Mitología egipcia

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
En el antiguo Egipto cada noche era Halloween.

La mitología egipcia, como el cristianismo, está plagada de historias de creación conflictivas y competitivas, además de lecciones morales éticamente dudosas que hacen que ambos credos sean igualmente difíciles de entender. Sin embargo, Confucio nos dice que hay muchos caminos hacia Dios y que uno de ellos puede ser reclutar a varios miles de conocidos casuales para construir un mausoleo de seis millones de toneladas en tu honor antes de pedirle a uno de ellos que almacene tus órganos internos en frascos, deseque tu cadáver y lo envuelva con vendas. Sería un error, por tanto, no investigar las lecciones que nos puede enseñar la mitología egipcia.

No podemos esperar comprender cada una de las dos mil deidades egipcias estimadas más de lo que podemos comprender completamente la aparentemente interminable profusión de dioses en las religiones hindú y judía. Sin embargo, después de la muerte, una familiaridad con la más importante de estas antiguas deidades puede resultar útil si descubrimos que el mito de la Edad del Hierro del Antiguo Testamento y las locas divagaciones de los carpinteros de Judea trastornados resultan no ser la verdad del Evangelio.

Folletos

Los textos sagrados egipcios eran coleccionables.

El sinsentido escrito en los libros egipcios es variado, desde templos, pirámides a las que entras y nunca sales, estatuas que se mueven para matarte si tocas su tumba y hasta momias.

El libro de las pirámides
Es una pequeña colección de canciones mágicas escritas por los pendejos de Faraón para que cuando Faraón muera no se meta en el mundo de los muertos.
El libro de los sarcófagos
El libro más inútil de todos, para ayudar a los muertos en el otro mundo, no usaron el libro de la pirámide porque era exclusivo del faraón.
El libro de los Muertos
Es la misma cosa que las dos anteriores, pero se escribió en un nuevo imperio. Esta obra fue hecha en rollos de papel higiénico y vendida a la gente para que la pusiera como adorno en el escaparate de su pequeña tienda.

Origen de toda esta fumada

Según el mito de la creación de Heliópolis, al principio no había nada más que agua. Un día apareció de la nada de estas aguas un cerro de lodo y encima estaba el dios Atum, el primer dios. Tosió y de la flema salieron Shu (dios del aire) y Tefnut (diosa de la humedad). Shu y Tefnut tuvieron dos hijos, Geb, dios de la tierra y Nut, la diosa del cielo. Entonces Shu puso a Nut encima de Geb, por razones que no sé por qué. Nut y Geb tuvieron otro grupo de hijos allí: Osiris, Isis, Seth y Nephthys. Osiris se convirtió en dios de la tierra, quien gobernó allí durante algunos años; a pesar de ser su hermana Osiris no tenía a nadie para comer, por lo que Isis era su esposa, reina y hermana. Seth, el dios seco del desierto, estaba celoso de la ostentación de Osiris y se peleó con ellos y terminó matando al tipo. Osiris fue al acre y Seth se convirtió en el dueño de la colina. Osiris tuvo un hijo con Isis llamado Horus, quien luego de eso se convirtió en la putita de los dioses después de tanto incesto, entonces decidió vengar la muerte de su padre y recuperar el trono. Horus luego golpeó a Seth y se convirtió en el nuevo dueño del tranvía, pero su padre sigue en el culo del mundo. Neftis se moría por follar a Osiris, un día lo drogaron y ella se disfrazó de Isis y se folló a Osiris y nació Anubis.

Cosas aleatorias sobre Hermópolis

En la ciudad de Hermópolis, que era como la Ciudad de México de Egipto, había altos dioses. El origen de estos ocho dioses varió: a veces se los presentaba como los primeros dioses que existieron; en otros casos eran hijos de Atum o Chu.

