Ares

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
¡Ups! ¿No estarás buscando el artículo Marte (Dios)?
¡Ups! ¿No estarás buscando el artículo Ares Galaxy?


Ares se prepara para la guerra, esperando que el resto de su armadura regrese de los pulidores de metales.

Ares (en griego Ιηςαρας) en la mitología griega es el único hijo varón de Zeus y Hera. Muy a menudo se le identifica entre las doce deidades principales del Olimpo como el dios de la guerra en un sentido general, pero esto es una imprecisión: en realidad, Ares es solo un vagabundo. A pesar de su reputación de guerrero, es golpeado regularmente por el primero que pasa, terminando siendo objeto de burla entre los dioses y los mortales (incluyendo hombres, mujeres y niños). Su única hazaña digna de mención es ponerlo en Afrodita; pero eso todo el mundo lo hacía, así que en realidad no cuenta.

Mito[edit]

Ares nació en Tracia de la unión (extrañamente no infiel) entre Zeus y su esposa/hermana Hera. Desde pequeño tuvo una infancia difícil: su padre básicamente lo consideraba un idiota con licencia, bueno en el mejor de los casos lo usaba para pelar papas o limpiar ensaladas.

Ares reta a una niña al fútbol. Cuenta el mito que se retiró tras recibir 15 goles en dos minutos.
Cita3.pngEntre los dioses del Olimpo eres el que más me odiaCita4.png
Zeus a Ares, en algún pasaje de La Líada.

La llegada de la hermana pequeña Atenea solo empeoró las cosas para Ares. Atenea, de hecho, además de ser una niña también era más alta que él, hermosa, muy inteligente y fue capaz de ganar una pelea contra él con las manos atadas a la espalda. El pobre Oliver Twist Ares creció como un inadaptado, abusando de las drogas alcohólicas para saciar su sed de afecto.

Contra los gigantes[edit]

Una de las primeras hazañas que se recuerdan de Ares fue su lucha contra los gigantes. Estas eran criaturas gigantes que planeaban asaltar el Olimpo y matar a todos los dioses. Qué puedo decir... lo que se llama un objetivo ambicioso.

Sin embargo, Ares decidió matarlos atacando primero. Se puso su espléndida armadura, blandió la lanza que podía perforar cualquier material y se enfrentó a ellos mientras estaban completamente borrachos. Después de todo, quería darles al menos la oportunidad de vencerlo. Los dos no notaron su presencia de inmediato, hasta que el dios golpeó a Oto en el dedo gordo del pie. Luego miró hacia abajo y exclamó:

"¡ Mierda ! ¡Me mordió una araña ! "
El papiro antiguo que narra el enfrentamiento entre Ares y Heracles.

Luego agarró a Ares con los dedos y lo encerró en un jarrón de bronce donde Ares se quedó un buen rato (como un año) donde no cesaba de hacer rabietas. Ah, los dos gigantes fueron asesinados por Artemisa. Una diosa. Precisamente la diosa de la castidad.

Ares y Afrodita[edit]

Pero vayamos a temas más felices para el pobre Ares. Pateado por Heracles, humillado por Oto, burlado por su hermana, el dios vagó por el bosque cuando conoció a Afrodita.

Afrodita, la diosa del amor, se había casado con Hefesto, el dios de la metalurgia, que siempre había sido un niño algo especial. Era cojo, jorobado y medio ciego. Además, su único amor verdadero eran los metales no alcalinos. Por lo tanto, es fácil comprender por qué Afrodita se arrojó a los brazos de un dios alto y hermoso como Ares. Y a los de una decena de otros personajes más o menos divinos.

Afrodita da a luz con Ares siete niños (para un total de al menos sesenta y tres meses de embarazos ininterrumpidos). Hefesto era definitivamente ciego, no usaba gafas cuando calentaba la plancha con el soplete, obviamente.

Cómo lo tomó Hefesto[edit]

Nunca lo esperaron.

