Shinning.jpg
Artículo de Cine Destacado

Coraline

From Inciclopedia
Jump to navigation Jump to search
Oops! ¿No estarás buscando el artículo Drogas?
Anim153.gif
Advertencia

Este artículo habla sobre túneles mágicos, gatos que hablan, botones en los ojos y niñas con cuatro padres. Vaya con cuidado.

Cine ícono.png
Caroline Coraline
CoralinePoster.jpg
¿Quién es el protagonista? La respuesta los sorprenderá...
Ficha técnica
Dirección Henry Semen Selick
Producción Una tropa de 500 frikis que se las movían (a cada parte de los muñecos, malpensado)
Intérpretes Pues los muñecos
Guión Al parecer el mismo que el de Alicia en el país de las maravillas
Música Tan taaan tan, tanananaaaan, tan...
Fecha de estreno 2009 (en plena crisis)
Género Ciencia Ficción, Astrofísica interdimensional, Terror
Calificación 9 de 9
Premios Casi ganó un Óscar, pero se lo llevó el cochino de Up
Cita3.png¡Quiero ir con mi otra madre!Cita4.png
Un niño sobre las dificultades de los hombres cornudos las familias ensambladas
Cita3.pngPará, ¿entonces hay un mundo en donde nuestra familia es perfecta y comemos banquetes todos los días?Cita4.png
Crédulo sobre esta película
Cita3.png¿Y para ir allí solo hay que cruzar una extraña y vieja puerta en la pared? ¡Ahí voy!Cita4.png
El mismo crédulo antes de entrar al baño

Coraline y la puerta secreta (conocida como Los mundos de Caroline y el gato de los secretos en España) es la única película en stop motion que vale la pena mencionar. En serio, no veas ninguna otra, es un desperdicio de tu patética vida, ¿quién querría ver a esos muñequitos moviéndose solos por esas tramas aburridas? Esta es la única buena, no es joda.

Esta película se basa en el libro que se basa en la obra de títeres que se basa en los delirios de Neil Gaiman, un yanqui drogadicto que tenía dos madres, hechos que quedaron claros en todas y cada una de sus "obras".

La película habla de una chica que encuentra un bujero negro en la pared de su casa. Allí dentro conoce un universo totalmente nuevo para ella, en donde todo es diversión y placer.[1] Sin embargo, pronto no soportará ocultarle sus huidas clandestinas durante las noches a sus padres,[2] por lo que, tras un periodo de autodescubrimiento,[3] tomará una medida drástica que cambiará su destino........ Si quiere saber más, siga leyendo o mire la película.

Producción[edit]

El original logo para la película. Nótese su diseño innovador, especialmente en la letra "O".

La filmación inició allá por 1932, sabiendo que tardarían décadas en grabar tooooodos los movimientos de los muñequitos moldeados en arcilla (que en realidad se movían solos, como enseña Gravity Falls). Se suponía que estaría listo para 1990, pero por un pequeño problema, se retrasó hasta 2009.

Fue la primera película realizada por los estudios Laika (sí, tiene nombre de perra),[4] siendo antecesora de muchas de sus películas horrendas como ParaNorman y BoxTrolls. Repito, no las veas, vas a quedar mal.

Trama[edit]

La mudanza[edit]

El pozo sin fondo del bosque, si lo ves desde adentro

Toda película de miedo inicia con la mudanza del protagonista a una casa antigua. Y claro, esta no es la excepción. Coraline, una niña curiosa,[5] y sus aburridos, normales y ocupados padres, se mudan a una enorme casa que la dueña dividió en ciento quince microapartamentos como para que vivan pobres como . Bueno, uno de esos microapartamentos es ocupado por la familia. Coraline, posiblemente enojada porque no la llamaron Carolina como a una chica normal, decidió ir a recorrer los alrededores. En un lugar del bosque (porque la casa estaba rodeada por un bosque, debí decirlo antes, aunque es otro cliché predecible) encuentra un pozo sin fondo.[6] La muy idiota iba a tirarse de cabeza, pero lo evita un chico que apareció de la nada llamado Waibi (creo que así se escribe). Obviamente quiere levantarse a la chica, pero no tiene oportunidad porque es un friki jorobado cuyo mejor amigo es un gato. Y aquí también aparece el verdadero protagonista de la película: un gato negro que habla (recuerden que esto se basa en el libro de un drogadicto), aunque solo puede escucharlo Coraline.

La cuestión es que Waibi le dice a Coraline que es extraño que ella esté ahí, pues la abuela de él, que era la dueña de la casa, nunca le alquilaba a familias con niños por las denuncias de abuso. Antes de explicar más, la susodicha abuela lo llama a él para su almuerzo (de paso arruinando las posibilidades del chico con Coraline, si es que habían), dejando a la chica muy confundida.

Chan, chan, chan...

El bujero negro[edit]

Aburrida como un espectador en una carrera de tortugas, Coraline regresa a su casa. Busca entretenerse con sus padres, pero ellos están muy ocupados sirviendo a un capitalista explotador o conspirando para lograr el Nuevo Orden Mundial. Como sea, no tienen tiempo para su única hija (mirá si tenían dos o tres), por lo que la niña se va a recorrer la casa como una tarada, ni que fuera a encontrar algo bueno. Ve cosas interesantes, como unas goteras y telarañas, hasta que llega a una habitación en donde hay una puerta muy pequeña,[7] como para un gato (no, no es casualidad). La chica quiere abrirla, pero está cerrada con llave. Cualquier otro la habría dejado y habría continuado, pero Coraline es realmente tarada curiosa, por lo que empieza a joder a su pobre madre para que la abra. Ella (la madre) cede y empieza a buscar una llave; encuentra una en un cajón (no me pregunten por qué estaba ahí), que tiene un extraño diseño de botón. La llave efectivamente encaja en la cerradura, abren la puertita y... solo hay una pared de ladrillos. En este punto el espectador suele levantarse del cine para que le devuelvan su dinero y jurar nunca más en su maldita vida ver una película en stop motion; incluso el lector que está leyendo estas palabras puede querer levantarse de su sillón, tirar su celular/computadora a la basura y salir a buscar una vida, seguir un anhelo, llevar a cabo sus más profundos deseos sepsuales. Si quiere hacerlo, no lo detendré (ni que pudiera); también yo me iría si no tuviera que terminar este artículo para que no lo incineren.

Bueno, la cuestión es que la película sigue. Coraline, decepcionada y bombardeada con el clásico Te lo dije de las madres, continúa con su exploración sin sentido. No pasa nada más (hay una cena asquerosa del padre de por medio, pero qué padre no hace una cena asquerosa) hasta la hora de dormir. Y no, no hablo de eso. Lo que pasa es que a la niña le arrojan por la ventana una extraña muñeca igual a ella, pero con ojos de botón; quien la arrojó fue ni más ni menos que el desesperado de Waibi, quien claramente no había perdido la esperanza. Coraline ve la muñeca, más extrañada que contenta, y manda a Waibi a la Pinta que le Pintó. Pese a todo, ella se muestra muy interesada por la muñeca (se ve que nunca tuvo una), y se la queda. Finalmente concilia el sueño, y parece que no pasará nada más interesante hasta que Waibi haga otro estúpido intento por conquistar a la chica.

