Fenicia

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
𐤐‏𐤕‏
BanderaFenicia.png
EscudoFenicia.png
(Bandera) (Escudo)
Lema 𐤊𐤋𐤁 𐤄𐤀 y 𐤀𐤕 𐤂𐤅
Himno Rap del Fenicio
Colonias fenicias.jpg
Mapa del mundo. En púrpura todas las colonias fenicias
Capital Fenicia Prime
Mayor ciudad Tiro
Lenguas oficiales Pues... fenicio
Gobierno Monarquía electiva (se amotinaban en los barcos y elegían así al nuevo rey)
Líder Purpurina
Capitán de navío
Área Poco
Población 2 en la metrópoli, 4 en las colonias
Moneda Concha
Gentilicio Fenicio
Zona horaria HAC (Hora Antigua Coordinada) +1
Dominio de internet .fn
Código telefónico +00
Cita3.png𐤊‏𐤍‏𐤏‏𐤍𐤃‏𐤁‏𐤓‏𐤉‏𐤌‏ 𐤐‏𐤍‏𐤉‏𐤌𐤃𐤁𐤓𐤉𐤌 𐤊𐤍𐤏𐤍𐤉𐤌 𐤀‏𐤉‏𐤎‏𐤐‏𐤍‏𐤉‏Cita4.png
Fenicio sobre Fenicia.
Cita3.pngSi tuviera un dólar por cada fenicio que me ha venido a joder a la puerta con sus ropas moradas... No tendría ninguno porque no existen los dólares, pero me entienden la idea.Cita4.png
Griego sobre los fenicios.
Cita3.pngGod hates PhoeniciansCita4.png
La Biblia sobre Canaán, Tiro y Sidón.

Fenicia (en fenicio palitoceropalitokainvertida, 🐟🐟🐟🐟 en cartaginés) fue, aunque quizá no pero definitivamente sí, una de las más pequeñas y, por lo tanto, influyentes sociedades de la edad Vieja. Centrada en la región del Levante mediterráneo, zona que nunca tendrá artículo aquí, abarcando desde el norte de Líbano hasta el sur de Líbano, pasando posiblemente por el centro de Líbano, aunque es difícil de asegurarlo pues no sabemos si en realidad Líbano existe. A pesar de eso, expandieron sus tentáculos púrpura por todo el mar Mediterráneo y hasta la Atlántida, colonizando diversos puntitos en las costas mediterráneas para vender la arena de éstas al pueblo más culturalmente desarrollado y por tanto más fácil de estafar: los griegos. Se les considera una de las civilizaciones más influyentes de la antigüedad junto a otras como P𐤄oe𐤍ix (a𐤓i𐤆o𐤍a); debido a sus avances clave, siendo inventores del alfabeto, de los barcos funcionales que no se hundían al primer pinchazo, del surf, del papiro (para no andar cargando piedras con la lista del mercado a todas partes), y del agua (para tener donde poner los barcos). Además, son las únicas personas en la historia de la humanidad que pudieron realmente crear un nuevo color: el morado, que usaban para tintar todo lo tintable y vendérselo a los griegos.

Se extinguieron finalmente en 2016, tras la muerte de su último cocivilizacionario y último gran comerciante de cosas moradas, Prince, llamado Prince-logo.png en fenicio.

Historia

Los fenicios surgieron en la zona del actual imperio otomano en el levante mediterráneo hace mucho tiempo, por los años 2000. Descendían de una cultura muy muy vieja llamada Ugarit, de la que no sabemos nada excepto que existió (probablemente no) en algún lugar de Siria del que Bashar al-Assad no me deja acordarme. Esta cultura se expandió por toda la costa del Levante en ciudades como Tiro, Sidón, Biblos y Pekín, dedicándose a cortar árboles para vendérselos a los griegos, aunque como súbditos de Egipto. También sabemos que desaparecieron (ya no los ves por aquí ¿o sí?) por culpa de los pueblos del mar (los bolivianos) y que después de un par de siglos de rascarse los huevos y rascarle los huevos a los hititas evolucionaron en fenicios por una piedra agua. Eso aunque según Herodoto lo que realmente pasó fue que inmigrantes de Arabia y África llegaron a la zona y desplazaron a los ugaritas para jugar en su selección de fútbol.

