es capaz de todo y mucho más para conseguir su diploma de rehabilitado.

Personajes Nuevos[edit]

Obviamente y para los safios que no se leyeron los libros de la Roulin, pero que se fumaron las interminables películas, aquí está la infaltable sección de nuevos inservibles seres que obstruyen el camino del Plotter hacia la rehabilitación y un trabajo decente en la sociedad.

Marge Durschley[edit]

La inevitablemente gorda hermana del bueno de Vernon Durschley. Una mujer tan obesa que no se sabe de dónde sacó su ropa, posiblemente de diferentes retazos de trapos de piso. Este globo aerostático humano llega a la casa de su hermano de visitas, para ver cómo se encuentra su cuñada Pezuña, una anoréxica nerviosa, y su sobrino Dudley, de camino a convertirse en Boba Fett.

Sin embargo y a diferencia de sus amables parientes, Marge es una mujer anti-droga, por lo cual no dudará en decirle toda la verdad de lo que piensa al Plotter, haciendo que éste pierda el control en medio de su abstinencia y haga que se infle como un globo, tras ponerle bicarbonato en el vino. La pobre mujer muere al estallar sobre el distrito de Aquiles Bailo, Gran Bretaña. Sus víceras aún se pudren en los tejados.

Están Shunpaic y Erni Drogang[edit]

Están es un piojoso y granoso pendejo de siete años, encargado de ayudar a los drogadictos indigentes a subirse al autobús Achinámbulo. Aparece por primera vez cuando el Plotter casi muere atropellado por el autobús que conducía su mejor amigo y amante, Erni Drogang, un anciano demacrado por la difteria infecciosa, que a duras penas puede ver más allá de sus cataratas.

Al subir el Plotter al autobús, sellando así su destino, Están comienza a acribillarlo a preguntas muy personales como "¿Cuál es tu nombre?" y "¿Te das con penicilina o Penecilina?" entre otras menos afortunadas. Harry miente respecto a su nombre, tamaño de miembro y talle de ropa, pero le afirma que se da con penecilina para más placer.

Por lo general, la función de Erni se desarrolla al atropellar ancianas desvalidas, matar criaturas de menos de cinco años y levantar a seres dudosos, véase Harry Plotter.

Tomá el Tabernero[edit]

Aunque ya había aparecido brevemente en Harry Plotter La Piedra de Crack, se conoce más acerca de este pervertido personaje en esta edición. Se trata de un hombre completamente calvo, tanto en la azotea como en el sótano, si saben a lo que me refiero. Atiende el bar llamado "El Caldero Pedorreante", un sitio de mala muerte en el que uno se puede encontrar de todo, desde una bota usada, hasta hongos exóticos. En la película lo ridiculizan aún más al hacerlo ver como una especie de sirviente estúpido, que por dos puntos de polvo es capaz de vender a su madre.

Sir Me CagoDan[edit]

Un retrato viviente de un caballero del siglo II, que había sido muerto tras robar opio y darlo a los pobres para que comieran algo.

Luego se descubrieron sus efectos al enloquecer la gente, pero como Me CagoDan no era rico, le atribuyeron el descubrimiento a otro mal viviente. Este caballero aparece en el libro para importunar al Plotter y a los otros internos, debido a que la Vieja Gorda, la mujer del retrato mal pintado de la casa Triffindor, se tomó vacaciones con el pretexto de haber sido atacada por Ziriuz Nigro Black. Muere cuando su cuadro se incendia por un mechero en mal estado. Nadie lo extrañó.

Silba Trilonchi[edit]

La nueva profesora de la nueva asignatura, "Adivinaciones". Una asignatura en la que el Plotter y los otros internos deberán adivinar el futuro tras tomar un té de floripondio y leer las hojas que quedaron en el fondo de la taza, si es que pueden.

Normalmente la profesora Trilonchi es nieta de una reconocida adivina, pero como el talento de su abuela murió antes de que ella naciera, debe valerse de las drogas más fuertes para poder llegar al estado de vuelo y adivinar cosas predecibles, como que Nevil morirá en la clase de Criaturas Trágicas, o que el Plotter debe matar a alguien antes de que alguien lo mate a él.

Se descubre que además de darse con sustancias y polvillos, la profesora se encanuta varios litros de alcohol puro, por lo cual es normal que se caiga desmayada sobre uno de sus estudiantes en cada clase. Debido a esto, Embrión abandonó la asignatura y se inscribió en Estudios Druggle, algo totalmente inservible para una Druggle como ella.

Ziriuz Nigro Black[edit]

Ziriuz es más feo que pisar mierda descalzo.

La estrellita del libro no podía faltar. Se trata de nada más y nada menos que de un preso que se escapó de Azcavan, prisión de los magos drogadictos perdidos.

Cómo mierda escapó, ni Dambeldor lo sabe, y eso que ese sabe todo. Se daba la casualidad de que en el momento en que se hizo obvia su ausencia (no recibía agua hace siete meses), desapareció como por arte de magia un enorme e importante cargamento de drogas duras que se dirigía desde Azcavan hasta las tiendas locales. En orden de no aceptar la negligencia y esconder los evidentes sobornos, el ministro de la magia Y un Cuerno Fadge indicó que el culpable directo de esta atrocidad era Ziriuz, de quién se había descubierto su fuga hace mucho tiempo.

Ziriuz aparece en muchas partes del libro para ver al Plotter, sólo que bajo una forma animal que no se puede desvelar ahora. El Plotter lo ve cada tanto y siempre se da un palo que lo deja inconciente, por lo que atribuye su mala suerte y su afinidad a la muerte con ese particular personaje.

Rómulo y Remulus Gulpin[edit]

El nuevo profesor de la asignatura maldita preferida del Plotter, Defensa contra las Drogas Oscuras. Se trata de un hombre con aspecto de indigente, el cual se ocupa de enseñarle a los internos que con las drogas no se juega.

Con el tiempo se transforma en el profesor preferido de todos los internos, menos de Draco Malfaso que se burla constantemente de sus ropas andrajosas y su olor a meo de zorrillo. Sin embargo y debido a que esto no es más que la verdad, el profesor lo estima. Se convierte también en el profesor personal del Plotter, enseñándole un valiosísimo hechizo llamado "Chinonus", capaz de alejar a uno o más Drogadores y sentir un buen viaje por un rato.

El profesor esconde varios terribles secretos que por suerte para los lectores, se desvelan al final del libro, haciendo inútil el salir corriendo a comprarse las demás ediciones. Aparece en los años siguientes, pidiendo limosna en el Callejón Chinón al perder su empleo.

Drogadores[edit]

Criaturas espectrales de color negro que flotan, posiblemente al haber alcanzado el nirvana de los viajes con alucinógenos, algo imposible para seres vivos. Son temidos tanto en el mundo mágico drogadicto como el mundo Druggle por la sensación de bajón depresivo que dejan a su paso. Suelen aspirar todas las drogas, no importa en dónde las escondan el Plotter o los otros internos, por eso se encuentran apostados en las puertas del internado, inspeccionando todo lo que entra y sale.

Además de eso, si están en estado de alerta son capaces de aspirar todavía más fuerte para robar, además de cannabis y sustancias, todos los recuerdos de viajes placenteros que las víctimas se pegaron con las ketas y metadonas. Se encuentran en Joguarts porque se sabe de antemano que el prófugo Ziriuz Nigro Black quiere entrar al lugar para matar al Plotter y vengarse de que su fortuna en polvos sea la más grande.

Capítulos[edit]

Lechuzas Alucinógenas / El horror de Tía Marge Simpson[edit]

La intrincada historia comienza con el Plotter llorando en su habitación, seguramente víctima de otro ataque de abstinencia que le hace creer que su familia no lo quiere.

La tía Marge, volando por Gran Bretaña.

Sigue encerrado y relata lo difícil que es hacer su tarea, debido a que su varita (en realidad uno porro largo que lleva desde su onceavo cumpleaños) y su escoba para barrer cenizas de cigarros están ahora bajo llave en su antigua casita bajo las escaleras. El lector obviamente sabe que fue el Plotter mismo quién hizo esto, pero la idea es que el personaje no lo admita. Nos lleva la historia al momento en el que el Plotter recibe varias lechuzas la noche de su cumpleaños N°13.

Eran cuatro en total. La primera, rojiza como la sangre que brota de las jeringas de heroína, llevaba una carta de su amiga Embrión. La interna lo felicitaba por hacerse más viejo y le restregaba en la cara su libertad con sus padres por el mundo. Luego de incinerar la carta, el Plotter abre el obsequio de su amiga impura, para ver que se trataba de un equipo completo para liar porros de los buenos. Sonriendo por su suerte, abre la carta mohosa de Ron Whisky.

La lechuza de los Whisky estaba a punto de morir por las garrapatas y la sarna que la corroían, por lo que el Plotter la dejó en la jaula de su lechuza Hachig, para que al expirar le sirviera de alimento.

Lejos de parecerse a Embrión, Ron le restregaba a Harry en su carta que, mientras él estaba pudriéndose ahí en su habitación, él se la pasaba pipa en Egipto, fumando cerámicas de Osiris con sus innumerables hermanos y probando opio egipcio con su rata, Te Cabers. Ron le regaló un Porrotoscópio, un aparato aparentemente inservible, por ahora...