Aquí se van otras quince personas del cine, pero esas son las más tontas, ya que justo iba a ponerse interesante.

La chica despierta de su sueño erótico debido al ruido de un ratón. Coraline, como ya adivinarán, es tan tonta curiosa que se levanta de su cama y sigue al ratón. Inesperadamente, el roedor se dirige hacia la puerta secreta. La chica, pensando que el ratón quiere entrar, la abre para que vea lo que hay detrás, pero es ella la sorprendida... pues detrás de la puerta hay un bujero negro.[8] ¿A que no te lo esperabas? El animalito entra en él y se abre un túnel más largo que, eh, una soga. Lo que más asusta es que Coraline no se sorprende en lo absoluto; no señor, solo atraviesa el bujero y empieza a gatear en el túnel, que tiene todos los colores que el escritor veía en sus trances de inspiración. Finalmente llega al otro extremo, donde hay una pequeña puerta igual a la otra; Coraline entonces la abre con la llave, y detrás hay...

Corte comercial (deje de leer unos minutos para simularlo)

Lo que había al final del túnel[edit]

Eh... ¿dónde me quedé? ¡Ah, sí! Coraline abrió la otra puerta, y allí se encontró con... la misma sala de la que salió. Sí, su aburrida y asquerosa sala normal. Seguramente ahora pienses que ver el comercial no valió la pena. Bueno, eso mismo pensaron en el cine (no exactamente lo mismo, en el cine no hay publicidad), pues la mitad de los espectadores que quedaban se fueron.[9]

Bueno, la cuestión es que la película sigue (dura bastante, che). Coraline se dirige a la cocina, y allí encuentra a su madre común y corriente... pero algo no está bien. La chica se da cuenta de ello y se detiene, la madre se voltea y... resulta que sus ojos son botones. ¡AAAAAAAAAAAAAA! ¡Voy a tener pesadillas!

Imaginen encontrar a esta linda chica este aterrador monstruo. ¿No da miedo?

Uff, rayos, mi mamá me dijo que no viera esta película.

Bueno, decía que la madre (la de Coraline, no la mía) tenía ojos en vez de botones, digo botones en vez de ojos;[10] Coraline, sin asustarse (se ve que tuvo un trauma cuando era más joven), le pregunta ¿Quién eres?, a lo que su interlocutora contesta: Yo soy tu Otra Madre. Coraline se queda pensando: Sabía que mi padre era medio turbio pero no pensé que llegara a engañar a mamá con un monstruo; eso solo pasa en el Hentai. La Otra Madre ve que la chica se queda reflexionando sobre algún anime subido de tono que no debería haber visto, por lo que le dice: Querida, no te quedes ahí como mona y ve a conocer a tu Otro Padre. Coraline obedece y se va a otra habitación, mientras piensa: ¿Tengo dos madres y dos padres? Ahora sé lo que se siente ser... ehhh... la hija de una relación entre dos hermanos que a la vez son pareja de sus respectivos primos. Soy una diosa griega, básicamente. Mientras así cavilaba,[11] llegó a donde estaba su Otro Padre. Oh casualidad, él también tenía ojos a motor, digo ojos a botón. Pero lo raro no eran los ojos, era que este singular individuo estaba tocando un piano. Sí, el instrumento ese con teclas que solo conocen tu abuelo y Chris Martin.

Coraline le preguntó: Ey, ¿qué hacés tocando un piano?, a lo que el padre respondió: Yo soy tu padre Yo no soy el que lo toca. Él me toca a mí. Entonces sacó de no sé dónde una veintena de brazos robóticos al más puro estilo Octopus,[12] que empezaron automáticamente a tocar el piano como Lionel Messi (nótese que este hombre nunca tocó un piano), dejando boquiabierta además de sorda a Coraline. Justo en ese momento ella pensó: Entonces mi papá es un pulpo y mi mamá un monstruo. Creo que de verdad vi mucha cultura japonesa íntima antes de dormir. Cabe agregar que, aburridos a más no poder, otros seis espectadores del cine se fueron en este punto, creyendo más relevante admirar susodicha cultura que terminar la película.[13]

Eh, ¿dónde estaba? ¡Ah, sí! El Otro Padre estaba tocando el piano, y de paso estaba cantando una hermosa canción sobre Coraline, tan hermosa que no puedo reproducirla por cuestiones de Copyright$©.[14] La chica se maravilla con la canción, y empieza a entenderlo todo: ha llegado mágicamente a un mundo perfecto eso, o está soñando, que es un poco más posible. Entonces empieza a disfrutar como si no hubiera mañana: pasa tiempo con sus nuevos y mejorados padres, pasea por el enorme jardín, admira las maravillas alucinadas de la vida... Y entonces llega la hora de la cena: un espectacular buffet con pavo al horno, caviar, espaguetis importados de Italia, vino tinto, empanadas tucumanas, qué hambre tengo, sushi real (no como el de las tiendas japo-truchas de Sudamérica), brócoli, milanesa napolitana y una buena hamburguesa (que SÍ es como en la publicidad), todo servido en platos dorados con cubiertos de plata y vasos de cristal árabe; en resumen, mucho mejor que las ratas que cena <inserta tu nombre aquí> cuando tiene suerte. Coraline se devora todo (es un dibujo animado, no engorda; si fuera real tendría hipertensión), y pasa a tener mucho sueño, ya que la muy tarada se despertó en plena noche para perseguir ratones imaginarios. Entonces sus Otros Padres la llevan a su Otra Habitación: un hermoso cuarto con paredes forradas de tercipelo, una cama king, sábanas de seda, bla, bla, bla. Ya sabes que es mejor que esa pocilga que llamas tu habitación. Bueno, la cuestión es que Coraline entra en la cama, sus Otros Padres se van y ella se masturba se queda profundamente dormida.

Al despertar, abre los ojos y descubre con horror que volvió a su habitación común y corriente.

Buuuuuuu[15]

¿Y ahora?[edit]

Pues Coraline se da cuenta de que todo era un sueño, aprende a vivir con eso y se casa con Waibi. FIN

No, de en serio[edit]

Bueno, en realidad no es cierto. La verdad es que la película sigue (sí, a mí también me está cansando), por lo que habrá que seguir escribiendo (y en tu caso, leyendo). A ver: Coraline, furiosa porque le arrebataron su paraíso sepsual, va a la cocina. Allí está su madre, quien se voltea y... tiene ojos normales.

-Coraline: ¡Noooo! ¡¿Por qué me pasa esto a mí?!

-Madre: ¿Qué te pasa, hija? Parece que hubieras visto un ratón. [risas del público]

-Coraline: ¿Por qué no tienes botones en los ojos?

-Madre: Supongo que porque mis padres no eran costureros profesionales (tum tum chis)

-Padre (entrando): ¡Hola familia!

-Coraline: Papá, ¿dónde están tus tentáculos?

-Padre: Si es por lo de la otra vez, ya te dije que tu madre tenía algo en medio de las posaderas, el que ella haya gritado eso no es...