Pico

El colapso de la edad de Bronce fue tan colapso que con él colapsaron todos los enemigos de los fenicios y todos sus amigos; todos, menos los fenicios, pues los pueblos del mar consideraron que eran lo suficientemente marítimos como para no colapsarlos también. Así, empezó la edad de oro de los fenicios, ya que ahora que no había nadie ellos eran los mejores, solo por antonomasia. Aprovechando que por su localización geográfica, en una franja de tierra muy estrecha y muy larga entre el mar y las montañas (como Chile), no podían sembrar nada (y aunque se pudiera sembrar, no tenían ganas de hacerlo), se dedicaron mejor a comprar todo lo que necesitaban y lo que necesitaban para así vendérselo a los griegos. Debido a que entre una ciudad y la otra había frondosos árboles, la mejor forma de comerciar era por mar; por lo que talaron todos los árboles que había entre las ciudades para hacer barcos (cuando se dieron cuenta que ya no había árboles era demasiado tarde para destruir todos los barcos), especializándose en comercio marítimo.

Los fenicios descubrieron América, pero no les gustaba presumirlo mucho.

Aprovechando que Fenicia estaba justo entre Egipto, Mesopotamia, Anatolia, los griegos, la todopoderosa Lesbos y Pakistán, los fenicios se volvieron los intermediarios en todas las transacciones comerciales, así, los egipcios les compraban madera de cerdo, los mesopotámicos les compraban púrpura, y los fenicios les vendían todo lo que encontraban por el camino a los griegos, desde piedras y estaño hasta monos y el marfil de los elefantes marítimos del mediterráneo.[1] Eran tan buenos comerciantes, que hasta inventaron el dinero, pues a veces un testículo de cocodrilo no valía doce cargamentos de plata. Esto hizo que ciudades fenicias como Biblos primero, y Tiro y Sidón (realmente eran la misma ciudad, pero no les gustaba admitirlo) después, junto con otras menores como Acre, Beirut, Arados, Ugarit o Ciudad de Chile (capital); se hicieran extremadamente ricas, y aunque permanecían como estados separados, con su propio rey, su propio dios, su propio alfabeto y su propio idioma;[2] se mantenían más o menos unidas para ser más fuertes contra invasores, piratas fenicios y krakens.

Pero no todo era comprar y vender. También se atrevían a explorar lugares desconocidos. Fueron los primeros en dar la vuelta a África, terminando con el mito de que el mundo llegaba hasta detrás de las pirámides, exploraron las costas del África subsahariana y aprovecharon para capturar rinocerontes, esclavos y esmeraldas para teñirlos morados (a los esclavos) y venderlos a algunos incautos (los griegos). También exploraron España, acabando con los últimos dinosaurios de la península; Sicilia y el norte de África, acabando con los últimos dinosaurios de la región; y las islas británicas, donde no habían dinosaurios y se tuvieron que conformar con acabar con todo el estaño de la región. En todos esos lugares se dedicaron también a crear pequeños puertos (menos en las islas británicas porque ahí no había dinosaurios para vender) y colonias, fundando ciudades en todo el mediterráneo como Cartago, el único lugar donde no acabaron con los últimos dinosaurios porque sabían que le servirían a Aníbal siglos después para darle por el culo a Roma.

Vasallaje bajo los asirios y babilonios

Dos trozos de bronce de una puerta asiria que muestran cómo los fenicios les pagaban con la lengua fuera (859–824 a. C.). Museo Británico.