La tercera lechuza, que poseía tres alas, le entregó una carta de Jagrid y un enorme paquete con forma de libro. Pensando que el supuesto libro tendría buenas hojas para liar, el Plotter lo abrió confiado, sólo para casi perder un dedo al ver que era un libro con dientes, hecho para que nadie se lo fume. Tratando de parar la hemorragia, el Plotter se desmaya ahí donde estaba. Despertó dos horas después, viendo que quedaba otra lechuza. Tomó la arrugada carta que llevaba y el animal le picó la herida del dedo, haciendo que sangre aún más.

Ignorando la herida y recordando que con trece años ya era todo un hombre, Harry abre la carta en la que había escrito un gran mensaje con sangre seca: "TE MATARÉ PLOTTER". Pero al Plotter no le pareció la gran cosa, ya que la mitad de Gran Bretaña quería matarlo.

Sin embargo, más abajo había otra oración: "Y ME ROBARÉ TODAS TUS DROGAS". Al leer esto, el joven finalmente se desmaya para no volver a despertar...hasta el mediodía. Al parecer, ese no sería un buen cumpleaños, debido a que la familia recibiría la visita de la tía Marge, una mujer espantosa y gorda, tan gorda que no se la puede describir.

Marge odiaba tres cosas: la sarna, el moquillo y al Plotter. Como ninguna de las dos primeras estaba presente en la casa, se ensañó con el Plotter de lleno. Desde que entró por el ventanal de la casa con su perro (no entraba por la puerta) comenzó a decir todo tipo de barbaridades, como que el Plotter tenía peste bubónica y que estaba esquelético.

De todas maneras, Harry no podía responder a tan atroces insultos por el hecho de que si se portaba como un animal, su horrendo tío Vernon no le firmaría el permiso para ir al pueblo magico de Holmenas, un sitio lleno de polvo de ángel para aspirar y cerveza de manteca, algo que volteaba la cabeza de la gente. Así que toda esa semana, el comportamiento del Plotter fue ejemplar pues ayudaba en la casa, contestaba con más de una sílaba y ya no tiraba sus calzones manchados al televisor.

Sus tíos y su primo estaban esperanzados de que finalemente los tratamientos de rehabilitación estuvieran dando sus frutos, pero las cosas se veían mal gracias a Marge. Ella escupía amarillentas flemas al rostro del Plotter cada vez que se lo cruzaba.

Comía la comida de Plotter antes de que el muchacho la tocara e incluso llegó tan lejos de regalarle un porro recién armado. Dudley terminó en el hospital por dos días cuando entre todos intentaron calmar al Plotter.

El autobús Achinámbulo / El Caldero Pedorreante[edit]

Una horrorosa noche, Marge fue demasiado lejos. Estaban todos cenando en familia, como debe ser, cuando Marge se pasó de copas y fue de lleno a su deporte favorito: degradar al Plotter.

Comenzó denigrando el aspecto físico del muchacho, pasando por su baja inteligencia y sus ojos cruzados. El Plotter hacía lo que podía para no estallar, pero sus tíos ya no podían ocultar el vino que Marge bebía, ya que ésta había entrenado a su perro para que lo hallara. En cuanto llegó a la cicatríz, Marge rebajó a los padres de Harry, indicando que era una vergüenza que hubiesen morido en un accidente automóvilístico, borrachos.

El Plotter en una incómoda posición frente a su enemigo.

El Plotter ya no pudo contenerlo, y de tanta fuerza que hizo para garcar, la copa en la mano de la loca de Marge estalló. El resto de su familia estaba por entrar en pánico. El Plotter comenzó a levantar la voz, indicando que por ningún motivo sus padres habían expirado gracias a la bebida, sino que había sido por sobredósis de las drogas más finas y caras de Gran Bretaña, suministradas por nada más y nada menos que Aquel-Que-No-Debe-Ser-Fumado.

Como Marge estaba en la séptima nube de la ebriedad, escupió el rostro del muchacho y le preguntó si eso le recordaba a las bebidas con las que sus padres lo concibieron. El Plotter estalló y le lanzó un hechizo sin varita a la mujer, que comenzó a inflarse más de lo que ya estaba, toda una proeza para los efectos visuales de la época. Cansado del hogar que lo acogió toda su vida y con Marge a punto de reventar como fuego artificial, el Plotter tomó todas sus cosas (que no eran muchas) y se las piró.

En el camino se queda tumbado en un parque de mala muerte, destrozado por la abstinencia y las ganas de fumarse un porrillo que lo hiciera volar y olvidarse de lo mala que era su vida.

En una de esas, el Plotter capta un gruñido muy bajo, proveniente de un callejón de esos en los que los Dealer se esconden para vender polvo del bueno. Se puso de pie de un salto y fue a su encuentro. Sin embargo al ir por el medio de la calle y con el semáforo en verde, un autobus morado lo estampa al pavimento. De todas maneras Plotter sobrevive porque es el protagonista.

Al ponerse de pie y con un cascote considerable en la mano, buscó a su agresor. La puerta lateral del autobús se abrió frente a sus narices y bajó una cosa horrenda, rodeada de humo dudoso. La cosa innombrable se presenta como Están Shunpaic, el orgulloso ayudante del autobús Achinámbulo. Se trataba de una carcacha descompuesta con tres ruedas totalmente explotadas, que iba a toda velocidad buscando indigentes como el Plotter.

Lo que el muchacho veía en frente era a un mocoso de alrededor de siete años, con granos más grandes que una pastilla de viagra. Enfadado porque el autobús le había fastidiado el plan de comprar drogas al dealer del callejón, el Plotter arrojó su equipaje a Están y subió al cacharro.

A bordo de este, vio diversas camas atadas con cadenas oxidadas a las ventanas rotas; algunas carecían de vidrios. Muchas de las camas estaban sin hacer, con extraños líquidos que se escurrían de sus sábanas. Dos no tenían colchón y a una se le había caído medio techo de autobús encima. El Plotter se alertó cuando vio una mano debajo de todos los escombros.

Tomó muy fuerte el porro que tenía por varita al notar la lenta y podrida respiración de Están Shunpaic en su nuca. Al voltearse, el mocoso le extendió la mano al Plotter para pedir limosna.

Luego de darle un papel para liar y una pelusa, Están presentó a Ernie Drogang, el conductor. Sin permiso para entrar en la cabina, Harry se mandó y estrechó la mano con el anciano. Al hacer esto, atropellaron a dos monjas que pasaban por ahí. El Plotter fue a sentarse y estuvo las siete horas que duró el vomitivo viaje oyendo las hazañas de Están de cómo había abusado de dos Hipogrifos, vaya alguien a sabér qué mierda eran.

Harry tomó prestado el nombre de su amigo desaparecido, Nevil Lonboton, ya que si se presentaba como Harry Plotter, dudaba que lo dejaran escapar de allí sin vida. El autobús hizo una que otra parada para levantar damas de la noche y otros menos afortunados, mientras el muchacho buscaba desesperadamente algo para fumar, lo que fuera.

Al no encontrarlo, decidió aguantar la respiración, para ver qué pasaba. Se desmayó y se golpeó la cabeza y al despertarse, estaba sobre el regazo de Están, quien lo miraba con una sonrisa embobada. Pensando que el pasajero enloquecería por la abstinencia y el asco horrendo, el autobús hizo una parada en el Caldero Pedorreante, el bar al que Harry habia asistido a sus once añitos, en donde se fumó las colas de las ratas que lo habitaban.

Sin pensar en su seguridad, tomó sus cosas y se tiró del vehículo, rompiéndose la yugular en el intento. Sin embargo, sobrevive. Es recibido y besado por el mismísimo ministro de la droga magia, Y un Cuerno Fadge. El viejo verde lo saluda con su nombre original, haciendo que Están y Ernie tengan orgasmos de alegría.

Pero previniendo una futura violación, el ministro aparta al Plotter para que no pierda lo poco que le queda de dignidad. Entran al bar y una sensación de recuerdo inunda al chico, pero llega Tomá el tabernero y le enciende el primer porro del año.

Más loco de lo que ya venía, Harry es puesto a dormir hasta el siguiente día. Al levantarse un minuto más tarde de lo que acostumbraba, el Plotter se da cuenta de que es libre de hacer lo que se le diera la gana.

Lejos de su insoportable familia y con una pequeña fortuna de sustancias al límite de lo legal, podía llegar a donde quisiera. Se levantó, desmayó al libro canibal y fue a comprar los útiles del internado antes que nadie. Entró al Callejón Chinón con su propio porro ya encendido y se dió la gran vida. Durante toda una semana comió diferentes tipos de helado con cubiertas de GH, ácido y otros similares. Se volteó dos carteles de contrabando y cuando alguien se acercaba para reprenderlo, se levantaba el pelo que cubría la cicatríz, haciéndolo inmune.

Compró su túnica, drogas y hierbas para las clases de pociones y algo de comida baja en calorías para su lechuza Hachig, que no sabemos si estaba viva a esta altura. En un momento se coló al banco Pringotts y discriminó a un duende.

La famosa Keta de Fuego en acción.

