Avestruz

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Avestruz
Las avestruces vampiro se alimentan de sangre.
Las avestruces vampiro se alimentan de sangre.
Clasificación científica
Reino: Animal
Filo: Imperus Aves
Clase: Titans
Familia: Struthionidae
Nombre binomial
'Struthio magnificus'
Hércules, el más fuerte de todos

El avestruz (Struthio camelus, porque los tontos la confundían con un camello), es una especie de ave voladora gigante que ha decidido prescindir de las alas y optar por las piernas como su principal medio de transporte. A pesar de ser una de las aves más grandes del mundo, el avestruz es conocido por su timidez y su habilidad para esconder la cabeza en la arena, no porque tenga miedo, sino porque está buscando su alimento preferido: el petróleo.

Descripción

Son una raza muy pacífica.

El avestruz es el ave más grande y pesada del mundo, lo que lo hace el rey del aviario. Es tan grande que se pueden construir casas en su vientre. ¿Alguna vez has intentado cargar a un avestruz? ¡Es como cargar un elefante, pero con plumas! Y aunque sus alas son pequeñas, son un arma secreta. Pueden agitarlas tan rápido que pueden enviar a cualquier depredador directamente al espacio.

Con una cabeza pequeña y grandes ojos de cinco centímetros de diámetro, el avestruz tiene la vista perfecta, lo que lo hace el cazador número uno del reino animal (sólo superado por el Gallifante mexicano). Sus patas, largas y musculosas, son las envidias de cualquier corredor de maratón. Con una velocidad máxima de 70 km/h, el avestruz es capaz de huir de sus enemigos, o de correr hacia ellos y hacerlos Cebiche en dos movimientos.

Su capacidad de adaptación es asombrosa. Es capaz de soportar temperaturas extremas, desde los 56 grados centígrados hasta los 29 grados bajo cero, lo que lo convierte en el animal más preparado para un futuro apocalíptico. ¡La única pregunta es si estás listo para unirte al ejército de avestruces o si prefieres ser una simple víctima de su avance!

Canto

¡Ah, el canto del avestruz! Una de las melodías más hermosas que la naturaleza nos regala… ¡espera un momento! ¡Que no canta! Parece que su siringe no está diseñada para tal propósito, así que en lugar de un dulce trino, lo que podemos oír es un siseo algo desafinado. Pero ¡hey! no todo está perdido, porque cuando los polluelos están alterados, pueden soltar unos chillidos estridentes que te dejarán los oídos zumbando por horas. Y si eso te parece poco, espera a verlos correr como locos por el campo con sus patitas flacas y sus alas inútiles.

Y no te pierdas al macho adulto en su momento de bravura, emitiendo un sonido ronco que puede recordar al gruñido de un león, o incluso a una persona que acaba de despertar un lunes por la mañana. Si eso no es impresionante, entonces espera a escucharlo durante el cortejo nupcial, donde se vuelve más profundo y… bueno, sigue sin ser muy musical, pero al menos es entusiasta. Y si tienes suerte (o mala suerte), podrás verlo hacer una danza erótica con sus plumas negras y blancas mientras persigue a la hembra por todo el terreno.

Y no hay que olvidarse de las hembras, que no emiten sonidos a lo largo de su vida adulta, a excepción de un modesto cloqueo cuando son cortejadas por el macho. Así que como ves, el canto del avestruz es todo un espectáculo…si tienes en cuenta que “espectáculo” puede incluir cualquier cosa desde una sinfonía de Beethoven hasta un karaoke de Justin Bieber.

Reproducción

Cortejo

Se lleva bien con todos los animales.

La vida sexual de los avestruces es todo un espectáculo. Durante la época de celo, los machos se ponen en modo conquista y su cuello y pico se ponen rojos como un tomate maduro. ¡Qué pasada! Para seducir a la hembra, los machos realizan una danza que es como una especie de aeróbic aviar. Se ponen sentados en el suelo con las alas abiertas, levantando y recogiendo un ala tras otra sincronizadamente, mientras hacen un movimiento de cabeza y cuello que más bien parece un bailecito de los que se ven en las discotecas.