-Madre: ¡Suficiente! Coraline, ¿qué te pasa?

-Coraline: Anoche, un ratón me llevó a través de una puerta mágica, y allí conocí un mundo ideal donde comía caviar y los pulpos cantaban, y estabas ahí, y estabas ahí, pero tenían ojos por botones y pianos hentai... no, así no era... ¡Pero debo volver!

-Madre y Padre: WTF?

Creo que es obvio que ellos no le creyeron ni una sílaba; seguramente ni ella se creyó cuando lo dijo. No entiendo por qué, pero en este punto las cosas pierden bastante sentido,[16] así que prepárese, lector.

Coraline, por alguna razón, decide ir a visitar a las señoras Spink y Forcible, que son dos viejas gordas que viven cerca de ella y que ya han tenido experiencias sobrenaturales; solo estas dos horribles mujeres comprenderán lo que le sucedió a Coraline. Así que la joven sale de su casa, pero en la puerta se encuentra con un paquete de queso (escuchaste bien), con el nombre de Señor Bobo Bobinski.

¿¿¿¿????

Perdiendo el sentido: Bobinski y las dos brujas[edit]

Coraline, sin entender nada, sale de su casa, con el queso en su mano. Entonces una voz la llama: es un viejo de tres metros de altura con piel azul que está caminando por el techo.[17]

-Coraline: ¿Señor Bobinski?

-Bobinski (haciendo flexiones en el techo): Seh, soy io.

-Coraline: Tiene un paquete.

-Bobinski (dejando de hacer flexiones): Lo sé, ¿quieres probarlo?

-Coraline: No, es suyo.

-Bobinski: Es que yo no puedo comerme mi propio paquete.

-Coraline: ¿Estamos hablando del mismo paquete?

-Bobinski: Tal vez... ¡Ah! Ese es mi queso. [Le arrebata el paquete DE QUESO a Coraline]. Supongo que tú eres Caroline.

-Coraline: No, soy Coraline.

-Bobinski: Pues yo te llamo Caroline. Sabes, los ratones me hablan de ti a menudo.

-Coraline: ¿Ratones?

-Bobinski: Sí, ellos dicen que no cruces la puerta secreta.

-Coraline: ¿De verdad?

-Bobinski: Seh, pero io no les creería... ¡ESTÁN LOCOS! Jajajaja... Incluso dijeron que tu nombre es Coraline, ¡qué horrible nombre! Jajajaja... [Se aleja haciendo volteretas]

Coraline queda como mono que intenta sumar, por lo que decide que lo mejor para su salud mental es no tratar de interpretar lo que pasó.

Después de caminar un rato, llega a la casa de las señoras. Toca la puerta, y entonces la recibe una de las dos mujeres (no pregunten cuál). Saludan a Coraline con cordialidad y la sientan en un sillón bien feo.

Una de ellas dice que puede leer el futuro, a lo que Coraline, como lo inepta curiosa que es, acepta. Entonces traen una taza de té...

-Coraline: ¿Para qué es esa taza?

-Spink: Es para adivinar tu futuro. Los restos de té que queden en el fondo determinarán tu destino...

-Forcible: ¡Silencio! Estoy viendo... [En la taza se forma CLARAMENTE una mano] Estoy viendo... ¡Ah! Es la imagen de David Bowie... Te casarás con un músico...

-Spink: ¡Tus ojos están al revés! Obviamente representa un falo. Serás una trabajadora sepsual.

-Coraline: ¿Pero qué tiene que ver todo esto con el mundo detrás de la puerta secreta? Solo vine por eso.

-Spink y Forcible (después de mirarse fijamente): Vivirás en ese mundo como la puta de David Bowie.

-Coraline: Les tengo que presentar a Bobinski. Se entenderían muy bien.

-Spink: Antes de que te vayas, ten [Le da a Coraline una especie de ano aro verde]

-Coraline: ¿Para qué quiero esto?

-Spink: Si miras a través de él, verás lo que es invisible a tus ojos.

-Coraline: ¿Te lo dijo un ratón?

-Spink: ¡Claro que no, qué cosas dices! Me lo dijo el fantasma de mi perro. Ahora es un ángel.

-Coraline: Lo sospechaba.

Entonces la muchacha emprendió el camino a casa, con olor a queso, un ojete de vidrio en el bolsillo y la certeza de que todos sus vecinos están locos.

Waibi y el Otro Waibi[edit]

Así que Coraline volvía a su casa, pero adivinen con quién se tropezó en el camino: Waibi el desesperado.

-Waibi: ¡Oh, hola Coraline! ¿Te gustó la muñeca, sí, te gustó? ¿Es hermosa, verdad? ¿Sí?

-Coraline: La verdad, es horrible.

-Waibi: Sí, es horrible. Nunca me gustó, no te hace gracia. La tiré a tu casa por error, diría.

-Coraline: ¿Tú fuiste quien le puso botones en los ojos?

-Waibi: No, claro que no. Jamás dañaría esos hermosos, azules, sensua... Digo, jamás le haría eso a la imagen de una amiga. Cuando la encontré ya estaba así.

-Coraline: ¿Entonces tú no la hiciste?

-Waibi: No, era de mi abuela. Ella tenía una hermana tan linda como... digo, tenía una hermana igual a ti. Pero desapareció...

-Coraline: ¿Desapareció? ¿Cómo?

-Waibi: Te lo explicaría, pero entonces la película no sería tan emocionante. Adiós. [Se va]

Coraline se queda pensando. ¿Qué le pasó a la tía abuela de Waibi? ¿Acaso se quedó para siempre en el mundo detrás de la puerta? ¿Por qué Waibi la mira tanto? ¿Y qué pasa con el gato que lo acompaña a todas partes?[18] Estas y otras preguntas relacionadas (¿cuál es el sentido de la vida?) tuvo la chica en su cabeza por el resto del día, hasta que quedó profundamente dormida en su cama común y corriente por la noche.

Un ruido extraño la despierta por la madrugada. Ella abre los ojos: ¡Son los ratones! Tú ya sabes, noble espectador: alégrate si ves bichos en tu casa por la noche, pues son la llave de un mundo mejor. Bueno, Coraline, obviamente, sigue a los propagadores de enfermedades hasta la puerta secreta. Entonces la abre, y de nuevo aparece el portal de colores sicodélicos que la transporta al Otro Mundo (en serio que le gustaban las drogas al que escribió esto). Ella lo atreviesa tranquilamente, cruza la otra puerta y vuelve a su mágico mundo imaginario.

Esta vez, Coraline conoce el hermoso jardín de sus Otros Padres. Tiene flores de todos los colores, desde morado frutal hasta rosa invisible. Allí trabaja constantemente el Otro Padre en un robot de Mantis (sí, ya era raro un pulpo tocando el piano, pero es más raro una mantis podando el jardín). Se había esforzado tanto, que vistas desde arriba las flores formaban la cabeza de un gato (no, no es coincidencia). La jardinería es muy aburrida así que saltamos esta parte.