Todo iba bien hasta que tuvo la puta mala suerte de pasar frente al negocio de Artículos para Droguíditch. Al parecer había salido al mercado una nueva escoba para barrer no solo cenizas de las fumaderas, sinó también para barrer a gente de carne y hueso que se había pasado de dosis. En los dos días siguientes el Plotter tenía crisis de ir al banco y vaciar toda su bóveda de sustancias para costearse esa escobita, llamada la Keta de Fuego. Pero por suerte algo de sentido común le quedaba, así que no lo hizo y la padeció como los demás mortales.

Al rato le cae toda la incontable familia Whisky y Embrión, como salidos de la nada. Pensando que la diversión había terminado, el Plotter se puso su máscara de falsedad para saludarlos a todos con una sonrisa increíble.

La verdad era que los odiaba profundamente, pero tenía más dinero que ellos. Llevó a sus dos lacayos a todas partes, mientras Ron le contaba que mientras estaban en Egipto dados vuelta por las drogas de oriente, Freddo y Jorge habían intentado encerrar a su hermano mayor Persi en una pirámide de falopa, pero su madre los descubrió y como castigo los depiló con cera.

Luego le enseñó al Plotter a su rata, por la cual estaba preocupado. El animal, llamado certeramente Te Cabers, estaba al borde de la parca. Su pelo ya no relucía y amarillentas flemas brotaban de sus ojos sin vida.

Embrión, trepadora como siempre, aprovechó la oportunidad para arrastrar a sus amigos hasta el negocio de animales y drogas, llamado El Drogorio de la Lechuza. Allí el Plotter y Ron preguntaron a la dependiente de la tienda qué carajos andaba pasando con la rata.

Embrión fue picada por una Mamba Negra. La anciana mientras tanto tomó al animal y probó una de sus flemas. Les dijo a los mocosos que el bicho ya había expirado y lo mejor era darle la eutanasia para evitarle dolor y dejarse de joder.

Señaló a Ron como la auténtica rata al no comprarse una más nueva y dejar que esa se fuera al infierno. Sin embargo, el Whisky tomó a la rata y escupió al rostro de la anciana. En ese momento un gato grande y peludo saltó encima de Ron para comerse al animal. La vieja no hizo mucho por detener esto, pero Ron sacó su nueva varita (la anterior se había partido) y hechizó al gato, haciendo que le de cólera y cagara sin parar.

Salió del negocio con el Plotter, que estaba tan drogado que no sabía si lo que vio fue real o no. Al cabo de dos minutos los antecede Embrión, que llevaba al gato entre sus piernas. El animal se seguía cagando encima.

Ron se enfada y los dos se pelean como perro y gato hasta llegar el Caldero Pedorreante, en donde para la puta suerte de Harry, se hospedaban todos. Allí para su desgracia vuelve a ver a casi todos los Whisky, quienes lo saludan arrojándole estiércol fresco. Más tarde esa noche, el Plotter se escabulle de su habitación para oír conversaciones ajenas, otro de sus pasatiempos. Escucha por ahí la íntima pelea entre el señor y la señora Whisky, sobre la falta de dinero y de que uno de sus hijos estaba camino a la tumba, pero que no sabían cómo se lo iban a decir.

Luego el señor Whisky dice que teme por el Plotter, dado que en el Ministerio en donde trabajaba, estaban todos que caminaban por las paredes por la fuga del presidiario Ziriuz Nigro Black, que al parecer estaba tras Harry.

La señora Whisky dijo que el Plotter no sería tan subnormal como para ir en su busca, pero se equivocaba de lleno. Finalmente el matrimonio se da un pase con polvo de ángel y duermen en el comedor a falta de dinero para otra habitación.

El Drogador / Tazas de Floripondio y Piojos de Hipogrifo[edit]

Así se ven los Drogadores. Con esa pinta, cualquiera se pega un mal viaje.

Al día siguiente, el Plotter se despierta por unos fuertes sonidos que provenían de todas partes. Luego cae en la cuenta de que en menos de diez minutos tenían que estar todos en la estación para abordar el expreso o se jodían el año.

Se puso de pie de un salto y atizbó a ver al gato de Embrión orinando una de sus maletas. Tras practicarle una vasectomía, lo dejó ir. Ya al tener todo listo, salen en tropel a la calle. Allí los esperaban agentes secretos del Ministerio con una limusina de lujo. Los Whisky casi infartan al ver tanta pompa, pero el Plotter y Embrión se suben sin rechistar. Llegando a la estación y viendo que el tren ya casi partía, el señor Whisky separa a Harry del resto.

El Plotter no sabía lo que iba a suceder a continuación, pero planeaba decirle al señor Whisky que él no era de esos. Sin embargo, el hombre le advirtió que no debía ir en busca de Ziriuz, pase lo que pase. Como el tren ya estaba casi fuera de la vista, el Plotter no pudo prometer una mierda, así que se piró mientras pensaba en un plan para ir en busca de Ziriuz, pase lo que pase.

Como todos se demoraron tanto en subir, los tres internos se quedaron sin compartimiento, así que siguieron hasta el fondo para ver en dónde se podían caer muertos. Hallaron uno casi vacío, excepto por un hombre que dormía, seguramente por una dosis un poco pasada.

Al entrar con el equipaje y cerrar la puerta, los tres casi mueren por el olor a meo seco que desprendía aquél malviviente. Decidieron hacer caso omiso del amoníaco que infectaba sus pulmones y se sentaron. El gato de Embrión, llamado Chinótas, quería cazar todo el tiempo a Te Cabers, por lo que Ron la ocultó en el bolsillo de su túnica, en donde se le orinó.

El Plotter totalemente tranquilo, le contó a sus vasallos que el asesino de marihuana en serie, Ziriuz Nigro Black estaba tras él y su gran fortuna en estupefacientes. Sus amigos no se alarmaron demasiado, acostumbrados a los enemigos del muchacho. En un momento, el regalo que Ron le hizo al Plotter, un Porrotoscópio, comienza a sonar. Era un artilugio muy barato que sonaba si algo malo estaba cerca, como Malfaso o la abstinencia. En efecto era Malfaso con sus amigos, que abieron la puerta y lanzaron un zorullo a Ron, burlándose de su obvia pobreza.

Al cabo de un rato y espantados por el olor a meo, se alejaron. Unos minutos después el tren se detuvo en medio de una lluvia torrencial. El Plotter notó que alguien le hurgaba el bulto y dio un grito de chinchilla. Se trataba de Nevil y Shiny Whisky, la última de la interminable familia.

Esos gritos y gemidos de placer despertaron al hombre, que pidió silencio mientras encendía un mechero y sacaba su varita. Todos vieron como una larga sombra encapuchada se asomaba por el pasillo y abría la puerta sin tocar, el muy maleducado. Esa cosa negra y alta comenzó a aspirar más de lo requerido, haciendo que todos tuvieran mal viaje con las drogas. A Plotter mismo lo afectó más que a los demás, por su oscuro pasado con la metadona. Luego de oír gritos de placer y súplica, cayó redondo al piso.

Al despertar, estaban todos encima suyo preparándose para una orgía de proporciones vikingas, pero el hombre meado, que resultó ser un profesor, los detuvo antes de que cometieran un error. Se arrodilló y puso un porro en la boca de Harry.

Le dijo que debía fumarlo de una pitada sin respirar para que el efecto borrara toda la mierda que le habían robado. Luego de hacer lo que se le dijo, Plotter preguntó al profesor qué carajos le había pasado y por qué él era el único que se había ido al piso cual adicto novato con sobredosis.

El tipo se presentó como Rómulo y Remulus Gulpin, profesor de Defensa contra las Drogas Oscuras. Le dijo a todos que esa criatura era un Drogador, seres que aspiraban todos los recuerdos de los buenos viajes con metadona y otras drogas, dejando solo lo malo.

Le dijo al Plotter que al tener un pasado tan turbio, a él lo afectaban el triple, por pendejo. Luego se fue a ver al maquinista para apurar el viaje, dejando al Plotter desconcertado y violado.

Al llegar al internado Joguarts, Malfaso divierte a los demás internos al parodiar el desmayo del Plotter, mientras se encanutaba una jeringa de heroína. A Embrión se la lleva en camilla la profesora McDonalds y a Plotter lo tele-transportan a la enfermería porque el profesor Gulpin le contó a todo el personal docente que al joven le había dado un pico de abstinencia.

Tras rechazar los cuidados pero no los hongos alucinógenos, Harry se unió a Embrión, que se veía feliz y se mandaron al Gran Comedero. Comieron como vacas y a Nevil tuvieron que internarlo porque encontró una viruta de metal en su comida y se intoxicó. Malfaso siguió con las suyas. Antes de ir al catre, el director Dambuldor se puso de pie y les dijo a los internos que no se mandaran ninguna cagada ese año porque había Drogadores.

Eran criaturas despiadadas que no entendían razones, solo querían fumar lo ya fumado. El Plotter sintió que le bajaba la bilirrubina. Dambuldor presentó al profesor Gulpin y dijo que Jagrid sería el nuevo profesor de Criaturas Trágicas, porque el antiguo profesor se murió.

El primer contacto.