Pero no solo es baile, también hay canto. El macho emite un sonido que puede parecer un gruñido nasal, pero en realidad es una especie de serenata amorosa para la hembra. Si ella se muestra receptiva, comienza el coito y aquí viene lo bueno. El pene del macho... Bueno, eso está demás y ya lo sabes de la escuela. En fin, todo un espectáculo de la naturaleza.

Crianza

El macho es el encargado de construir el nido, pero no te creas que es algo sencillo. El nido es una verdadera mansión subterránea con piscina, spa y todo lo necesario para que las hembras se sientan como reinas. Claro, todo esto lo hace para impresionar a su hembra principal, pero como no le basta con una, vuelve a repetir el cortejo con otras tres o cuatro más. A estas últimas se les conoce como las "chicas de la oficina", pero en este caso la oficina es el nido.

Una vez que la hembra principal coloca sus huevos en el nido, las chicas de la oficina también ponen sus huevos, ¡hasta 40 huevos en total! El macho y la hembra se turnan para incubar los huevos, y aunque dicen que el macho incuba más tiempo, en realidad solo lo hace porque sabe que los huevos no pueden ir al gimnasio. Y cuando finalmente nacen los polluelos, el macho se hace cargo de ellos y crea una verdadera guardería ambulante, juntando crías de varias familias juntas, porque ya sabes lo que dicen, en la variedad está el gusto. Y hablando de variedad, si te cuento que una vez vi una pareja de avestruces con ¡más de 100 crías! y de todos los tamaños, ¡te lo juro por mis plumas!

Alimentación

Avestruz en busca de su alimento, el petróleo.

Las avestruces tienen una dieta muy variada que incluye hierbas, arbustos, flores y frutas. Sin embargo, su alimento favorito es el petróleo, que les proporciona esa energía extra para correr como locas y esconder la cabeza en la arena sin desfallecer. Sí, has leído bien, el petróleo es su manjar favorito, aunque no lo suelen admitir en público para no despertar la envidia de otras aves.

Este combustible fósil es el manjar favorito de estas aves, y es por eso que a menudo las ves metiendo la cabeza en la arena. Pero no pienses que lo hacen porque tienen miedo o porque están tratando de ocultarse. De hecho, las avestruces son tan aficionadas al petróleo que se rumorea que a veces organizan expediciones secretas para robar gasolina de los autos estacionados en el zoológico. Por eso, si vas al zoológico y te encuentras con un auto sin gasolina, ya sabes quiénes son los principales sospechosos.

Taxonomía

La avestruz es una especie única y fascinante que pertenece a la familia Struthionidae. Su nombre científico, Struthio camelus, proviene del griego y significa "camello de avestruz", lo que nos da una idea de la imaginación desbordante de quienes le pusieron nombre.

A pesar de su gran tamaño y peculiaridad, la avestruz ha sido objeto de debate taxonómico en el mundo académico. Aunque a simple vista parece un ave, algunos estudiosos la consideran más bien un emú con esteroides. Otros la clasifican como un dinosaurio que se quedó en la edad de piedra, y hay quienes incluso creen que es un híbrido de camello y avión.

Domesticación

La domesticación de las avestruces ha sido de gran importancia para la humanidad, ya que estas aves han sido utilizadas en diversas actividades como el transporte, la alimentación y la producción de plumas para sombreros elegantes. Y también para hacer carreras y asados. Pero a pesar de su apariencia imponente, estas aves han sido domesticadas por el ser humano desde hace milenios. ¿La razón? No, no es para jugar al escondite (aunque lo parezca), sino para buscar depósitos de petróleo en el Medio Oriente.

Durante siglos, los beduinos del Medio Oriente han domesticado avestruces para que los ayuden en su búsqueda de oro negro. ¿Cómo? Bueno, se dice que las avestruces tienen un sentido del olfato extremadamente agudo y son capaces de detectar la presencia de petróleo enterrado bajo la arena. Así que montados en sus avestruces domesticadas (y con un casco protector por si acaso), los beduinos recorrían el desierto en busca de nuevos yacimientos de petróleo. Por supuesto, hoy en día esta práctica ya no se lleva a cabo (o al menos eso queremos creer). Ahora usan radares y satélites para encontrar el preciado líquido. Y también usan coches en vez de avestruces. Aunque hay que admitir que los avestruces son más ecológicos y más divertidos.

Véase también