Gambito de Dama

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Cita3.pngGambito de dama me recuerda cuando yo estaba en el club de ajedrez del colegio, la protagonista es literalmente yo.Cita4.png
Alguien metiéndose en una conversación que no tiene nada que ver.
The Queen's Gambit
Tv Fondo Transparente.png
Queen Gambit.jpg
Una dama gambito
Género Deporte (?)
Creado por Stan Lee y Netflix
Reparto Muchos robots y algunos humanos
Productora Netflix
Emitido en Netflix
País Estados Unidos y la URSS
Duración 7 episodios
Estreno Finalización 2020
Idioma Engrish
Sitio web Gambito de Dama


The Queen's Gambit (en hispanoamérica: Gambito de dama, en castellano de España: Las flipantes aventuras de Beth Harmon en busca del campeonato mundial de ajedrez) es una miniserie de autosuperación personal que nos enseña que todos podemos ser maestros del ajedrez si tenemos el talento innato y las suficientes drogas psicodélicas. Tras su estreno en Netflix en 2020 se dispararon las acciones de las empresas de tal juego, que iniciaría con el ánimo de los telespectadores para aprender el juego, pero que éste al final terminaría como elemento decorativo de la sala.

Argumento[edit]

En el orfanato[edit]

Si usted se pregunta si en los orfanatos pobres de los 1950 había tecnología holográfica, la respuesta es: .

La madre de Beth Harmor es una mujer con problemas emocionales, financieros y psicológicos a la que nada le sale bien y decide autosuicidarse con su hija en un automóvil, y de paso también suicidar a otra gente inocente chocando de frente, pero ni eso le sale bien, ya que le sobrevive su hija que es enviada a un orfanato para niños huérfanos de un padre, pero que el otro padre no los quiere, lo que hace que su proceso de adopción sea difícil ya que la gente piensa "si su padre vivo no los quiere, algo malo han de tener".

Como en cualquier institución de asistencia infantil que se respete, los encargados cortan feo el cabello de los niños y luego les drogan con una especie de LSD para que desarrollen mejor sus capacidades de "no molestara los encargados mientras están en el viaje". Mientras esto sucede, Bett descubre que el intendente es un ajedrecista experto que a diario juega contra el otro ajedrecista experto del lugar, es decir, él mismo. A Bett le interesa, por lo que de acuerdo a los lineamientos de seguridad de la época (los 60's, 50's, ay, no sé) se encierra durante largas horas en el cuarto de la limpieza con el señor sin que nadie se pregunte nada y aprende lo básico. Cada día que pierde, Bett se toma las drogas que le dan para el desayuno, las junta con a las drogas de la comida y de la cena, y en su cama mira en el techo las jugadas de ajedrez correctas, para al día siguiente ganarle y dejar a su maestro en ridículo.

No fue sino hasta que, tras un exceso de sustancias que había ingerido luego de saquear la dotación de un año, y haber obligado a sus compañeros a fingir ser piezas de ajedrez mientras los pegaba en el techo, el ajedrez se prohibió en el orfanato, quedando únicamente las opciones de cocina, jardinería, costura y duelo a muerte con cuchillos entre huérfanos. De un episodio a otro, cambiaron a la actriz protagonista por una adulta de 24 años, que en la serie tenía 14, pero que debía fingir tener 11 para ser adoptada, y, lo logró.

Con su nueva familia[edit]

Beth mira en el espejo que tiene uno más grande que otro, como todas las mujeres.

Los nuevos padres de Beth buscaban tener un cheque del gobierno, pero no lo habían tenido, hasta la oportunidad de adquirir uno, adoptando a un huérfano. Después de varios concursos como de inteligencia, belleza y conductividad eléctrica entre las candidatas, se decidieron por Bett. Así ellos aseguraban un ingreso fijo y ella aseguraba una casa con una ducha con paredes y otras comodidades. Pero no todo era color de rosa, el nuevo padre adoptivo tenía otra familia en Alburquerque que se llamaba "trabajo fuera" y les visitaba bastante seguido, unos 364 días al año (365 en bisiestos). La prolongada ausencia del padre, hizo que la relación de madre-hija fuera más estrecha, llevar a la nueva miembra de la familia a dar paseos, ir de compra por vestidos feos, ir al salón de belleza para peinados feos, pero no comprar juegos de ajedrez, ni siquiera de los feos, porque para todo alcanzaba el cheque, menos para lo que Beth quería.

Al no recibir atención económica, pidió un préstamo de 10 dólares al conserje del orfanato para pagar la inscripción a un concurso en que el premio eran como 11 dólares, gracias a sus habilidades (y las píldoras que robaba del gabinete psiquiátrico de su madre, que intercambiaba por pasas), barrió el piso contra los niños del concurso infantil (recuérdese que tenía 16, fingía tener 11, pero para el concurso aseguró tener 8). Ganó y nunca le pagó el préstamo a su antiguo maestro de ajedrez, pero sí le compró una botella de tequila a su madre adoptiva para celebrar, y, bueno, se arrepentiría porque la señora nunca volvería a dejar de celebrar así.