Al día siguiente todos se preparan para ir a la clase de Adivinaciones. Resultó ser una basofia de las peores. La profesora, llamada Silba Trilonchi, se la paso eructando toda la hora, mientras daba advertencias predecibles. No dejaba que nadie fumara un solo puro. Después los hizo beber té de floripondio sin depurar para que puedan leer el futuro en la mierda que quedaba acribillada al fondo de la taza. Muchos alumnos se desmayaron o alucinaron pero mal.

Ron, esperanzado, encontró una forma de moneda en su taza, pero Trilonchi le dijo que eso significaba más pobreza, si se podía. Plotter no sabía qué mierda había en su taza, así que dijo lo primero que se le vino a la cabeza. Al decir que vio un perro sarnoso, la profesora estalló en gritos desgarradores y se puso a llorar, diciéndole al muchacho que pronto estaría tocando el arpa con los ángeles. Más tarde ese día, Plotter buscó un arpa por todo el internado, sin éxito.

La clase siguiente, Tranformaciones de Hierbas, se daba con la profesora McDonalds. Esa clase se transformó en gata y volvió a ser la vieja decrépita de siempre. Pero se enfadó porque no le aplaudió ni la madre que la parió, así que le preguntó a los internos qué carajo les pasaba. Todos le contaron lo que había sucedido en la clase de Adivinaciones, por lo que McDonald dijo que Silba Trilonchi era una estafadora y se comía los mocos.

La última clase de ese pedorro día era Criaturas Trágicas. El Jagrid, cumpliendo con su promesa de ser un reverendo hijo de puta, trajo una manada de hipogrifos ante los internos de las casas Triffindor y Eslícerin. Eran unos bichos híbridos, sin duda víctimas del intento del hombre por ser Dios.

Tenían el trasero de un caballo y la parte delantera era un águila come humanos. El Plotter, dado vuelta por las sales de baño que halló en un rincón, se ofrece a montar al más fiero de todos. El bicho que montó se llamaba Baby. Al hacerlo con éxito y ganarse los primeros diez puntos para Triffindor, los demás se animaron a montar a los demás.

Sin embargo Malfaso, envidioso por el éxito del Plotter y sus bellos ojos verdes, se acercó a Baby y lo discriminó; el bicho sacudió la cabeza y le contagió la pediculosis. Malfaso se echó al piso y comenzó a gritar a pulmón abierto, hasta que Jagrid lo tuvo que llevar a la enfermería.

Aquella noche de un día de mierda, los tres internos van a visitar a Jagrid a su precaria cabaña, a la que se le estaba por caer una pared. Lo encuentran borracho, ya que Baby iba a ser sacrificado por tener pediculosis.

El Drogart del armario / Se escapa la Gorda / La vergonzosa derrota[edit]

La Gorda escapando de la ira de Ziriuz.

Al día siguiente, encontramos al Plotter con una sobredosis, por lo que le quitan los diez puntos a la casa de Triffindor. Embrión está desapareciendo y apareciendo de todos lados y Ron quiere saber cómo carajos lo hace, porque parece ser el único que lo nota. Les toca la clase de Defensa contra las Drogas Oscuras, estrenando nuevo profesor. Gulpin los recibe a todos en el aula, pero les dice que no saquen las drogas oscuras porque la clase iba a ser práctica, así que todos los internos tomaron sus mecheros y varitas y siguieron emocionados al profesor.

Se encanutaron en la sala de profesores, provista de las drogas confiscadas a los internos, pero fuertemente protegidas. El profesor señaló un armario que no paraba de moverse, seguramente víctima de la sobredósis. Les dijo a los internos que adentro había una criatura llamada Drogart, que se convertía en lo que uno más temía, y les dijo cómo repelerla.

Hizo que el primero en sacrificarse fuera Nevil, así que cuando se abrió la puerta, salió el profesor Esneip con un diploma de abstinencia desaprobado. El joven gritó el hechizo y Esneip se transformó en una pila de lefa.

Todos los alumnos hicieron lo mismo con distintos resultados, hasta que le tocó al Plotter, que se había quedado hasta atrás para darse con unos hongos que intercambió por sus libros. Lo más extraño fue que Gulpin no le permitió intentar el hechizo, empujándolo contra una pared y haciendo que se rompiera un diente. Así el profesor le robó su turno y se autogratificó con diez puntos a sí mismo.

Al salir de la clase todos dados vuelta, se las toman para los baños a participar de la típica fumanchera clandestina. Se describe cómo Plotter se va desenvolviendo con sus compañeros de internado y cómo le caen de pesadas las clases de Adivinación y Pociones, algo que no es nuevo. Se menciona que Gulpin tenía las mejores clases del instituto porque habían incursionado en la asignatura de las alucinaciones y eran geniales.

Sólo Draco Malfaso y sus amigas seguían hablando mal del profesor, sobre su olor a meo viejo, su ropa deshilachada y su tic nervioso. Pero a los demás les importaba tres carajos. Llegó finalmente el día en el que a los internos que cursaban del tercer año para arriba se les permitía salir al pueblo de Holmenas para tomar aire y desintoxicarse un poco.

Para desgracia del Plotter, su tirano tío no le había firmado el permiso, así que se jodía él solito. Siguiendo el consejo de Ron, trató de intercambiar el permiso con la profesora McDonald por favores sexuales, pero fue vergonzosamente rechazado.

Así que todo el mundo se fue para Holmenas a aspirar de todo y Plotter no tuvo otra que quedarse en el internado para intentar suicidarse. Sin embargo es avistado por el profesor Gulpin cuando pasaba enfrente de su puerta con una soga al cuello. El profesor lo invita a tomar el té, mientras Plotter pensaba en decirle que él no era de esos. Le preguntó a Gulpin por qué carajo no lo había dejado desarmar al Drogart como a todos los demás, o si lo estaba discriminando por ser un cuatro ojos.

La pobre, pobre escoba del Plotter...

Gulpin dijo que era más de la segunda que la primera, y lo echó del despacho, prometiendo que lo iba a enmendar. Plotter siguió paseando sin rumbo, hallando de vez en cuando filtros usados y tratando de aspirar para ver si sacaba algo. En eso llega toda la muchachada y sus esbirros le traen golosinas a montones. Plotter no se quejó, porque sabía que más de la mitad era de falopa pura. Se fueron contentos hacia la sala común cuando ven que hay un amontonamiento. Todos pensaron que finalmente alguien había muerto por una dosis pasada, pero resultaba que la Gorda que cuidaba el paso al cuchitril de Triffindor no estaba en la entrada.

Apareció Persi, uno de los miles de los Whisky para pedir orden, pero lo hechizaron. Sobre su cuerpo ensangrentado paso Dambuldor, a quien todos tenían un poco más de respeto. Buscaron como locas a la Gorda y la encontraron en un cuadro de monjes que se daban con PCP.

La Gorda y Peedos, el poltergeist, dijeron que el culpable de tanta discordia había sido Ziriuz Nigro Black. El Plotter cayó redondo por las escaleras. Despierta poco tiempo después y ve que Dambuldor y los otros profesores armaron una pijamada en el Gran Comedero para ocultar la verdad.

Decidiendo que todo le importa una mierda, se vuelve a dormir. Pasa el tiempo y Harry tiene que practicar para ser mejor en Droguíditch porque es el último año de su capitán en el internado -al parecer ya estaba casi desintoxicado- y nunca había ganado una puta copa. Eslíserin decide no participar por los piojos que Malfaso había padecido y de los que todavía no podía recuperarse. Así que les toca contra Jigglypuff y su buscador mariconazo.

Todos los profesores quieren prohibirle jugar al Plotter por temor a su seguridad, pero este logra convencerlos de que si no juega su cicatríz estallaría, así que lo dejan para ver si en una de esas se mata. Antes del partido, Harry llega tarde a la clase de Defensa contra las Drogas Oscuras, y para su sorpresa y deleite sexual, ve que Gulpin no está, sino que lo reemplaza Esneip.

El profesor le sustrae cinco puntos por ser él, además de haber llegado tarde y luego les enchufa una tarea sobre cómo reconocer a un Lobo-Hombre. Minutos más tarde le quita diez puntos a Embrión porque no le caía bien y castigó a Ron Whisky para que lavara los urinales de la enfermería con la lengua.

El día del partido Plotter se despierta antes porque anda con incontinencia sexual. Ve al gato de Embrión en la habitación, sin duda en busca de Te Cabers, la rata. Así que vuelve a hechizar al gato con más cólera, por lo que el animal se va corriendo, dejando un rastro de excremento tras de sí.

Se asoma por la ventana y ve que caen soretes de punta con mucho viento. Se siente animado porque seguramente se suspendería el partido con ese día, pero se equivocaba de lleno. Ya de pie en el campo con sus compañeros y calado hasta los huesos, lo único en lo que pensaba era en todo lo que se iba a inyectar luego del encuentro. Sucede que luego de subirse a la escoba vio un perro negro y sarnoso en las gradas y ya no recordó nada más. Despertó en la enfermería, todo orinado e inyectado hasta la garganta con estupefacientes.