Veamos: en la noche, durante la exquisita cena que ya he descrito demasiado, la Otra Madre le cuenta a Coraline que el Otro Bobinski la invitó a ver su circo, y que el Otro Waibi la podía acompañar. La Otra Coraline acepta con gusto; le emocionaba conocer a un Waibi que no fuera tan tonto y feo como el real, incluso podrían ser pareja (Auch).

Entonces aparece el Otro Waibi: es un chico igual a Waibi pero con botones en los ojos (a que no te lo esperabas), aunque con una diferencia importante; él es mudo y no tiene ningún gato. Coraline salta de alegría al conocerlo: todo lo que odia del chico ha desaparecido, y decide casarse con él en poco tiempo.

Juntos como el agua y el aceite (eh?), los dos chicos llegan al Otro Circo del Otro Bobinski. Este último se presenta entonces: es tan alto como el verdadero Bobinski, pero su cabeza está completamente cubierta por un sombrero,[19] por lo que no se pueden apreciar sus rasgos... Qué miedo. Bueno, la cuestión es que les enseña un espectáculo musical en el que los artistas son un grupo de ratas,[20] algo que naturalmente no espanta a nadie. Luego las mismas ratas hacen un show espectacular con aros, fuego, malabares, aros de fuego, malabares incendiados, malabares con aros, malabares con aros de fuego, etc. A Coraline y al Otro Waibi les encanta, y empiezan a aplaudir hasta que las manos les sangran.

-Coraline: Este espectáculo es muy bueno, ¿verdad Waibi?

-El Otro Waibi (afirmando con la cabeza): ... [Recuerden que es mudo]

-Coraline: Es el mejor de todos, ¿no?

-El Otro Waibi (afirmando con la cabeza): ...

-Coraline: Tú eres mucho mejor que el Waibi de mi mundo...

-El Otr... Ah, ese, ya saben: ...

-Coraline: ¿Puedo preguntar por qué no hablas?

-El Otro: ...

-Coraline: Claro... No importa, es mejor así.

El Mudo acompaña a la chica de vuelta a su casa, y aunque todos pensábamos que habría un beso antes de la despedida, no ocurre nada. Más allá de ese pequeño inconveniente, Coraline tuvo otro día perfecto, por lo que va a directo a su cama king y queda profundamente dormida. Cuando despierta, se percata de que volvió a su cochina habitación normal.

¡¿Otra vez?![21]

De vuelta en Aburrilandia[edit]

Sí, otra vez; Coraline está en el mundo de sus padres aburridos y sus vecinos volados.

Esta vez, la chica no se lo toma bien: agarra una escopeta y se dispone a entrar al Otro Mundo por la fuerza... Pero la llave que abre la pequeña puerta ha desaparecido. ¡Coraline ya no volvería a ese mundo! Se largó a llorar.

-Madre (entrando): ¿Qué te pasa, Coraline?

-Coraline (entre sollozos): Nada...

-Madre (fría como el acero): Bueno, no es que me importe. Tenés que venir conmigo a comprar <inserte algo aburrido que su mamá le hace comprar aquí>

-Coraline: Bueno...

-Madre: Y estas no son horas para jugar con tu escopeta.

Tras dejar su arma de fuego, Coraline acompaña a su madre en un laaaaargo viaje para comprar una cosa. La chica quiere que le compre unos guantes (jaj, que loca) pero su madre se niega pues no tiene dinero, y menos para su única hija. De camino a casa, tienen una pequeña riña:

-Coraline: Fuiste tú... ¿verdad?

-Madre: Si es por lo de la otra vez, ya te dije: tu papá tenía algo en el cachete. El que le haya quedado así no es...

-Coraline: ¡Eso no! Me refiero a la llave.

-Madre: ¡Ah! Sí, claro que cerré la puerta y oculté esa llave.

-Coraline: ¿Por qué?

-Madre: Porque había muchas ratas que se escondían ahí. Además, ayer me pareció ver un gato... pero por ahí fue mi imaginación.

-Coraline: ¿Dónde está la llave?

-Madre: No te lo diré. No quiero que contraigas la peste negra... porque me la contagiarías y ahí sí que te castigaría, jovencita.

La pelea duró un rato más y fue muy sensual intrigante, pero si sigo esto no va a terminar más. De hecho, no puedo creer que sigas leyendo, ¿cómo lo hiciste? ¿te saltaste partes, no? ¡Léelo todo desde el principio, so perezoso! ¿No quieres? Entonces haz click aquí.

Bueno, la cuestión es que Coraline y su madre vuelven a casa, pero enseguida la madre y el padre salen juntos a La Chingada, digo, a trabajar. La chica aprovecha la oportunidad y se toca empieza a buscar la llave por toda la casa; no deja piedra sin levantar, armario sin abrir, libro sin ojear, jarrón sin romper... pero al final está en el mismo cajón donde su madre la encontró al principio. (o_o)

Bueno, gracias a la inteligencia de su madre, ahora Coraline vuelve a tener la llave en su poder. La utiliza para abrir la puerta secreta, y entonces se abre el conocido túnel... ¡Resulta que la entrada no solo se abre de noche! ¡Yupiiiii! ¡Ahora Coraline puede vivir en el Otro Mundo y ya no tenemos que aburrirnos ver qué hace en el Mundo Real!

FIN

EL GATO[edit]

Artículo principal: Gato
Un gato intentando estar a la moda

¿Sigues aquí? ¡Rayos! Bueno, habrá que seguir. Coraline llega a su Otro Mundo, pero en su Otra Casa no hay nadie. En la cocina, la chica encuentra una nota de su Otra Madre, diciendo lo siguiente:

Hola Coraline. Tuve que salir un momento a mata... digo, a arreglar un asunto. Volveré más o menos en el tiempo que le toma a una bruja robar el alma a un niño. Es solo una metáfora, querida. Hay comida en la mesa; por cierto, esas horribles agradables señoras Spink y Forcible te invitaron a su show. Me gustaría que vayas. Firma: tu Otra Verdadera Madre.

Coraline, después de comer su comida, sale de su casa rumbo al espectáculo de las dos señoras, pero en el camino se encuentra con... el GATO.

La chica, que claramente ya había perdido la razón, le pregunta "¿Cómo estás? ¿Tú eres el Otro Gato?" La respuesta la sorprendió.

-Gato: De hecho no. Soy el mismo que tú conoces. [Así es, el gato habla]

-Coraline (sin asustarse): ¿Puedes hablar aquí?

-Gato: No, tienes ilusiones auditivas aquí.

-Coraline: ¡Dios mío, un gato con sarcasmo!

-Gato: No te asustes, humana. Es algo natural que los gatos usemos el sarcasmo, tan normal como que viajemos entre dimensiones.

-Coraline: Ya veo... Por cierto, ¿qué haces aquí?

-Gato: Pues era hora de que el protagonista se diera a conocer, ¿no?

-Coraline: Pero la película tiene mi nombre.

-Gato: Es por conveniencia. "Cats" ya estaba tomado.

-Coraline: Claro... ¿Y cómo llegas aquí?

