Dickinsonia

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Dickinsonia
Dickinsonia comestible (que come)
Dickinsonia comestible (que come)

Estado de Extinción 7.png
Clasificación científica
Reino: Animal (o quizás no)
Filo: En los misterios
Clase: No tienen mucho
Familia: Más antigua que los dinosaurios
Nombre binomial
‘‘Dickinsonia costata’’
Ben Dickinson

Dickinsonia es el nombre de un género de animales extintos que vivieron hace unos 550 millones de años, durante el Precámbrico. Eran unos bichos muy raros, con forma de hoja o de pizza, que se arrastraban por el fondo del mar comiendo algas y otras porquerías. No tenían boca, ni ano, ni órganos internos, ni cerebro, ni nada que se le parezca. Eran tan simples que algunos científicos dudan si eran realmente animales o solo unas manchas de grasa fosilizada. Su nombre se debe a que fueron descubiertos por el paleontólogo Ben Dickinson, quien los bautizó así por su gran ego. Dickinsonia no tiene nada que ver con Emily Dickinson, la famosa poetisa estadounidense, aunque ambos compartían una vida solitaria y misteriosa.

Taxonomía y evolución

La taxonomía de Dickinsonia es un verdadero dolor de cabeza para los científicos, que no se ponen de acuerdo en qué categoría poner a estos bichos. Algunos los consideran animales, otros los clasifican como hongos, otros como protistas, otros como líquenes, y otros como una broma de mal gusto. Lo único que está claro es que no son plantas, porque no tienen clorofila ni hacen la fotosíntesis. Tampoco son minerales, porque se mueven y crecen. Ni son extraterrestres, porque no tienen antenas ni rayos láser.

La evolución de Dickinsonia es otro misterio sin resolver. Se cree que aparecieron hace unos 570 millones de años, durante la explosión cámbrica, cuando la vida se diversificó enormemente y surgieron formas extrañas y maravillosas. Dickinsonia era una de ellas, pero no duró mucho. Se extinguieron hace unos 540 millones de años, sin dejar descendientes ni parientes vivos por lo que tuvo problemas con su testamento. Se desconoce la causa de su extinción, pero se barajan varias hipótesis: un cambio climático, una competencia con otros organismos más complejos, una epidemia de colesterol, o una simple aburrimiento existencial.

Anatomía

Ahí está, haciendo exactamente nada.

Dickinsonia tenía una anatomía muy simple y primitiva. Su cuerpo era plano y blando, con forma de hoja o de pizza, y estaba dividido en segmentos simétricos. No tenía cabeza, ni cola, ni patas, ni alas, ni ojos, ni nariz, ni orejas, ni boca, ni ano, ni órganos internos, ni cerebro, ni nada que se le parezca. Era básicamente una masa de células sin diferenciar, que se alimentaba por ósmosis y se comunicaba por telepatía. Su única característica distintiva era una cresta central que recorría su cuerpo longitudinalmente, y que servía para darle un poco de rigidez y aerodinámica. Algunos especímenes tenían también unos pequeños agujeros en los bordes de su cuerpo, que se cree que eran para respirar o para emitir sonidos posiblemente feos. Dickinsonia podía crecer hasta alcanzar un metro de longitud, lo que lo convertía en uno de los animales más grandes de su época y posiblemente el único animal de su época. Sin embargo, su tamaño no le servía de mucho, ya que era muy lento y vulnerable a los depredadores que los terminaban chupando con una pajilla.

Historia y descubrimiento

Fue descubierto por un geólogo que buscaba petróleo y se topó con unas formas raras en las rocas. Su jefe le ignoró y pensó que eran manchas de aceite o de sangre de canguro. Diez años después, le dieron la razón y le pusieron el nombre de su jefe al bicho. Luego se encontraron más fósiles en otros países, gracias a un estudiante que se enfrentó al frío, los mosquitos, los osos y las autoridades rusas. El estudiante encontró grasa en los fósiles y demostró que eran animales. Fin.

Drones

Algunos científicos de Twitter creen que Dickinsonia no era un simple animal, sino un drone de Cthulhu, el dios primigenio del caos y la locura. Según esta hipótesis, Cthulhu envió a sus drones al planeta Tierra para explorar sus recursos y preparar su llegada. Los drones tenían forma de hoja o de pizza para pasar desapercibidos y se comunicaban por telepatía con su amo. Sin embargo, algo salió mal y los drones se quedaron atrapados en el fondo del mar, sin poder cumplir su misión. Cthulhu se enfadó mucho y los abandonó a su suerte, provocando su extinción. Desde entonces, Cthulhu espera en su ciudad sumergida de R’lyeh el momento de despertar y reclamar lo que es suyo.

Véase también