Todo el equipo de Triffindor estaba ahí, más los metiches de Ron y Embrión. Al parecer sólo dos de los miembros podían hablar, porque los demás estaban tan fumados que no parecían vivir la realidad. Le dijeron al Plotter que en el camino se le cruzó un Drogador y lo atacó directamente a él. Se desmayó luego de gritar como loca y el viento le robó la escoba, que yacía a los pies de su cama como astillas. Aunque faltaba la mitad, seguramente usada para encender mecheros. Harry se deprimió tanto que quiso suicidarse de nuevo, dejando de drogarse por un tiempo.

El Mapa del Drogador / La Keta de Fuego[edit]

El Mapa, insultando al profe.

Deprimido por la pérdida de su escoba para barrer y por el hecho de estar por tercer año consecutivo en la enfermería, Harry fue atado a la cama para evitar autosuicidarse. Recibió muchos invitados, el Jagrid le envió un ramo con flores amarillas enormes que dentro escondían hojas secas de maría y Shiny Whisky le envió una tarjeta que cantaba, que el Plotter usó para encender su mechero personal.

También lo visitó todo el equipo de los perdedores de Triffindor. Al parecer habían molido a palos al capitán, porque no parecía enojado con Harry por haberse desmayado y orinado encima. Al fin y al cabo, como en los años anteriores, Harry se escapó de la enfermería antes de recibir el alta y se reinsertó al sistema. Volvió a la clase de Gulpin, en donde esta vez sí estaba él enseñando y no Esneip, así que la clase entera se cagó en los deberes.

Minetras Gulpin explicaba alguna estupidez, el Plotter comenzó a unir los puntos de sus encuentros con el perro sarnoso. Cada vez que lo había visto casi moría de una manera horrible. De tanto pensar le dio un miocardio y casi muere en la clase. Lo dejaron ahí tirado y antes de irse, Gulpin lo llamó aparte. Harry no sabía cómo decirle al profesor que de verdad él no era de esos. Gulpin le preguntó sobre qué carajos había pasado en el partido, porque él se había apostado todos sus ahorros en Triffindor y al perder había quedado más pobre que antes.

Plotter le explica que estaba hasta la cicatríz de que los Drogadores se la buscaran con él, así que obligó a Gulpin a enseñarle algo para mandarlos bien a la mierda. Gulpin acepta y echa al joven de su despacho.

Llegando la Navidad para los internos, todos se piran del internado para pasar las fiestas intoxicados en familia. Ron y Embrión dan excusas muy pobres para quedarse, sin poder disimular la lástima y el asco que le tienen al Plotter. Llega el día en el que todos vuelven a aspirar cosas a Holmena, pero el chico sigue sin permiso, así que se jode. Mientras caminaba y pensaba en suicidarse, pero de verdad, se cruza con los mellizos Whisky, otro par de la interminable colección. Estos dos hijos de puta le dan al Plotter un mapa que no estaba hecho para esnifar, sinó que era mágico luego de fumarse un porro, porque mostraba todo el plano de Joguarts.

Le llamaban El Mapa del Drogador. Sin dar las gracias, Harry tomó un pasadizo ridículo que estaba marcado en el mapa y se fugó por primera vez del internado. Luego de sortear cadáveres por un tunel podrido, llegó al sótano de La Droguería, el local más concurrido de Holmena. Allí llenó sus bolsillos de jeringas esterilizadas, porros y papeles para liar hasta un puño. Mientras robaba de lo lindo, se abre una puerta trampa y era el dueño, pero el Plotter se escapó sin que lo vieran gracias a su capa de invisibilidad, o que el dueño estaba tan duro que no distinguía la derecha de la izquierda.

Ya en libertad, el muchacho va a asustar a sus lacayos. Logra su objetivo, haciendo que Embrión se desmaye sobre la nieve y que Ron se orine. Después de explicarles cómo había llegado, se piran al bar para darle al Plotter su primer cerveza de manteca, de esas que voltean a la gente. Como el Ministro de la droga magia había entrado al bar, Harry tuvo que esconderse bajo una mesa y sus amigos detrás de un árbol de Pascuas. Allí escucharon toda la conversación ajena entre el Ministro, el Jagrid, McDonalds, el profesor Fitchís y Madame Mamerta, la camarera.

Según lo conversado, Ziriuz Nigro Black era el mejor amigo del dealer James Plotter, el papi del Plotter y traicionó a su amigo y a la madre del chico por un porro armado por el mismísimo Voldemort. Cuando el malo fue vencido, Ziriuz quedó al descubierto y cayó en prisión. Desde hacía años susurraba que lo que él quería estaba en Joguarts, o sea, el Plotter. Después se emborracharon, hicieron una escena y se fueron. Al llegar al internado, Harry revisa unas fotos de sus padres y ve al Ziriuz ahí, pero le da pereza seguir investigando.

Van los tres a ver a Jagrid, pero está muy destruído. Parece que Lucio Malfaso puso una queja en el Ministerio porque su hijo se perdió un día de clases al no poder dejar de rascarse la cabeza por la pediculosis.

El día de Navidad, despiertan todos y Harry ve que entre sus regalos aparece la famosísima escoba, la Keta de Fuego. Al ver el regalo, Ron se ahoga por la envidia que lo corroe, y le ofrece un servicio bucal a Harry con tal de que lo deje montar en la escoba y barrer con ella. Plotter acepta. Pero después le confiscan el utensilio ya que Embrión le contó a la profesora McDonald que no le parecía seguro un regalo tan, pero tan, pero taaaaaaaaaaan costoso. Así que Ron y el Plotter deciden cortar su relación sexual con ella.

El Chinónus / Triffindor contra GarradeCuervo / Las Lefas de Esneip[edit]

Luego de recuperarse de la pérdida de su escobita y cortar con Embrión, el Plotter comienza a perseguir al profesor Gulpin para que le enseñe de una puta vez una manera efectiva de alejar a los Drogadores. Finalmente y sin poder recurrir a una órden de alejamiento, Gulpin acepta. Se reúnen a solas -para disgusto de Harry- en un aula vacía y Gulpin trae un Drogart para que haga de Drogador, porque uno de verdad mataría al chico, que volvía a andar con abstinencia.

El Plotter volvería a las andadas.

El profesor le comentó que el hechizo se llamaba "Chinónus", un hechizo lleno de buenos recuerdos de viajes bien hechos con la droga, en resúmen, aquello de lo que se alimentaban los Drogadores, pero comida falsa. Al darse cuenta de que lo que aspiran no es de verdad, se descomponen y van a buscar un baño para deshacerse ahí.

Pero es un hechizo muy difícil, por lo que en las primeras sesiones el Plotter termina postrado en el piso en posiciones muy incómodas. Gulpin, tras suministrarle un porro por cada intento, le dice al muchacho que tiene que recordar algo bueno de un viaje psicodélico. Así lo intenta hasta que consigue hacer un poco de humo con su porro. Gulpin lo felicita y con una patada en el culo lo echa del aula hasta la semana que viene. Harry sigue nervioso por su escoba, que no aparece. Hubo rumores que Dambuldor voló con ella, si eso era verdad, entonces era mejor no volverla a ver.

Al pasar las semanas Plotter no ve mejoría en su Chinónus, pero Gulpin le dice que no se desanime o le sustraería todas sus sustancias. Le indica que el Chupón del Drogador es un castigo que tienen para Ziriuz Nigro Black, en el que el Drogador se baja la capucha y aspira todo tipo de droga que haya ingresado anteriormente en el cuerpo de la víctima. Harry se desmaya.

Un día de esos se cruza con McDonald que le regresa su escoba intacta, pero con un tufillo a faso. El Plotter feliz, vuelve a la sala y aprovechando que todo le va bien, hace las pases con Embrión, pero Ron le lanza un florero a la chica y le raja la cabeza, porque el gato finalmente se había comido a Te Cabers. Plotter y Whisky van a ver el entrenamiento y prueban la escoba, barriendo las cenizas que dejaban los aficionados y barriendo a un interno de primero que había caído desmayado al campo de juego por sobredosis.

Al regresar ven al gato de Embrión, Chinótas, que los acecha. Ron toma un cascote y se lo lanza, volándole un ojo al gato, que se escapa corriendo. El Plotter también creyó haber visto al perro sarnoso cerca, así que apretó el paso, alegando que se estaba por hacer el número 2 en los calzones. Llega el día del partido y Ron Y Embrión siguen sin hablarse ni tocarse, incluso ya no compartían las pitadas de los porros.

Al Plotter le da lo mismo, así que se lanza a jugar. En medio del partido, ve en el piso dos Drogadores, así que les lanza su nuevo Chinónus y los espanta. Después atrapa la Achicht, ganando el encuentro de manera yankee. Todos festejan y descubren que los Drogadores no eran otros que Malfaso y sus secuaces, a los que castigaron con depilación de cejas y les quitaron un punto para Eslícerin. Esa noche todo Triffindor está de fiesta, sin preservativos y con cervezas de manteca robadas, que voltearon a todos.