Cuando Helios vio a los dos amantes desde lo alto de su carro, corrió a informar a Hefesto, que estaba cabreado como una hiena. Tal vez no era guapo, pero seguro que era inteligente y bastante vengativo cuando estaba cabreado.

Hefesto creó una cama especial para su esposa, equipada con varias opciones que la hicieron feliz por primera vez en diecisiete eones de matrimonio. En particular, la cama estaba equipada con un número desproporcionado de cadenas de oro, para los usos más sucios. Sin embargo, cuando Afrodita hizo que Ares la montara en la cama de su esposo, las cadenas cobraron vida y los inmovilizaron en medio del coito. Hefesto llegó rápidamente para regodearse, arrastrando a los otros dioses detrás de ellos que se complacieron en comentarios de los que es mejor no repetir, porque hay menores leyendo.

Una vez desatado, Ares juró al dios herrero que le haría pagar y Hefesto respondió tirándose un pedo. En este punto, dado el mal día que tuvo, Ares regresó a Tracia para aplastar algunas cabezas para calmar sus nervios.

Big match: Ares vs Atena[edit]

¿Podría un personaje de tanta importancia desaparecer por tan poco? Obviamente no. La oportunidad de volver al primer plano se lo ofreció la Guerra de Troya, una oportunidad ideal para alguien que pensaba que era el dios de la guerra. Debido a que quería, al menos esta vez, no hacer el ridículo, decidió enfocarse exclusivamente en los hombres y no desafiar a ningún dios.

Por lo tanto, se lanzó al campo de batalla tomando, de una manera sabia y previsora, las partes de los troyanos y comenzando a matar a algunos griegos; para ser precisos, todos los que se acercaron. En un momento, sin embargo, Ares comenzó a pensar: "Oye, soy un dios. Debería buscar un oponente a mi altura." Luego fue a la cima de una colina para escanear el campo de batalla y elegir a quién enfrentar.

Cita1.pngEntonces... Ulises, no, ese cabrón podría tener algunos trucos guardados, sin mencionar que Atenea babea por él... Aquiles... Mejor que no. Es invulnerable, no quisiera que terminara como con Heracles. Ajax... No, eso es fuerte como un toro... Espera, ¿quién es esa delgada alfombra de ahí? Debería ser Diomede... Bueno, creo que lo desafiaré.Cita2.png

— El dios de la guerra al elegir un oponente para sí mismo.

Desafortunadamente para él, también Diomedes era muy querido por Atenea quien, por supuesto, notó los movimientos de su hermano y protegió al héroe cuando Ares le arrojó su lanza. En este punto, el griego pudo lastimar al dios, que quedó desarmado. Otra oportunidad perdida.

Big match 2: segunda ronda[edit]

Ares, golpeado en las bolas por su hermana, Atenea.

Ares se retiró sangrando al Olimpo para meditar su venganza y pronto descendió de nuevo al campo de batalla de Troya. Esta vez decidió arreglar las cuentas con su hermana para siempre, yendo a buscarla en medio de la refriega.

Cita1.pngSoy Ares. El dios de la guerra. Soy fuerte, soy varonil, soy diestro con la lanza y el escudo. Soy invencible, soy...Cita2.png

— Ares, que no pudo terminar su discurso porque su hermana lo noqueó arrojándole una piedra.

Ares y Cadmo, o una sabia retirada[edit]

De vuelta en Tracia después de otra derrota (su hermana lo había golpeado jugando al ajedrez) Ares se enteró de que cierto Cadmo había logrado matar a su mascota: el dragón de Tebas.

Como estaba bastante enojado, el dios se presentó a Cadmo con la intención de matarlo en el acto y estaba a punto de hacerlo cuando se dio cuenta de que Cadmo no sólo parecía ser un tipo duro desde que había matado al dragón con sus propias manos, sino que se había vuelto bastante valiente y osado. Ares se dio cuenta de que había olvidado la lanza en casa, por lo tanto, decidió negociar con el héroe para evitar otra derrota.

Acordó que Cadmo le pagaría un tributo de dos dracmas al año durante ocho años y volvió a refugiarse en Tracia para dedicarse a la actividad que mejor hacía: hacer rabietas.