Los fenicios eran comerciantes muy listos, pero bastante cobardes. No tenían ejército, armas, ni ganas de pelear; por lo que usualmente contrataban a los imperios vecinos para que los protegieran a cambio de cosas moradas. Eso perduró hasta que los imperios vecinos se dieron cuenta que podían tener cosas moradas sin tener que trabajar para conseguirlas, por lo que decidieron conquistar a los fenicios. Primero fue Salmanasar III del imperio asirio, quien intentó conquistar a los fenicios pero no pudo; no por falta de capacidad, sino que los fenicios les dieron la mitad de todo su tesoro en dinero, dinero púrpura, esclavos y a sus propios hijos (propiamente teñidos) para que los dejaran en paz.

Esta autonomía duró hasta que Tiglat-pileser III, que no es una marca de inodoros sino el bisnieto de Salmanasar III, decidió que no iba a aceptar la mitad del tesoro y quería todo; sitiando todas las ciudades Fenicias y conquistándolas, con la notable excepción de Tiro y Biblos, que se salvaron porque se escondieron fingiendo ser piedras. Piedras muuuy grandes. Las ciudades fenicias no se quedarían tranquilas, pues tras varios intentos fallidos de rebelión financiados por los egipcios; los egipcios les financiaron otro intento de rebelión fallido, que falló; y Asarhaddón, por entonces emperador asirio, decidió evitar futuros intentos fallidos de rebelión y destruyó tanto a las ciudades fenicias como a Egipto.

No duró mucho para las ciudades fenicias estar muertas y sometidas a Asiria, pues se reconstruyeron rápidamente justo a tiempo para que el Imperio asirio colapsara por no usar medias como le recomendó su madre; y también a tiempo para ser conquistados, pero ahora por Nabucodonosor II de Babilonia. Debido a que aún no se había inventado el aprendizaje, los fenicios volvieron a rebelarse para fallar; y volvieron a rebelarse para fallar, de nuevo. Después de seis rebeliones fallidas, tanto los fenicios como Nabucodonosor se habían aburrido de esto, por lo que los dejó en paz con una advertencia y un "pero que no vuelva a pasar eh". Tan aburrido quedó Nabucodonosor que se murió y con él se murió el Imperio babilónico.

Período persa

Cuando al imperio babilónico se lo comieron los gatos, la región de Fenicia quedó bajo dominio de los persas (los gatos persas), que los anexaron en la satrapía del levante con los judíos, hasta que se dieron cuenta que no convenía juntar judíos y levantinos en un solo estado y los dejaron tener cuatro reinos semi-independientes, o sea que eran independientes pero pagaban un dineral en impuestos y baratijas de vidrio a los persas, tenían que luchar en el ejército, votaban por el presidente y tenían DNI persa. Este periodo fue de severa decadencia para los fenicios, pues si ya tenían poca población, con la llegada de los persas la mayoría decidió mudarse a vivir el sueño cartaginés, que ya era un imperio; dejando en Fenicia solo a los reyes y a unos pocos comerciantes a hacerse cargo de la deuda con los aqueménidas.

Los fenicios ayudaron a Darío el Grande en su intento de conquista de Grecia, pero debido a que su única fuente de ingresos era venderle espejos a los griegos, se dejaron vencer en Salamina. Más tarde, el rey de Sidón, como siempre con apoyo egipcio (brindado a cambio de colorante morado para momias), lideró una rebelión fallida contra los persas, que falló y hizo que Sidón fuera obliterado de la existencia, quedando Tiro como única ciudad de la región (las demás se mudaron a Cartago).

Alejandro Magno canta a las murallas de Tiro para romperlas y conquistar la ciudad.

Período helenístico

Cuando los griegos se dieron cuenta que los fenicios los habían estado estafando por siglos, un tipo llamado Alejandro Magno se lanzó a conquistar Fenicia y ya de paso a todo el mundo conocido. La conquista de Fenicia fue relativamente fácil porque solo tenía que pagarles para que abran sus puertas, menos en la isla de Tiro, donde no lo dejaron entrar porque estaban muy ocupados matando niños. Entonces Alejandro les puso un cerco durante siete meses, construyendo un puente para llegar hasta la isla con las tortugas que se encontraba, y rompió las murallas con un soplido muy fuerte (muy muy fuerte). Crucificó a todos los tirios que quedaban en la ciudad, dos, pues los demás se habían ido a Cartago mientras Alejandro intentaba alinear las tortugas.

