Pavo

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Pavo de granja común
Pavo americano.jpg
Nombre Pavo de granja común
Tipo de Comida: Comida vegana (¡sí, en serio!)
¿Como se Come? Con arándanos y al horno
¿De donde Proviene? En todas las cocinas del mundo
Ingrediente Basico: Amor, gratitud y un toque de especias
Forma de Presentación En una bandeja de plata
Sabor: Deliciosamente sorprendente


El pavo común (Meleagris gallopavo domesticus), también conocido como guajolote, es un ave de gran tamaño que se encuentra predominantemente en los gallineros de traspatio, codiciada principalmente por su sabor, que tiende a ser bastante seco a pesar de la creencia popular y requiere una enorme cantidad de salsa para sobrevivir y ponerse suavecito. En una revelación aún más impactante, sus huevos comparten proporciones similares: tan grandes como pelotas de fútbol, ​​pero ni de lejos tan divertidos para jugar debido a su estado huevesco. Fue introducido como ave doméstica en casi todo el mundo (menos en los lugares donde prefieren otros animales más exóticos como el canguro o el pingüino). La mayor demanda de carne de pavo ocurre para la fecha de Navidad y también para el día de Acción de Gracias, si eres estadounidense o te gusta imitarlos.

La contraparte salvaje del pavo de mesa común es el pavo salvaje mexicano, científicamente conocido como Meleagris gallopavo chilango. Ahora, curiosamente, esta ave en particular ha desarrollado un gran gusto por la auténtica cocina mexicana al alimentarse con nada más que tacos de carnitas y pozole. En cuanto a su apariencia, los salvajes tienen un plumaje mucho más llamativo y sirve para atraer pavas frente a sus homólogos enjaulados que se tienen que conformar con ser vírgenes pajeros.

Origen

Los guajolotes de Prehispania eran más bonitos.

Aparentemente, los científicos creen que los pavos podrían estar directamente relacionados con los ancestros más grandes y malos de nuestras queridas aves modernas. Sí, - Las Aves del terror Estas colosales criaturas aviares vagaron por la tierra hace milenios y deben haber sido todo un espectáculo. A medida que los climas cambiaron y estos gigantes se enfrentaron a la extinción, algunos de los más inteligentes huyeron al calor de México, evolucionando con el tiempo hasta convertirse en nuestros compañeros familiares: ¡los pavos!

El pavo doméstico tiene su origen en América, donde fue domesticado por los pueblos indígenas de México hace unos dos mil años. Ellos usaban al pavo para alimentarse de su carne y sus huevos (que eran tan grandes que podían hacer una tortilla con uno solo), y también para adornarse con sus plumas cuando los rituales Drag Queen sagrados lo requerían. Los aztecas asociaban al pavo con su dios Tezcatlipoca, que era tan poderoso que podía hacer lo que le diera la gana y que tenía un nombre tan difícil de pronunciar que nadie se atrevía a contradecirlo).

Los españoles se encontraron con el pavo cuando llegaron a América en el siglo XV y quedaron impresionados por su tamaño y su sabor (que era tan bueno que les hacía olvidar el escorbuto y también las enfermedades venéreas). Decidieron llevarse algunos ejemplares a Europa y los llamaron “pollos de Indias”, que era como llamaban a todo lo que venía de América y también a las mujeres nativas. Allí el pavo se adaptó bien y se extendió por varios países, que eran tan curiosos que querían probar cosas nuevas y también porque no tenían nada mejor que comer.

Los ingleses son famosos por su sentido del humor, pero también por su confusión geográfica. Cuando vieron al pavo por primera vez, pensaron que era una especie de gallina de guinea, un ave originaria de África que se parecía al pavo en el color y la forma del cuerpo. Como las gallinas de guinea llegaban a Europa a través de comerciantes turcos o del Medio Oriente, los ingleses creyeron que el pavo también venía de esa zona y le pusieron el nombre de “turkey” (que significa Turquía en inglés). Así que el pobre pavo pasó de ser un “pollo de Indias” en España a ser un “pájaro turco” en Inglaterra. Y todo porque los ingleses no sabían distinguir entre América y Asia, ni entre México y Madagascar.

Taxonomía y morfología

El embajador de Turquía en la Casa Blanca.

El pavo doméstico es un ave de la familia de los faisanes, las codornices y las gallinas, pero mucho más grande y vistoso que ellas. Es el ave de granja más grande que existe (si no contamos a las avestruces, que son más bien unas jirafas con plumas). El pavo doméstico tiene un cuerpo robusto y redondo que parece una pelota con patas, unas alas cortas y anchas que no le sirven para volar mucho y una cola larga y abierta en abanico que le sirve para presumir bastante.