Los ocho dioses tenían los siguientes nombres y representaban los siguientes conceptos:

  • Nun y Naunet, dios del desorden y la mierda por ahí;
  • Je y Jeje, el infinito;
  • Kek y Kauket, de todo lo oscuro;
  • Amon y Amaunet, lo escondido;

Los ocho dioses fueron nombrados como Emos "Hemu", de donde proviene el nombre de la ciudad.

Las deidades masculinas de este panteón fueron representadas como hombres con cabeza de rana, mientras que las deidades femeninas fueron representadas como mujeres con cabeza de serpiente porque ya sabes, el hombre ama a la rana y la mujer es una serpiente. Como sólo existían estos dioses; de una orgía entre ellos, emergió una isla, la llamada “Isla de los Dos Cuchillos”, donde estos dioses depositaron un huevo, del cual salió la deidad solar y monstruo de Yu-Gi-Oh!, Ra, que daría forma al mundo.

Incluso existe la teoría de que la isla surgió de la nada. En esta isla había un pozo, en el cual flotaba una flor de loto y donde vivían los ocho seres antes mencionados. Las deidades masculinas se estaban masturbando cuando dejaron caer casi 10 litros de semen sobre la flor y la fertilizaron. Entonces salió Ra (lo creas o no, fue así.)

Dioses

Isis y Osiris

Osiris y la pechugona de su hermana contraen matrimonio.

La historia de Isis y Osiris es central en la mitología egipcia. Isis era la hija del adusto pero castigado dios de la Tierra, Geb, y de la brillante pero mentalmente frágil diosa del cielo, Nut. Era inevitable que finalmente conociera a su esposo, Osiris, ya que él también era su hermano. No hay constancia de que este matrimonio incestuoso haya sido forzado entre los hermanos, aunque esto era común en el Antiguo Egipto, ya que se ahorraba en regalos de boda. De hecho, Isis y Osiris parecen haberse adorado el uno al otro y es posible que se hubieran establecido para criar un tarro lleno de semidioses divertidamente deformados si Osiris no hubiera estado en continua enemistad con Seth, dios del desierto.

Seth también era el hermano de Osiris y generalmente se acepta que su enemistad se debe a sus celos por el matrimonio de Osiris, dejándolo solo con su hermana Nephtys, más gorda y fea, para casarse. Mientras que Osiris era el rey del estilo del Antiguo Egipto, que aparecía con el mejor sudario de momia y la corona blanca del Reino Superior; Seth se muestra con la cara de un monstruo no identificable con una espantosa mata de pelo rojo incontrolable.

Eventualmente, Seth ahogó a Osiris en el Nilo e Isis se muestra atormentada por el dolor, besando su rostro sin vida y golpeando sus puños en su pecho con angustia. Los antiguos egipcios interpretaron su resucitación posterior a los poderes mágicos de Isis, mientras que los eruditos modernos han sugerido que esto representa el conocimiento antiguo de las técnicas de RCP.

Seth, sin embargo, decidió matar a Osiris por segunda vez de una manera que ni siquiera Isis podría deshacerlo. Osiris fue cortado en múltiples partes y escondido en todo el imperio del desierto de Seth. Isis tardó muchos años en localizar casi todas las partes del cuerpo que cosió. Luego ató los restos a una losa en la torre más alta del castillo egipcio más alto. Aquí el cuerpo esperaba el impacto de un rayo que reanimaría a Osiris completo, excepto por el cerebro de un jerbo del desierto que Isis se había visto obligada a sustituir en el último minuto. Después de semanas de espera, una tormenta de verano golpeó la torre y Osiris, revivido pero dañado, pasó el resto de la eternidad trotando dentro de una rueda de ejercicio, llenándose las mejillas con semillas de girasol e intentando comerse a su descendencia.

Horus

Horus. Amante legendario, aunque no bendecido en el departamento de besos.