El proceso común de griegización de los territorios conquistados de Alejandro (dígase imponer su cultura, su religión, su idioma y su homosexualidad) no se llevó a cabo muy fuertemente en Fenicia, que solo cambiaron un par de nombres para que los griegos no se dieran cuenta; hasta que Alejandro se murió y después de un par de guerras civiles Fenicia quedó bajo control seléucida, que eran griegos normales pero que vivían en Persia. El control seléucida sería disputado por los griegos de Egipto y los judíos, que les quitaron algunas tierras y desde entonces no han perdido la costumbre. Finalmente los seléucidas explotaron[cita requerida] y la región pasó a control armenio.

Pero a nadie le gustan los armenios, ni siquiera en la edad antigua, así que los romanos les robaron el territorio. Los fenicios se convirtieron en romanos, y perdieron su virginidad identidad. Se quedaron con Fenicia, hasta que llegaron los árabes y la cambiaron por completo. Fin.

Economía

Agricultura y explotación forestal

Los fenicios vivían en una región accidentada, con muchas montañas, pocas llanuras y muchos más puertos que el imperio marítimo boliviano. Pero eso no les impedía cultivar lo que podían, incluso en las cuestas más empinadas. Eran famosos por sus bosques de cedros del Líbano, que se los vendían a los egipcios para que hicieran sus pirámides, porque en realidad son de madera, no de piedra. Los egipcios les pagaban muy bien, pero les pedían que les trajeran los árboles enteros, sin cortar ni nada. Eso dio lugar a la invención de las primeras balsas, consistentes en un árbol con remos.

Vino fenicio

Vino fenicio con pie de atleta, a la vieja escuela.

Que quede claro, los fenicios no inventaron el vino, pero sí compraron la fórmula secreta: Hongo de pie de atleta unas uvas con olor a queso añejo. Antes de su expansión marítima y comercial, los pueblos mediterráneos acompañaban su pasta con agua de mar aderezada con un toque de sal para pasarse esa horrible comida. Para emborracharse la tenían más complicada, en lugar de tomar un buen jugo de alcohol, era costumbre chocar la cabeza entre los miembros del bar hasta perder la conciencia. No era tan divertido como suena, cuando menos el hígado estaba a salvo.

Entre el 1550 y el 300 a. C., vaya a saber cuándo exactamente, los fenicios desarrollaron una cultura etílica. Llevando no sólo el conocimiento del abecedario, sino también el enemigo natural de éste, el vino de uva, desde el Levante al Acueste Norte de África, las Islas Griegas, Mafilia y la península ibérica. Para lograrlo, llevaron una fruta muy especial, morada por supuesto, llamada uva que puede transformarse desde unas deliciosas uva pasas si se les abandona a su suerte, hasta un Henri Jayer Richebourg Grand Cru si se le abandona a su suerte, pero una vez pisadas por un maratonista profesional sin zapatos.

Comercio

Los fenicios eran grandes, enormes comerciantes, capaces de venderle una manzana a un árbol de manzanas. Hacían pocas cosas propias, cerámica, vidrio coloreado, tejidos de lana de griego teñidos con púrpura de Tiro (un colorante que obtenían exprimiendo caracoles de los árboles de caracoles del Líbano). Y nada más. Vendían todo esto como productos de lujo, dígase joyas, perfumes y cosméticos ya que los pueblos mediterráneos eran excepcionalmente feos y malolientes, como hasta el día de hoy. También vendían otras cosas más baratas, como aceite, sal, pescado, frutas, especias, etc., a veces haciendo un licuado de todo eso para vivir más, o quizá vivir menos. Pero lo que más les gustaba vender eran las cosas que les costaban poco y les daban mucho, como el vino, el vidrio y la púrpura. Al ser maestros del marketing, sabían cómo crear necesidades y deseos en sus clientes (los griegos). Por eso, se dice que los fenicios inventaron el consumismo, el capitalismo y el neoliberalismo. Bueno, esto último no se dice, pero podría ser.