Cuando Harry se mete al catre, sólo duerme tres minutos hasta que el Whisky grita tan fuerte que despierta a medio castillo. Al parecer decía que Ziriuz Nigro Black le había estado manoseando el miembro y tenía un puñal en la otra mano, por lo que se descubrió que ahora coleccionaba testículos. Nadie estaba dispuesto a creerle a un Whisky, pero le preguntaron a Sir Me CagoDan y el muy bastardo dijo que ni bien vio a Ziriuz lo dejó entrar porque lo pidió respetuosamente, además de que tenía en su posesión todas las contraseñas anteriores: Fafafa, Papota, Bazuko, Tacha, Mota, Ketamina. La actual era Narcos.

Furiosa, incluso para su edad, la profesora McDonalds preguntó quién había sido el bastardo que escribió las contraseñas. Con un grito que sólo los perros podrían haber captado, Nevil levantó la mano, no sin antes ser aporreado por la mitad de los Triffindor. De castigo lo enviaron a subsistir al Bosque Prohibido. Se pasaron toda la noche dando vuelta al castillo en busca del prisionero, pero lo único que hallaron fue una nota escrita de su puño y letra: "PUTO EL QUE LEE".

Los profesores se estaban pasando de la raya con las medidas de seguridad. El profesor Flitchís le había enseñado a las puertas a decir Mamá. El celador, Argos Fich, había cubierto todas las ventanas con veneno para ratas, pero la práctica tuvo que ser suspendida ya que varios internos quedaron en coma tras ingerir dicho veneno.

Luego de que el cuadro de Sir Me CagoDan hubiese sido incinerado, La Gorda volvió a ocupar su puesto a regañadientes, pero solo porque le trajeron dos trolls que golpeaban a todo interno que fallara al pronunciar las contraseñas a la primera. El Whisky, por primera vez en su miserable vida, consigue un poco de fama al ser el interno al que Ziriuz le tocó los testículos. Cada vez que salía de clases, un grupo de animados alumnos lo esperaba para poder oir su versión de los hechos, con grito incluído.

Por otro lado, Nevil había caído en desgracia. La profesora McDonalds estaba tan furiosa con el pobre malviviente, que lo obligó a llevar un cartel de "PATEAME" en la espalda, del cual todos los internos se aprovechaban. Al final, Nevil tuvo que pasar por cirugía e instalarse una placa de metal al perder sus nalgas. Su abuela le envió una carta gritadora en el medio del desayuno y lo dejó en ridículo en frente de su club de fans. La carta advirtió que su abuela estaba con preparaciones de emancipación para poder abandonarlo y quitarle todas sus drogas.

Mientras tanto, el Plotter y Whisky reciben una carta de parte de Jagrid, para que lo esperen con un mínimo de abstinencia de 0.8 en la entrada del hall, dado que gracias a Black, nadie podía dejar el castillo. Emocionados por escapar de ese lugar de mierda y darse la gran vida a costa de la fortuna del Plotter, los dos amigos siguen a Jagrid a su choza, que ya había perdido una pared.

El gigante les dice que esa misma semana sería el juicio en contra de Baby. Harry y Ron estaban tan pasados en falopa que no entendieron eso último. Jagrid también los reprendió por no hablarle a Embrión y por escribir obsenidades en las paredes de los baños. Los amigos piensan en disculparse con ella y en echarle la culpa a otro por el tema de los grafitis, cuando descubren que Embrión piensa en contarle a McDonalds todo sobre el Mapa del Drogador.

Ron se enfada tanto que pierde todo su cabello. Ese mismo sábado, luego de que todos los internos fuesen al pueblo, el Plotter saca su mapa y se prepara para fugarse a lo Shawshank. Llega con su capita invisible hasta donde lo espera Ron y juntos de la mano se van a ver las atracciones de Holmenas. Paran en frente de la Casa de los Pitos, una casa supuestamente embrujada y llena de violentos fantasmas.

Para su puta suerte, les caen Malfaso y sus dos amantes, Creib y Goil. Comienzan a burlarse de Ron. Draco indica que conseguirá las escrituras de la Casa de los Pitos para pasársela al padre del Whisky y que toda la familia al fin tuviese un techo. El Plotter oyó eso, así que orinó sobre algo de nieve y se la lanzó al trio, que cayó al piso. En estado de éxtasis por una píldora que halló en su cama, el Plotter no se dio cuenta de que la capa se le había deslizado y su horrenda cabeza flotaba en el aire.

Esneip es bien serio cuando amenaza.

Malfaso se asustó tanto, que salió corriendo tras sus esbirros, mascullando algo sobre un mal viaje que se estaban pegando. Como algo de cordura les quedaba, el Plotter y el Whisky regresaron a las corridas a Joguarts, Plotter usando el pasadizo que había hecho con mano esclava. Justo cuando salía del escondite, le cae Esneip, listo para expulsarlo y castrarlo. Lo lleva amenzado a punta de pistola hacia su despacho y le dice que vacíe sus bolsillos.

El Plotter indica a Esneip que no verá nada bueno si lo hace, pero el profesor insiste. Sobre la mesa descansaban distintos artículos obviamente comprados ese mismo día en Holmenas, sitio al que el Plotter no podía asistir. Harry pensó en engañar al profesor, pero habían recibos de compra y hasta una foto de cámara de circuito cerrado en la que él y Ron sostienen una pancarta con la frase "ESNEIP SE LA COME", con la fecha de ese día.

Sin embargo, toda la atención del profesor se dirigió hacia el pergamino vacío que contenía el Mapa del Drogador. Esneip intentó hechizarlo para que le contara todos sus secretos, pero el mapa comenzó a insultarlo. A todo esto, ambos estaban tan volados por la metadona que no les pareció extraño que esas palabras aparecieran de la nada en el papel. Esneip, cansado de perder su tiempo con un mocoso inadaptado, y porque en diez minutos comenzaba su novela favorita, le habló a su chimenea y llamó al profesor Gulpin a los gritos. Al minuto se abre la puerta de su despacho y aparece Gulpin, preguntando qué carajos había hecho el pendejo ahora.

En eso cae Whisky también y al ver que ya eran cuatro, se preguntó si debían armar una orgía. Como Esneip estaba por perder los estribos, Ron informó que ese mapa era un artículo de broma comprado en una tienda sexual de Holmenas que él trajo para profesarle su amor al Plotter. Además insultaba. Ya a salvo de las garras de Eneip y lejos de su despacho con olor a diarrea líquida, a Plotter y a Whisky se les incauta el Mapa por ser unos pendejos. El profesor Gulpin indica saber sobre la verdadera naturaleza del Mapa y le pregunta a Plotter cómo carajos se le ocurrió escapar cuando medio país estaba poniendo su vida en la línea para protegerlo.

Plotter estaba tan volado que no entendió nada, pero asintió y derramó un par de lágrimas para quedar bien. Ya regresando a su mohosa sala común, el par se cruza con Embrión. Ron, tomando un garrote que había cerca, se prepara para el enfrentamiento, pero Embrión indica que Baby perdió el juicio por contagiarle pediculosis al ministro, y debía ser ejecutado.

La final de Droguíditch / La predicción de Trilonchi / Perro, gato y rata[edit]

Ya que Baby iba a ser matado y el Jagrid estaba cayendo en desgracia, los tres amigos aprovecharon para amigarse nuevamente. Whisky promete ayudar en la apelación del caso, pero Embrión sabe que eso será inutil, porque el veredicto ya había sido dictado. Sin embargo, y al ver a su amigo tan pasado en falopa, decide dejarlo ser.

El Plotter se salva de ayudar ya que tenía que poner toda su concentración, o la que le quedaba después de aspirar tanto, en el próximo partido de Droguíditch, en el que se decidiría quién carajos se llevaría la copa llena de sustancias a casa. Como era el último año en el internado de su capitán, Holiber Wud, todo el equipo tenía que ganar sí o sí para que al graduarse, Holiber pudiese hallar un trabajo más o menos decente.

Plotter y Malfaso, demostrando que el deporte es sano.

De más está decir que a ningún miembro del equipo le importaba qué mierdas sería de la vida de Holiber después del internado, sino que querían ganar la copa para darse con todo lo que había en su interior. Un día de esos, los tres amigos paseaban por los jardines de la institución para tomar aire fresco y esperar a que se les pase el efecto del PCP que habían aspirado. Justo se da la casualidad de que oyen a Malfaso con sus dos amantes reírse de la desgracia de Jagrid y de la futura muerte de Baby. Malfaso seguía rascándose un poco.

Como ya venía pasada de drogas, Embrión se acerca, lo besa y luego lo golpea tan fuerte que el muchacho pierde una muela de juicio. Los tres villanos salen huyendo, Draco con hemorragia. Luego más tarde, Embrión no asiste a la clase del profesor Flitchís, Encantamientos Alucinógenos. Plotter y Whisky están tan sorprendidos que aspiran el doble y deben ser internados.

Les dan el alta de la enfermería justo a tiempo para asistir a su clase de Adivinaciones. Allí encuentran a Embrión y le preguntan qué carajos le venía sucediendo, pero la chica no pudo contestar porque, con un sonoro eructo, la profesora Trilonchi se hizo notar. Luego de media hora de clase en la que tres alumnos tuvieron que ser hospitalizados por aspirar yeso, Embrión decide que tuvo suficiente. Le lanza su tanga manchada a la profesora Trilonchi y decide abandonar la asignatura. Al salir, cae por las escaleras y se rompe la traquea.