La improbable unión de Isis y Osiris produjo otra deidad importante: Horus. Al igual que su madre, Horus era un dios del cielo y nació con cabeza de halcón. Esto parece haber causado algunas dificultades a Isis ya que, cuando vio por primera vez a su hijo, se registra que Osiris dejó de afilarse los dientes en una sepia para exclamar: "¡No se parece en nada a mí! ¿Estás seguro de que no lo has hecho estado a escondidas con Nejbet?"

Osiris calmó sus temores al señalar que Horus "tiene tus ojos, cariño", y la vida del bebé se salvó para vengar el asesinato de su padre al matar a "Tío Seth". Poco se registra sobre los primeros años de Horus, aunque se sabe que tanto Osiris como Isis sufrían el estrés constante de cazar pequeños animales de presa para alimentarlo y la dificultad de llevarlos a la copa del ciprés donde Horus insistía en que se guardaba su catre. Se cree que Horus disfrutó de sus primeros años en la educación pero, al crecer rápidamente, fue expulsado de la escuela primaria poco después de desarrollar el plumaje adulto. Este incidente parece coincidir con el descubrimiento del cuerpo desmembrado y parcialmente consumido de Bopi, dios de la ternura con cabeza de conejo.

Siguieron años de guerra feroz, interrumpida solo por la necesidad ocasional de Horus de flotar sobre las dunas del Sahara y abalanzarse sobre los roedores desprevenidos en las cañas de papiro. Finalmente, Horus se enfrentó a Seth en una batalla final cataclísmica en la que perdió el ojo izquierdo. Sin embargo, al mismo tiempo logró cortar los testículos de Seth con sus garras fuertemente curvadas.

Después de la batalla, Seth restauró el ojo perdido de Horus pero, en un acto que tuvo un efecto duradero en el tocado real de los faraones de Egipto, Horus le dio el ojo a su padre (que todavía estaba recolectando partes del cuerpo de repuesto "por si acaso"). Horus reemplazó el ojo que faltaba con una cobra del desierto para representar a la serpiente sagrada y para impresionar a la diosa gótica al otro lado de la calle, ya que su madre se había negado a permitirle tener tatuajes o perforaciones.

Anubis

Anubis no era el más recatado de los dioses egipcios.

Otra deidad importante era Anubis, el dios del embalsamamiento con cabeza de chacal. Se cree que la astucia de esta criatura solitaria y misteriosa inspiró por primera vez a los antiguos habitantes del Nilo a asociarlos con uno de sus ritos más importantes. Eso y la costumbre de los chacales de merodear por los cementerios por la noche con la esperanza de robar un bocado rápido de hígado de un frasco copto sin protección.

En muchas versiones de los mitos, Anubis es retratado como el hijo de Ra, el dios del sol, generalmente fumando incienso sagrado y predicando los males de la vecina Babilonia. En otras versiones, es el dios de los portales estelares, domina los portales interdimensionales con un ejército de Kulls y tiene el deber de ahuyentar a Bast, la diosa de los gatos. Sin embargo, la historia más común es que la persistente súplica de Horus por un cachorro es recompensada con una visita a la perrera donde selecciona a Anubis a pesar de la cansada explicación de Osiris de que "los pequeños nunca sobreviven". Cuando Horus pierde interés en tratar de educarlo y Anubis ha mordido las zapatillas de los grandes dioses del cielo demasiadas veces, lo atan a un poste de luz en el inframundo y lo abandonan nuevamente.

Fue en el inframundo donde Anubis se convirtió en el "Guardián de la Justicia Divina", a quien los dioses le confiaron el papel de separar las almas dignas de las indignas. A aquellas almas que se encontró que habían vivido una vida libre de pecado se les concedió un hogar eterno en Aaru (paraíso), mientras que las que se encontraron deficientes fueron arrojadas a Aamit (el devorador de almas).