Cultura

También te podían fabricar una toga de tu anime yaoi favorito.

Se dedicaban a mezclar las ideas y las formas de arte de otros pueblos, pero sin llegar a inventar nada muy original. Eran como los DJs de la antigüedad, que hacían remixes de todo.

La cultura fenicia fue muy importante en su época, pero tuvo la mala suerte de que se perdieron casi todos sus documentos y sus obras por no tener el cuidado de usar piedras, sino papiros flamables que se quemaban con la fricción de las manos. Solo sabemos de ellos por lo que dijeron otros pueblos, que a veces los elogiaban y a veces los criticaban, según les convenía. Lo que más se conserva son las ruinas de las ciudades que fundaron por el Mediterráneo, como las de Cerdeña, Andalucía, Chipre y Ukelele un poco más lejos.

Arte fenicio

Eran tan buenos comerciantes, que hacían pasar las manualidades que hacían sus hijos como costoso arte moderno.

El pueblo fenicio hacía cosas estéticas, pero no muy originales. Se inspiraban en los egipcios y en los asirios, y luego en los griegos, y a veces se les notaba demasiado como el artículo actual sobre Fenicia que está plagiado de "Es recomendable ahcerse la paja con un panal de abejas?" y a penas se le nota la diferencia.

La arquitectura no se conoce muy bien, porque no quedan muchos edificios enteros, sino solo algunos trozos que no vendieron cuando ya estaban desalojando. Lo que se sabe es que les gustaban las columnas con volutas, que luego los griegos usaron para hacer el capitel jónico sin pagarles ni un centavo por la idea. Los templos fenicios no tenían techo, y en el centro había una piedra que decían que era sagrada, porque había caído del cielo (literalmente). En esas zonas les encanta adorar popó de extraterrestres. También hacían sarcófagos raros, que tenían forma de persona, como los egipcios, pero de piedra, no de madera porque esa la vendían.

El arte fenicio se extendió por todo el Mediterráneo, y tuvo mucha influencia en las culturas locales, como la de Tartessos, que era una civilización que vivía en el sur de España, y que aprendió mucho de los fenicios (principalmente a copiar). Los fenicios les enseñaron a hacer cosas de metal, a escribir, a comerciar, a beber vino y sobre todo, a extinguirse.

Literatura fenicia

La literatura fenicia y púnica es un misterio, porque se han perdido casi todos los libros que escribieron. Lo que queda son unas inscripciones, unas monedas, unos fragmentos de unos textos que hablaban de su historia y de su agricultura, una traducción de un viaje que hizo un fenicio por África, y una obra de teatro de un romano que se burlaba de ellos.​ Pero se sabe que los fenicios y los púnicos tenían muchas bibliotecas y que escribieron sobre muchos temas, como la religión, la filosofía, la Inciclopedia, la ciencia, la poesía, etc.

Alfabeto fenicio

Esta antiguo sarcófago se distingue por 2 elementos importantes: 1. Tenía inscripciones rituales en alfabeto fenicio; 2. Tenía el pene en la barbilla.

Los fenicios fueron los primeros en inventar el alfabeto funcional que no dependía de aprender cien mil jeroglíficos sólo para preguntar por 𐤔𐤄𐤕𐤎𐤐𐤐 dónde estaba el baño. Lo cierto es que se lo copiaron a los egipcios, que a su vez se lo copiaron a los Ancient Aliens (según los canales serios de histeria). Los fenicios simplificaron los jeroglíficos egipcios hasta convertirlos en 22 letras, todas consonantes, porque las vocales sólo se podían cultivar en planicies, y ellos únicamente tenían montañas.