-Gato: Es un juego que tengo con la Otra Madre. Ella es alérgica a mi pelo, por lo que usa sus poderes para mantenerme lejos el máximo tiempo posible... Pero a veces simplemente no le importa, y me deja cruzar. A ella le gustan los juegos sepsuales, ¿lo sabías? Recuérdalo, y ten cuidado.

-Coraline: Si tú lo dices...

La chica no le cree al gato lo cual fue el peor error de su vida, por lo que solo continúa con su camino.

Las Otras Viejas[edit]

Después de caminar un rato, la chica llega a la casa de la Otra Spink y la Otra Forcible. Por alguna razón, en ese mundo el edificio es un inmenso teatro. Cuando ella entra ahí, es recibida por unos perros vestidos de ángel (sí, ¿recuerdan que en el mundo real hablaban con perros ángeles?). Por más que Coraline se esfuerza, esos animales no saben hablar.

Finalmente la chica toma asiento y el espectáculo inicia. Aparecen la Otra Spink y la Otra Forcible, obviamente con botones en los ojos, pero... están en bikini. ¡AAAAAAAAA, mis ojos! ¡Tienen como ochenta años! ¡Noooooooo![22]

...

Ejem, bueno, eso fue perturbador. Así como estaban hicieron un show bastante bueno... tal vez, yo solo lo vi con los ojos cerrados. De repente, se pelean en el escenario por alguna tontería; y vaya uno a saber por qué, pero empiezan a arrancarse la piel.[23] A uno le dan ganas de vomitar hasta que revelan qué tienen debajo de la piel: resultan ser dos pivones de veinte años en bikini que empiezan a dar un espectáculo erótico-lésbico (conste que era Apto para Todo Público). Ahí sí que el espectador se emociona.

Spink (o Forcible) sin maquillaje
Spink (o Forcible) después del maquillaje

Lastimosamente, después de cuarenta alegres minutos, todo termina, y Coraline debe volver a su casa (la de ese mundo, o sea, no la real).

El Nudo (por fin)[edit]

Nudo parte 1: Ojo por ojo, botón por botón[edit]

De vuelta en su hogar, la chica se encuentra con el Otro Waibi; pero él está muy triste tal vez debido a que nadie lo quiere. No dice por qué (pues no puede), mas a Coraline le parece bastante sospechoso. La Otra Madre, que ya había vuelto de robar almas el inocente lugar donde estaba, dice que no pasa nada; pero cuando la niña no mira, le da un cachetazo al mudo.

Pero, ¿quién se preocupa por ese chico? Lo importante aquí es el gato Coraline, quien va a la sala con sus Otros Padres. Entonces todos toman asiento.

-Coraline: ¿Por qué tanta seriedad? Creí que eran divertidos.

-Otra Madre: Querida, ¿te gusta este lugar?

-Coraline: ¡Me encanta! Es la mayor representación de mis fantasías sepsuales

-Otra Madre: ¿Y te gustaría quedarte para siempre?

-Coraline: ¡Claro! ¿Dónde firmo?

-Otra Madre: ¡Genial! Lo único que tienes que hacer es dejarnos tomar nuestras herramientas de cirugía para que podamos extraer tus ojos lenta y dolorosamente y reemplazarlos por botones; la única consecuencia será que nos cederás a tu padre y a mí tu alma inmortal por toda la eternidad. ¿Qué dices?

-Coraline: WTF?

Obviamente, la chica no acepta. Es más: se va corriendo a su habitación asustada, entra a su cama king y queda profundamente dormida, sabiendo que así volverá al mundo real (que no es muy bueno que digamos, pero al menos no quieren sacarle los ojos).

Cuando despierta, descubre con horror que TODAVÍA se encuentra en el Otro Mundo.

Chan, chan, chaaaan


Nudo parte 2: Todo se deforma, ¡ayuda GATO![edit]

¡¿Justo ahora puede quedarse en el Otro Mundo, cuando quiere irse?! Son malvados...

Bueno, Coraline tiene que encontrar la manera de salir de ahí, por lo que recorre la casa en busca de una respuesta. Entonces se topa con el Otro Padre en la sala del piano; pero tiene la cara deformada, como si hubiera tomado drogas y luego hubiera dormido tres días seguidos.[24]

-Coraline: ¡¿Qué te pasó?!

-Otro Padre: Mi estar... Mi no poder... Debes coserte los ojos, hazle caso a tu madre.

-Coraline: Dime cómo salir...

-Otro Padre: Jamás podrás salir de aquí, a menos que tomes la primera salida a la iz... [En ese momento sale uno de los tentáculos del piano y le tapa la boca]

Coraline decide no intentar más con él y tomar la primera salida a la izquierda salir de la casa rumbo al pozo del bosque, que tal vez sea un portal interdimensional, pero adivinen con quién se encuentra en el camino: el gato.

-Coraline: Y tú qué quieres.

-Gato: Te acompañaré... Hay cosas que no comprendes aún.

La chica acepta y decide caminar con el gato. Cuando llegan a donde debería estar el pozo, resulta no haber nada. O sea, no había nada de nada. Ni siquiera había suelo; todo era blanco (y no, el blanco no es algo, es la nada).

-Coraline: ¿Qué pasó? ¿Dónde está el pozo?

-Gato: La explicación es larga y compleja... si te diera los detalles tu débil cerebro se derretiría y saldría por donde pudiera.

-Coraline: ¿Puedes resumirlo?

-Gato: Pues... La Otra Madre creó este mundo, pero tenía la mano cansada de tanto trabajo y le faltó este cachito.

-Coraline: No suena tan complicado...

-Gato: No lo es, pero en el libro paso veinte páginas explicando. No importa ahora. Acompáñame...

El gato lleva a Coraline al vacío, pero resulta que pueden caminar por él, algo que viola todas las teorías de Isaac Newton, Albert Einstein y Wikipedia. Tras diez minutos de recorrido, vuelven a la casa (la de ese mundo, o sea, no la real).

-Coraline: ¿Qué pasó? Íbamos en dirección contraria a la casa.

-Gato: Le dimos la vuelta al mundo. ¡Y pensar que a Julio Verne le tomó ochenta días!

-Coraline: ¡La vuelta al mundo!

-Gato: Sí. La perezosa de la Otra Madre hizo un mundo más pequeño que el de Kaio Sama. Solo puso lo que te llamaría la atención para que te quedes y ella pueda devorar tus ojos.

-Coraline: ¡Qué horror!

-Gato: Sí. Ahora debes encontrar la forma de escapar: será difícil. Recuerda que le gustan los juegos, eso te servirá. Pero sobre todo, recuerda que yo soy el protagonista. Ahora, vete. Viaje bueno, Alicia Coraline.

Nudo parte 3: Coraline a través del espejo[25][edit]

La chica entra en la casa y el gato se va a quién sabe dónde, quizás a ayudar a otro niño en el mundo. Entonces ella encuentra la respuesta: a la izquierda se encuentra la puerta secreta, por donde podría volver a su mundo.

Entusiasmada, llega ahí, pero... la Otra Madre la toma del brazo.

-Otra Madre: Hola Coraline...

-Coraline: Quiero irme.