En mayo se vino la final de Droguíditch. La mitad del equipo estaba tan, pero tan pasada de drogas que habían perdido la percepción del tiempo y no se explicaban cómo habían llegado ahí. El Plotter estaba algo preocupado, ya que esa mañana se había despertado prematuramente al orinarse en su cama y al ver por la ventana, el gato de Embrión paseaba por los jardines con el perro sarnoso que siempre hace que se mate y él no quería morir de nuevo.

Antes de comenzar el partido, Holiber entrega a todos medio porro y les dice que si quieren el resto, tienen que ganar. Al parecer eso sirvió para estimular al equipo, porque salieron a la cancha a darlo todo. Para su mala suerte, Eslícerin estaba haciendo puras trampas. Hechizaron a la mitad de los Triffindor, haciendo que uno de ellos cayera al terreno y se esguinzara la columna.

Uno de los cazadores de Eslícerin pateó a Freddo Whisky de lleno en el rostro, quebrándole la nariz. Como Madam Juch, quien hacía de árbitro, estaba tan ocupada comiéndose los mocos como para ver eso, Jorge Whisky insertó el palo de su escoba en el medio del trasero de otro Eslícerin. Madam Juch vio eso, así que detuvo el partido y les dijo a los de Triffindor que dejaran de ser pendejos.

A todo eso, el Plotter seguía volando por ahí con su Keta de Fuego, haciendo tiempo para que su equipo consiguiera los puntos suficientes antes de atrapar la Achicht y así poner fin a esa masacre. Como las trampas de Eslícerin se hicieron evidentes, ya que Holiber recibió un disparo en la pierna, Madam Juch le adjudicó un penalty a Triffindor. Con el equipo anotando puntos, Harry, en medio de una nube de entendimiento, vio la Achict volando cerca de la cabeza piojosa de Malfaso. Haciendo uso de ese momento de claridad y antes de que el faso borrara todo, se lanzó de lleno y capturó la pelota, quebrándole otra muela a Malfaso en el proceso. Con Triffindor finalmente coronado campeón, la copa fue llevada a la sala común, en donde hubo un total de 57 intoxicaciones, 3 embarazos no deseados y Nevil desapareció.

Unas semanas después y con toda la algarabía del partido ya esfumada, los internos tenían que dejarse de joder y comenzar a estudiar para los exámenes finales, o no pasaban el año y los fusilaban. Les llegó la noticia por medio de Jagrid de que Baby iba a ser muerto el día del exámen final. Ron estalló en cólera ya que se mega cagaron en la defensa que tanto le había costado construír. Embrión sufrió una sobredosis.

La profesora se ve muy triste al realizar su predicción.

El día del examen de Adivinación, el Plotter subió bamboleándose por la escalera al aula de Trilonchi, ganando 20 puntos para Triffindor por la proeza y no caer. La profesora, total hija de puta, había puesto una bola de cristal en una mesa y pedía a cada alumno que leyera lo que había dentro. Obviamente hecho a propósito y sabiendo que los internos se daban con LSD antes de los examenes, la mujer llenó el interior de la bola de humo de cigarro, haciendo que fuese imposible pensar en algo.

Sin embargo, Plotter tuvo un brillante momento de creatividad y pudo conseguir la nota de aprobado más baja, salvando así la asignatura. Como le vino acceso de diarrea y no se aguantaba más el calor en el aula, el Plotter se levantó para irse, no sin antes saludar a la profesora, que había quedado con los ojos en blanco. Ya que no recordaba tres mierdas sobre qué hacer cuando a alguien le daba una sobredosis, Harry intentó huír y culpar a otro, pero la profesora comenzó a hablar con una voz muy profunda.

Indicó que esa misma noche, uno de los numerosos amantes del Señor de las Tinieblas y el Humo de Porro se liberaría de su encierro e iría a ayudarlo. Y que eso resultaría en el levantamiento del Que-No-Debe-Ser-Fumado, con todo su poder. Como el efecto del ácido se había acabado hace media hora, Plotter supo que lo que había oído era una predicción original y no una alucinación, por lo que se asustó tanto que cayó por las escaleras, matando a un elfo al caer encima de él.

Tan serio era el asunto, que olvidó contárselo a alguien que pudiera ayudar y en vez de eso se escapó con sus dos lacayos para observar la sanguinaria decapitación de Baby. Intentando consolar al doliente Jagrid, Embrión rompió toda su vajilla al descubrir a Te Cabers, la rata sarnosa de Ron. Resulta que toda la telenovela con el gato y la rata había sido inútil, por lo que Whisky tuvo que hacerle un favor sexual a Embrión y regalarle algunos porros para disculparse.

En eso, Jagrid los toma a todos del tobillo y los lanza hacia afuera por la puerta trasera, ya que se acercaban el verdugo, el representante de criaturas trágicas, el ministro y Dambuldor, que siempre estaba metido en todo. Al alejarse lentamente bajo la capa de invisibilidad, los tres oyen un hacha caer sobre una cabeza y un gemido de placer. En ese momento, a Te Cabers le da rabia y le arranca un trozo de dedo al Whisky, quien suelta a la rata sin querer. Los tres corren detrás del animal, cuando el Plotter, en otro momento de claridad, nota que están siendo perseguidos por el gato de Embrión, Chinótas y el perro sarnoso. Plotter se orina.

Justo cuando Ron captura a la rata mordiéndole la cola, el perro se adelanta y le muerde la pierna al muchacho, que comienza a gritar como cantante de ópera. Lo arrastra cual saco de mierda y se lo lleva por un pasadizo secreto bajo el árbol favorito de todos: El Sauce Drogador. Harry y Embrión sabían que era peligroso, así que juegan cara o cruz para ver si valía la pena salvar a Ron. Como salió cara, se jodieron y tuvieron que ir detrás de ellos. Llegaron a la Casa de los Pitos, en donde descubrieron que el perro no era otro más que Ziriuz Nigro Black. El Whisky andaba tirado por ahí en un rincón con la pierna a punto de separarse de su cuerpo.

Embrión se adelantó y le inyectó una jeringa de vaya a saber qué sustancia, pero que al menos calmó a Ron. El Plotter tuvo otro acceso de diarrea y utilizó eso para amenazar a Black, quien le pidió que se calmara para poder explicar qué carajos andaba sucediendo ahí. Ziriuz admitió ser quien asesinó a sus padres. Luego soltó un eructo y lo aspiró. A eso llega el profesor Gulpin, salido de la nada e indicando que usó el Mapa del Drogador para ver toda la novela y, queriendo ser parte del elenco, se autoinvitó a la casa.

Embrión le dice al Plotter que no toque al profesor porque era un Lobo-Hombre. El profesor no la desmiente y le enseña los colmillos. Ron se caga encima. Gulpin les explica que él fue uno de los creadores del Mapa, y lo usaban para escapar del colegio, conseguir prostitutas y drogas y ayudar a inmigrantes ilegales a ingresar a la institución.

Como amigos que son, se quedaron por el morbo.

Esa noche, él estaba tranquilo espiando a todos cuando vio el nombre de un malviviente que ya no estaba vivo: Piter Pedigree, la rata de Ron. Los tres amigos no sabían de cuál había fumado el profesor, pero querían probar. Resulta que Piter solía ser parte del cuarteto más mortífero de Joguarts en días de antaño: Shames, Ziriuz, Gulpin y Piter eran cuatro reverendos hijos de puta que se la pasaban rompiendo las normas del colegio.

Tenía que estar morido ya que Black lo mató, pero ahí estaba, vivo y culeando. Así de la nada los tres amigos confiaron en Black, pero antes de fumarse el porro de la amistad, llega Esneip quien trata de maldecir a todos para quedarse con el crédito de atrapar a Ziriuz. Sin embargo, Embrión y Harry le lanzan a Ron encima, desmayándolo. Ziriuz dice que escapó cuando leyó el diario y vio una foto de la innumerable familia Whisky, en la que Ron enseñaba a Te Cabers a la cámara. Furioso al ver a la rata y por el hecho que él quería ir a Egipto a fumar cerámicas, se transformó en perro y escapó justo cuando los Drogadores se estaban dando con falopa.

Se hizo amigo del gato Chinótas al ofrecerle hierba de gatos y drogarlo, así pudo entrar a Joguarts e incapacitar al Plotter en cada ocasión. Luego le dijo a Harry que quien traicionó a sus padres por un porro armado por el mismísimo Voldemort fue Piter, no él. Con asco puro, Whisky lanza a la rata al otro lado de la habitación, quien es transformada en hombre por Black y Gulpin.

El Plotter no sabía con qué se había inyectado, pero estaba dando efecto. El hombre rata pidió no ser morido, así que todos salieron de esa casa de mierda para entregarlo a las autoridades y así poder cobrar la jugosa recompensa en drogas que se andaba ofreciendo. Del cargamento desaparecido de Azcavan no se supo nada jamás.

En el camino, Ziriuz le dice al Plotter que se puede ir a vivir con él ya que era su padrino. Harry no lo piensa dos veces y acepta a favor de juntar su fortuna con la de Zirius, siendo los Dealers más poderosos de Gran Bretaña. Desafortunadamente, la luna se llenó a propósito, ocasionando que el profesor Gulpin se transforme en Lobo-Hombre. Ziriuz se transformó en perro para pelear mientras Harry y Embrión apostaban.