Fue un gran éxito de verano y se extendió por todo el Mediterráneo. Lo usaron para escribir su idioma, que era muy parecido al hebreo, pero con más jamón. También lo usaron para escribir otros idiomas, como el moabita, el amonita, el edomita y el sodomita (aunque dolía después), que eran dialectos del fenicio. Los arameos, los griegos y los romanos también adoptaron dicho alfabeto tras pagar el PIB de un país pequeño como Francia por él, pero le hicieron algunos cambios. Los griegos le añadieron las vocales, pues tenían el dinero para pagarlas. Los romanos le quitaron algunas letras, porque no podían pagarlas. Los arameos le pusieron puntos y rayitas, para que parecieran genitales.

Alfabeto que parece y qué es
Letra Parece Pero es Letra Parece Pero es
𐤀 Compás Vaca 𐤋 Látigo Aguijada
𐤁 Banderita Casa 𐤌 Listón Agua
𐤂 Gancho Camello 𐤍 Listón roto Serpiente
𐤃 Triángulo Puerta 𐤎 Antena vieja Pez
𐤄 Peine Ventana 𐤏 Ano Ojo
𐤅 Vara busca agua Anzuelo 𐤐 Oreja Boca
𐤆 Columna Arma 𐤑 Bandera flaca Caza
𐤇 Escalera Muro 𐤒 Paleta Mono
𐤈 Logo de X-Men Rueda 𐤓 Otra banderita Cabeza
𐤉 Peine roto Mano 𐤔 Colmillos Diente
𐤊 Cuchara fea Palma de mano 𐤕 Tesoro Señal

Política

El rey de Tiro, Hiram I, descubriendo que los no-fenicios tenían una cosa llamada ombligo.

Fenicia nunca fue un país de verdad. Su nombre es más bien una forma de decir que había unas ciudades que se parecían mucho entre sí y que estaban en la misma zona. Estas ciudades se hicieron poco a poco desde el III milenio a. C., y cada una tenía su propio gobierno.

Al principio, cada ciudad tenía un rey, que mandaba sobre todo. Pero cambiaron a ser gobernadas por consejos de hombres de negocios que ponían a un rey para recibir a los invitados y tomarse las fotos. Y en otras ciudades donde los ricos que mandaban (a veces enfrentados con los pobres que protestaban) decidieron quitar al rey y poner a unos jueces anuales llamados sufetes, que solo duraban un año en el cargo hasta que alguien los envenaba.

Para que te hagas una idea, al describir la organización política de la colonia tiria de Cartago en el siglo III a. C., Polibio dice:

“… según yo lo veo, la República de Cartago al principio estaba muy bien montada por lo que se refiere a lo más importante. Porque había Reyes o Sufetes, había un Senado con un poder de ricos, y el pueblo mandaba sobre algunas cosas de su interés. En resumen, el rollo de todos estos poderes se parecía al de Roma y Esparta pero con olor a pescado”.

Religión

Como cualquier civilización pecaminosa y esclavista, era bastante religiosa. Al principio no tenían suficientes dioses, y aún menos, porque se los tenían que dividir entre sus muchas ciudades porque les daba tiña el compartir. Así que comenzaron a comprar deidades a sus vecinos caananitas para poder usarlos una o dos veces por semana, iniciando la tradición del tiempo compartido o la visita del padre divorciado. Tenía más qué ver la intención del dios si quería bendecir o hacer un asado. Cuando los fenicios (para el bien del mundo) murieron de salmonelosis por unas cruces alejandrinas en mal estado, los cartaginenses siguieron practicando y adaptando su religión hasta la fecha de hoy (pero no le digas al presidente de Túnez si quieres que sigan existiendo).