-Otra Madre: ¿Irte? Eso es una locura. Aquí tienes todo: espectáculos con ratas, lesbianas, sushi real, hentai, un Waibi que no habla...

-Coraline: Tú solo quieres mis ojos.

-Otra Madre: Eso no es cierto; también quiero tu alma.

-Coraline: ¡Déjame ir!

-Otra Madre: ¡Coraline! Soy tu madre, te ordeno que te quedes.

-Coraline: no eres mi madre.

...











Bomba nagasaki.jpg

En este punto, la Otra Madre se transforma en una enorme, fea, asquerosa y vomitiva bruja horrible, como si plagiara a La Metamorfosis y al Mago de Oz al mismo tiempo. Con la fuerza de diez leones le metió hasta los cojones atrapa a Coraline y la encierra en un espejo, pues el creador tenía una imaginación similar a la de Lewis Carroll.

Atrapada en el espejo, sin escapatoria, la chica se echa a llorar para siempre. FIN.

O eso hubiera pasado si ella no hubiera escuchado en ese preciso instante una serie de voces. Se trataba de diez ángeles (Spink y Forcible no estaban tan locas, eh) de niños que flotaban por la habitación. Ellos le dicen a Coraline que hace mucho tiempo la Otra Madre los atrajo con promesas de comida y sepso, y les gustó tanto que se quedaron y se cosieron botones en los ojos (qué locos, ¿no?); pero entonces la Otra Madre devoró sus almas y se quedó con sus ojos (¿o era al revés?), y luego los encerró en el espejo para siempre. Coraline toma fuerzas y les miente dice que saldrá de ahí y les devolverá sus ojos. Los ángeles no le creen, pero ella está convencida de que lo hará; ya saben lo tonta decidida que es.

En ese preciso instante, una mano la saca del espejo. ¡Es el Otro Waibi! No era tan inútil después de todo.

Cuando Coraline sale del espejo, ni el Otro Padre ni la Otra Madre se encuentran en la casa, pues son muy tarados y no creyeron que el Otro Waibi ayudaría a escapar a su amiga. La chica aprovecha y se va a la puerta secreta; la abre con la llave (que nadie le sacó, ya saben cómo son los villanos) y el portal aparece, aunque gris y lleno de telarañas. Coraline quiere que el Otro Waibi vaya con ella, pero él le dice (no literalmente, genio) que eso crearía una paradoja espacio-temporal que destruiría a ambos mundos, con excepción de los gatos.

Sin otra opción, la chica se va sola, y vuelve felizmente a su mundo aburrido en el que nadie quiere arrancarle los ojos...

Nudo parte 4: ¿Pará, esto sigue? ¿Por qué? ¡Ya me cansé![edit]

Bueno, a partir de acá pasan varias cosas muy poco importantes, así que solo vamos a mencionarlas porque esto se va a hacer más largo que el Quijote:

  1. Coraline se da cuenta de que sus verdaderos padres desaparecieron, obviamente porque fueron capturados por la Otra Madre. Por lo tanto debe comenzar a buscar ayuda por todos lados.
  2. Primero le cuenta todo al Waibi real, pero él solo le dice "¡Loca de m*****, conchetumare, dejá de fumar!", y se va corriendo.
  3. Luego se lo dice a Spink y Forcible, pero solo le dicen que use el ojete mágico.
  4. Luego se lo dice al gato, pero resulta que en ese mundo no puede hablar (¿o sí?)
  5. Luego encuentra a dos muñecos iguales a sus padres, de estilo similar al que Waibi le dio al principio, pero pensando que no sirven para nada, los tira por ahí.
  6. Finalmente, decide que la mejor opción es ir a buscar a sus padres por su cuenta. Empaca una raqueta de tenis, unos caramelos, un lanzapapas, baba de caracol y otras armas igual de mortales, abre la puerta secreta, cruza el bujero negro junto con el poderoso gato y llega al Otro Mundo, dispuesta a terminar con esta cochinada de película con todo este asunto.

Y de una vez por todas, el maldito final[edit]

Fin parte 1: Que comiencen los juegos[edit]

Coraline llega al Otro Mundo, pero desgraciadamente, los Otros Padres no son taaaan tontos: la capturan y le arrebatan la llave. Acto seguido, la Otra Madre se la come (a la llave, y no lo malpiensen; y sí, sin mayonesa ni nada, así nomás).

-Otra Madre: Sabía que eras tarada, pero esto está en otro nivel.

-Coraline (pensando finalmente en las palabras del GATO): Vine porque tomé una decisión.

-Otra Madre: ¿Qué decisión?

-Coraline: Voy a coserme botones en los ojos... pero solo si me vences en una guerra de pulgares.

-Otra Madre: Mmmm... Seguramente el gato te dijo que me gustan los juegos; es mi debilidad. Está bien, acepto.

En ese instante, se libra la guerra de pulgares más épica de la historia: en un momento parecía que ganaba una, en el siguiente todo parecía para la otra... Y así se desarrolla un laaaaargo ida y vuelta, hasta que finalmente el pulgar de Coraline termina sobre el de la Otra Madre, se cuenta hasta 42 y la chica se proclama vencedora.

-Coraline: ¡Gané! ¡Para que aprendas, bruja!

-Otra Madre: Bien, ganaste justamente.

-Coraline: Ahora, devuélveme a mis padres.

-Otra Madre: Nunca acordamos eso.

-Coraline: Oh...

-Otra Madre: Eres tan tonta, Coraline... Aún así, tengo ganas de una revancha: si encuentras los tres ojos de los ángeles que repartí por las maravillas de este mundo, tendrás la oportunidad de recuperar tanto a esos mocosos como a tus padres.

-Coraline: Muy bien, trato hecho. [Se dan la mano]

-Otra Madre: Por cierto, solo tienes una hora; y si pierdes, me darás tu alma.

-Coraline: ¡Maldita sea!

Así, la chica debe emprender la búsqueda. Vamos a ser lógicos con esto: esta es una película para chicos o eso es lo que dicen, por lo que ella logra encontrar todos los ojos al final. Así que solo vamos a dar un par de detalles de su aventura:

  1. Primero, Coraline llega al hermoso jardín con forma de gato. Desgraciadamente, buscar un pequeño ojo allí sería como buscar un granuja en un pajero, digo, una aguja en un pajar. Pero entonces echa mano de su principal herramienta: el ojete verde mágico de las viejas. Al ver a través de él puede localizar fácilmente las esferas del dragón los ojos de los niños. Así descubre que el primero está en el robot-mantis de su Otro Padre, pero este se encuentra allí y la ataca, diciendo que estaba obligado por la Otra Madre. Pero entonces se percata de que Coraline es como su hija o qué se yo, y le da el Ojo. Qué cursi, che.
  2. Luego, se dirige a la casa-teatro de las Otras Spink y Forcible, pero ellas parecen no estar allí. Gracias al ojete, sabe que el Ojo está dentro de una especie de hongo gigante y vomitivo en medio del escenario. Cuando Coraline intenta tomarlo, del hongo salen las Otras Spink y Forcible, pero en vez de ser hermosas jovencitas como en la última ocasión, son dos monstruos mutantes de colores hechos de caramelos y fusionados por el torso.[26] La chica parece no tener escapatoria; pero entonces se da cuenta de que solo están hechas de dulces, y las devora con gusto. Así de fácil, Coraline ya tiene dos de los tres Ojos.
  3. Finalmente, llega al loco circo del Otro Bobinski. Este ultimo aparece y le dice que no continúe, pues la película ya era muy larga y lo mejor sería que terminara ya. Con la ayuda del ojete mágico, la chica descubre que el último Ojo está dentro del Otro Bobinski. Entonces ella le da un golpe en el estómago, y de su cuerpo salen quiticientas mil ratas (¡En el Otro Mundo Bobinsi solo son ratas! Bueno, es mejor una rata que un viejo verde). Uno de los animales escapa con el Ojo, y aunque la chica lo persigue, la comida hace efecto y no lo atrapa. Parece que pierde todo, pero ¿adivinen quién salva el día? Sí, ¡el gato! Él atrapa a la rata y le da a Coraline el último Ojo. ¡VICTORIA! aunque todo fue gracias al gato

Entonces, la chica llega a la casa, acompañada del gato. Allí se encuentra esperando la Otra Madre.

-Coraline: Tengo los tres Ojos, devuélveme a mis padres.

-Otra Madre: Bien hecho, pero no dije que recuperarías a tus padres; dije que tendrías la oportunidad de hacerlo.

-Coraline: ¡Maldita sea! ¿Y cómo recupero a mis padres?

-Otra Madre: Pues encuéntralos en esta habitación.

Este es el momento clave; por primera vez en su vida, Coraline se ve obligada a pensar. En la habitación no hay muchas cosas: la Otra Madre, la puerta secreta, el gato, una esfera de nieve con dos humanitos pidiendo ayuda, un sillón. Podrían estar en cualquier parte. Lo peor es que ella no tiene el ojete mágico, pues se le había caído y se había roto en mil pedazos.

De la cabeza de Coraline sale humo; ¿qué decir? Entonces, se le ocurre una idea (¡Aleluya!)

-Coraline: Están encerrados en la puerta secreta.

-Otra madre: ¿Eso crees?

-Coraline: Sí.

-Otra Madre: Eres muy tonta, pequeña. [Regurgita la llave y abre la puerta, apareciendo el portal vacío] Pues no, no están aquí. Ahora te coserás los ojos.

En este momento, Coraline toma al gato y lo lanza contra la Otra Madre; esta sufre un terrible ataque alérgico, y se le hincha toda la cara. Entonces, la chica toma la esfera de nieve y cruza el portal con los Ojos de los niños. Intenta cerrar la puerta de nuevo, pero la mano de la Otra Madre, quien estaba en pleno ataque de convulsiones, se interpone. La hubieran capturado, de no haber sido por el gato que volvió a intervenir mordiendo a la Otra Madre y arrancándole la mano, que queda dentro del túnel. Entonces Coraline cierra la puerta, y junto con el gato vuelve al mundo real.

¡Siiiiiiiiii! Una vez de vuelta en la realidad, la chica vuelve a estar con sus verdaderos padres, quienes extrañamente no tienen ni puta idea de que estuvieron encerrados en una esfera de nieve (es cada vez más evidente que todo son solo sueños eróticos de Coraline). Pero no importa: finalmente, todo acabó. Por fin, puedo concluir con este resumen[27] de la película; gracias a Monesvol, puedo descansar.

Fin parte 2: ¡Mierda! ¿Cuándo termina esto?[edit]

No seas malo, ¿esto sigue? Ya fue, que se quede sin hacer. Ya sabemos lo más importante, ¿qué más se puede decir? "El saber ocupa lugar" decía la Abuela Porro. Hay muchas páginas por acá, ¿para qué vas a seguir en esta? Basta de esto y haz click aquí.

Fin parte 3: Ahora sí termina[edit]

¿De verdad tenés tan poca vida social como para seguir leyendo? Que bueno, igual yo; así que acá está el final:

Cuando Coraline concilia el sueño la siguiente noche, los ángeles aparecen dentro de su cabeza. Le agradecen por haberlos liberado del espejo (aunque siguen estando muertos, así que muy bien no les va), pero le dicen que ella aún no está fuera de peligro: mientras la llave exista, la Otra Madre podrá entrar en el mundo real. Bla, bla, bla para vender más rollo, pero Coraline les cree.

Entonces, decide arrojar la llave por el pozo sin fondo del bosque. Así nomás, en plena noche y en su sexy pijama, decide viajar hasta allá; es así de estúpida intrépida. Llega en diez cortos minutos (no pregunten cómo sale de la casa a esa hora sin que sus padres se den cuenta), y se propone arrojarla... pero en ese preciso instante, la mano robótica de la Otra Madre (sí, escuchaste bien) aparece y le agarra el cuello. Así es, ¿recuerdan que la mano fue arrancada y quedó en el túnel? Pues ahí está.

¿Y ahora quién podrá ayudarla? ¡¡¡¡¡El...!!!! Ah no, el gato está durmiendo. Bueno, está perdida.

¡No, paren las máquinas! ¡Aparece Waibi en su mini-moto, con una máscara de calavera, dispuesto a rescatar a su amada aunque no tiene chances! Desgraciadamente, en su intento de salvar el día, pasa de largo con su vehículo y se cae al pozo. La mano robótica queda riéndose (no, yo tampoco lo entiendo), lo cual Coraline aprovecha aplastándola con una piedra.

Cuando la chica mira por casualidad en el pozo, descubre que Waibi se agarró de una rama, y gracias a eso no murió (la mini-moto se perdió, pero bueno). Cuando volvió a la superficie, le pidió perdón a Coraline por haberle dicho loca, conchetumare y todo eso. Ella lo perdona, aunque le deja claro que nunca serán más que amigos, y eso solo con suerte. Finalmente arrojan los restos de la mano robótica y la llave por el pozo, volviendo luego felices a su casa.

Al día siguiente, Coraline organiza una reunión en su casa con todos sus vecinos. En ella, sus padres por primera vez le prestan atención; Spink y Forcible dejan de hablar pavadas por diez segundos; Waibi habla relativamente poco; Bobinski deja de mirar la parte de atrás de Coraline y se enfoca en la de adelante; y el gato, pues, siguió salvando el Universo por su cuenta.

Finalmente, aparecen los créditos. El único espectador que quedaba en el cine se pone de pie y aplaude a más no poder. Ese era yo, el único con tan mal gusto por las películas como para hacerle un artículo completo en Inciclopedia. Y usted, noble lector, debe sentirse orgulloso: acaba de leer todas mis tonterías, y está convencido de que Coraline es el mejor filme de la historia. ¡No soy el único loco!