Todo iba bien hasta que Piter desmayó a Ron al contarle que las drogas dejan de tener efecto con el tiempo, y con eso se escapó. El Plotter no pudo seguirlo ya que eso significaría que perdería la apuesta. La reyerta se movió al Bosque Prohibido, en donde se fue todo al carajo cuando los Drogadores aparecieron y Gulpin abandonó la pelea, costándole 10 Galleones a Embrión. Los Drogadores se estaban preparando para darles un chupón a Plotter, Embrión y Ziriuz cuando una luz brillante aparece del otro lado del lago y los salva. Presa de una abstinencia, el Plotter pierde los sentidos y se desvanece.

El secreto de Embrión / Lechudrogas de nuevo[edit]

Plotter no sabe qué es arriba ni qué es abajo.

Internan a los tres amigos en la enfermería en donde nadie les cree tres mierdas, atribuyendo sus visiones a la metadona. Obviamente salido de la nada, como siempre, Dambuldor les explica a Harry y Embrión (Whisky seguía desmayado por el tema con las drogas) que a Ziriuz lo encerraron en una torre y que le van a dar el Chupón del Drogador.

Ahorrando la trama, Dambuldor dice que él les cree sobre la inocencia del preso leproso, pero que como autoridad estudiantil, no puede hacer nada y se lava las manos. Le indica a Embrión que, si no temía a la expulsión, podía usar su reloj de arena hecho de polvo de ángel dorado para pegarse un viaje en el tiempo y salvar a algunos malvivientes. Luego se va de la sala, alegando demencia.

El Plotter, que no entendía de qué iba todo el asunto, se encuentra a sí mismo viajando al pasado con Embrión. No enloqueció ya que venía pasado de merca y lo pensó como una alucinación bastante creíble. Fueron los dos corriendo a lo de Jagrid y se vieron a sí mismos siendo expulsados por el gigante. Plotter estaba tan volteado por el GH que se quedó congelado por cinco minutos, dejando que Embrión hiciese todo el trabajo.

Luego de que el ministro y los otros malnacidos vieran a Baby y se fueran, se robaron al hipogrifo y se internaron en el bosque a esperar al tema de la apuesta, mientras fumaban las hojas de los árboles a falta de otra cosa. En una de esas, el Plotter le cuenta a Embrión sobre la luz brillante que los salvó y que él creyó haber visto a Shames, su padre, al otro lado del lago.

Embrión le dijo que dejara de alucinar, que su padre estaba super morido y nada lo haría volver. Plotter acepta la dura realidad. Luego de ver toda la escena de la pelea y la persecución de nuevo, Plotter arrastra a Embrión, pasada de dosis y a Baby hasta la cabaña de Jagrid para evitar ser atacados y formar parte de la apuesta.

Sale a ver la escena con gran gusto sádico, pero luego de ver que nadie detenía a los Drogadores al otro lado del lago, le da un momento de claridad y entiende que fue él quien creó esa luz, que resultó ser un Chinónus con forma de ciervo, la forma que tomaba su padre cuando mezclaba LSD con PCP. Se salvó a sí mismo y se autogratificó 50 puntos. Luego subió a Embrión a Baby y juntos fueron a salvar a Black, que se preguntaba de qué había aspirado para ver semejante escena. Se sube a Baby y ambos escapan hacia la luna. Se dice que todavía viven ahí.

Plotter y Embrión regresan a la enfermería justo al mismo tiempo que sus pares se van, siendo Ron testigo de todo. Ron se vuelve a desmayar. Al profesor Esneip le da un pico de presión y un miocardio al enterarse que Ziriuz escapó y no hace nada mejor que culpar al pendejo de 13 años que es Plotter.

El ministro le aconseja a Dambuldor que le de sales de baño a su colega para que se calme. Luego ordena a los Drogadores que dejen Joguarts y se vayan a la mierda por hacer mal su trabajo y casi matar a dos internos, que para eso ya estaban las drogas. Al día siguiente, Plotter oye que el profesor Gulpin renuncia porque se descubrió que es un Lobo-Hombre y todos los padres metieron denuncias por cada grieta de la institución. Intenta convencer al profesor de quedarse, pero Gulpin le dice que no quiere saber nada con esa escuela de mierda.

Le regresa la capa y el mapa a Harry, indicándole que desde ese momento podía escaparse e irse al Congo si quería. No sabiendo cómo, Harry termina en la oficina de Dambuldor, a solas con el director . Luego, todo el colegio se reúne para festejar el fin de curso sin muertes por sobredosis, en donde también Triffindor gana la copa de las casas, posiblemente resultado de algún soborno o por el hecho de que fue la casa con menos desmayados ese año.

Los estudiantes se suben al expreso de Joguarts, al que le faltaban ya dos compartimientos y venía con varias ventanas rotas. Vuelven a Londres y Harry a su vida de mierda. Ron le dice que no se desanime, que ese verano lo iban a secuestrar para llevarlo a ver la copa mundial de Droguíditch luego de su padre vendiera ambos riñones por los boletos. Embrión se invitó a sí misma a la copa mundial. Whisky recibió una lechuza nueva con cinco alas y al Plotter le llegó una carta de Ziriuz con el permiso firmado para visitar Holmenas. El Plotter utilizó dicha carta para amenazar a los Dursleys luego.

Datos interesantes[edit]

  • La Roulin afirmó en una entrevista que por una extraña casualidad, la portada del libro se asemejó a la de otros países. Ella atribuyó la casualidad a la burundanga.
  • A pesar de ser un libro más oscuro que sus antecesores, es el único libro de la saga en la que nadie muere de sobredosis.
  • La editorial indicó que a las 12 de la noche, cuando el libro salió a la venta, se vendieron tantas versiones que tuvieron que deforestar medio Amazonas para hacer más.
  • La Roulin indicó que no quería volver a usar el truco de los viajes en el tiempo porque le sucedió a ella mientras escribía y se dio un mal viaje.

Adaptación cinematográfica[edit]

Para la adaptación se le pagó el doble de dinero y sustancias al límite de lo legal al reparto original, menos al actor que hizo de Dambuldor, que cambió ya que el original se fue al cielo. El nuevo actor le dio otro aire a Dambuldor, haciédolo más violento en torno al Plotter.

Hubo un total de 48 intoxicaciones en el set y la filmación tuvo que ser retrasada 3 meses cuando Gary Oldman, el actor que hizo de Ziriuz, desapareció sin aviso. Lo hayaron en Guantánamo, tras las rejas. El actor dijo que estaba intentando captar al personaje, pero no pudo convertirse en perro para escapar. También se le cambió la forma a las "varitas" (porros) de todos los internos para poder estallar el mercado de merchandising.

Movieron la localidad del Caldero Pedorreante para que los fans se dejasen de ir allí a tomarse selfies y encender porros en honor al Plotter. Se le agregaron nuevos sitios al castillo de Joguarts:

  • Una torre con un reloj que siempre da la hora a las 5 de la tarde.
  • Dos campanas cambiaron la forma y ahora se asemejan a un pene y a un útero.
  • La cabaña de Jagrid fue movida hacia una plantación de calabazas (con lefa en su interior) y le agregaron más habitaciones para no hacerlo tan triste.
  • El Sauce Drogador fue movido hacia la entrada del internado, para intoxicar a quien quiera entrar o salir.

El actor de Dambuldor no utilizó el nombre Harry Plotter en toda la película. En una entrevista el hombre indicó que en el set se le apareció la Rouling y le dijo que no podía pronunciarlo ya que era un taboo. Y que le haría juicio si lo decía. También se supo en el detrás de cámaras que el actor de Dudley Durschley no pronunció una sola línea en toda su actuación. Se supo más tarde que, por medio de una apuesta, se había tragado un corcho de vino y lo tenía atorado en la garganta. Ganó 38 pesos.

Publicación y recepción[edit]

La Roulin indicó en una dudosa entrevista que escribir El Prisionero de Azcavan fue la mejor experiencia que tuvo con todos sus libros, ya que había dejado de ser pobre y la prensa no le andaba atrás cual perro alzado. El público amó el libro, tanto leerlo y fumarlo. La textura de sus hojas es perfecta para liarse unos buenos porros y quedar duro hasta el día siguiente. Los diarios del mundo alabaron la prosa en la que está escrita, pasando por alto las obvias faltas de ortografía y las largas descripciones de objetos simples como botellas y sillas.

Premios[edit]

  • Mejor PorroLibro del año 1999
  • Elegido de los porriniños 1999
  • El mejor papel para liar porros 2000
  • Al menos lo intentó 1999
  • Premio Nobel de Química 2002
  • Oscar al mejor actor de doblaje, 1852
  • Grammy 1999
Harry Plotter
I. Harry Plotter y la Piedra de Crack - II. Harry Plotter y la recámara de los secretos - III. Harry Plotter y cargamento de Azcavan - IV. Harry Plotter y la Copa ArdienteV. Harry Plotter y La orden de Félix - VI. Harry Plotter y el Príncipe Charro - VII. Harry Plotter y Las Reliquias de la Originalidad