Inicialmente, Anubis hacía su juicio pesando los corazones de los difuntos contra Ma'at (dios de la verdad), generalmente representado como una pluma de avestruz. Después de varios siglos, quedó claro que Aaru era un lugar rotundamente vacío, mientras que Aamit sufría de presión arterial peligrosamente alta debido a la obesidad mórbida. En este punto, Anubis redujo los requisitos de entrada de Aaru, permitiendo entrar a cualquiera que pudiera rascarse la espalda con las patas traseras, lamerse los testículos o atrapar con éxito sus propias colas.

Thoth

Thoth siempre ganaba la competencia de beber una yarda de cerveza.

Thoth fue una de las deidades más importantes del panteón egipcio que regaló jeroglíficos a la gente del Nilo. Sin embargo, sigue siendo un misterio, a veces representado con la cabeza de un ibis y otras veces con la cabeza de un babuino.

Thoth fue visto como un gran mediador entre los hombres y cada dios, y entre los mismos dioses. Es él quien intervino en las batallas culminantes entre Horus y Seth, curando a los heridos para que ninguno ganara la partida. En consecuencia, se le muestra con frecuencia agitando una toalla frente a uno de sus rostros, aplicando vaselina en las mejillas cortadas y lavando los protectores de las encías.

Su representación como un ibis (un pájaro parecido a una cigüeña) es un símbolo de inteligencia y aprendizaje, ya que el ibis sumerge su largo pico curvo en el barro como un escriba sumerge su pluma en tinta. Por lo tanto, este pico significaba que Thoth era reverenciado como poseedor de una gran sabiduría y admirado por su habilidad para comer espaguetis con gracia. Como el babuino nocturno e inteligente, Thoth es una representación del dios Luna, ocultando sus nalgas vergonzosamente hinchadas de la mirada al emerger solo de noche.

El libro de Thoth

Más que cualquier otro excepto el Libro de los Muertos, un libro de hechizos fue reverenciado tanto en el Reino Superior como en el Inferior. Celebrado en la canción popular "Dime, quién escribió el Libro de Thoth", este tomo seminal contenía solo dos hechizos. Leer el primero en voz alta permitía a uno poder entender las palabras de cada bestia. Sin embargo, el Libro de los Muertos advirtió a los egipcios que no lo hicieran porque "los animales rara vez hablan de algo que no sea la posibilidad de que les den un bocado o les hagan cosquillas en la barriga". Leer el segundo hechizo permitía resucitar a los muertos. Una vez más, los textos sagrados advirtieron contra la invocación de este hechizo diciendo: "Los muertos rara vez hablan de otra cosa que no sea la rudeza de las generaciones actuales y las posibilidades de que les den algunos cerebros para comer".

El príncipe Setna sabía que el libro estaba escondido en una tumba real en la Ciudad de los Muertos. Con su hermano Anhurerau, irrumpió en una tumba y encontró las momias de Neferkaptah, su esposa y su hijo pequeño. La esposa les advirtió que su esposo había robado el Libro y había leído los hechizos solo para que Thoth los ahogara a ella y a su hijo en el Nilo con ira. Neferkeptah luego se suicidó desesperado porque su dislexia le impedía firmar su nombre en sus reclamos de seguro de vida.

Entonces la momia de Neferkaptah se incorporó y exigió jugar cuatro juegos de damas. Setna perdió el primero y se hundió en el suelo hasta los tobillos. Después del siguiente juego, se hundió hasta las caderas. Como estaba perdiendo el tercer juego, envió a su hermano a buscar su varita mágica antes de hundirse hasta la barbilla.

Jugó el cuarto juego lo más lento que pudo, pero la momia era demasiado buena para vencerla, ya que había tenido poco que hacer excepto practicar damas en los varios siglos transcurridos desde su muerte. Justo cuando Setna casi había perdido por última vez, su hermano regresó y golpeó la cabeza de la momia con la varita. El hechizo se rompió y Setna agarró el Libro de Thoth.