Culto[edit]

Seamos claros: los antiguos griegos hicieron mucha "guerra". Si no estaban luchando entre sí (Atenas y Esparta), estaban conquistando el mundo (Alejandro Magno). Entonces, como resultaría más tarde, también eran buenos para producir dinastías psicopáticas como los Ptolomeos de Egipto y los seléucidas del Levante, los griegos estaban orgullosos de ser los primeros en estudiar tácticas y estrategias militares. Por eso derrotaron a los persas y luego los conquistaron.

Ares, aterrorizado por una paloma, finge ser una estatua con la esperanza de que se vaya volando.

Así que imaginarías, con esta habilidad de hacer la guerra, los griegos honrarían a su dios de la guerra, Ares. Sin embargo, para usar otra palabra que en sí misma es un regalo de los griegos, eran hipócritas. Los mitos que sobreviven siempre describen a Ares como un jactancioso cobarde que podría ser derrotado por mortales más valientes y, en un insulto que los griegos consideraban verdaderamente humillante, incluso por Atenea en un uno a uno. Si había otros relatos sobre Ares en los que salió victorioso o demostró que era un guerrero hábil, no se conservaron. En cambio, Ares ha llegado a nosotros como un vagabundo de playa guapo con pelo desteñido por el peróxido y un "talento" para la autopromoción descarada. En otras palabras, un concursante ideal para Jersey Shore.

Para otros rivales del Mundo Antiguo, donde el Dios de la Guerra era generalmente honrado - y provisto - con sacrificios humanos. Los romanos, que se robaron todos los mitos griegos para sí mismos (con un cambio de nombre), también adoptaron sus historias de los fracasos de la lucha de Ares. Pero agregaron uno que los griegos no tenían, que Ares (o Marte, como lo llamaban), era el padre de Rómulo y Remo, los gemelos amamantados por lobos que habían fundado Roma. Por eso (razonaron los romanos) habían terminado conquistando todas las grandes ciudades e imperios griegos en la época de Jesús.

Sus ritos incluían el sacrificio de perros en su honor, lo que llevó a los expertos a creer que el dios era en realidad un chino que emigró a Grecia.

Simbología[edit]

Ares a menudo se representa desnudo en las estatuas, en parte para realzar sus poderosos músculos, en parte porque una armadura podría haberle impedido escapar. Sus animales sagrados eran el perro y el buitre: el primero por su carácter sumiso al primero que pasa, el segundo por la costumbre de Ares de mostrarse tranquilo frente a un enemigo ya derrotado por otro.

Hechos heroicos[edit]

Ninguno. Véase más arriba. Ares participó en la Guerra de Troya como un favor a Afrodita. Por sus dolores recibió un corte de espada del héroe griego Diomedes y una piedra en la cabeza de Atenea. Hércules mató a su hijo Diomedes (uno diferente del participante de la Guerra de Troya) y a su hija Hipólita, Reina de las Amazonas. La incapacidad de Ares para defender a su propia prole o vengarlos solo agregó más burla al fracaso del Dios de la Guerra en su profesión elegida.

Descendencia[edit]

Tuvo muchos y muy variados hijos con muchas y muy variadas mujeres, la mayoría de ellos eran causantes de desgracias.

Con Afrodita
Fobos (el miedo), Deimos (el terror), Harmonía (es, pues, la armonía, se sospecha que es adoptada), Eros (el Cupido que hace enamorarse a la gente y luego tener guerra por ello), Anteros (el amor no correspondido)
Con otras
las Amazonas , Hipólita (la mamá de Wonder Woman, Rómulo y Remo (con una loba).

Véase también[edit]


Logo Uncy.png Este artículo ya estaba en Uncyclopedia y fue traducido, pero como no era gracioso en español, un usuario le hizo unos ajustes y ahora está apto.
Nonciclopedia.png Este artículo ha sido traducido de la Nonciclopedia por algún listillo
que nos quiere restregar por las narices su pedazo de nivel de italiano

English (Fork)