Competitivo[edit]

Era versada en los juegos más importantes.

Sabiéndola capaz, su madre le compró su ajedrez que tanto quería (en realidad eran damas inglesas, pero ella no sabía mucho del juego), con esto, Beth se lo apañó para practicar. Su madre también le compró otras inscripciones a nuevos concursos, un vestido feo nuevo para que estrenara y una botella de tequila para celebrar cuando ganara. Pronto se hizo de renombre como "la niña prodigio de 8 años que parece de 24". Pero de pronto se topó con la realidad, cuando un tipo macho alfa, campeón estatal, rey de los nerds flacuchos, le ganó en la final. Nuestra protagonista sabía que debía practicar más, pero sobre todo, conseguir más drogas, muchas más.

Tras mucha meditación química, juegos en el techo, visiones del futuro y un arreglo de look, logra vencer al campeón estatal, quien al puro estilo de Dragon Ball, pasa de ser su enemigo a su aliado, ayudándola a practicar, regalándole libros que ella ya tiene y seduciéndola con su mirada de Milhouse sin anteojos. Así llega hasta las nacionales en donde es derrotada por el campeón de Estados Unidos, macho alfa, campeón nacional, rey de los nerds flacuchos. Nuestra protagonista sabía que debía practicar más, pero sobre todo, conseguir más drogas, muchas más (déjà vu).

Como segundo lugar, se fue al México de los 60s, pero que tenía el smog del México del 2019 y por eso no se veían tomas de la calle, sólo del hotel. Ahí su objetivo es derrotar al campeón ruso, y el objetivo de su madre es follarse a Cantinflas y hacer que sea su nuevo esposo. Cada una toma caminos diferentes en la ciudad, Beth va ganando todos sus juegos, incluso superando a un niño de 8 años que fingió tener 16 para que lo dejaran entrar (esa partida duró 50 horas y el niño sólo perdió porque se quedó dormido), la madre ya tuvo varias citas con Cantinflas y al día siguiente le pedirá matrimonio. Pero como esto es un drama, tiene que ser dramático, un personaje sin relevancia aparece de pronto y hace que Beth se embriague con mariachis en la plaza y que al día siguiente vaya al juego contra el ruso tarde, mal y a rastras. Beth está más concentrada en beber agua para su resaca y en preguntarse cómo olvidó ponerse pantalones que en jugar, por lo que el ruso, macho alfa, campeón mundial, rey de los intelectuales varoniles fornidos, barre el suelo con ella. Cuando va molesta a encontrarse con su madre, lamentablemente la encuentra morida, los forenses le dijeron que un cuerpo gringo no soporta el tequila y una orden de tacos a las afueras del metro.

Decadencia[edit]

Ese ajedrez sí que está raro.

Regresó a Nueva York o a donde quiera que viviera, su padre le regala la casa, pero luego no y ella la compra con todos sus ahorros. Ahora es pobre, más viciosa que nunca, ya que se desenfrena teniendo orgias con hippies, que normalmente serían buenas, pero en su caso al ser por despecho, son malas.

El campeón estatal se muda con ella, juntos tienen un breve romance, hasta que éste se da cuenta que ya no le puede enseñar nada porque para ella todo es ajedrez, alcohol, drogas y sepso, mientras él tiene otras pasiones como trabajar en un McDonalds para no morirse de hambre. Sola y despechada se dedica a maquillarse muy mal y a asistir a eventos locales de recaudación de fondos o de ajedrez amateur donde le pagaban dejándola comer del buffet. Así hasta que llega una amiga del orfanato que no habíamos mencionado antes porque se nos olvidó, que la ayuda a cambiar de vida, a alejarse de los hippies orgiásticos y a dejar las drogas, cambiándolas por drogas más orgánicas que ella le vendía. Gracias a esta ayuda, Beth ganó el campeonato nacional (bueno, para eso si usó drogas, pero más poquitas, lo que es más sano ?)y después se mudó un breve lapso con el ex-campeón nacional al que ya consideraba aliado, y que éste no se quiso acostar con ella porque olía a psicotrópicos para viejitos, pero pudieron practicar para que Beth se enfrentara al campeón mundial.

Victoria en la Unión Soviética[edit]

Los viejos comunistas eran los más difíciles.