Baal Jamón, el dios principal fenicio que llevó el jamón a España.
  • Astarté: las religiones que valen la pena tienen una diosa del placer (como Afrodita los griegos o María Magdalena los católicos). En este caso Astaré se encargaba del amor (el delicioso, no el amor platónico del asexual de Platón), también de la fertilidad (significa que sin condón) y de la guerra. No tiene una historia asociada a ella, porque los fenicios no se dedicaban a hacer cuentos de sus deidades, sino que se limitaban a toquetearse en los templos frente a sus estatuas desnudas hasta que el que limpiaba los pisos los corría con la escoba.
  • Eshmún: a falta de medicinas, le encargaban a un dios que se hiciera del cuidado de los enfermos. Si sanaban era porque el dios estaba de buenas, si morían los pintaban de púrpura y se los vendían a los griegos como momias egipcias falsificadas. A pesar de su irresponsabilidad, era una deidad respetada al que le llenaban de tesoros sus templos. Su símbolo era una serpiente enroscada en un báculo, cosa que le parecía medicinal a los antiguos que eran adictos al veneno de serpiente por las mañanas como afrodisiaco, pues si no te paraba el corazón, te paraba otra cosa.
  • Baal Hammon: es un antiguo dios babilónico-caldeo-cartagines-fenicio-filisteo-sidonio-tuvalí que hacía lo mismo que Zeus en Grecia, arrojar rayos, lluvia y fertilizar, fertilizar mucho. Tenía una identidad secreta de super-héroe-músico-metalero, llamado Moloch Baal que se dedicaba a hacer carnes asadas y a volver ceniza los basureros como servicio público. Cuando estos imperios antiguos cayeron a manos de los cristianos, Baal se quedó sin trabajo como dios y se presentó a hacer audiciones para demonio que ganó por su colorcito rojo y fue llamado Baal-cebú como nombre artístico.
  • Reshef: dios del fuego, la peste y la guerra. Era el dios más malo y cruel. Le gustaba causar destrucción y sufrimiento, y se reía de las desgracias ajenas como la película de Los hombres son golpeados por el fútbol.
  • Chusor: Imagínese a un gerente de oficina gruñón atrapado en el sótano llenando interminables documentos sobre las almas mesopotámicas. Ese es Chusor. Preferiría juzgar los pasos en falso de la moda en la discoteca del inframundo que lidiar con el papeleo de la eternidad. ¿Su idea de un movimiento de poder? Enviar a alguien de regreso al mundo de los vivos con un nombre mal escrito en su certificado de defunción.
  • Hadad: Era Zeus, Júpiter y Teshub pero con un nickname distinto. Su función principal era recibir la culpa de que el día estuviera malo y los barcos no zarparan para vender la basura del día. Su genealogía era lo único que aporta algo a la trama, siendo hijo de Ano, digo, de Anu. Posteriormente se consiguió como padrastro a Dagón, quien le regaló una cola de pescado para las visitas al fondo del mar.
  • Melkart: Es como esa rata de gimnasio que se excede y coquetea con todos en la piscina. Tiene abdominales como una tabla de lavar, una sonrisa ganadora y un complejo de superioridad cuestionable. Puede navegar un barco, luchar contra un león y cortejar a una diosa, todo antes de su batido de proteínas matutino. Pero no le pidas que se comprometa con una sola cosa: Melkart es tan voluble como la marea.
  • Dagón: Dios hippie del mercado de agricultores, todo sandalias en la cola de pez, teñido anudado y fertilizante orgánico. Tiene manos callosas, un profundo amor por la tierra y un sorprendente talento para la danza interpretativa utilizando tallos de trigo. ¿Su idea de un sacrificio? Una calabaza particularmente regordeta adornada con purpurina.
  • Moloch: Es un poco difícil tomar a la ligera a Moloch. Pero imagínelo como un oscuro pregonero de carnaval, atrayendo a los padres con promesas de prosperidad a cambio de sus hijos. Tiene una sonrisa con dientes amplios, una voz cantarina y un armario lleno de espeluznantes trajes de payaso.

Referencias

  1. De hecho los fenicios fueron la causa de su extinción
  2. La única vez que alguien se animó a unificarlos fue Hiram de Tiro pero le salió el tiro por la culata

Véase también