El pavo doméstico tiene la cabeza y el cuello sin plumas que parece que se ha afeitado mal y cubiertos por una piel arrugada y colgante de color rojo o azul que parece que se ha quemado mal. En la frente tiene una protuberancia carnosa llamada carúncula (que parece un chicle pegado) y en el pecho tiene un mechón de pelos rígidos llamado barba (que parece un cepillo de dientes usado). El macho tiene además una especie de bolsa inflable en el cuello llamada buche que parece un globo desinflado o un escroto mal pegado.

El pavo doméstico pertenece a la especie Meleagris gallopavo, la misma que el pavo salvaje. Dentro de esta especie hay varias subespecies o variedades, según el color del plumaje y el tamaño del cuerpo. Algunas de las más conocidas son: el bronceado americano (que es marrón oscuro con reflejos metálicos), el blanco holandés (que es blanco como la nieve), el negro español (que es negro como el carbón) y el bourbon rojo (que es rojo como el tomate).

Aspectos culturales

Son unos genios para el camuflaje en días festivos.

El pavo es un animal que ha dado mucho de qué hablar en la historia de la humanidad (y también mucho de qué comer). En México, su país natal, el pavo era adorado por los aztecas, que lo consideraban una encarnación de su dios Tezcatlipoca, el señor del espejo humeante y de las bromas pesadas. Los aztecas se comían al pavo con gusto y le arrancaban las plumas para ponerse guapos en sus fiestas paganas. El pavo fue llevado a Europa por los españoles, que lo confundieron con un “pollo de Indias” o un “pavo real de la tierra” por su gran tamaño y su colorido plumaje y porque no tenían mucha imaginación para poner nombres. En algunos países europeos, como Francia o Inglaterra, el pavo se convirtió en un plato típico de las navidades o de otras ocasiones especiales, como cuando ganaban una guerra o cuando se casaba algún rey (o cuando se divorciaba).

En Estados Unidos y Canadá, el pavo es el centro de atención del día de Acción de Gracias, una tradición que se remonta al siglo XVII, cuando los colonos ingleses invitaron a comer a los indígenas para darles las gracias por haberles enseñado a sobrevivir en el nuevo continente y también para robarles sus tierras y sus mujeres. El pavo se asoció con este día por ser un ave abundante y fácil de cazar en América del Norte (y también porque era más barato que el jamón). Según una encuesta realizada en 2015 por la Federación Nacional del Pavo (NTF), el 88% de los estadounidenses se zampa un pavo en esta fecha (y el otro 12% son vegetarianos o alérgicos).

El pavo también tiene un valor simbólico en algunas culturas. En la India, es el animal nacional y representa la belleza, la gracia y la prosperidad (aunque nadie sabe muy bien por qué ni cómo lo eligieron). En algunas tribus nativas americanas, como los cheroqui o los hopi, el pavo es un animal totémico que representa la generosidad y el sacrificio (aunque nadie sabe muy bien para qué ni cómo lo demuestran). El pavo ha inspirado también diversas obras artísticas y literarias. Por ejemplo, el escritor estadounidense Mark Twain escribió un cuento titulado “La caza del pavo salvaje”, donde narra sus aventuras infantiles tratando de cazar este ave y fracasando estrepitosamente cada vez que lo intentaba. El pintor francés Claude Monet retrató a varios pavos reales en su jardín de Giverny (y luego los vendió a precio de oro a unos coleccionistas despistados). El compositor alemán Johann Strauss II compuso un vals llamado “Pizzicato-Polka”, que imita el sonido del pico del pavo al picotear las semillas y que hace bailar a todo el mundo hasta marearse.

Comercialización

Pavo en el cielo de los pavos.

El pavo es un producto muy demandado en el mercado mundial, tanto por su carne como por sus huevos (y también por sus plumas, aunque menos). La carne de pavo es considerada una carne blanca, baja en grasa y rica en proteínas (y también muy seca y aburrida, según algunos). Los huevos de pavo son muy grandes y nutritivos (y también muy difíciles de romper y de cocinar, según otros). Las plumas de pavo se usan para hacer adornos, abrigos o almohadas (y también para hacer cosquillas o para escribir cartas de amor, según algunos románticos).

Artículos relacionados

Si te ha gustado este artículo sobre el pavo, quizás te interese leer también sobre otros animales o productos relacionados con él. Aquí te dejamos algunas sugerencias:

Pavo real: El primo lejano y presumido del pavo doméstico, que vive en Asia y tiene una cola espectacular que usa para seducir a las hembras (y para hacerse el interesante).

Guajolote: El nombre que se le da al pavo en México y en algunos países centroamericanos, donde es un plato típico de la gastronomía local (y también una forma de insultar a alguien).

Pavlov: El apellido de un famoso psicólogo ruso que hizo unos experimentos con perros y campanas, y que nada tiene que ver con el pavo (pero suena parecido).

Pollo: El ave de corral más consumida en el mundo, que es más pequeña y más jugosa que el pavo, y que tiene muchas formas de cocinarse (y también una forma de llamar a alguien cobarde o inexperto).