Beth Harmor se preparó física y mentalmente, retaba a los mejores jugadores de Estados Unidos y Europa (a los de Latinoamérica no, porque siempre acababa en pelea con machetes), leía los libros de los grandes maestros del ajedrez, arrastraba troncos por la nieve y subía escalinatas en Filadelfia con música épica de boxeo, además de que aprendió el idioma ruso para que los vendedores ambulantes de vodka no la estafaran. Así, gracias a una serie de robos a casa-habitación, consiguió el dinero y viajó a Moscú donde se enfrentó a una serie de enemigos, uno más fuerte que el anterior, como en un videojuego hasta llegar al jefe mayor. Ahí se dio cuenta que ninguno trabajaba solo, sino que el campeón era apoyado por sus amigos no-campeones (y también por la KGB que seguramente espiaba a Beth hasta en el baño para descubrir sus jugadas.

Pero ella tenía amigos, que por teléfono (seguramente intervenido) le dijeron posibles jugadas que haría el ruso y cómo debía responder, el espectador puede ver que Beth actuó por cortesía escuchándolos, porque ella era mejor que cualquiera de los que le aconsejaban. Cosa que se notaría al final cuando fue la última partida, en una mesa, en medio de una jaula con fuego y osos polares. Beth iba concentrada, esta vez no se dejaría amedrentar por la mirada sin vida de su oponente. Obviamente no le sirvió ningún consejo anterior, pues el ruso cambió todas las jugadas, por lo que tuvo que esforzarse por ver la partida en el techo sin tener que usar drogas, todos los presentes volteaban arriba a ver si estaba viendo una araña o un satélite gringo que le ayudara, pero no, gracias a su propio cerebro que se esforzó inhumanamente por fabricar sus propias drogas, pudo derrotar al ruso por ella misma.

Esa misma noche se acostó con un interés romántico que no habíamos mencionado y que de casualidad andaba paseando por Moscú, al día siguiente perdió su vuelo de regreso por quedarse jugando con ancianos soviéticos en una plaza soviética, y ahí termina nuestra historia.

Reparto[edit]

Vista de depredador y vista de presa. Una vez más la biología metiéndose donde no le llaman.
  • Anya Taylor-Joy como Beth Harmon. El nuevo fetiche de la industria nos sorprende con una magistral muestra de antipatía que es tolerada por la belleza de la actriz.
  • Marielle Heller como Alma Wheatley, la madre adoptiva alcohólica y mal ejemplo.
  • Thomas Brodie-Sangster como Benny Watts, el campeón nacional, interés romántico de Beth, anteriormente apareció en Maze Runner y se veía joven.
  • Harry Melling como Harry Beltik, el campeón estatal, interés romántico de Beth, anteriormente fue el primo gordo de Harry Potter
  • Marcin Dorocinski como Vasily Borgov, campeón del mundo, no lo conocíamos porque es actor de cine polaco y nadie ve cine polaco.

Producción[edit]

En marzo de 2019, Don Elver Galarga, creador y dueño de Netflix leyó un libro medio grueso y le gustó, así que encargó que le compraran los derechos al autor original del libro y si no quería venderlos, que le rompieran las piernas. No fue necesario romper ambas, el autor del libro The Queen's Gambit accedió a vender los derechos de su obra por tres habichuelas mágicas. Así que se decidió por empezar a producir, el director elegido fue Scott Frank, famoso por arruinar a al mutante en la película The Wolverine, pero también famoso por hacernos llorar con su muerte en la película Logan.

Como nadie sabía de ajedrez, se decidió contratar a Garri Kaspárov como consultor, se le prometió que cambiarían el final para que los rusos ganaran pero al final fue traicionado, igual ya se había gastado el cheque.

Recepción[edit]

Cuando se estrenó, nadie la veía porque el ajedrez es aburrido. Pero luego unos la vieron y les gustó tanto que se la fueron pasando de boca en boca como tú, hasta que se convirtió en la más vista de la plataforma, por lo que el productor se sintió tranquilo pues no iba a recibir una golpiza. En Rotten Tomatoes, la miniserie tiene una aprobación de 100% por los 32 críticos pagados por Netflix, tiene un 90% en Inci Tomatoes basados en una sola crítica, en la mía.

La mayoría de la gente ya no lee las críticas, pero sí lo que le recomiendan extraños de Internet y esos extraños coincidieron en que Gambito de Dama es una buena serie, incluso recibió elogios por parte de la comunidad de ajedrez, la que ya veía morir el juego pues la gente dejó de jugar Chess online para usar el Among Us. Tras el inicio de la serie, la gente dejó el Among Us para comprar ajedrez de verdad. Las ventas de los juegos superaron el 2000% en la primera semana de noviembre, lo que elevó el valor de las acciones, que luego se desplomarían cuando la gente dejó de jugar porque no entendía nada.

Se espera pronto la segunda temporada, en la que Beth ya no juegue simple ajedrez, sino Chess boxing en la que se tiene que ejercitar, para tener la batalla final contra Ivan Drago.

Véase también[edit]

Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.