Fin parte 4[edit]

No hay 3 sin 4 Burla.gif

Personajes[edit]

  • Coraline Jones:[28] Es una muchacha peliazul (de las que hay muchas), como la chica de Pokemon, aunque no es tan linda como el susodicho personaje con gorro de lana. Se caracteriza por hablar con los gatos, no asustarse con nada, ser tonta curiosa y poder viajar entre dimensiones. Sobra decir que es un plagio de la Alicia de Lewis Carroll.
  • Waibi: Es un chico locamente enamorado de Coraline, aunque es tan marica que no lo admite. Muchos dicen que es un títere controlado por su gato. Tiene una máscara con una calavera, ya que es muy macho. Curiosamente no aparece en el libro, quizás porque es más fácil decir su nombre que escribirlo.
He aquí a el deforme de Waibi. No se entiende por qué Coraline no le hace caso.[29]
  • El gato: Es el verdadero protagonista. Todo lo demás existe gracias a él. Incluso derrota a la villana principal; lo único que hacen Coraline y Waibi es vencer a la patética mano de esta. Puede hablar, viajar entre dimensiones, volar y leer tu mente. Por pura coincidencia, también hay un poderoso gato en Alicia en el País de las Maravillas.
  • La madre: Es la madre de Coraline.[30] Prácticamente no hace nada; de hecho, es un personaje aburrido y monótono que odia todo, hasta a su hija. Por pura coincidencia, Alicia también tiene madre.
  • El padre: Pues es el padre de Coraline. Otro personaje aburrido del cual no se puede decir mucho.
  • La Otra Madre: La villana de la peli. En el Otro Mundo es la madre de Coraline, pero con el tiempo se transforma en una bruja que solo quiere los ojos de la niña (para comérselos, claro). También mata a la tía abuela de Waibi, pero parece que a nadie le importa. Es vencida por el gato.
  • El Otro Padre: Un ser mitad humano, mitad pulpo, mitad araña. Resulta ser un esclavo de la Otra Madre, como el papá de <inserta tu nombre aquí>.
  • El Otro Waibi: Lo mismo que Waibi, pero con botones en los ojos y mudo. Desde luego, le cae mucho mejor a Coraline que el real. Desgraciadamente, la Otra Madre lo mata, pero parece que a nadie le importa.
  • Bobinski: Un viejo verde de piel azul que mira mucho la parte posterior del cuerpo de Coraline. Es dueño de un circo y habla con las ratas. En el Otro Mundo de hecho es un montón de ratas en un traje.
  • Spink y Forcible: Dos viejas que casi no participan en la historia, salvo para entregarle el ojete mágico a Coraline. En el Otro Mundo son lindas y jóvenes, aunque luego se convierten en monstruos de colores.

Recepción[edit]

Las modas se extienden rápidamente...

En general, la película fue aclamada por el público que la vio completamente o sea solo yo. Incluso fue nominada a los Premios Óscar; allí los únicos que la votaron fueron sus creadores y muchos gatos.

Según La Ladrona, ganó un Premio Annie. Eso obviamente es falso; todos saben que ese premio no existe, y si existiera estaría en una categoría incluso inferior al Grammy, por lo que nadie lo aceptaría. La misma fuente nos da una lista con 32 canciones que aparecen en la película y sus respectivos compositores,[31] mostrando que o todos los que editan son frikis o son gatos; yo recomiendo no confiar en un wikipedista.

La crítica, que no entendió un carajo la trama, también alabó la película. De paso varios fueron a comprar el libro para ver si ahí explicaban un poco mejor las cosas; qué desperdicio de tiempo (y de dinero, pues el drogadicto que lo escribió vive en una mansión).

Aquí en Inciclopedia, gracias al auspicio de nuestro crítico Tomi E. R. Damián, damos una evaluación:

Cita3.pngUna película extraordinaria. Atrapante desde el principio. Nos pone al tanto de las novedades de la teoría astrofísica de los bujeros de gusano, y su modelo de dos padres y dos madres es muy inclusivo. Además, ¿quién no padeció el síndrone Waibi, que te hace torpe con las mujeres? Todos se sienten identificados aquí; hasta los viejos activos gracias a Bobinski, y ni hablar de la población de gatos en el mundo. Demuestra que el stop motion es un género en auge que promete numerosos éxitos como este. Calificamos a esta película con 9 de 9 papayas. ¡Enhorabuena!Cita4.png
Inciclopedia sobre Coraline

Premios[edit]

Nada33.gif

¿Sabías que...[edit]

  • ...cada vez que dije gato utilicé negritas?
  • ...Lewis Carroll está revolcándose en su tumba?
  • ...el stop motion es horrible?
  • ...te lo digo a ti, que miras cosas como Robot Chicken y Wallace & Groomit?
  • ...no es lo mismo decir "tengo ojos de botón" que "tengo monos por montón"?
  • ...ni tampoco "me coso los ojos" que "me caso con locos"?
  • ...las chicas de pelo azul solo existen en la ficción?
  • ...ídem con las puertas?
  • ...ídem con los gatos?
  • ...hay personas que tienen dos madres?
  • ...y otras que tienen dos padres?
  • ...pero esta película lo lleva a otro nivel?
  • ...te cansaste de leer?
  • ...me gustaría seguir pero me cansé de escribir?

Cruce estos túneles también[edit]

Wikilogo botante.gif Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
Coraline (película)

Referencias[edit]

  1. Sí, todo esto es una referencia sepsual
  2. Otra referencia
  3. Ídem
  4. Hembra del perro, so pervertido
  5. ¿Dónde vi esto antes?
  6. Un minuto
  7. ¡Vamos hombre! ¿No ves el plagio?
  8. ¿No era que había una pared de ladrillos? ¿Qué se fumó el que hizo esto?
  9. Ya solo quedan 24
  10. Ay no, ahora me imagino los ojos en vez de botones, ¿por qué estoy escribiendo esto?
  11. Cavilar=Pensar, so ignorante
  12. Sí, otro plagio
  13. Solo quedan 18
  14. Soy pobre, ¿qué esperaban?
  15. Se van otras diez personas del cine. Quedan 8
  16. Sí, el poco que tenían
  17. Un minuto...
  18. No sé si lo mencioné, pero el gato negro SIEMPRE está con Waibi
  19. Obviamente es pura coincidencia que haya un sombrerero en Alicia
  20. Si pueden cocinar, pueden cantar
  21. Se van cuatro personas del cine. Quedan cuatro
  22. Se van otras dos personas del cine. Solo quedan dos
  23. Eso es sadomasoquismo seminecrofílico, ¿no?
  24. NOTA: Cualquier similitud con el autor real no es coincidencia
  25. ¿Plagio? Na...
  26. Al ver esta cochinada, se va una persona del cine; solo queda una
  27. ¿Resumen? ¡Es más largo aunque mejor que la película!
  28. Recién ahora te enteras de su apellido
  29. Lo más gracioso es que no está editado, es así
  30. ¡Esa no te la esperabas!
  31. Lo peor es que es cierto


Incicito.png ESTE ARTÍCULO ESTÁ NOMINADO PARA QUEDAR ENTRE LOS DESTACADOS.

¿No es genial? ¡Una sonrisa y prepárate, porque si gana,
podrás verlo en la Portada! (algún día)...
Incicito.png ¡Este artículo está nominado para ser destacado! - Si gana, ¡podrás verlo en la Portada!