Mientras intentaba leer el Libro, Setna vio a una mujer hermosa y se enamoró de ella. Trató de persuadirla para que se casara con él, pero ella, como todavía es común hoy en día en los casos de divorcio, exigió que él matara a su esposa e hijos existentes. Setna apuñaló a su esposa y arrojó a sus hijos al Nilo en sacos cargados de ladrillos. Ella desapareció y él estaba horrorizado por lo que había hecho, dándose cuenta de que necesitaba los ladrillos si alguna vez iba a completar su propia pirámide .

Dioses menos conocidos

Hay deidades de gran importancia para el Antiguo Egipto que han causado poca o ninguna impresión en la mente moderna. Pero, después de todo, hay una multitud de dioses para elegir y ¿quién hubiera oído hablar de Cristo si no hubiera sido por la película de Mel Gibson de 2004?

Uno de esos dioses era Bast, la diosa de los gatos. Bast está representada con cabeza de león y fue una de las diosas de guerra más importantes del Reino Antiguo. Se la muestra emergiendo del bosque para destruir los carros de los enemigos de Egipto y, entre batallas, descansa sobre una alfombra frente al fuego y juega con un ovillo gigante de lana en el templo de Bubastis. Los adoradores de Bast solían sacrificar canarios para su mayor gloria y, en la tercera luna llena del año, intentaban toser bolas de pelo en su honor. El templo de Abu Simnel estaba dedicado a Bast y se la muestra junto a Jair-Re (dios de los ratones) luchando entre sí sin cesar con sartenes, mangueras de jardín y bolas de boliche.

Con el declive de las creencias tradicionales en Egipto, Sobek ha atravesado tiempos difíciles.

Hathor era una diosa del Antiguo Egipto que personificaba el amor, la belleza, la música y la alegría. También era la personificación de la maternidad, institución tan venerada por los egipcios que le regalaron una cabeza de vaca. A pesar de ser la hija del dios sol (Ra), ella lo daba a luz cada mañana. En una relación intrincadamente incestuosa poco comprendida fuera Monterrey y Santiago del Estero, ella también es la esposa de su padre/hijo y concibe con él durante el día para que pueda renacer una vez más a la mañana siguiente. Entre horas, ella pastaba en las orillas del Nilo antes de devorarlo por la noche y digerirlo en uno de sus cinco estómagos.

Inicialmente, Tauret era una diosa egipcia de la fertilidad y, como tal, se la temía como particularmente impredecible y agresiva durante tres o cuatro días al mes. Con el tiempo, llegó a ser reverenciada como la diosa del parto y se la representaba con la cabeza de un hipopótamo y un vientre muy distendido. Sus senos generalmente se muestran colgantes y, en siglos posteriores, su espalda es la de un cocodrilo. Tauret protege a la madre y al niño por igual chantajeando emocionalmente a los dioses (masculinos) del caos para que vuelvan a pintar su templo y compren cantidades innecesarias de mantas, pañales y ropa de bebé. Al igual que las mujeres embarazadas de todo el planeta, marcó su lugar en el mundo revolcándose en el barro y rociando sus heces desde el río con una cola corta pero poderosa.

Sobek representaba el poder y la fertilidad del propio Nilo y generalmente se representaba como un cocodrilo. Reparó el mal hecho a la tierra por los pecados de la humanidad, además de proporcionar calzado resistente y bolsos atractivos.

Si bien estos dioses son menos conocidos, los dioses egipcios Slifer, Obelisco y Ra han ganado una mayor popularidad debido a su aparición en la popular carta de Yu-Gi-Oh!, y coincidentemente son los dioses de las barajas, las cartas y el póquer, respectivamente. .

Véase también


Desciclo-Wiki.png Este artigo foi traduzido da Desciclopédia, e o seu autor fala portuñol!
De qualquer forma, visita a Desciclopédia para ler a versão original desse artigo:
Mitologia egípcia
Exito meme.jpg This article ha sido traducido de la Uncyclopedia por algún listillo
que nos quiere restregar por las narices su pedazo de nivel de inglés