Perséfone

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search

Perséfone era la diosa de rostro pálido del inframundo con el vestido negro y el rímel manchado. Vivía cinco meses de cada año en la morada de su esposo Hades, dios del inframundo y el resto del tiempo regresaba al sol para cuidar a su madre Deméter cuando ésta última iba de gira por espectáculos agrícolas en la Antigua Grecia.

Familia y matrimonio[edit]

Era la hija hippie de Deméter y su hermano Zeus. Perséfone se convirtió en una princesa florida y poderosa a la que nada le gustaba más que correr descalza entre la hierba y las plantas de la Tierra con su círculo de ninfas ágiles y guardaespaldas fornidos. A Perséfone le gustaba cantar y su voz llegaba hasta las entrañas de la Tierra y hasta el palacio de Hades. Aunque le dieron algunas brujas y monstruos para divertirlo, Hades no tenía mujeres con quienes compartir su seda negra, su cama de tamaño olímpico o sus dudosas preferencias sexuales.

Hades abandonó en secreto su reino y viajó hasta el Monte Olimpo para advertir a Zeus que secuestraría a una esposa para sí mismo. En particular, dijo que le gustaba Perséfone, pero esperaba una negativa si le preguntaba directamente. Hades tenía la intención de secuestrar a Perséfone de todos modos, pero pensó que primero debería aclarar esto con Zeus. De lo contrario, cerraría las puertas del infierno y les diría a todos que el mundo de los muertos estaba lleno y que los espíritus tenían que quedarse en la Tierra para vagar y gemir[1]

Zeus pensó que era una idea terrible, pero le preocupaba que Hades cumpliera su amenaza. Así que el todopoderoso y omnisciente Zeus acordó mirar para otro lado mientras su hermano seguía adelante y secuestraba a Perséfone. Para alejar a su hija/sobrina de sus compañeros, Zeus también dejó un ramo de flores con un mensaje de un admirador en un campo que Perséfone recogió para leer y oler. La tierra se abrió y Hades montó en su carro de limusina negro para recoger a Perséfone y llevarla lejos de la luz del sol hacia la oscuridad. Sus amigos la escucharon gritar pero no vieron nada más.

En el infierno[edit]

Su madre la quería integrar en el grupo de las vírgenes con Hestia, Artemisa y Atenea, pero ocurrieron eventos fortuitos.

Tanto se ha especulado de sus primeros días en el infierno, su madre y la red contra la trata de seres divinos aseguran que fue de sufrimiento, desesperación, diarrea crónica y miedo, mientras tanto su esposo asegura que Perséfone se divirtió de lo lindo cuando conoció el parque de diversiones temático lleno de espíritus que sufren alegremente. Lo cierto es que en declaraciones posteriores Demeter dijo que se divirtió mucho, también sufrió, y disfrutó, lo que demuestra una cierta carga de ánimo masoquista de su parte.

De vuelta en la cima, la madre de Perséfone, Deméter, finalmente descubrió lo que sucedió y que Zeus no había hecho nada para intervenir, por lo que maldijo a la Tierra y no dejó que nada creciera. El mundo enfrentó hambrunas y nuevos reclutas para los dominios de Hades. Finalmente, Zeus envió a Hermes a ver a Hades si Perséfone podía regresar y si tal vez Hades pudiera casarse con otra ninfa. Esto hizo que Hades se enojara y maldijo a su 'hermano menor' por claudicar. Aparentemente, había una regla que decía que si probabas algún alimento cultivado en el Hades (difícil de creer que lo fuera), quedabas atrapado allí para siempre. Y aparentemente, Perséfone se había bebido un batido de granada, así que se quedó.

Tras las estancias de Perséfone en el inframundo junto a su marido, está se fue enamorando poco a poco de él y convirtiendo en una digna y cruel (sobre todo cruel) soberana de los infiernos. Se dice que nunca tuvo descendencia con su marido porque la exposición a la radiación del inframundo lo había dejado más estéril que la propia tierra de su reino.

Mitos[edit]

Perséfone no tuvo hijos por Hades y la pareja mantuvo dormitorios separados. Hace que uno se pregunte si Hades había estado mucho mejor solo con tener una ninfa después de todos los problemas que tuvo. Su hermano Poseidón tuvo la idea correcta cuando se casó con una ninfa marina, aunque como todos los hermanos, estar legalmente atado nunca les impidió tener aventuras y relaciones en otros lugares.

La pareja infernal recibió algunas visitas. Heracles pasó a pedir prestado a su perro Cerberus para una de sus tareas. También se le permitió liberar a otro héroe griego, Teseo, que había venido al infierno con su compañero Pirítoo para seducir y llevarse a Perséfone. Hades se enteró y los condenó a ambos a un castigo feroz, pero a Teseo lo dejaron escapar con un tecnicismo, solo era un cómplice y no estaba muerto (Pirítoo pudo quedarse indefinidamente). Otro visitante fue el poeta Orfeo que quería traer a su difunta esposa Eurídice de regreso a la Tierra. Hades dijo "no hay trato", pero Perséfone lo persuadió de que escuchara al arrancador de liras y Orfeo consiguió su deseo. Ese mito todavía les hizo daño a Orfeo y Eurídice, pero eso no fue culpa de Perséfone.

La vida de Perséfone mejoró cuando consiguió mantener a su propio amante y a salvo de los celos de Hades. Él era Adonis. Una vez descrito como el hombre más hermoso del mundo, había sido el amante mortal de Afrodita hasta que lo mataron cuando un truco con un jabalí salió mal. Afrodita esperaba resucitar a su novio muerto, pero cuando obtuvo el permiso de Zeus para revertir su muerte, el espíritu de Adonis ya estaba durmiendo con Perséfone, quien lo había atrapado una vez que había descendido al Tártaro. Cuando Zeus le dijo a Perséfone (a través de Hermes) para dejar ir a Adonis, Perséfone se negó. Afrodita luego amenazó con un 'golpe de amor': nadie iba a conseguir ningún nookie en ningún lugar, en ningún momento. Y esto afectaría a mortales e inmortales por igual. Zeus persuadió a Perséfone para que fuera holandesa con Afrodita para los amores de Adonis. Pasaría seis meses "arriba" con Afrodita y seis meses "abajo" con Perséfone. Las diosas estuvieron de acuerdo. Adonis se convirtió en una máquina de amor compartida e ininterrumpida.

También era lo suficientemente celosa y convirtió en planta (menta) a una amante de Hades. Gracias a eso nos podemos comer en caramelos a esa deliciosa ninfa que sólo quería amor. Así que cada que comas algo mentolado estás probando lo que el dios probaba con cada cunnilingus beso de amor apasionado.

Referencias[edit]

  1. O regresar a México

Véase también[edit]


Logo Uncy.png Este artículo ya estaba en Uncyclopedia y fue traducido, pero como no era gracioso en español, un usuario le hizo unos ajustes y ahora está apto.

English (Fork)